August 12, 2022
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
245 puntos de vista

El 24 de febrero, Anton (nombre cambiado) se dirigi贸 a la frontera con su esposa y sus dos hijos para escapar de la guerra de agresi贸n de Rusia. El viaje, que normalmente dura solo unas horas, les llev贸 casi un d铆a entero. Mientras estaban de viaje, el presidente Volodimir Zelenskiprohibi贸 a los hombres de entre 18 y 60 a帽os salir del pa铆s. Por lo tanto, solo la esposa y los hijos de Anton puderon viajar a territorio de la UE.

El, por su parte, comenz贸 inmediatamente a buscar la manera de llegar a donde estaba su familia. Anton dice que “el deber con su familia ten铆a prioridad”. Se dirigi贸 a un pueblo en la frontera con Rumania para cruzar el r铆o Tisza. “脡ramos varios hombres. Pero los lugare帽os nos traicionaron y nos arrestaron. Ni siquiera llegamos al r铆o”, dice Anton, y a帽ade: “M谩s tarde me enter茅 de que los contrabandistas suelen llevar a cuatro personas al r铆o por 5.000 d贸lares cada una y les ense帽an por d贸nde cruzar”. En el acto, Anton fue reclutado por el ej茅rcito, pero no se le encontr贸 una tarea adecuada. As铆 que regres贸 a su casa e hizo planes para escapar de nuevo.

Consejos en las redes sociales

La prohibici贸n de salir del pa铆s no se aplica a los padres que educan solos a sus hijos, a los que tienen tres o m谩s hijos ni a las personas con discapacidad. Los estudiantes de universidades extranjeras, los conductores de transportes de ayuda humanitaria y las personas con residencia permanente en el extranjero tambi茅n est谩n exentos de la prohibici贸n.

Los hombres a los que no se aplican estas excepciones y que siguen queriendo salir de Ucrania lo hacen, por ejemplo, a trav茅s de Crimea, anexionada por Rusia. Algunos se matriculan en una universidad extranjera, otros buscan un trabajo de conductor voluntario o intentan cruzar la frontera a pie.

Colas
Las colas de coches en la frontera polaco-ucraniana no cesan.

Anton tambi茅n pudo salir del pa铆s, gracias a una fundaci贸n ben茅fica de amigos. “La fundaci贸n solicit贸 un permiso de salida. Todos nos fuimos y los coches volvieron a Ucrania con ayuda humanitaria, pero yo me qued茅 en la UE. A los hombres como yo se les llama traidores”, dice. “No tengo miedo del frente y si no tuviera hijos ya estar铆a all铆 hace tiempo. Pero no tuvimos a los ni帽os para que mi mujer tuviera que sobrevivir sola con ellos”, dice.

Parece que hay mucho inter茅s en salir del pa铆s: el canal de Telegram “Mudanza legal al extranjero” tiene m谩s de 53.000 seguidores y su canal secundario “Ayuda en la frontera” tiene m谩s de 28.000. All铆, por 1.500 d贸lares, se ofrece la posibilidad de obtener un certificado que exime del servicio militar por motivos de salud. Otra oferta es salir del pa铆s haci茅ndose pasar por conductor de una furgoneta con ayuda. Supuestamente, diez hombres al d铆a abandonan el pa铆s de esta manera, por la que pagan 2000 d贸lares.

Nueve millones de ucranianos abandonaron su pa铆s

Seg煤n la ONU, m谩s de nueve millones de ucranianos han abandonado el pa铆s desde el 24 de febrero. DW pregunt贸 a las autoridades ucranianas cu谩ntos de ellos son hombres, pero a煤n no ha recibido respuesta. El Ministerio del Interior inform贸 el 1 de marzo de que unos 80.000 hombres en edad militar hab铆an regresado al pa铆s, la mayor铆a de ellos despu茅s del 24 de febrero, “para defender la soberan铆a y la integridad territorial”.

Anton se encuentra desde hace tiempo con su mujer y sus hijos en un pa铆s de la UE, aprendiendo el idioma y buscando trabajo. No descarta volver tras una victoria ucraniana. “En tiempos de paz, siempre he dicho que Ucrania es uno de los mejores lugares”. Afirma ser un patriota. “Pero quiero que la guerra termine cuanto antes y env铆o dinero al ej茅rcito. Ahora estamos lejos, pero eso no significa que sea un traidor.”

Fuente: https://www.dw.com/es/no-soy-un-tra…




Fuente: Grupotortuga.com