December 2, 2022
De parte de Red Nacional De Medios Alternativos
233 puntos de vista

Enredando las mañanas entrevistó a Liliana, vecina del pueblo de Caspalá dentro de la provincia de Jujuy, representando a lxs vecinxs que fueron reprimidxs por la policía de Gerardo Morales.

La preocupación de lxs vecinxs de Caspalá viene de larga data, pero Liliana nos relata una serie de hechos que describe como “la gota que rebalsó el vaso”. Estaban en la cancha del pueblo y el Obrador se aproximó al lugar a empezar a hacer mediciones. Sin saber qué ocurría, comenzaron a preguntar y recién ahí fueron informadxs sobre la futura construcción de una escuela.

Liliana nos cuenta que la cancha actualmente, es el único espacio recreativo que tienen para la distracción. Lxs vecinxs creen que Caspalá es un pueblo muy chico y si se quedan sin esa cancha la superficie geográfica no da para armar otra. Sin contar que el comisionado les informó que no existía un plan de reubicación para la cancha.

“La cancha fue donada por un vecino hace más de 20 años, nosotros empezamos con esa construcción y pasaron comisiones tras comisiones que no pudieron culminar con esa obra, y gracias a la convocatoria y ayuda de la gente, se pudo terminar” nos relata Liliana.

El comisionado, antes las preguntas y resistencia de lxs vecinxs a la realización de las mediciones, Liliana continúa relatando el episodio “trajo la policía, estábamos ahí y la policía empezó con la detención de cuatro personas, que en un momento se resistieron, y luego pusieron las manos para que le colocaran las esposas”.

La situación nos cuenta, parecía que no iba a llegar a tanto, pero ante la continuidad de los reclamos, “ellos empezaron con gases lacrimógenos y cuando la gente que estaba en los alrededores en la casa de su casa se aproximó a ver qué pasaba y a defender también, la policía empezó a tirar las balas de goma, pensamos que no iba a llegar a tanto, somos un pueblo de aproximadamente 350 habitantes”.

Lxs vecinos saben que anteriormente fue comprado un predio específico para la construcción de una escuela, y en gran parte la bronca se debe a que la compra de ese predio generó un gasto para la localidad, y ahora existiendo un lugar destinado a ello, el comisionado decide usar el espacio recreativo de todxs para la construcción de la escuela (sabiendo que la escuela actual cuenta con una matrícula de tan solo 23 alumnxs).

Por otra parte, se dio a conocer por los medios locales, que se había realizado una reunión del comisionado con lxs vecinxs para decidir el destino de la escuela y que entre todxs decidieron la cancha, pero Liliana nos explica que no es así “nosotros entramos por los medios por ustedes también de que la reunión se lo llevó a cabo y que habían decidido que si iban a hacer la escuela, esa no es la voz del pueblo, la gente que se ve en esa reunión es toda familia del comisionado”.

Actualmente, luego del episodio represivo, en las afueras de la cancha se encuentran cuatro camionetas de la policía custodiando el lugar y no les brindan información a lxs vecinxs de por qué están ahí. Excepto por uno de los policías que dijo que estaban ahí porque estaba por empezar en el predio, la construcción de una escuela.




Fuente: Rnma.org.ar