July 27, 2022
De parte de Lobo Suelto
199 puntos de vista

I

El psicoan谩lisis es una oportunidad para recomenzar, dijo un d铆a Lacan. 

Un poco despu茅s agrega que, para Freud, el inconsciente se trata de tres cosas: eso sue帽a, eso falla y eso r铆e: 鈥減orque todo falla, todo sue帽a, todo r铆e鈥. 

El alivio es que, si hay sue帽o, falla y risa, en esos instantes, deja de haber todo.

Otra idea de Lacan: al principio no est谩 el origen, est谩 el lugar. El lugar que hayamos tenido para alg煤n otro. Un an谩lisis, si posibilita recomenzar, no restituye ning煤n origen. Se trata de pasar de un lugar a otro, por venir.

II

鈥淐ontar bien una historia no es hacerla entendible sino m谩s bien respetar las zonas vac铆as de que est谩 hecha鈥 escribe Zambra. Respetar las zonas vac铆as de una historia es, adem谩s, permitir que un cuerpo encuentre alg煤n lugar en eso que se cuenta. Quiz谩s por eso Freud escrib铆a que, en un an谩lisis, se trataba de ir trasladando una X en el discurso. Una inc贸gnita que se renueva cada vez, causando nuevas preguntas, movimientos, diferencias, alivio. 

Creo que respetar esas zonas vac铆as es una buena orientaci贸n en eso que alguna vez Lacan llam贸, con precisi贸n y belleza, deseo del psicoanalista. 

III

鈥淒ebes traer tu cuerpo hasta mi casa en los d铆as y horas que fijemos鈥 le dice Maud Mannoni a una paciente anor茅xica que ten铆a una relaci贸n 鈥渋nexistente鈥 con el cuerpo.

En ese enunciado hay una ense帽anza: la atenci贸n a la forma singular del padecimiento, el compromiso y el cuidado cl铆nico. 

Lacan pudo decir que hay una muerte que se lleva la vida y una que la sostiene. Es una distinci贸n fundamental que implica una 茅tica. Debes traer tu cuerpo es menos una orden que una apuesta a producir tiempo, una espera y un encuentro en los d铆as y horas que fijemos. Pasar de la muerte como amenaza que devora a un l铆mite que permite sostener una vida, sostenerse en un cuerpo vivo. Sostener, verbo que Winnicott supo convertir en concepto y en el que vale la pena insistir. 

IV

鈥淟a infancia no es lo irrecuperable, es lo irreductible鈥 Barthes

Freud supon铆a que no hab铆a recuerdos de la infancia sino recuerdos sobre la infancia: la infancia como una re-escritura permanente alrededor de algo que se nos sustrae una y otra vez. 

La infancia, zona de umbrales: entre palabra y silencio, entre presencias y ausencias, entre recuerdo y olvido, entre realidad y juego.

Cuando Freud llam贸 鈥減erversos polimorfos鈥 a les ni帽es -para esc谩ndalo moral de algunos- no improvis贸 un diagn贸stico psicopatol贸gico, le reconoci贸 un cuerpo deseante a las infancias, m谩s all谩 de cualquier norma social.

Hace unos a帽os, el psicoanalista Jean Allouch dio una conferencia en una facultad de psicolog铆a. En el momento de las preguntas, uno de los asistentes se present贸 diciendo que formaba parte de la c谩tedra de cl铆nica de adultos. Antes de que pudiera formular la pregunta, Allouch lo interrumpi贸 con una mezcla de dulzura y picard铆a, y le dijo: 鈥溌緾l铆nica de adultos? Yo no s茅 lo que es un adulto鈥.

Camino por la playa de un pueblo de la costa argentina en el que pas茅 los veranos de mi infancia, y al que no regresaba desde hac铆a muchos a帽os. Me vuelven recuerdos que no sab铆a que ten铆a (pero 驴es que los ten铆a?) y por momentos no s茅 bien cu谩nto tiempo transcurri贸 desde entonces, de qui茅n son esas huellas en la arena.

Quisiera insistir en estas palabras de Claudia Masin: 鈥渆l verano, para m铆, es la infancia. No es que en el lugar donde nac铆 se viva un verano perpetuo. Los inviernos son fr铆os, crudos, impiadosos. Pero en mi recuerdo, toda mi infancia transcurri贸 acariciada por el halo c谩lido del viento norte. A煤n hoy, cuando el primer d铆a de verano verdadero llega a la ciudad en la que ahora vivo, yo respiro ese calor con la avidez del nadador cuando asoma la cabeza fuera del agua: siento que, como 茅l, recupero el aire. Porque 驴de qu茅 otra cosa est谩 hecho el aire que nos mantiene vivos sino de los olores, las temperaturas, los sonidos amados?鈥

Primera parte de Notas de un diario cl铆nico




Fuente: Lobosuelto.com