December 4, 2022
De parte de Amor Y Rabia
148 puntos de vista

Por Nouriel Roubini

2 de dicembre, 2022

Despu├ęs de a├▒os de pol├şticas fiscales, monetarias y crediticias extremadamente laxas y el inicio de grandes shocks negativos de oferta, las presiones estanflacionarias ahora est├ín presionando una enorme monta├▒a de deuda del sector p├║blico y privado. La madre de todas las crisis econ├│micas se avecina, y ser├í poco lo que los pol├şticos puedan hacer al respecto.

La econom├şa mundial se tambalea hacia una confluencia sin precedentes de crisis econ├│micas, financieras y de deuda, tras la explosi├│n de los d├ęficits, los pr├ęstamos y el apalancamiento en las ├║ltimas d├ęcadas.

En el sector privado, la monta├▒a de deuda incluye la de los hogares (como hipotecas, tarjetas de cr├ędito, pr├ęstamos para autom├│viles, pr├ęstamos estudiantiles, pr├ęstamos personales), empresas y corporaciones (pr├ęstamos bancarios, deuda de bonos y deuda privada) y el sector financiero. (Pasivos de instituciones bancarias y no bancarias). En el sector p├║blico, incluye bonos del gobierno central, provincial y local y otros pasivos formales, as├ş como deudas impl├şcitas tales como pasivos no fondeados de planes de pensi├│n de reparto y sistemas de salud, todo lo cual continuar├í crecer a medida que las sociedades envejecen.

Solo mirando las deudas expl├şcitas, las cifras son asombrosas. A nivel mundial,  la deuda total del sector p├║blico y privado  como porcentaje del PIB aument├│ del 200 % en 1999 al 350 % en 2021 (1). La proporci├│n ahora es del 420 % en las econom├şas avanzadas y del 330 % en China. En los Estados Unidos, es del 420%, que es m├ís alto que durante la Gran Depresi├│n y despu├ęs de la Segunda Guerra Mundial.

Por supuesto, la deuda puede impulsar la actividad econ├│mica si los prestatarios invierten en capital nuevo (maquinaria, viviendas, infraestructura p├║blica) que genera rendimientos superiores al costo del pr├ęstamo. Pero gran parte del endeudamiento se destina simplemente a financiar gastos de consumo por encima de los ingresos propios de manera persistente, y esa es una receta para la bancarrota. Adem├ís, las inversiones en “capital” tambi├ęn pueden ser riesgosas, ya sea que el prestatario sea un hogar que compra una casa a un precio inflado artificialmente, una corporaci├│n que busca expandirse demasiado r├ípido independientemente de los rendimientos o un gobierno que est├í gastando el dinero en “elefantes blancos”. ÔÇŁ (proyectos de infraestructura extravagantes pero in├║tiles).

Tal sobreendeudamiento ha estado ocurriendo durante d├ęcadas, por varias razones. La democratizaci├│n de las finanzas ha permitido que los hogares con ingresos limitados financien el consumo con deuda. Los gobiernos de centro-derecha han recortado persistentemente los impuestos sin reducir tambi├ęn el gasto, mientras que los gobiernos de centro-izquierda han gastado generosamente en programas sociales que no est├ín totalmente financiados con suficientes impuestos m├ís altos. Y las pol├şticas fiscales que favorecen la deuda sobre el capital, instigadas por las pol├şticas monetarias y crediticias ultralaxas de los bancos centrales, han impulsado un aumento en el endeudamiento tanto en el sector p├║blico como en el privado.

A├▒os de expansi├│n cuantitativa (QE) y expansi├│n crediticia mantuvieron los costos de endeudamiento cerca de cero y, en algunos casos, incluso negativos (como en  Europa (2)  y  Jap├│n (3)  hasta hace poco). Para 2020, la deuda p├║blica equivalente en d├│lares con rendimiento negativo era  de 17 billones de d├│lares (4) y, en algunos pa├şses n├│rdicos,  incluso las hipotecas  ten├şan tasas de inter├ęs nominales negativas (5).

La explosi├│n de ├şndices de deuda insostenibles implic├│ que muchos prestatarios (hogares, corporaciones, bancos, bancos en la sombra, gobiernos e incluso pa├şses enteros) fueran “zombis” insolventes que estaban siendo respaldados por bajas tasas de inter├ęs (que mantuvieron sus costos de servicio de la deuda manejables). ). Durante la crisis financiera mundial de 2008 y la crisis de la COVID-19, muchos agentes insolventes que habr├şan quebrado fueron rescatados mediante pol├şticas de tipo de inter├ęs cero o negativo, QE y rescates fiscales absolutos.

Pero ahora, la inflaci├│n, alimentada por las mismas pol├şticas fiscales, monetarias y crediticias ultralaxas, ha terminado con este amanecer financiero de los muertos. Con los bancos centrales obligados a  aumentar las tasas de inter├ęs  en un esfuerzo por restaurar la estabilidad de precios (6), los zombis est├ín experimentando fuertes aumentos en los costos del servicio de la deuda. Para muchos, esto representa un triple golpe, porque la inflaci├│n tambi├ęn est├í erosionando los ingresos reales de los hogares y reduciendo el valor de los bienes de los hogares, como casas y acciones. Lo mismo ocurre con las corporaciones, las instituciones financieras y los gobiernos fr├ígiles y sobreapalancados: se enfrentan a costos de endeudamiento en fuerte aumento, ingresos e ingresos  en descenso (7) y valores de activos en declive (8), todo al mismo tiempo.

Relaci├│n Deuda global-PIB (FUENTE)

Peor a├║n, estos desarrollos coinciden con el  regreso de la estanflaci├│n (alta inflaci├│n junto con un crecimiento d├ębil) (9). La ├║ltima vez que las econom├şas avanzadas experimentaron tales condiciones fue en la d├ęcada de 1970. Pero al menos en ese entonces,  los ├şndices de endeudamiento eran muy bajos (10). Hoy enfrentamos los peores aspectos de la d├ęcada de 1970 (shocks estanflacionarios) junto con los peores aspectos de la crisis financiera mundial. Y esta vez, no podemos simplemente reducir las tasas de inter├ęs para estimular la demanda.

Despu├ęs de todo, la econom├şa global est├í siendo golpeada por persistentes shocks de oferta negativos a corto y mediano plazo que est├ín reduciendo el crecimiento y aumentando los precios y los costos de producci├│n. Estos incluyen las interrupciones de la pandemia en el suministro de mano de obra y bienes; el impacto de la guerra de Rusia en Ucrania en los precios de las materias primas; la cada vez m├ís desastrosa pol├ştica de cero COVID de China; y una docena de otros shocks a mediano plazo (11), desde el cambio clim├ítico hasta los desarrollos geopol├şticos, que crear├ín presiones estanflacionarias adicionales.

A diferencia de la crisis financiera de 2008 y los primeros meses de COVID-19, simplemente rescatar a los agentes p├║blicos y privados con pol├şticas macro laxas echar├şa m├ís gasolina al fuego inflacionario. Eso significa que habr├í un aterrizaje forzoso, una recesi├│n profunda y prolongada, adem├ís de una grave crisis financiera. A medida que estallan las burbujas de activos, los ├şndices de servicio de la deuda aumentan y los ingresos ajustados a la inflaci├│n caen en los hogares, las corporaciones y los gobiernos, la crisis econ├│mica y el colapso financiero se retroalimentan.

Sin duda, las econom├şas avanzadas que se endeudan en su propia moneda pueden utilizar un episodio de inflaci├│n inesperado para reducir el valor real de alguna deuda nominal a largo plazo con tasa fija. Dado que los gobiernos no est├ín dispuestos a aumentar los impuestos o recortar el gasto para reducir sus d├ęficits, la monetizaci├│n del d├ęficit del banco central volver├í a verse como el camino de menor resistencia. Pero no puedes enga├▒ar a todas las personas todo el tiempo. Una vez que el genio de la inflaci├│n salga de la botella, que es lo que suceder├í cuando los bancos centrales abandonen la lucha frente al colapso econ├│mico y financiero que se avecina, los costos de endeudamiento nominales y reales aumentar├ín. La madre de todas las crisis de deuda estanflacionarias se puede posponer, no evitar.

NOTAS

(1) Institute of International Finance.

(2) Trading Economics: Euro Area Interest Rate.

(3) Trading Economics: Japan Interest Rate.

(4) Bloomberg (06.11.2022): WorldÔÇÖs Negative-Yield Debt Pile Has Just Hit a New Record. $17 trillion of investment-grade debt now has sub-zero rates.

(5) The Guardian (16.08.2019): Danish bank launches worldÔÇÖs first negative interest rate mortgage. Jyske Bank will effectively pay borrowers 0.5% a year to take out a loan.

(6) Reuters (22.09.2022): Central banks raise rates again as Fed drives global inflation fight.

(7) CNBC (17.11.2022): Fear is mounting that slipping retail earnings may fall lower still.

(8) Tobias Adrian (IMF Blog, 11.10.2022): Interest Rate Increases, Volatile Markets Signal Rising Financial Stability Risks.

(9) The World Bank (Press release, 07.06.2022): Stagflation Risk Rises Amid Sharp Slowdown in Growth.

(10) Macrotrends: Debt to GDP Ratio Historical Chart.

(11) Nouriel Roubini (Project Syndicate, 04.11.2022): The Age of Megathreats.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com