March 1, 2021
De parte de Nodo50
311 puntos de vista


El documental   Â¿Non dago Mikel? (¿Dónde está Mikel?) es una auténtica película de terror que nos hace estremecer cada vez que sus protagonistas cuenta las torturas de que fueron objeto en el cuartel de la guardia civil de Inchaurrondo. El largometraje trata sobra la detención en 1985 de Mikel Zabalza y toda su familia, acusados de colaboradores de ETA, encarcelados y torturados por números de la Benemérita.  Como resultado de estas torturas, Mikel Zabalza murió y los demás llevan desde entonces sufriendo estrés postraumático. Estos son los hechos que recoge este escalofriante documental de Amaia Merino y Miguel Angel Llamas ‘Pitu’, un desgarrador largometraje sobre el dolor que producen las torturas en las víctimas; unas torturas que se practicaron feroz e indiscriminadamente, siguiendo indicaciones del gobierno, en la Euskalerría de 1985.

Inchaurrondo
es un pueblo orgullosamente euskaldún, profundamente comprometido en la defensa
de sus derechos y de su tierra. Un día, el oficial al cargo del cuartel
benemérito, Enrique Rodríguez Galindo, decidió castigar el
imbatible coraje independentista de Inchaurrondo. Eligió al azar a una familia
de clase media, la de Mikel Zabalza, y la golpeó con toda su inhumana
bestialidad. Todos, hasta la madre de Mikel,  fueron detenidos, incomunicados y torturados
por números de la Benemérita.  Galindo,
amparado por la complicidad del entonces criminal ministro del Interior, José
Barrionuevo
-que acusa de terroristas en el documental a todos aquellos que
no acepten la versión oficial de la fuga del detenido, mientras aparece flanqueado
por Virgilio Zapatero y Alfonso Guerra-, se propuso hacer todo el
daño que pudiera a Mikel, a su familia, a su pareja y a su entorno social. En su
enferma mente de psicópata pensó que con atrocidades como ésta se haría
respetar entre la población. Hacer daño a otros seres humanos se había
convertido en un hábito cotidiano desde que fue destinado a Inchaurrondo. Bajo
las órdenes de Galindo, las despreciables hienas que torturaron a Mikel Zabalza
acabaron con su vida. Su cuerpo aparecería en el río Bidasoa casi un mes
después. La versión de la guardia civil fue difundir la falsa noticia de que se
había fugado del cuartel. Así, con la despreciable complicidad de la justicia
española, intentaron ocultar su asesinato. Aun hoy día ningún juez digno se ha
atrevido a revisar el caso. Los asesinos de Mikel y torturadores de su familia siguen
campando a sus anchas.

El
documental recoge incluso las declaraciones del abogado que representaba a los beneméritos
torturadores, advirtiendo a los informadores que no se les ocurra ni tan
siquiera sugerir en sus informaciones que Mikel Zabalza había sido asesinado
por números de la guardia civil. Ninguno de estos torturadores ha sido
procesado aún. Los degenerados números de la Benemérita que asesinaron a Mikel,
que torturaron a su pareja, a sus hermanos y a sus amigos, siguen impunes y
libres, posiblemente practicando las mismas torturas que el documental recoge,
36 años después.

La
pregunta que continuamente planea sobre el espectador a lo largo de la hora que
dura este desgarrador documento es: ¿Siguen los asesinos, 36 años después del
caso Zabalza, en la misma situación de inconcebible y abyecta impunidad que se expone
en la pantalla? ¿Sigue el Estado español estimulando la tortura entre sus
cuerpos represivos? Cuando el documental sea difundido en Europa, que
inevitablemente se difundirá tras haber recibido el premio Lauaxeta
2020… ¿Qué pensarán nuestros vecinos europeos de la sistemática impunidad de
que gozan los torturadores del régimen en la “plenamente democrática” España de
2021?

Al
estreno del documental en Madrid, el pasado 26 de febrero, acudió en
vicepresidente del gobierno, Pablo Iglesias, que al finalizar la
proyección dirigió unas palabras de apoyo y solidaridad con las víctimas de
estas torturas.




Fuente: Rebelion.org