May 8, 2021
De parte de Centro De Medios Libres
170 puntos de vista


Después de su cirugía cardíaca ¡Mumia se ve fantástico! Noelle Hanrahan reporta sobre su visita directa hoy.

(Nota del Jamal Journal: Habrá un reporte más detallado, pero Noelle quería enviar este breve informe al movimiento.) 

(FOTO: Nota escrita a mano en libreta, 7/5/21 2pm, en la sala de visitas de la prisión SCI Mahanoy. Una versión escrita a máquina aparece al final del artículo.)

“Estoy aquí porque la gente estaba a mi lado.  Amo a todas y todos”, dice Mumia Abu-Jamal a Noelle Hanrahan.

Hace unos días Pam Africa me dijo que tenemos que “mantener nuestros ojos” sobre Mumia.

Cuando entré en la cabina de visitas, Mumia dijo: “¡Vaya vaya! Te felicito por escalar esos muros, hermana!  ¿Cómo diablos entraste?”

Me encogí de hombros y pregunté: “¿Desde hace cuándo nos han detenido los muros?”  Chocamos las manos en un “high five” a través del vidrio. Luego le dije. “Sólo le pedí al guardia que checara para averiguar la visita directa aprobada por la Oficina del Superintendente ayer después de que saliste de la cuarentena”. Dijo Mumia, “Bien, empecemos a hablar y cuando él regrese, podemos cambiar de lugar”.

Diez minutos después, la visita continua sin la barrera de plexiglas, ahora es visita directa. Después de un choque de codos y un abrazo, nos sentamos en una mesa en el área de visitas, ahora totalmente vacía.

Primero que nada, quiero decir que Mumia se ve fantástico. Tiene energía. Estaba sonriendo ampliamente debajo de su cubrebocas. Se reía y explicaba que ahora tiene otra posibilidad de vivir. Sonaba justamente como Tony el Tigre cuando él ruge: “¡Me siento genial!”

Pude imaginar que el tener un corazón en buenas condiciones después de meses de sufrir la insuficiencia cardíaca congestiva podría  ayudarle a sentirse listo a afrontar su rehabilitación.  La enfermedad cardíaca se puede revertir, aunque lograr una dieta adecuada y ejercicio será un enorme desafío en una prisión conocida por sus encierros masivos y un encierro por Covid que duró más de un año.

Una cicatriz larga y delgada extiende a su esternón. Es el resultado de  su doble derivación coronaria en una cirugía a corazón abierto hace unos pocos días. Es delgado con un peso de 93.8 kilos y una altura de 1.85 metros, y  ahora está en camino a la recuperación. Piensa que lo van a trasladar a población general muy pronto.

Mumia quiere que todo el mundo sepa que él estaba consciente de que el movimiento hizo posible que su condición se tomara en serio y que por fin recibiera un diagnóstico acertado. Afirma que si no fuera por el reflector luminoso y poderoso puesto en varias partes del mundo sobre las condiciones y falta de acceso a atención médica en las prisiones, tal vez él no hubiera sobrevivido.

Siempre empiezo el proceso de terminar una visita con esta pregunta a Mumia: ¿Qué es lo que quieres? La respuesta de Mumia: Quiero encontrar una manera de ganar y largarme de aquí.”

–Texto del mensaje escrito a mano de Mumia a su gente:

Mis queridos amigos y amigas: ¡Las quiero, los quiero! ¡Gracias por estar en mi vida!

Me siento animado y levantado por su amor y fortaleza!

¡Hacia la libertad!

Con amor, Mumia




Fuente: Centrodemedioslibres.org