December 9, 2022
De parte de Amor Y Rabia
107 puntos de vista

Por Caitlin Johnstone

7 de diciembre, 2022

No deseo un futuro para la humanidad como los imaginados por nuestros imaginadores del futuro designados culturalmente. No quiero humanos viviendo en colonias de Elon Musk en Marte (1) o cilindros espaciales de Jeff Bezos (2). No quiero que volemos hacia las estrellas, que desaparezcamos en universos de realidad virtual o que nos alejemos de nuestra humanidad convirtiéndonos en organismos cibernéticos.

No todavía, de todos modos. No durante mucho tiempo. No hasta que hayamos hecho lo que tenemos que hacer aquí primero.

¿Alguna vez has notado que la mayoría de los libros, programas y películas ambientados en el futuro tienden a representar una humanidad más avanzada tecnológicamente que la nuestra, pero que piensa y se comporta básicamente de la misma manera? En la historia típica de ciencia ficción, la gente sigue haciendo guerras, sigue luchando, conquistando, subyugando, esforzándose y sobreviviendo como hoy, excepto que lo hacen en el espacio rodeados por un grupo de extraterrestres (que también están extrañamente enredados en el mismos patrones egoístas de los humanos en el siglo XXI).

En esta visión común del futuro, hemos dominado los viajes espaciales pero aún no hemos dominado la salud psicológica básica. Nuestra tecnología nos ha permitido matar, esclavizar, manipular y explotar por las estrellas para que ya no estemos confinados a matar, esclavizar, manipular y explotar aquí abajo.

Esta tendencia se debe en parte a los límites de la imaginación; es fácil imaginar versiones más avanzadas de nuestra propia tecnología, pero tratar de imaginar un marco mental que sea muy diferente al tuyo es como tratar de imaginar que eres el doble de inteligente que tú. Tratar de imaginar vivir en una civilización consciente mientras su propia civilización es profundamente inconsciente es como un personaje de un sueño tratando de imaginar la vida fuera del sueño. No es difícil extrapolar los patrones existentes, pero imaginar la disolución completa de esos patrones puede ser mucho más difícil.

Esta tendencia también se debe a que los escritores de ciencia ficción cuentan historias para una civilización inmadura llena de mentes inquietas que fácilmente se aburrirían con relatos de un futuro pacífico y sin mayores problemas. Pero ese es el tipo de futuro que quiero para la humanidad. Uno pacífico sin mayores problemas. Uno que no sería un buen éxito de taquilla de Hollywood.

Y en realidad es un problema que el futuro al que la humanidad apunta mentalmente es uno en el que persiste toda nuestra inquietud y disfunción. Nuestros pasos hacia el futuro estarán guiados por nuestra visión colectiva del mismo, y cuando esas visiones se refieran a la colonización espacial, la realidad virtual y el transhumanismo, nuestra brújula colectiva estará sesgada hacia la disfunción.

En este momento, por ejemplo, la mayor parte de la innovación humana se dirige hacia la generación de ganancias y/o el dominio militar, lo que nos coloca en una trayectoria hacia más y más artilugios personales tecnológicamente avanzados para comprar en la tienda y más y más formas de matar a un gran número de personas a la vez. No nos pone en el camino para encontrar formas de asegurarnos de que todos tengan suficiente, de ayudar a las personas a tener más tiempo libre, de ayudar a la humanidad a moverse en armonía con nuestro ecosistema. Todas esas innovaciones harían infinitamente más para crear un futuro más agradable para la humanidad que las naves espaciales y las pistolas láser, pero nuestros sistemas no las generan, porque no son rentables y no ayudan a aumentar el poder militar de un gobierno.

Hay gran número suposiciones integradas en nuestras visiones colectivas para el futuro y los sistemas que hemos establecido para llevarnos allí. Suposiciones como que nunca tendremos paz, que siempre tendremos violencia, conflictso y dominación; que siempre tendremos pobreza y la necesidad de un trabajo sin fin; que nunca podremos dejar de consumir nuestra biosfera hasta su muerte, así que será mejor que salgamos al espacio para que el capitalismo pueda seguir expandiéndose. Todas esas suposiciones nos alejan de un futuro saludable y armonioso.

Y, por supuesto, eso es lo que esperarías de una especie profundamente inconsciente, que es lo que todavía somos actualmente. Todavía estamos operando en gran medida en piloto automático como cualquier otro animal, azotados por las fuerzas de los patrones de condicionamiento que han estado reverberando desde los confines más distantes de nuestra ascendencia evolutiva. Una historia colectiva de trauma y miedo (3) combinada con nuestra capacidad recién evolucionada para el pensamiento abstracto nos ha dejado confundidos y desorientados de maneras sobre las que aún no hemos ganado lucidez; somos una especie adolescente en una fase de transición incómoda (4).

Y no puedo dejar de pensar en lo productivo que sería si, en lugar de gastar nuestra energía tratando de volar al espacio exterior o enterrar nuestras cabezas en la realidad virtual, nuestro camino hacia el futuro se centrara más en resolver todo eso. ¿Y si, en lugar de alimentar nuestra inquietud inconsciente dándonos más y más lugares a los que intentar escapar, nos propusiéramos aprender a simplemente a estar aquí ahora?

¿Qué pasaría si, en lugar de tratar de estar en cualquier lugar menos aquí, la humanidad hiciera un loco esfuerzo por la ilustrarse? ¿Qué pasaría si, en lugar de pasar los próximos siglos tratando de alejarnos de la realidad presente, nuestra sociedad comenzara a enfatizar cosas como la meditación y la auto-indagación para ayudarnos finalmente a conocer verdaderamente la realidad presente? ¿Qué pasaría si nuestra ciencia se enfocara menos en las ganancias y la destrucción, y más en tratar de encontrar formas de ayudar a las personas a estar bien consigo mismas? ¿Qué pasaría si se establecieran instituciones psicodélicas en todo el mundo para ayudar a todos a explorar sus reinos internos y traer el inconsciente a la conciencia utilizando métodos hábiles y compuestos enteogénicos? 

Quiero decir, la mayoría de nosotros ni siquiera podemos permanecer sentados quietos en meditación durante una hora sin que nuestra mente corra por todos lados y haga todo excepto lo que se le pide que haga. ¿Te parece natural? ¿Suena eso como una especie consciente y saludable? ¿O suena como una especie que, si se le entregara el paraíso en bandeja de oro, lo destruiría inmediatamente por aburrimiento?

Mucho de lo que vemos que las mentes más influyentes imaginan para nuestro futuro me parece inquietante, una compulsión implacable de estar en cualquier lugar menos aquí, muy parecido a la inquietud mental de un individuo que intenta meditar. Ni siquiera tenemos ninguna evidencia de que los humanos puedan vivir completamente independientes de la biosfera de la Tierra (5), pero se da por hecho que saldremos corriendo hacia las estrellas para no tener que hacer los cambios drásticos en nosotros mismos que serán necesarias para sostener la vida humana en este planeta. La idea de simplemente establecerse y aprender a estar aquí suena inconcebiblemente infernal para una mente esclavizada por la inquietud, hasta tal punto que inventará ficciones poco realistas sobre el futuro en lugar de enfrentarse a la realidad.

Incluso si lográramos colonizar el espacio, no resolvería ninguno de nuestros problemas y no haría que nuestro futuro fuera más agradable. Estaríamos moviendo nuestras mentes inquietas, violentas, insaciables y descontentas fuera del mundo, donde recrearemos de inmediato los mismos problemas que creamos aquí, excepto que lo haremos en burbujas artificiales rodeadas de un desierto negro mortal por todos lados. Quiero decir, ¿piensas que Acción de Gracias es un infierno? Imagínese encerrado con su familia todo el día todos los días en lo que es esencialmente un centro comercial del que nunca puede salir. ¿Está tu cabeza realmente preparada para eso?

Una cabeza agitada por el parloteo mental sería incapaz de experimentar ninguna maravilla en la exploración espacial y sería incapaz de experimentar alegría en la creación de mundos virtuales. Una mente serena experimenta asombro y alegría al cruzar un aparcamiento. Lo que realmente queremos es ecuanimidad, no colonización espacial y realidad virtual. En el fondo no queremos estar en otro lugar, realmente queremos poder estar aquí.

Realmente me gustaría ver a la humanidad comenzar a recalibrar sus visiones para el futuro lejos de estos caminos hacia el escapismo glorificado y hacia la creación de un mundo saludable y armonioso. Puede que no venda libros y entradas para el cine (al menos no de inmediato), pero nos indicará dónde todos realmente queremos estar en el fondo de nuestro corazón.

NOTAS

(1) Caitlin Johnstone (Consortium News, 21.08.2019): The Oligarchy’s Plans for Our Future Keep Getting Dumber.

(2) Caitlin Johnstone (CaitlinJohnstone.medium.com, 12.05.2018): Bezos Reveals His Ugly Vision For The World He’s Trying To Rule.

(3) Caitlin Johnstone (CaitlinJohnstone.com, 11.09.2022): In This Disaster We Are All, Ultimately, Innocent.

(4) Caitlin Johnstone (CaitlinJohnstone.com, 17.05.2022): We’re Just A Confused Species In An Awkward Transition Phase.

(5) Caitlin Johnstone (CaitlinJohnstone.com, 07.05.2021): Space Colonization Is A Capitalist Perception Management Op.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com