June 30, 2022
De parte de Briega
247 puntos de vista

MANIFESTACI脫N, 25 de junio, Santander,

隆隆 S脥 A UN MEDIO RURAL VIVO, POL脥GONOS E脫LICOS NO!!

M谩s de 600 personas bajo una intensa lluvia, procedentes de muchos valles de Cantabria, acompa帽adas de una representaci贸n de colectivos de territorios vecinos como Palencia o Burgos, se dieron cita en Santander para gritar alto y claro 鈥淪脥, A UN MEDIO RURAL VIVO. NO, A LOS POL脥GONOS E脫LICOS鈥

La marcha comenz贸 en Correos, con un ambiente reivindicativo, core谩ndose lemas a lo largo de todo el recorrido, como : 鈥渕i pueblo, mi gente, mi forma de pensar, no se arrodillan ante Green capital 鈥 o el jefe de Iberdrola a los pol铆ticos controla鈥 dirigi茅ndose hasta Puerto Chico, para acercarse hasta la Sede del Gobierno de Cantabria y leer un comunicado en el que han denunciado que el mapa de exclusi贸n e贸lica presentado en el Parlamento el pasado mes de abril, muestra que s贸lo un 3% del territorio se ver谩 afectado por la industria e贸lica, ocultando v铆as de acceso, torres de alta tensi贸n o subestaciones el茅ctricas, o que afecta a m谩s del 60% de los municipios de Cantabria, que este documento se ha creado sin participaci贸n p煤blica, pero s铆 con las empresas energ茅ticas y que, con este mapa, se intenta desmovilizar y persuadir a la ciudadan铆a.

A continuaci贸n, los asistentes, acompa帽ados de grupos de pandereteras, gaiteros y percusi贸n, fueron recorriendo el Paseo de Pereda, seguidos por las miradas curiosas de quienes paseaban o pasaban por all铆. Sus lemas han sido coreados por los asistentes y se han o铆do a lo largo de todo el recorrido.

Al llegar a la altura de Delegaci贸n de Gobierno, se han le铆do sendos comunicados de los representantes de Burgos y Palencia, quienes ya saben lo que es convivir con estas instalaciones industriales y rechazan los proyectos pues si fueran tan buenos, no se presentar铆an en las zonas rurales. La promesa de riqueza f谩cil y abundante no es m谩s que un canto de sirenas.

En el 煤ltimo tramo hasta la plaza del Ayuntamiento, sin perder el fuelle despu茅s de casi dos horas de ruta, llega la comitiva a su destino, donde se lee el Manifiesto elaborado por los colectivos vecinales, organizadores de la movilizaci贸n. Finalizando con la lectura de textos redactados por personas de todas las edades, afectadas por estos Pol铆gonos E贸licos, provocando en los asistentes la necesidad de seguir coreando lemas en los que se recoge la obligaci贸n de seguir luchando, para evitar que se produzca esta invasi贸n de las zonas rurales, por parte de las industrias energ茅ticas.

Manifiesto le铆do en la manifestaci贸n

Venimos a Santander de muchas comarcas de Cantabria. Nos acompa帽an personas de Burgos y Palencia. Tambi茅n gentes de muchos colectivos y asociaciones variadas. Juntos, pues esto tambi茅n es una pandemia global. Una enfermedad especulativa que arrasar铆a nuestras tierras y formas de vida.

Venimos fuertes y con determinaci贸n, pues traemos el viento a favor. Venimos del territorio vivo, no de un mapa administrativo.

El Gobierno Auton贸mico pinta un mapa en el que, dicen, solo el 3% de Cantabria estar谩 afectado por pol铆gonos e贸licos.

Si fuera cierto eso supone 160 km2 m谩s de suelo industrial, que no es balad铆. Y, adem谩s, llevar esos pol铆gonos industriales a lo m谩s alto de los montes. A terrenos comunales de cada pueblo, apropi谩ndose de la herencia colectiva de generaciones desde tiempos inmemoriales.

Ese 3% es solo el hueco sobre el que cimentar aerogeneradores; toneladas m茅tricas de hormig贸n armado. Gigantes de m谩s de 150 metros zumbando con sus aspas desde los altos hasta los fondos del valle.

驴Y si a帽adimos las l铆neas de alta tensi贸n que atravesar谩n de valle a valle, cruzando r铆os, pueblos y collados? 驴Y si sumamos subestaciones el茅ctricas? 驴y las pistas de acceso que surcar谩n las laderas para tanta obra y su posterior mantenimiento? En fin, que el mapa es m谩s que enga帽oso.

Lo que se toma con enga帽os se va con el viento. Denunciamos y deslegitimamos el mapa de la estafa. Denunciamos y deslegitimamos este supuesto instrumento de planificaci贸n que se ha creado sin participaci贸n p煤blica, aunque parece que s铆 ha contado con la intervenci贸n de las empresas energ茅ticas. Salvo alguna excepci贸n, el mapa coincide con las solicitudes de permisos que presentaron las energ茅ticas y que se est谩n tramitando actualmente.

Quien siembra vientos recoge tempestades. Quienes nos han llevado al desastre clim谩tico ahora se visten de verde. Esta transici贸n energ茅tica es, en realidad, una forma de mantener los intereses del oligopolio energ茅tico y los fondos de inversi贸n. Otra burbuja financiera con dinero y patrimonio p煤blico, o sea, de todos. Estos proyectos no son renovables. No cambia nada, solo cambia la tecnolog铆a, pero se mantiene el modelo. Nos piden solidaridad. 隆Qu茅 falacia! Extingu铆os vosotros pues, que hay sobrepoblaci贸n.

Traemos el viento a favor para defender el territorio y a sus gentes, un territorio muy sensible a estos macroproyectos por razones medioambientales, paisaj铆sticas, culturales y patrimoniales. Y por motivos de salud y bienestar de los habitantes de estas zonas afectadas. Zonas de sacrificio, las llaman en los planes de transici贸n energ茅tica.

La consideraci贸n que se nos ha impuesto de que los recursos del territorio, y en especial de los valles y monta帽as, son 鈥渞eserva de suelo鈥 a disposici贸n de empresas y administraciones, sean estas auton贸micas o estatales, se contin煤a y consolida con el anteproyecto de Ley del Suelo. No es m谩s que un nuevo despojo manteniendo una vieja rapi帽a que tiene ya por lo menos cuatro siglos de historia.

Envuelto en seda de cambio clim谩tico, descarbonizaci贸n y otros lavados, este anteproyecto pretende revitalizar el boom del ladrillo en la regi贸n, extendiendo el modelo consolidado en la costa y valles centrales a los valles y monta帽as del interior. 鈥淐orolas flor铆sticas鈥 convertidas en falsas 脕reas de Desarrollo Rural presas de construcciones aisladas en las mieses y en los ejidos de los pueblos con la excusa de generar una econom铆a especulativa en terrenos de vocaci贸n agroforestal. A lo que habr铆a que a帽adir la nueva carta de los PSIRes que lo mismo valen para un roto que para un descosido, viviendas sociales, industrias, polideportivos, equipamientos… Hormigonar y asfaltar, ajardinar con gustos urbanos nuestras aldeas. 隆Y la p茅rdida del suelo es definitiva! La Cantabria ser谩 Infinita, pero el suelo, la base de la vida, no lo es.

Los pueblos y valles de la monta帽a interior entrar铆an en la econom铆a especulativa que expulsar谩 a los campesinos. Agricultores y ganaderos ver谩n aumentar el valor de las fincas hasta el punto de ser expulsados a las zonas marginales o a otros lugares. 驴As铆 se combate la despoblaci贸n?

Y nuestros n煤cleos perdiendo entidad y patrimonio, paisaje y valor. Mientras tanto se caen las viejas casas y se arruina nuestra arquitectura popular. 隆Todo un proyecto! Desde luego dar谩 riqueza r谩pida a propietarios y constructores. Cuando se vayan, no quedar谩 apenas nada. La marca de calidad de la regi贸n arruinada tambi茅n.

El tejido socioecon贸mico est谩 sustentado por actividades tradicionales ligadas al uso de la tierra y del paisaje. Su desarrollo se ver铆a gravemente amenazado, como ya ha sucedido en otros territorios. El paisaje es la interacci贸n de los habitantes con su entorno natural. Un v铆nculo con los ancestros y una herencia para los nietos. Al destrozar el paisaje no s贸lo se ataca a la biodiversidad y a la belleza. Tambi茅n se acaba con un marco cultural y una forma de vida arraigada, que ya nunca volver铆a a verse reconocida como parte del mismo.

Las palabras se las lleva el viento. Las empresas promotoras, con la colaboraci贸n del Gobierno de Cantabria, est谩n promoviendo los pol铆gonos e贸licos como un motor de crecimiento econ贸mico y de prosperidad. Exageran los efectos econ贸micos positivos que esta actividad dejar铆a en las zonas rurales. Ignoran los costes financieros y la p茅rdida de calidad de vida que asumen sus habitantes de manera particular. No traen m谩s riqueza a sus habitantes, si no m谩s despoblaci贸n, con ello menos servicios a煤n. Tambi茅n p茅rdida del valor patrimonial de sus propiedades, ruido, desecaci贸n de manantiales, cierre de negocios y nada de generaci贸n de empleo.

Por todo ello nos oponemos a la implantaci贸n de todos los pol铆gonos e贸licos. Y defenderemos el territorio vivo y a sus habitantes: Sus formas de vida, sus propiedades comunales y particulares, su bienestar, sus paisajes. Defenderemos La Monta帽a viva.

隆Viva la Monta帽a!




Fuente: Briega.org