Federaci贸n Anarquista 馃彺 Noticias anticapitalistas y informaciones libertarias
  en / fr / es / pt / de / it / ca / gr / tr

Federaci贸n Anarquista 馃彺

馃敶 Noticias anarquistas y informaciones libertarias de m谩s de 400 colectivos 鈷


Las noticias de  0  colectivos anarquistas se publican autom谩ticamente aqu铆
Fuente de noticias actualizado cada 0 minutos

Notas provisionales sobre Estado plural y democracia seg煤n Luis Villoro.(borrador inconcluso)*


November 10, 2022
De parte de Radio Zapatista
151 puntos de vista
09 nov 2022

Publicado en Camino al Andar

09 de noviembre de 2022

Por Arturo Anguiano

1. En su libro, Estado plural, pluralidad de culturas (Paid贸s/UNAM, M茅xico, 1998), Luis Villoro llama la atenci贸n sobre la mundializaci贸n capitalista y la manera como ha puesto en crisis el orden mundial caracterizado por la existencia generalizada de los Estados-naci贸n. Menciona 鈥渦na radical transformaci贸n de las relaciones entre las naciones: la globalizaci贸n de la econom铆a, de las comunicaciones, de la ciencia y la tecnolog铆a e incluso, en gran medida, de las decisiones pol铆ticas鈥 (p. 48). Un nuevo culto al mercado, unas cuantas grandes empresas transnacionales, capitales que se mueven sin que se les pueda controlar en ning煤n pa铆s. 鈥淓stamos, escribe Villoro, ante un nuevo poder mundial del que depende la suerte de una gran parte del mundo. Un poder sin fronteras, sin contrato social, sin leyes ni sanciones鈥. Los Estados nacionales disminuyen o pierden su capacidad de acci贸n y de regulaci贸n, resulta imposible que en forma aislada puedan hacer frente a los 鈥済randes desaf铆os que conciernen a todo el planeta鈥 e incluso a sus econom铆as internas. Ante el debilitamiento de los Estados-naci贸n, la crisis se manifiesta en su incapacidad para 鈥渕antener un orden homog茅neo en la sociedad y en la emergencia de reivindicaciones nacionales y 茅tnicas鈥. Escribe: 鈥渓os individuos buscan revivir sus v铆nculos personales en comunidades cercanas, capaces de ser vividas y no s贸lo pensadas, que puedan dar un nuevo sentido a sus vidas. La nostalgia del individuo por una comunidad perdida no se satisface en el Estado nacional, anhela formas de pertenencia a las que pueda integrarse su vida鈥. As铆, cuando el mundo parece unificarse por la globalizaci贸n, 鈥渁sistimos al desmembramiento de pa铆ses y a la formaci贸n de naciones nuevas鈥. La geograf铆a del planeta y de numerosos Estados se trastoca y rehace.

La crisis del Estado-naci贸n, para Villoro, no significa su inminente desaparici贸n que puede todav铆a mantenerse largo tiempo, pues no hay poder pol铆tico que lo reemplace. En cambio, s铆 puede facilitar la posibilidad de su reforma.
2. Luis Villoro teoriza sobre los diversos tipos de naci贸n, sobre la etnia y los pueblos, vincul谩ndolos de diversas maneras al Estado, que si bien revisa en sus distintas configuraciones durante el largo recorrido de la historia, se centra sobre todo en el Estado-naci贸n como figura contempor谩nea del occidente capitalista. Desde su surgimiento, el Estado-naci贸n es un poder que se sobrepone a la sociedad. Los pueblos, naciones, etnias, lenguas, culturas, grupos de distinta naturaleza que pudieran existir desaparecen tras el ciudadano en que devienen todos; la sociedad se fragmenta, se individualiza en ciudadanos abstractos que resultan iguales, id茅nticos a s铆 mismos. 鈥淎nte la ley, escribe Villoro, todos los individuos se uniforman. Nadie tiene derecho a ser diferente. El nuevo Estado establece la homogeneidad en una sociedad heterog茅nea鈥. Al final de cuentas, se impone una lengua 煤nica. 鈥淟a unidad de los distintos niveles, econ贸mico, administrativo, jur铆dico, constituye una nueva uniformidad de cultura. Y frente a esta uniformizaci贸n, se establece igualmente un mercado uniforme que abre paso al desarrollo de la sociedad industrial y mercantil. No hay, entonces, una convergencia de modos de vida y de culturas, ninguna s铆ntesis, en cambio 鈥渆l Estado-naci贸n nace de la imposici贸n de los intereses de un grupo sobre los m煤ltiples pueblos y asociaciones que coexisten en un territorio鈥.

Un Estado soberano, una 煤nica naci贸n, el Estado-naci贸n centraliza su poder e impone su dominio pol铆tico. El nacionalismo se vuelve la ideolog铆a dominante que integra hacia el interior y excluye lo que aparece ajeno, extra帽o, posible enemigo.

Es muy rica la visi贸n de Villoro, que aqu铆 simplifico en extremo. En Am茅rica hispana, como la llama, se desarrolla un proceso similar del cual nos habla. En especial sobre M茅xico, despu茅s del fin de la larga colonizaci贸n y luego de la derrota de las rebeliones de Hidalgo y Morelos, ser谩n los criollos y mestizos quienes tratar谩n de crear el 鈥渘uevo Estado homog茅neo e individualista鈥, imponi茅ndose a la multiplicidad de etnias y regiones del pa铆s. De entrada, 鈥渓os pueblos indios no son reconocidos en la estructura pol铆tica y legal de la nueva naci贸n鈥. Pero Villoro observa desde el inicio una situaci贸n peculiar: 鈥渓os dos siglos de vida independiente pueden verse, desde entonces, bajo una luz: la contraposici贸n de dos corrientes que responden a ideas distintas de la naci贸n. Por un lado, la construcci贸n del Estado-naci贸n moderno, que hab铆a imaginado el grupo fundador; por el otro, la resistencia de las comunidades que no encajan en ese proyecto鈥 (p. 42).

Sin antecedentes hist贸ricos, nos dice, la nueva naci贸n debi贸 ser construida a partir del propio Estado en ciernes, lo que va cobrando forma con la Rep煤blica Restaurada que comienza el proceso de modernizaci贸n del pa铆s. Se echa mano de las experiencia de la Europa y Estados Unidos y constitucionalmente se crea una Rep煤blica sostenida en la democracia representativa y una Federaci贸n que no reafirma la diversidad real de pueblos y regiones que integran, sino que se impone en forma arbitraria conforme a intereses pol铆ticos y materiales particulares. Villoro abunda en las peripecias y concepciones cambiantes de los liberales de los distintos momentos del tiempo hist贸rico mexicano, que asumen la tarea de construir un Estado homog茅neo que choca con el comportamiento y las necesidades de las comunidades y pueblos diversos de la mayor parte del pa铆s real. Los pueblos originarios sufrir谩n no solamente el desprecio de los liberales empe帽ados en individualizar al pa铆s, sino tambi茅n el acoso y el despojo que solamente cambiar谩n un tanto luego de la llamada Revoluci贸n mexicana de 1910-1920, que en realidad fue un trance que combin贸 al menos tres revoluciones y una muy cruenta guerra civil.

Frente a los pretendidos valores de la libertad individual y la igualdad formal ante la ley, que parecen orientar al nuevo Estado que emerge en el fondo como una salida contrarrevolucionaria, se confrontan la comunidad, la solidaridad y la justicia de esos campesinos y plebeyos de Zapata y Villa que a pesar de su fuerza devastadora fueron derrotados como Hidalgo y Morelos. Nuestro autor se pregunta si 鈥溌縉o empezar谩 a revivir actualmente esa idea otra de naci贸n?鈥. El Estado no muy cambi贸 con la Constituci贸n de 1917 y reafirm贸 de nuevo una suerte de Estado liberal (con matices entonces in茅ditos) y una Federaci贸n que tardaron en unificar a la naci贸n toda, centralizar el poder y reproducir la homogeneidad en una sociedad en extremo diversificada y desigual, que no dej贸 de transformarse en el transcurso de los a帽os. Villoro concluye que el proyecto liberal que 鈥渞espond铆a al reto de unificar a la naci贸n鈥 en realidad conduce a 鈥渁umentar la escisi贸n entre estos dos M茅xico鈥.

3. Tard贸 d茅cadas en articularse y lograr su consolidaci贸n un Estado unitario y fuerte que en verdad poco ten铆a que ver con el viejo liberalismo (o con ning煤n otro). Aunque se construy贸 un mercado que permiti贸 modernizar y semi-industrializar al pa铆s bajo la batuta del Estado interventor (no muy liberal), la sociedad no asumi贸 la forma de una mara帽a de ciudadanos titulares de derechos, m谩s que individuos aislados fueron corporativizados, al menos en sus sectores fundamentales. Esto es, sus organizaciones y asociaciones, sus comunidades perdieron cualquier tipo de autonom铆a y fueron encuadradas como parte del aparato estatal a trav茅s del partido de Estado, del PRI. En tanto que la mayor铆a de la poblaci贸n no organizada, reducida a la pobreza y la pobreza extrema, fue sometida por medio de relaciones clientelares o la violencia, por el ogro filantr贸pico (como lo llam贸 Octavio Paz) en que devino el poder central encarnado en el presidente. De manera que lo colectivo fue desnaturalizado y las comunidades y pueblos tampoco dejaron de sufrir el acoso, el despojo y su desnaturalizaci贸n. El Estado homog茅neo, como lo llama Villoro, se impuso en forma autoritaria a la sociedad, asentado en la dominaci贸n corporativa y la ausencia de procesos democr谩ticos efectivos. Hay que precisar que los titulares de la riqueza material y los capitales fueron favorecidos a pesar de tambi茅n haber sido encuadrados en corporaciones que, empero, no perdieron su autonom铆a y vivieron un tiempo bajo la sombra de Estado y siempre bajo su protecci贸n.

Pero las propias transformaciones materiales y sociales a que dio lugar el desarrollo del propio Estado-naci贸n aunados a los grandes cambios acarreados por la mundializaci贸n del capital, tambi茅n desgastaron y luego lanzaron a la crisis al Estado-naci贸n mexicano, la cual se anuncia en forma reveladora durante el movimiento estudiantil-popular de 1968, cuando la sociedad irrumpe en el 谩mbito resguardado de la pol铆tica. Hoy parece obvio que la Rep煤blica ilusoria y la Federaci贸n ficticia que los liberales mexicanos imaginaron y que disimulaban la dictadura encubierta y la estatizaci贸n de la sociedad que denunci贸 Jos茅 Revueltas, no han logrado encontrar una soluci贸n de continuidad a la crisis estatal interminable que nos aqueja.

Luis Villoro encuentra una posibilidad en el reconocimiento de una realidad en extremo compleja, caracterizada por la multiplicidad de culturas diversas que no han dejado de resistir a los intentos de aplastamiento y uniformizaci贸n e incluso no dejan de renovarse, enriquecerse y fraguar incluso su autonom铆a. 鈥淔rente al Estado-naci贸n homog茅neo, explica, se abre ahora la posibilidad de un Estado plural que se adecue a la realidad social, constituida por una multiplicidad de etnias, culturas, comunidades鈥 (p. 47). La reforma del Estado-naci贸n permitir铆a superar a trav茅s de una suerte de s铆ntesis las dos ideas de naci贸n que chocaron en M茅xico desde la Independencia. 鈥淭enemos que dise帽ar un nuevo tipo de Estado, escribe, que respete nuestra realidad y termine con el intento alocado de imponerle por la violencia un esquema pretendidamente racional. Tendr铆a que ser un Estado respetuoso de todas las diferencias. Ser铆a un Estado en que ning煤n pueblo, ni siquiera el mayoritario, impondr铆a a otros su idea de naci贸n. El Estado plural no renunciar谩 a la modernizaci贸n de pa铆s, si por ella se entiende progreso hacia una sociedad m谩s pr贸spera y m谩s democr谩tica. Pero la modernidad deseada no consistir铆a en la destrucci贸n de las estructuras locales y su supeditaci贸n a las fuerza ciegas de un mercado mundial, sino en la participaci贸n activa de todas las identidades sociales en un proyecto com煤n de cambio. El Estado se reducir铆a a coordinar, en este proceso, los proyectos diferentes de las comunidades reales y a proponerles una orientaci贸n com煤n. La sede del poder real se acercar铆a cada vez m谩s a las comunidades aut贸nomas que constituyen la sociedad real. El adelanto hacia un Estado plural es, as铆, una v铆a hacia una democracia radical鈥 (pp. 47-48).

4. Aunque lo ve como un proceso que tendr铆a que irse desplegando y dibujando con el tiempo, Luis Villoro propone varias ideas articuladoras: una soberan铆a parcialmente compartida, la integraci贸n de un Estado m煤ltiple, la democracia participativa y el Estado equitativo.

Una soberan铆a que no excluya ni a铆sle, que sea compatible con la interdependencia pero que igualmente posibilite la defensa frente las grandes empresas mundiales y los Estados hegem贸nicos en el planeta. Volver a controlar la pol铆tica econ贸mica y los recursos internos y relanzar la regulaciones necesarias en defensa del aparato productivo y la desigual competencia de capitales. Tambi茅n implicar铆a la posibilidad de avanzar en regulaciones y acuerdos de integraci贸n con otros Estados-naci贸n, sin perder la autodeterminaci贸n. Incluso Villoro plantea la urgencia de 鈥渦n poder pol铆tico mundial con facultades coercitivas, restringidas a asuntos espec铆ficos de inter茅s general y encargado de tomar decisiones y emprender acciones en esos asuntos que afectan la vida de todos鈥 (Los retos de la sociedad por venir, FCE, M茅xico, 2007, pp. 178-179).

El Estado tendr铆a que partir de la diversidad real del pa铆s, de la existencia de numerosas etnias, culturas, regiones distintas -y yo a帽adir铆a clases- que tendr铆an que encontrar v铆nculos, una forma de asociaci贸n plural. De esta forma, las comunidades reales participar铆an en el poder a la vez que reafirmar铆an su autonom铆a espec铆fica. La autodeterminaci贸n de los pueblos se combinar铆a con la adhesi贸n libre al Estado nacional. 鈥淔ormar la patria, escribe nuestro autor, no ser铆a tratar de uniformar a todos los componentes del pa铆s en un solo molde, sino desarrollar en un acuerdo superior la riqueza de una multiplicidad de expresiones y de formas de vida鈥 (铆dem, p.180).

La democracia participativa (que en otros textos denomina radical) parte, seg煤n Villoro, de la lucha por la autonom铆a, la cual se puede realizar en todos los 谩mbitos y por todos los n煤cleos sociales (lo mismo en comunidades y pueblos que en sindicatos, centros de trabajo, escuelas, colectivos de todo tipo), cada uno seg煤n su modo, sus pr谩cticas sociales y sus tradiciones dentro de sus circunstancias sin duda singulares. Este es un 鈥渕ovimiento de difusi贸n del poder hacia la base de la sociedad [que] puede aprovechar las estructuras de las instituciones democr谩ticas de los Estados ya existentes鈥 (铆dem, p.180). El municipio podr铆a desempe帽ar un papel fundamental como correa de transmisi贸n del Estado pero igualmente en tanto 鈥漧a estructura pol铆tica del Estado para la transferencia del poder a las comunidades locales鈥. Es la instancia territorial donde la gente vive su vida en com煤n, aunque la herencia espa帽ola no es muy buena, incluso ahora no contamos siquiera con tres mil municipios, mientras en Francia, por ejemplo, se organizan alrededor de 35 mil comunas. Habr铆a que recuperar la experiencia de pueblos y comunidades que han sobrevivido a pesar de despojos, acosos y cercos m煤ltiples que el Estado les ha impuesto a lo largo de la historia. Por lo dem谩s, los municipios formales se organizan arbitrariamente, sin criterios claros y cambiantes, sin respetar a los pueblos y comunidades, las demarcaciones verdaderas. Por algo los zapatistas del EZLN plantearon desde el inicio de su rebeli贸n la necesidad de una reorganizaci贸n de los municipios en Chiapas y al final lo hicieron a su modo en su zona de influencia. Lo mismo la federaci贸n que tambi茅n naci贸 artificialmente y no corresponde a las comunidades reales, seg煤n apunta Villoro. Tendr铆a que organizarse un federalismo radical que 鈥渃orrigiera las divisiones geopol铆ticas鈥 existentes, situ谩ndose bajo el signo de la descentralizaci贸n de recursos y poderes, para 鈥渁cercar las decisiones colectivas a los lugares en que pueda ejercerse una participaci贸n real del pueblo鈥.

Luis Villoro teoriza ampliamente sobre las distintas figuras de la democracia en varios de sus textos, en los que regresa a la democracia participativa una y otra vez, a la que entiende como 鈥渆l tr谩nsito del Estado homog茅neo a una nueva forma de Estado m煤ltiple, respetuoso de la diversidad interna鈥. En especial vuelve de tiempo en tiempo a la experiencia que realizan en la actualidad las comunidades ind铆genas rebeldes de Chiapas, que recuperan las tradiciones ancestrales de organizaci贸n, autogobierno y autogesti贸n pero renov谩ndolas imaginativamente, y donde se ensaya una democracia directa y se atisba el germen de una sociedad futura. Por lo dem谩s, nos dice: 鈥淓l Estado plural no nacer铆a de una repentina destrucci贸n del Estado actual, sino de un lento proceso de reforma de las instituciones existentes鈥 ( Los retos鈥, cit.,p. 183)

En fin, el Estado plural, m煤ltiple, lo concibe Villoro asentado no solo en la tolerancia, sino sobre todo en la cooperaci贸n. No se trata de tolerar al otro, sino de compartir con 茅l, con todas, con todos los diferentes, colaborar activamente en un prop贸sito com煤n. 鈥淓l Estado tendr铆a que disminuir y eliminar la marginaci贸n o discriminaci贸n que impida alcanzar la igualdad de oportunidades y consenso entre todas las comunidades e individuos que componen la naci贸n. 脡sa es la equidad, otro nombre de la justicia鈥 (p. 184).

5. Todav铆a en su libro p贸stumo, La alternativa. Perspectivas y posibilidades de cambio (FCE, M茅xico, 2025), Luis Villoro ataca duramente al Estado-naci贸n homog茅neo, lo considera un artificio que se rige por la simulaci贸n de una voluntad del pueblo que decide el sector hegem贸nico de la sociedad y lo confronta con el Estado plural multicultural. En cambio, considera que el Estado plural 鈥渄ar铆a lugar a una nueva forma de comunidad鈥; esa ser铆a la alternativa frente a la sociedad excluyente que genera el Estado homog茅neo.

Cuando trata de definir un nuevo proyecto, esto es, de buscar una alternativa, rechaza toda dominaci贸n y plantea 鈥渓a resistencia que podr铆a llegar hasta la eventual reconciliaci贸n con el dominador鈥. Repasa y recapitula la historia de M茅xico a trav茅s de varios conceptos fundamentales como revoluci贸n, democracia y pluralidad, polemizando con el liberalismo realmente existente que nos toc贸, sus contradicciones y la alternativa de la democracia que ahora desemboca en la democracia comunitaria.

Sin duda, Luis Villoro ve la urgencia de 鈥渢ransitar hacia otro tipo de Estado, un Estado que reconociera un pluralismo jur铆dico y social, con la existencia de derechos, no s贸lo individuales sino tambi茅n colectivos, los que podr铆an ejercer los pueblos ind铆genas del pa铆s. Este ser铆a el paso de la actual 鈥榩artidocracia鈥 a una democracia aut茅ntica. Solo 茅sta podr铆a resolver la llamada 鈥榗uesti贸n ind铆gena鈥. En la Constituci贸n tendr铆a que haber expl铆citamente el reconocimiento de los derechos de las culturas ind铆genas. Esto fue, en gran medida, el resultado del alzamiento zapatista, en el estado de Chiapas. Una de sus acciones fue establecer las Juntas de Buen Gobierno en las comunidades chiapanecas. 驴No fue 茅sta la mejor respuesta al capitalismo?鈥, se pregunta y concluye Luis Villoro. (La alternativa鈥, cit., p. 58).

Hay mucho que reflexionar sobre cuestiones claves que aborda Luis Villoro, como el Estado, el poder, la dominaci贸n, la igualdad y la emancipaci贸n. En realidad, percibo en muchas de sus consideraciones una vena ut贸pica, pues concibe un Estado que pueda coordinar sin dominar, un poder que no oprima, un cambio sin ruptura, una igualdad que puede resultar del establecimiento formal de la igualdad de oportunidades. En fin, un pensamiento muy rico, abierto, inacabado e inagotable. Luis Villoro, cien a帽os. Irreductible, disruptivo. Seguiremos compartiendo mucho con 茅l.

Tlalpan, Ciudad de M茅xico, 6 de noviembre 2022




Fuente: Radiozapatista.org
Comentar En El Foro


S铆GUENOS
EN TWITTER
S铆GUENOS
EN MASTODON
S铆GUENOS
EN TUMBLR


Activist T-shirts Coop ★ Free Worldwide Shipping


Atheism: a non-prophet organisation
Sometimes antisocial always antifascist
All Cops Are Bastards
Who's watching the watchers? Join the resistance
No gods no masters
No gods no masters
A.R.A.B. All Racists Are Bastards
No gods no masters
Acab




Anarchist news | Noticias anarquistas | Actualit茅 anarchiste | Anarchistische Nachrichten | Not铆cias Anarquistas | Notizie anarchiche | Not铆cies anarquistes | 螒谓伪蟻蠂喂魏萎 螣渭慰蟽蟺慰谓未委伪 | Anar艧ist Haberler

Las opiniones son las de los colaboradores y no necesariamente est谩n respaldadas por Federacionanarquista.net [Descargo de responsabilidad]