August 28, 2021
De parte de Arrezafe
1,350 puntos de vista

Citas extra铆das de 鈥淟a
intoxicaci贸n ling眉铆stica. El uso perverso de la lengua鈥
.
Vicente Romano

“Donde la reflexi贸n es
imposible, el mundo recibido debe considerarse como “la realidad”.
La autenticidad de la percepci贸n difusa con el medio t茅cnico hace
que la imagen televisiva o el texto de prensa sea la cosa misma. Lo “esencial” es haberlo o铆do, visto o le铆do en la radio, la TV o
el peri贸dico.

Se prometen informaciones
y conocimientos. Pero, salvo la previsi贸n del tiempo, 煤til para la
excursi贸n dominguera, lo que se transmite raras veces es reducible a
la pr谩ctica directa de la vida. La fe en la informaci贸n se diluye
en muchas noticias que se olvidan al cabo de un par de horas y con
las que el receptor no sabe qu茅 hacer porque no est谩 en condiciones
de comprender su origen, su alcance ni su significado. Cuanto mayor
es la fe en la informaci贸n, m谩s dogm谩tico es el retorno al mito.
Los d茅ficit racionales se satisfacen emocionalmente.”


“La concepci贸n de la
realidad como el peor enemigo del hombre y, por consiguiente, la
explotaci贸n de la “ilusi贸n redentora” se ha convertido desde
hace tiempo en la m谩xima de la industria del entretenimiento. El
sentimiento se ha convertido en mercanc铆a rentable.

De ah铆 que, como la
conciencia es el resultado de la acci贸n y la experiencia, haya que
crear otras condiciones sociales de vida y de trabajo que permitan al
hombre enriquecerse con experiencias personales y no permitir ninguna “explotaci贸n de sus almas” por poderes ajenos.”


“El uso tan frecuente
de abreviaturas (OTAN, ONU, UE, etc.) obstaculiza el planteamiento de
preguntas no deseadas. As铆, OTAN no sugiere lo mismo que
Organizaci贸n del Tratado del Atl谩ntico Norte. En este caso habr铆a
que preguntarse qu茅 hacen en ella pa铆ses que, como Turqu铆a,
Grecia, Italia o Colombia, nada tienen que ver con el Atl谩ntico
Norte, o que estas tropas se hallen ahora defendiendo los intereses
de los grandes consorcios petroleros usamericanos en Asia Central.”


“Para aproximarse a una
sociedad de hombres y mujeres libres, sociedad que jam谩s ha existido
en la historia, hay que incrementar la participaci贸n de la mayor铆a
en el producto de su trabajo y reducir la de la minor铆a. Pero lo que
ocurre es precisamente lo contrario. Bienestar significa disponer de
cosas, dominio es disponer de las personas, y, en el caso de los
medios, de su biotiempo. Con el biotiempo de los consumidores
succionan la fuerza de trabajo gratuita de la percepci贸n. Esto forma
parte de la econom铆a de se帽ales. La fuerza de trabajo de los
telespectadores se succiona por la v铆a del entretenimiento y a las
diez de la ma帽ana siguiente se intercambian por d贸lares o euros las
cuotas de audiencia.”


“El reduccionismo
actual del discurso period铆stico conduce a la despolitizaci贸n de la
sociedad, efectuada a trav茅s del reclamo consumista, lo que equivale
a la debilitaci贸n del Estado. Este se reduce entonces a acciones
simb贸licas.

Este mecanismo apunta a
un orden econ贸mico que ya no pretende satisfacer necesidades, sino
crearlas. Los mensajes de los medios de masas, acoplados a la
industria de la sugesti贸n del reclamo comercial, despiertan en los
receptores falsas expectativas. Deben buscar la salvaci贸n donde no
puede estar: en el consumo de los milagrosos mundos de los medios.
Como afirma Pross, tal vez la explotaci贸n de la tierra, de los
tesoros de la naturaleza, haya llegado tan lejos que la industria
tenga que recurrir ahora a la explotaci贸n del alma de los hombres y
mujeres. Los esfuerzos se dirigen ahora no tanto a explotar la fuerza
de trabajo como a estimularla fisiol贸gica y psicol贸gicamente para
crear las necesidades que hacen girar esta rueda de la denominada “sociedad libre de mercado”, o sea, del capitalismo.”


“El significado cl谩sico
de informatio como formaci贸n, configuraci贸n, se mantuvo en la
filosof铆a medieval, en la escol谩stica, como terminus tecnicus:
proveer de una forma a la materia. Este significado desapareci贸
junto con la escol谩stica.

El significado de
formaci贸n mediante instrucci贸n se destac贸 en el humanismo y el
Renacimiento. Informador era el maestro. Una noci贸n que se mantuvo
hasta el siglo XIX.

Lo que ha quedado hasta
hoy es el significado de informaci贸n como exposici贸n, comunicado,
noticia.”


“En nuestra
civilizaci贸n “tecnocient铆fica”, cada vez es menor el 谩mbito de
lo que conocemos por experiencia directa. Para la inmensa mayor铆a de
la poblaci贸n, el conocimiento de la realidad se deriva de las
noticias que afluyen de los medios de producci贸n masiva de
comunicaci贸n, en particular de la TV. Se trata, pues, de
experiencias de segunda o tercera mano. O sea, no son experiencias en
el sentido original del t茅rmino.

A decir verdad, no
siempre somos conscientes de lo poco que sabemos. Son m谩s bien raros
los momentos en los que podemos notar lo poco que podemos vislumbrar,
comprender o concebir. Lo dem谩s, aunque presenta la apariencia del
saber, no es m谩s que una mara帽a de supuestos, opiniones interesadas,
prejuicios, ficciones. Y esto es lo que suele marcar la actitud ante
los acontecimientos tal como nos los presentan. Este campo de
opiniones derivadas y prefabricadas es el dominio de la propaganda.

Resumiendo mucho, sus
rasgos distintivos son la simplificaci贸n, indiferenciaci贸n,
uniformidad, el estereotipo, en suma, el pensamiento acr铆tico,
m谩gico.”


“Ampliar los
conocimientos, la conciencia, equivale a esforzarse contra la
manipulaci贸n general. En este sentido, el principal instrumento de
manipulaci贸n, de contaminaci贸n ling眉铆stica, es la violencia
simb贸lica o psicol贸gica. Desentra帽arla constituye una tarea b谩sica
en todo proceso de emancipaci贸n.”


“En el contexto de la
intoxicaci贸n ling眉铆stica, la propaganda se entiende como
producci贸n y difusi贸n de mensajes dirigidos a influir en la
conciencia y el comportamiento de un p煤blico determinado o de todo
el p煤blico. La tarea de la propaganda estriba en imponer
valoraciones e interpretaciones hasta el punto de que las personas se
identifiquen con ellas y, as铆, adquieran validez social. Es, pues,
una aplicaci贸n de la violencia simb贸lica. Pretende hacer creer
algo, persuadir de algo. Tiene m谩s car谩cter apelativo que
discursivo. Es, en alto grado, de 铆ndole monol贸gica, no dial贸gica,
contrapuesta al di谩logo.”


Los EEUU versus ellos.
Se trata de pintar a todos los enemigos como terroristas, salvajes,
malvados, comunistas, ateos, etc. Se alimentan as铆 los peores
miedos: 隆que vienen los rusos!, los “pijamas negros”, los
islamistas鈥 La propaganda usamericana demoniza as铆 a mucha gente,
desde los habitantes originarios de Norteam茅rica hasta los iraqu铆es,
palestinos y libaneses que est谩n muriendo mientras se redactan estas
l铆neas.

Apoyo incondicional a
las tropas
. Los estadounidenses se cr铆an viendo pel铆culas de
guerra, jugando con armas de fuego, rodeados de monumentos b茅licos,
entrenados en el respeto y temor a los uniformes. Presencian la
demonizaci贸n de quienes se oponen a la guerra. Los medios rezuman
fervor militarista. Aceptan que los impuestos financien las guerras y
la propaganda b茅lica. Una vez iniciadas las intervenciones, todos
tras las fuerzas armadas hasta la victoria final: My country right
or wrong
[Mi pa铆s, con o sin raz贸n]. Todo ello fomentado por la
industria del reclamo, como se demostr贸 claramente en la primera
Guerra del Golfo.”






Fuente: Arrezafe.blogspot.com