August 15, 2021
De parte de Nodo50
394 puntos de vista

En El pensamiento conspiranoico (Arpa 2021) cabe todo. El terraplanismo y el negacionismo clim谩tico; el hecho de que este medio de comunicaci贸n (como tantos otros) est茅 controlado por George Soros y la posibilidad de que una megacorporaci贸n nos termine convirtiendo en carne para la picadora. Se trata de un minucioso trabajo de recopilaci贸n cr铆tica de las teor铆as de la conspiraci贸n, esas explicaciones rocambolescas con las que, cada vez m谩s gente, trata de explicarse a s铆 misma los tiempos acelerados en los que vivimos. 

Noel Ceballos (Madrid, 1985) es el autor de este libro, que llega en un momento de incertidumbres: 鈥淓l presente es demasiado complejo y abrumador como para ofrecer explicaciones convincentes mientras a煤n lo estamos viviendo, luego sus teor铆as de la conspiraci贸n nos seducir谩n y afectar谩n m谩s de lo que estamos dispuestos a admitir鈥, reconoce Ceballos en el libro. 

Durante mucho tiempo la paranoia auxiliaba una determinada ideolog铆a, el ejemplo m谩s claro es el 鈥渢error rojo鈥 durante el macarthismo en Estados Unidos. Pero, 驴se ha convertido la conspiranoia en una ideolog铆a en s铆 misma?
Puede que s铆, pero desde luego lo que estamos viendo una y otra vez es que es una herramienta muy poderosa y muy 煤til para los populismos, sobre todo para los de extrema derecha. La extrema derecha actual, la llamada alt right, es inherentemente conspiranoica. De lo que se trata es de pescar votos entre gente que est谩 descontenta y decepcionada con el sistema, la conspiranoia sirve porque lo que le dices a esa gente es que por supuesto que el sistema te ha decepcionado pero eso pasa porque est谩 ama帽ado, est谩 trucado por unas 茅lites poderosas, y a la gente como t煤 y como nosotros, a la gente normal, a la 鈥淓spa帽a que madruga鈥, a la clase trabajadora nunca le va a beneficiar: porque siguen una agenda globalista, elitista y siguen lo que se llama una 鈥渁genda progre鈥. Por eso es una herramienta 煤til. Lo que ha sucedido, sobre todo a partir de la pandemia, es que hemos empezado a como eso ha dejado de estar sujeto a una ideolog铆a concreta y en 2020 y 2021 estamos viendo c贸mo la conspiranoia est谩 formando su propio movimiento pol铆tico, m谩s all谩 de ideolog铆as.

驴Qu茅 define ese movimiento?
Lo que les une es esa desconfianza intr铆nseca a la versi贸n oficial. Y eso es com煤n a todos los espectros de la pol铆tica, no se dirige a izquierda y derecha, sino que hay una desconfianza hacia todo lo que sea 鈥mainstream鈥, hacia todo lo que sea el sistema. 

El gran truco del antisemitismo actual es que no es expl铆cito, y que mucha gente que lo practica ni siquiera es consciente de ello

驴Cu谩ndo pasamos de ser cr铆ticos a ser paranoicos? Un ejemplo: sabemos que el Club Bilderberg existe y se re煤ne para discutir sobre el mundo. 驴Cu谩ndo estamos pasando a otorgarle demasiada influencia sobre las cosas que pasan o las decisiones que se toman?
El pensamiento cr铆tico es 煤til y es necesario en la sociedad actual. Cada vez hay mayor escrutinio sobre el poder y los mecanismos de control son mayores, con lo cual cada vez vamos a descubrir m谩s esc谩ndalos. El problema es cuando se convierte en algo patol贸gico. La conspiranoia es un marco, con el cual ver la realidad: son unas gafas que te pones y, en el momento en el que te las pones, toda la realidad est谩 tamizada por esa paranoia. Y una de sus bases fundamentales es que todo encaja.

Estamos en una 茅poca de cambio de paradigma, pasando de un mundo antiguo a un mundo nuevo e, hist贸ricamente, se ha demostrado que es en esas 茅pocas en las que la conspiranoia florece con facilidad

Buscamos una explicaci贸n demasiado perfecta.
Puede haber muchos casos aislados, puede haber muchos casos de corrupci贸n 鈥攓ue hay que combatir y por eso se necesita el pensamiento cr铆tico鈥 pero, partir de ah铆 y considerar que todo forma parte de una gran conspiraci贸n, y que est谩 todo relacionado, nos hace entrar en la paranoia pura y dura. 
Una de las bases de la conspiranoia es tener una serie de datos, que todos compartimos porque son hechos reales, y de ah铆 saltar a las conclusiones. Es verdad que cada vez vamos a descubrir m谩s excesos del poder pero no debemos saltar a la conclusi贸n de que todo forma parte de una gran conspiraci贸n que rige nuestras vidas. Al menos no debemos hacerlo hasta que los hechos demuestren lo contrario (sonr铆e).

Las personas que nos consideramos de izquierdas tendemos a creer que los ricos hacen todo tipo de tropel铆as privadas. Quiz谩 sea paranoia, pero ah铆 est谩 el caso de Jeffrey Epstein.
El caso Epstein es paradigm谩tico, s铆. Muchos te贸ricos de la conspiraci贸n lo fueron moviendo, igual que fueron moviendo casos de extraterrestres, como cosas que nunca se han comprobado. Pero claro, esto es como tirar un mont贸n de espaguetis contra la pared: al final hay uno que se queda. Y en este caso s铆 que se demostr贸 que era cierto: Epstein muri贸 en extra帽as circunstancias en su celda. Esa idea de los ricos devorando a los pobres define bien este caso. En el libro explico que es una de las ocasiones en las que me he descubierto a m铆 mismo a punto de caer por la madriguera de conejo.

Ese 鈥渁gujero del conejo鈥 remite al descubrimiento de una realidad negada como las de Alicia en el Pa铆s de las Maravillas y a Matrix. 驴Por qu茅 estamos ahora m谩s expuestos a creer que hay un m谩s all谩 de la realidad que vivimos d铆a a d铆a?
Creo que es muy f谩cil hacerlo en un presente como el nuestro, de mucho v茅rtigo. Estamos en una 茅poca de cambio de paradigma, pasando de un mundo antiguo a un mundo nuevo e, hist贸ricamente, se ha demostrado que es en esas 茅pocas en las que la conspiranoia florece con facilidad. Si las vemos desde la ventaja del presente, si miramos 茅pocas como la del paso del siglo XIX al siglo XX, podemos discernir qu茅 era lo real y qu茅 lo conspiranoico. Pero metido dentro de la vor谩gine es muy dif铆cil.

Antes, los conspiranoicos eran gente que de verdad cre铆a en esto. Ahora hay mucha iron铆a, mucha s谩tira y mucha gente que lo que 煤nico que quiere es ver el mundo arder

Dentro de esa p茅rdida de sentido tambi茅n se da un fen贸meno nuevo que es el hecho de que la conspiranoia se ha llenado tambi茅n de agentes que la ejercitan de forma ir贸nica.
Es uno de los principales inconvenientes que tuvo Qanon en sus 煤ltimos tiempos. Creo que podemos decir que Qanon, esta teor铆a de la conspiraci贸n que naci贸 durante la administraci贸n Trump, est谩 desactivada. Pocos meses antes del asalto del Capitolio el problema que ten铆an es que en sus foros principales, en el de Reddit y en el de 4Chan, nadie sab铆a exactamente qui茅n estaba posteando como true believer o sea, qui茅n se estaba creyendo esta teor铆a鈥 y qui茅n hab铆a entrado simplemente a trolear. Lo que hac铆an los trolls era mover sus propias teor铆as, que eran sat铆ricas. Pero es muy dif铆cil diferenciar esa s谩tira de lo que en realidad cre铆an esos verdaderos creyentes. Es sintom谩tico de nuestro tiempo.

驴Por qu茅?
Antes, los conspiranoicos eran gente que de verdad cre铆a en esto. Ahora hay mucha iron铆a, mucha s谩tira y mucha gente que lo que 煤nico que quiere es ver el mundo arder. Gente que est谩 haciendo pasar sus propias teor铆as como reales, que en realidad lo que quiere es re铆rse de los otros pero participando de alguna manera en la comunidad. Ese es uno de los principales problemas que tiene ahora el pensamiento conspiranoico: diferenciar entre los que est谩n en esto porque realmente creen en ello o los que son quintacolumnistas.

Parece la llegada a la posmodernidad de un movimiento que, sostienes, nace con la modernidad: con la revoluci贸n francesa, concretamente.
Siempre ha habido complots. El poder siempre se ha servido de esas reuniones secretas para, qu茅 s茅 yo, darle unas pu帽aladas a Julio C茅sar en las escaleras del Senado y ese tipo de cosas. Pero el pueblo llano no interven铆a ah铆. A partir de la Revoluci贸n Francesa, s铆. Esta provoc贸 un cambio de paradigma tan grande que muchos pensadores creyeron que era imposible, que ten铆a que haber una mano negra, que alguien hab铆a movido los hilos. Ah铆 es donde nace el pensamiento conspiranoico. Que se basa en una idea de conspiraciones a gran escala, llevadas a cabo por una 茅lite minoritaria, que cambian el destino de los pa铆ses o el destino del mundo, y que van de arriba a abajo: siempre van desde el poder al pueblo, con ese componente de manipulaci贸n de las masas. 

El nacimiento de la conspiranoia est谩 tambi茅n te帽ido de antisemitismo, y lo definen la xenofobia, el racismo y aporofobia.
Por alguna raz贸n, si vemos ahora toda la conspiranoia, las teor铆as de la conspiraci贸n que rodean a George Soros, no son m谩s que el antisemitismo de Los Protocolos de los Sabios de Sion con otro disfraz. Se basa en la figura de ese 鈥渙tro鈥, un demonio, ya sea enemigo exterior o enemigo interior, porque muchas veces con el antisemitismo se confunde: el jud铆o internacional es una identidad que viene de fuera para intentar hacer da帽o a nuestra naci贸n, lo que se usa como pegamento social, pero muchas veces est谩 integrado en nuestra sociedad. A principios del siglo XX el antisemitismo pod铆a ser expl铆cito, pero despu茅s del holocausto, no. Entonces se tiene que parapetar en una serie de palabras clave 鈥攗na de ellas es el 鈥済lobalismo鈥濃 o de talismanes. Y mucha gente que est谩 en contra de Soros y que le achaca teor铆as de la conspiraci贸n muy rocambolescas, no es consciente de que lo que est谩 haciendo es repetir una serie de estructuras que ya estaban presentes en el antisemitismo de principios del siglo XX. El gran truco del antisemitismo actual es que no es expl铆cito, y que mucha gente que lo practica ni siquiera es consciente de ello.

La revoluci贸n francesa provoc贸 un cambio de paradigma tan grande que muchos pensadores creyeron que era imposible, que ten铆a que haber una mano negra, que alguien hab铆a movido los hilos

Trump fue el primero en situar a las 鈥渇ake news鈥 como un arma de doble filo, al calificar como tales todas las informaciones que no le convienen. 驴El de 鈥渇ake news鈥 es un marco en el que podamos trabajar? 驴C贸mo hacerlo sin apelar a esa idea de un periodismo 鈥減uro鈥 que sabemos que no es acertada del todo?
No, no lo es. Antes ten铆amos una serie de hechos con los que todos coincid铆amos, era un terreno com煤n y hab铆a una 鈥渧erdad鈥. En el momento en el que se acu帽a el t茅rmino 鈥減ost verdad鈥 ya no existe ese terreno, ya no podemos coincidir en nada. Del mismo modo que nacen las noticias falsas, o la desinformaci贸n, y se dice que fueron una de las razones por las que Trump lleg贸 a la Casa Blanca, es sencillo que el propio Trump se lo apropie y diga que los que hacen post verdad son los 鈥渟upuestos medios de comunicaci贸n鈥 mainstream. En una rueda de prensa llega a decirle a un periodista de The New York Times que ellos hacen fake news. Su presidencia ha sido netamente conspiranoica y con esto lo que hac铆a era apelar a sus bases. Con muchos conspiranoicos lo ves: 鈥渘o te f铆es de lo que te dicen estos supuestos medios de comunicaci贸n porque en realidad est谩n al servicio de ese Nuevo Orden Mundial鈥. Le dan la vuelta a la tortilla para conseguir que esa narrativa juegue a su favor. Eso es algo que la conspiranoia hace muy bien. 

Si estamos alimentando esta conspiranoia a trav茅s de internet, llegar谩 un momento en el que salte del terreno de las hipotesis a la realidad. Y las reglas son muy diferentes

El 6 de enero, con el asalto al Capitolio, tiene lugar la apoteosis de todo esto, cuando la rebeli贸n ante las denuncias de un pucherazo electoral por parte de Trump pasa de los ordenadores a la vida real. 
A m铆 me record贸 mucho a estas sectas findelmundialistas que escogen una fecha determinada y dicen 鈥渆l mundo se va a acabar este d铆a y nosotros nos vamos a salvar porque somos los elegidos鈥. Cuando llega ese d铆a y el mundo no se acaba hay dos opciones: o asumes que los 煤ltimos a帽os de tu vida y muchos esfuerzos los has dedicado a algo que ha sido una patra帽a, o redoblas los esfuerzos y dices, 鈥渂ueno es que a lo mejor hab铆a un error en las escrituras鈥 y empiezas a sostener que el mundo se acabar谩 en dos a帽os. Hay estudios que dicen que la mayor铆a de las sectas optan por la segunda opci贸n. Porque has perdido demasiado tiempo, demasiado esfuerzo. En el caso de Qanon hay testimonios de gente que acab贸 alien谩ndose de su familia y amigos porque invirtieron todo su tiempo y esfuerzo en el movimiento y, a partir de noviembre de 2020, con la teor铆a de que las elecciones hab铆an sido ama帽adas. Ellos entraron en el Congreso para recabar pruebas, y se encontraron que estaban completamente fuera de su elemento y que no sab铆an por d贸nde empezar y, por supuesto, no encontraron prueba alguna. Muchos han sido encarcelados o est谩n en procesos penales.

驴Es un punto de llegada, en cuanto supone que se dan de bruces con la realidad de que no van a poder cambiar los resultados electorales, o es solo el comienzo de una tendencia?
Qanon ha desaparecido pero qui茅n sabe si se podr谩 reactivar en unos a帽os cuando, por lo que parece, Trump se vuelva a presentar, o a trav茅s de las diferentes ramificaciones que puede tener el negacionismo del covid. No lo s茅, pero yo creo que cada vez vamos a ver m谩s colisiones de estas conspiranoias hipot茅ticas que si, simplemente permanecen en internet, en nuestras pantallas, pueden ser hip贸tesis incluso graciosas pero, en el momento en el que penetran en el tejido de la realidad, son muy traum谩ticas.

Otro caso es el de Pizzagate.
S铆. Se cre贸 una conspiraci贸n sobre c贸mo el Partido Dem贸crata formaba parte de una red ped贸fila que ten铆a su centro en una pizzer铆a de Washington y hubo un t铆o que se present贸 all铆 con armas exigiendo que le llevar谩n al s贸tano, porque hab铆a le铆do en internet que en el s贸tano era donde ten铆an a los ni帽os secuestrados. La pizzer铆a ni siquiera ten铆a s贸tano. Lleg贸 la polic铆a, lo detuvo y 茅l dijo que su intel 鈥攍a informaci贸n que le hab铆an dado鈥 estaba mal. Fue una especie de preludio de lo que luego fue la toma del Congreso. Creo que cada vez vamos a ver m谩s episodios as铆. Porque, si estamos alimentando esta conspiranoia a trav茅s de internet, llegar谩 un momento en el que salte del terreno de las hip贸tesis a la realidad. Y las reglas son muy distintas en una esfera y en otra.

Prefiero esos tiempos m谩s felices y m谩s inocentes en los que todo esto era el mundo del misterio, era divertido y no ten铆a ninguna consecuencia en la vida real

Has escrito que bajo el r茅gimen franquista la conspiraci贸n funcion贸 como una cuesti贸n de Estado 鈥攃on la denuncia de una trama judeomas贸nica como un motor de pensamiento colectivo鈥, as铆 que en Espa帽a debemos tener ese tipo de chip instalado. Sin embargo, por m谩s ruido que hayan hecho con los Bos茅, etc, estamos viendo en las 煤ltimas fechas que, al menos en cuanto a vacunaci贸n no est谩n prendiendo las teor铆as de la conspiraci贸n, y no se sigue la l铆nea de pa铆ses como Estados Unidos, Francia o Alemania donde hay mucha m谩s poblaci贸n negacionista. 驴No est谩n colando estas teor铆as? 
脷ltimamente estoy leyendo mucho sobre EE UU y… es un pa铆s fallido. Esto de la vacunaci贸n lo demuestra: en zonas como Texas, por ejemplo, hay mucha gente que no se est谩 vacunando porque no quiere. En cambio en Espa帽a nos hemos puesto a la cabeza, y eso que hace un a帽o o poco menos de un a帽o ten铆amos estas manifestaciones negacionistas en Col贸n. Creo que intervienen muchos factores. Interviene el hecho de que mucha gente quiere recuperar su vida y, si hay que vacunarse para ello, pues se vacunan. Y que, no lo s茅, quiz谩 todas estas teor铆as de la conspiraci贸n, con Miguel Bos茅 o Victoria Abril a la cabeza, durante un tiempo fueron divertidas pero a la hora de la verdad, a la hora de vacunarse, mucha gente las ha desechado. 

De momento, se ha quedado en las pantallas.
S铆, aun as铆 seguimos teniendo nuestro porcentaje de negacionistas. Tambi茅n hay un fen贸meno que es dif铆cil de estudiar porque poca gente lo va a reconocer, que es el de los negacionistas de boquilla que se vacunan en secreto y siguen moviendo estas narrativas sobre la 鈥減landemia鈥. 

Noel Ceballos - 2
Noel Ceballos, autor de ‘El pensamiento conspiranoico’, durante la entrevista con El Salto. No CC

David F. Sabadell


Dedicas una parte del libro a explicar c贸mo la serie Expediente X funciona como catalizador de las teor铆as de la conspiraci贸n. Para el caso de Espa帽a 驴ha sido el programa Cuarto Milenio el que ha hecho esa labor de crecimiento y puesta al d铆a de este tipo de pensamiento en Espa帽a?
S铆, la verdad es que s铆. Cuarto Milenio lleva desde 2005 en Cuatro y, en la Ser, Milenio 3 empez贸 a principios de los 2000. Hay algo con Iker Jim茅nez y Carmen Porter 鈥攅ste matrimonio Warren a la espa帽ola鈥 que ha movido ese pensamiento. Tambi茅n, si ves su evoluci贸n en los 煤ltimos a帽os te das cuenta de cu谩l ha sido la evoluci贸n de todo el mundo del misterio. A partir de cierto punto, Iker Jim茅nez  empez贸 a virar hacia un conservadurismo casi reaccionario. Eso s铆, fue uno de los primeros en advertir de la pandemia como algo serio, diciendo que esto no era una simple gripe, haciendo lo que en ese momento se consider贸 como alarmismo. Pero, como dec铆amos antes, un reloj averiado da la hora dos veces al d铆a, hizo lo mismo con la gripe A en 2009 y no se convirti贸 en una pandemia. Y a partir de ah铆, he llegado a leer declaraciones suyas diciendo que deja el misterio, que deja todo esto porque considera que est谩 en otro nivel.

No hay duda de que en los 煤ltimos dos a帽os, a partir de la pandemia, ha habido una aceleraci贸n absoluta del pensamiento conspiranoico

Quiz谩 en un nivel m谩s pol铆tico y menos de entretenimiento.
Eso es peligroso, porque muchas veces en ese programa se ha dado p谩bulo a bulos y a teor铆as pseudocient铆ficas, pero ahora eso est谩 revestido de un aura de legitimidad que no s茅 donde va a acabar. Prefiero esos tiempos m谩s felices y m谩s inocentes en los que todo esto era el mundo del misterio, era divertido y no ten铆a ninguna consecuencia en la vida real. Ahora tiene consecuencias graves en la vida real. Hace poco Iker Jim茅nez tuite贸 algo sobre que no entiende por qu茅 la mayor铆a de los hospitalizados ahora tienen la pauta completa de vacunaci贸n y eso es entrar en terrenos muy peligrosos. Yo soy gran fan suyo y me duele ver esta deriva que ha tomado.

驴C贸mo est谩 interactuando la cultura con esta nueva condici贸n conspiranoica que est谩 tan generalizada?
Creo que hay un di谩logo y est谩 claro que se da un trasvase: hay ficciones conspiranoicas que, desde ese terreno de la ficci贸n, han acabado estimulando e inspirando teor铆as de la conspiraci贸n reales. Y viceversa. En la 煤ltima pel铆cula de la saga James Bond, Spectra, se escenifica una reuni贸n de este grupo de supervillanos como si fuera el Club Bilderberg. Est谩 expl铆citamente basado en lo que nos llega que son esas reuniones. Pero al mismo tiempo las reuniones del Club Bilderberg est谩n basadas en la Spectra del James Bond cl谩sico de los a帽os 60. Ese di谩logo me recuerda a la ilustraci贸n de Escher de la mano que dibuja la mano. Siempre estamos dialogando entre la realidad y la ficci贸n y al final todo se contamina y hay una especie de rueda que no para de girar.

El personaje del conspiranoico tambi茅n ha aparecido en el cine. Te remites a una pel铆cula no muy antigua en la que el protagonista da con ese espagueti pegado en la pared y descubre un complot real.
Es una pel铆cula interesante, se llama Conspiraci贸n, es de Richard Donner, con Mel Gibson y Julia Roberts. Y es interesante porque normalmente en los thrillers conspiranoicos el protagonista es una persona normal que se encuentra con algo y se vuelve conspiranoico a ra铆z de esa experiencia de la realidad. Aqu铆 no, aqu铆 el protagonista es conspiranoico desde el principio, y lo que le ocurre en la pel铆cula es que una serie de sucesos confirman que sus teor铆as estaban en lo cierto: que no hab铆a nada de malo en ser paranoico, que es la 煤nica manera de navegar la realidad. Y eso me recuerda a una an茅cdota del escritor Philip K. Dick, que era muy conspiranoico y estaba convencido de que el FBI le investigaba. Una vez, K. Dick lleg贸 a su casa despu茅s de pasar un fin de semana fuera y vio que alguien hab铆a revuelto sus papeles en su despacho y que estaba desordenado. Se lo cont贸 a unos amigos y estos le dijeron 鈥渢ienes que estar destrozado鈥 y 茅l dijo 鈥渘o, estoy encantado, porque no estoy loco: es verdad que me est谩n espiando, por fin tengo la prueba鈥. Esa pel铆cula viene a decir eso: no es paranoia si de verdad te persiguen.


A ra铆z de la retirada de Simone Biles de la competici贸n en Tokio ha emergido todo el tema de la salud mental. La pregunta es si estamos cerca del brote psic贸tico colectivo. 
No hay duda de que en los 煤ltimos dos a帽os, a partir de la pandemia, ha habido una aceleraci贸n absoluta del pensamiento conspiranoico. Gente que lo ha tenido latente, gente que jam谩s sospechar铆as, lo ha sacado. Nos ha pasado una cosa muy brutal, es normal que esto ocurra. Cuando empec茅 a escribir el libro, a finales de 2019, las teor铆as de la conspiraci贸n estaban experimentando un auge, pero era todav铆a un discurso que estaba en los m谩rgenes. De repente, a partir de la pandemia se puso en el centro del discurso social. Es imposible saber adonde va a ir a parar. Pero s铆, cada vez nos vamos a encontrar m谩s afectados y cada vez vamos a tener que desarrollar m谩s herramientas para lidiar con ello. La empat铆a y la duda razonable 鈥攖anto hacia nosotros como gener谩rsela a la persona con la que estemos hablando鈥 en lugar de imponer nuestros dogmas, conspiranoicos o no conspiranoicos, van ser las herramientas m谩s importantes.

Escapar del empleo sistem谩tico de la iron铆a. 
S铆. Cada vez espero que no, pero creo que s铆 m谩s gente va a tener esta especie de virus mental. No hay que verlos como enemigos, sino establecer puentes. Creo que al final la conspiranoia es un dogma: rechazar la versi贸n oficial por sistema. Y no hay nada mejor para combatir el dogma que generar preguntas. Esa va a ser la clave: tener pensamiento cr铆tico y aprender a navegar unos tiempos que se prev茅n complicados.




Fuente: Elsaltodiario.com