September 12, 2021
De parte de Attaque
179 puntos de vista


Los tritones con la cresta incendian la escuela de los tritones

Porque hemos atacado la Zad

芦Simplemente, no hab铆a visto de d贸nde hab铆a pasado esta vez el inevitable reformismo, de forma discreta pero seguro: de all铆 donde se habla de insurrecci贸n y de autonom铆a a miles de parejas禄.
Cita del op煤sculo Le mouvement est mort鈥 Vive la r茅forme. 2017 [I]

La Zad era nuestro barco pirata, la madre de todas las Zad. Emergi贸 en una 茅poca sin salidas y ha sido como si el mundo se volviera un poco m谩s soportable. Como un breve vistazo, una posibilidad que hacia irrupci贸n en la espesa niebla y pegajosa de nuestro futuro. Para nosotros, que llevamos vidas movimentadas y fuera de las normas, era la conciencia de que siempre habr铆a habido un lugar para acogernos, en caso de escapar. Un lugar donde el Estado nunca habr铆a venido a buscarnos. Un lugar donde siempre habr铆amos encontrado aliadxs para alimentarnos, vestirnos, disimularnos en los pliegues de su bocage.

Y es precisamente a este Estado que nos aplasta, nos mata, nos da la caza, que hace tres a帽os la Zad ha sido ofrecida por un pu帽ado de oportunistas. Aquellos y aquellas que, incluso ayer, sosten铆an que este territorio estaba 芦en secesi贸n禄.

Esta odiosa traici贸n, llevada a cabo a espaldas por aquellxs que combat铆an a los gendarmes en las barricadas, no se puede olvidar. Mucho menos cuando el komintern local nos saca fuera un proyecto de Escuela de Tritones, para celebrar los tres a帽os de aquella que ellos consideran una victoria.

驴Reconstruir all铆 donde estaba el squat de las Planchettes, entonces? 驴C贸mo no exultar de rabia ante esta en茅sima provocaci贸n? 驴C贸mo no gritar a la venganza por la parte este de la Zad, devastada?

驴Y este lento deslizamiento que ha tenido lugar sobre la zona, hasta aterrizar en los brazos del enemigo? Una vez m谩s, tenemos que desenrollar el hilo de esta horrible historia, debemos preguntarnos, una y otra vez, qu茅 se podr铆a haber hecho para evitar este fiasco. Desde entonces, ya no encontramos un gran que en las luchas que encontramos, como si, despu茅s de aquello que ha sucedido, nos hubi茅ramos quedado ciegxs.

Aqu铆 est谩 la historia, tal como nosotrxs la hemos vivido.

Durante mucho tiempo, hemos cre铆do a la historia de la unidad y de la diversidad de las t谩cticas, aquella que se puede encontrar en los op煤sculos sin alma del colectivo Mauvaise Troupe. Los a帽os pasan, la vida en la Zad est谩 marcada por las ri帽as, que nos cansan, y por las voces que hablan de expulsi贸n, que nos preocupan. Por ella, partimos a pa铆ses del sur de Europa, para hacer practica, probamos recetas de c贸cteles Molotov, enterramos cajas llenas de material en el bosque de Rohanne.

S铆, han pasado a帽os desde la operaci贸n C茅sar [octubre-noviembre de 2012; NdT], las historias de disputas con la granja de Saint-Jean-Du-Tertre son cada vez m谩s numerosas. Poco a poco, el sobrenombre visionario que se le hab铆a atribuido pasa al lenguaje com煤n y cierra los discursos rabiosos. Los conflictos, que comenzaron a partir de divisi贸n de clase (1), se confirman. En v铆speras de las expulsiones, toda una franja de ocupantes, lxs m谩s privilegiadxs, se aleja del 芦zadismo禄 (2), abandonando la asamblea general (AG) de lxs habitantes, para crear la AG de los usos: esta nueva instancia de decisi贸n se arroga el derecho de determinar el futuro de las tierras y integra a este proceso a organizaciones ciudadanistas y asociaciones que nada tienen que ver con la ocupaci贸n.

A principios de 2018, el poder anuncia el abandono del proyecto del aeropuerto. En la televisi贸n, se ven los rostros de ocupantxs conocidxs, que hacen fiesta en la Vacherie y posan frente a las c谩maras. Esos mismos rostros que hab铆amos visto en alg煤n peri贸dico con gorra CGT o en k-way negro durante algunos enfrentamientos. Esos mismos rostros que se empe帽aran de forma, arbitraria y en nombre de todo el movimiento, a reabrir la carretera D291 (3), nervio de la guerra de usura que ha llevado a la victoria contra la operaci贸n C茅sar.

Tras el anuncio del gobierno, asistimos a un simulacro de asamblea general, en la que se juega el destino de la 芦carretera de las chicanes禄 [la carretera provincial D291, as铆 llamada a causa de las numerosas barricadas a sus lados, lista para bloquearla completamente en caso de un ataque policial a la Zad; los veh铆culos eran obligados a girar en torno a las barricadas ; NdT]. Uno de los principales bur贸cratas, recientemente instalado en la ZAD, pone el list贸n para el debate: las personas que no viven en la zona no tiene voz en capitulo. Aqu铆 esta que todxs aquellxs que, durante diez a帽os, acud铆an a este territorio cuando se necesitaba, a la menor efervescencia, se ven inmediatamente negado el derecho de influir sobre el destino y sobre la salvaguardia del buque madre.

La asamblea no llega a un consenso por cuanto reguarda la carretera de las chicanes y el odioso Julien Durand, con el apoyo del CMDO (4) y de toda la franja m谩s privilegiada del movimiento, decidir谩 por el desmantelamiento forzoso. En este desolador video (6), filmado por el grupo G.R.O.I.X., se puede ver (en el minuto 5.29) el CMDO expulsar una choza, en lugar de la polic铆a. En los segundos anteriores, el innoble Julien Durand nos explica la estrategia en curso.

El 26 de enero, la simp谩tica Camille dice a las c谩maras que aquella de desmantelar la D281 es una decisi贸n que ha sido tomada colectivamente por el conjunto del movimiento (7). Unos meses despu茅s, la veremos brindar con la prefecta Nicole Klein, en visita de reconquista (8), en compa帽铆a de sus amigos de Rioti猫re y de Saint-Jean-Du-Traitre [el sobrenombre dado a la granja de Saint -Jean-du-Tertre por quien se opon铆a a la toma de control reformista sobre la Zad 鈥 literalmente 芦Saint-Jean del traidor禄; NdT].

Se trata de todo un dispositivo de coerci贸n y de normalizaci贸n que el Estado revela a los ojos de todxs, sin haber movido ni un solo pe贸n por la zona.

Esta progresiva toma de poder que se ha implementado en la Zad nos deja un sentimiento de d茅j脿-vu: la construcci贸n de una mitolog铆a fundacional se remonta a victorias del pasado (Plogoff, el Larzac), la encarnaci贸n de un movimiento a trav茅s de un 芦Nosotros禄 que orienta a priori la narraci贸n, ya que eso compromete solamente las franjas m谩s reformistas y frecuentables del movimiento, el uso de un doble pensamiento que se apropia de todo aquello que puede: las okupas se han convertido en 芦lugares comunes禄 el glacial 禄 camarade 禄 a sustituido los 芦copaines禄. Se despliega toda una literatura en la cual se habla de uso m谩s que de propiedad, de liberaci贸n de las tierras m谩s que de propiedad fundar铆a.

Posteriormente, este rostro fr铆o y autoritario, que nos es de repente familiar, se autoriza alg煤n gesto crudo, quiz谩s para dejar claro que la coacci贸n no solo tomar谩 las v铆as traversas de la pol铆tica, sino que esta tambi茅n se puede mostrar m谩s amenazadora: en octubre, un ocupante que se hab铆a opuesto al desmantelamiento de la D281 y hab铆a da帽ado un tramo de la carretera es golpeado, metido en el maletero de un autom贸vil y abandonado, atado, frente a un hospital psiqui谩trico (9). A principios de noviembre, el CMDO censura un texto que explica los motivos de la salida de Radio Klaxon (10) de la Zad.

Pero todxs aquellxs que estaban lejos de estas intrigas de todas formas vinieron al primer ruido de anfibios de la polic铆a en la zona. Qu茅 sensaci贸n tan extra帽a, volver a luchar po la Zad, seis a帽os despu茅s de la operaci贸n C茅sar, y no encontrar nada m谩s que una masa uniforme y guerrera que se asemeja a la cabeza de una manifestaci贸n y que esta帽a impotente frente a las barricadas. 驴D贸nde han terminado lxs payasxs? 驴D贸nde han terminado lxs pacifistas? 驴Y la vieja se帽ora que arrojaba nabos a las excavadoras? Desde un punto de vista est茅tico, algo se hab铆a empobreci贸.

Pero eso no es todo; lxs 芦partidarixs禄 son relegadxs a ciertos sectores y tenidxs en la m谩s completa ignorancia de las negociaciones en curso. Ning煤n rastro del CMDO sobre las barricadas y la Mauvaise Troupe parece tan preocupada de la idea de 芦defender la Zad禄 que se encuentra de viaje tur铆stico en el Pa铆s Vasco (11). Desde el sector oeste nos llega la noticia de un grupo muy importante de amigxs, venidxs para combatir, que han sido echados fuera por los habitantes.

No hace falta ser un bur贸crata salido de la facultad de Ciencias Pol铆ticas, para entender que hay algo debajo. El 20 de abril de 2018, mientras centenares de personas llegan de toda Europa para defender la Zad, que desde dos semanas la polic铆a llena de gas y de granadas explosivas, el CMDO traiciona la lucha y cede a la prefectura los expedientes de normalizaci贸n solicitados por el Estado, que incluyen solo los edificios de cemento (12).

Lxs integrantes del CMDO explican entonces a los medios de comunicaci贸n que han dado un paso en direcci贸n del Estado y que esperan un paso por parte de este 煤ltimo. Ante todo esto, esto es lo que dice la prefecta Nicole Klein: 芦Sabeis, me he dicho que podr铆an haberlo hecho mucho antes. Han hecho un trabajo extraordinario, nos han presentado tablas, nombres, proyectos, han hecho lo necesario. Esto significa que al menos estaban casi listos禄. 驴De esto a imaginar que ciertos espacios habr铆an negociado su propia salvaci贸n antes de las expulsiones, ser铆a una idea de conspiraci贸n, 驴verdad?

En este clima envenenado, donde las m谩scaras se quitan poco a poco, el premio por el cambio de bandera es para el escritor Alessi Dell鈥橴mbria, que, en el medio Lundi Matin del 19 de abril, nos explica 芦el esc谩ndalo que ser铆a de lxs zadistas que se inclinan, atados de pies y manos, precisamente a aquellos servicios administrativos que se encargan de pilotar la liquidaci贸n del mundo campesino. Someterse a sus normas ya sus absurdos procedimientos, hechos para dejar en vida s贸lo la agroindustria禄(13). Despu茅s, el 1 de mayo, cita sin sonrojar a un campesino, participante hist贸rico de esta lucha: 芦en toda guerra, los enemigos proceden a negociados鈥 Es evidente禄 (14). 隆Evidente! Tenemos aqu铆 la ilustraci贸n perfecta de la reversibilidad de la autonom铆a francesa.

El 14 de mayo, el gobierno anuncia que, de los 40 expedientes depositados en la prefectura, 15 son elegibles para la firma de un contrato de arrendamiento de manera excepcional. El 14 de septiembre, el Estado Franc茅s sanciona oficialmente su reconquista de este territorio, precedentemente perdido (8).

De seguido, CMDO y compa帽铆a bella abandonar谩n completamente la tradici贸n insurreccional de la cual se hab铆an largamente beneficiado. La Mauvaise Troupe desplegar谩 una narraci贸n vulgar a prop贸sito de la victoria en Notre-Dame-des-Landes, dirigida a una audiencia de ecologistas de 煤ltima hora, de clases m谩s pudientes. Un p煤blico en grado de dar una contribuci贸n econ贸mica a la 芦liberaci贸n de la tierra禄, mediante la compra de una tierra (15). Se descubrir谩 por casualidad, en una revista ecologista-ciudadanista, un reportaje fotogr谩fico en el cual algunxs ocupantes posan, sin verg眉enza, con pasamonta帽as, tocando un viol铆n frente a una barricada (16). Unas semanas despu茅s de las expulsiones, la 禄 Maison de la Gr猫ve 禄 [禄 Casa de la huelga禄, ocupaci贸n 芦appelista禄 en Rennes; NdT], Ahora ya enferma incurable de vejez, incluso tendr谩 la osad铆a de definir la zona como una 芦m谩quina de guerra comunista禄 (17).

Sabemos que, desde un punto de vista hist贸rico, el modelo organizativo y el pensamiento que est谩 en el origen del compromiso con el Estado y la econom铆a tiene sus ra铆ces en el giro 芦apellista禄. Sin embargo, pensamos que sea absurdo hoy en d铆a, circunscribir tales pr谩cticas a aquel network hist贸rico. Si el pensamiento dominante, en el 谩mbito de la autonom铆a, est谩 de alguna manera profundamente influido por el imaginario del Comit茅 Invisible, lo hemos visto en los 煤ltimos a帽os te帽irse de un barniz feminista y ecologista, de forma de asegurar sus l贸gicas de reclutamiento.

Pieza fuerte de aquel aut茅ntico fiasco que ha sido la defensa de la Zad, el CMDO anuncia, para los tres a帽os de su victoria, la construcci贸n de una 芦Escuela de los Tritones禄, en lugar de uno de los lugares hist贸ricos destruidos durante la expulsi贸n: las Planchettes.

En la batalla que se ha desarrollado all铆 y que se juega en cada momento de nuestras vidas, nosotros tratamos de tejer una realidad para poder vivir.

Mientras el capitalismo y el conjunto de los sistemas de dominaci贸n construyen e imponen, en cuanto a ellos, una trama com煤n a partir de la cual estamos obligadxs a actuar, la Zad parec铆a una isla acogedora.

Es cierto, para librarnos de la tiran铆a de este monstruo que devora las otras realidades, se necesita sin duda dar forma a un universo nuestro, que, gracias a nuestra astucia y a nuestra determinaci贸n, no venga devorado.

Aquello que hemos redescubierto sobre la Zad, sobre las Zad, es sobre todo el bosque. All铆 donde algunas personas ven nada m谩s que posibles usos y de las cantidades calculables de recursos para construir la autonom铆a, por parte nuestra hemos redescubierto la posibilidad de una vida radicalmente diferente. Esta vida ha sido, para nosotros, un aprendizaje para la libertad. Para nosotros, la Zad es ante todo la historia de una parte del mundo occidental que redescubre la posibilidad de una vida fuera del principio de la civilizaci贸n. Un poco m谩s lejos de la ciudad, desprendidxs de los mandamientos familiares, de las obligaciones militantes, de las l贸gicas productivistas que encontramos tambi茅n en nuestros as铆 llamados espacios liberados, con su secuela de fantasmas y sus figuras mesi谩nicas, nosotros hemos recomenzado a vivir un vida m谩s llena y m谩s compleja.

En aquel lugar hemos vislumbrado posibilidades para refugiarnos y reaprender, inventar de nuevo, humildemente, nuestros peque帽os mundos hechos de chozas, modelando los inicios de una nueva magia, ocult谩ndonos a los ojos de aquellxs que imponen sus leyes, en modo de re emerger despu茅s y mejor atacarlos.

Otrxs, al contrario, han vislumbrado primero la posibilidad de nuevos espacios de adecuar, de las calor铆as que se pueden extraen del suelo. La lucha ha sido pronto traducida en una l贸gica de c谩lculo, en lugares para salvar y en tierras para cultivar. Una vez m谩s, la planificaci贸n militante y materialista ha tenido raz贸n de la dimensi贸n po茅tica y sensible que hace que una revuelta no s贸lo sea un c煤mulo de t茅cnicas de oponer al mundo, sino, efectivamente, un modo de vivir.

Aquellxs que elaboran estrategias y planifican fr铆amente las luchas en nuestro lugar siempre podr谩n hablarnos de sensibilidad, de recomposici贸n de los mundos o de alianzas. La mirada que adoptan sobre la naturaleza no es m谩s que aquello que se hace mejor en t茅rminos de ecolog铆a dominante: una versi贸n de la opini贸n reformista que est谩 bastante en sinton铆a con el esp铆ritu de la 茅poca para ocupar asientos e imponerse como un nuevo sistema de gobernanza.

Es cierto que, desde los tiempos del movimiento antiglobalizaci贸n, la dominaci贸n no ha dejado de progresar, recomponi茅ndose. Esta peque帽a lucha tranquila, con el pretexto de la inclusividad, del reconocimiento mutuo, de la mediaci贸n, del di谩logo, parece ser la estrategia contempor谩nea para acercarse a aquello que era, hasta ahora, completamente diferente, con el objetivo de mejor alcanzarlo y mejor asimilarlo. La alianza beneficia a todxs y la recomposici贸n absorbe y erosiona a quien es m谩s fr谩gil.

R谩pidamente, la franja dominante de la Zad, encarnada por la pol铆tica del CMDO, fiel a la l贸gica partidaria de sus miembros m谩s eminentes, se ha erigido como una aplanadora pol铆tica. Tal realidad, exactamente como los diferentes sistemas de dominaci贸n, nunca ha dejado de querer absorber, devorar, digerir y disolver todo aquello que no era similar a ella.

Cuando un mundo concibe la estrategia de su expansi贸n a cualquier costo, optimiza y dirige el propio crecimiento sin tener en cuenta la 茅tica, que sin embargo era el fermento de su revuelta, llega al conjunto de los mundos de muerte y de aniquilaci贸n que debemos combatir.

Podreis hablarnos todav铆a sobre pajaros y de falop铆a japonesa. Vosotros quer茅is que las plantas y los p谩jaros sirvan para llevar a cabo vuestros planes, persuadidxs de la legitimidad de aquello que hac茅is. De esta manera, perpetu谩is la alienaci贸n materialista de las luchas sociales y obreras hasta en los territorios salvajes, asignando vuestras intenciones a algo que diferente de vosotros, de forma de asimilarlo mejor. Pero hay cosas que ni vosotros, ni las personas hambrientas de control que est谩n en el gobierno nunca controlar谩n. Tanto mejor.

Se ha hecho todo lo posible para que, de la incre铆ble diversidad de relaciones con el mundo que estaban presentes en la Zad, no quede nada m谩s que el escaparate triunfal de los vencedores

Aquellxs que han organizado el monopolio de su presencia, negociando con el Estado, aquellxs que miraban desde lejos mientras los gendarmes arrasaban y tiraban al suelo las tiendas han hecho emerger, en su megaloman铆a, un conjunto de signos, de pr谩cticas y de creencias, para continuar el trabajo de colonizaci贸n de nuestro imaginario.

Pronto, a nuestros campamentos en la foresta ha sido sustituida la gesti贸n forestal.

Mientras nosotros intent谩bamos reaprender de nuevo a relacionarnos directamente con los conflictos interindividuales y colectivos, ellos hablaban de mediaci贸n comunitaria.

En sus bocas, la compra de tierras se ha convertido en una apropiaci贸n de tierras.

El no utilitarismo del viviente ha sido reemplazado por el hecho de elegir en la asamblea qu茅 谩rboles habr铆an cortado.

Las tribus de los que no pose铆an tierras, de quien no ten铆a derechos de propiedad, han sido derrotadas por los colectivos de campesinos.

La as铆 llamada horizontalidad de la comunidad ha destrozado la libre asociaci贸n individual.

En cualquier caso, para nosotros el fuego es mejor que su falsa paz.

Su ecolog铆a de museo es una mentira. Algunas de las vidas liberadas han aprendido m谩s en los setos y matorrales de la zona de todo aquello que ser谩 nunca ense帽ado sobre los asientos auto-construidos de su escuela. Los verdaderos espacios de aprendizaje, ellos los han condenado. Vuestra escuela, como todo lo dem谩s, no es nada m谩s que un mecanismo m谩s para fabricar un mundo a vuestra imagen.

Por nuestra parte, hemos aprendido que sobre los caminos de la emancipaci贸n pueden esconderse muchos tropiezos y muchas dificultades, que nuestro adversario puede tomar muchas formas diferentes y que nunca es demasiado tarde para contraatacar. Las runas de protecci贸n que han incidido sobre la estructura de madera no funcionan.

Compas zapatistas, escuchar y mirar a aquellos que os acogen [probablemente referimiento al grupo de zapatistas que est谩 viajando por Europa, en este verano 2021, para conocer diferentes situaciones de lucha, y que ha pasado tambi茅n por NDdL, a finales de julio; NdT]. Sabr茅is sin duda leer, m谩s all谩 de las m谩scaras hip贸critas, la frialdad y la actitud calculadora de aquellos que dicen haberse extra铆do del terror arbitrario de la dominaci贸n, para reproducirlo mejor seg煤n sus propios t茅rminos.

Como durante las guerras indias, algunas tribus se aliaron con el invasor. Aunque si la supervivencia de un pueblo dicta, en algunas circunstancias, una tal elecci贸n y es dif铆cil discutirlo aqu铆, sobre la zona en cuesti贸n no reguardaba otra cosa que un poco de tierra.

Ning煤n recorrido es perfecto. Algunas personas tienen un coraz贸n. Otras no tienen que un soplo de arrogancia y de c谩lculo.

Por todos estos motivos, hemos decidido golpear en el coraz贸n de esta l贸gica de expansi贸n que domina, ya, la Zad y aquellxs que se asocian a ellxs. La construcci贸n de una escuela en el bel medio de la parte este de la zona, devastada por el abandono de la lucha, merec铆a una respuesta clara.

En la noche entre el 5 y el 6 de julio, al anochecer, nos hemos colado en las Planchettes, donde se ubica la obra de futuro edificio. Nos esper谩bamos encontrar una obra casi terminada, en lugar de eso, hemos ca铆mos sobre una estructura de madera completamente desnuda, amurallada en una losa de cemento. No pudiendo quemar integralmente la estructura, hemos apuntado a las vigas principales, aserr谩ndolas, antes de apilar madera de construcci贸n a sus pies para prenderles fuego. Tambi茅n hemos tenido atenci贸n de romper todas las carpas y las estructuras de la obra presentes sobre el lugar.

Durante nuestra operaci贸n, una persona se encontraba en una habitaci贸n a unos metros de distancia. Esto no nos ha impedido ni de cagar en sus ba帽os secos, ni de llevar a cabo nuestra venganza. Hemos esperado pacientemente a que se apagara su l谩mpara frontal y hemos encendido varios incendios antes de desaparecer en la noche.

Dedicamos esta acci贸n a todas las personas que han sufrido la l贸gica delet茅rea y represiva impuesta por el CMDO y por su mundo.

Lxs Esp铆ritus

Notas:

(1) 禄 A propos de m茅pris de classe 禄 [ A prop贸sito de desprecio de clase]
(2) 禄 Le mouvement est mort 鈥 Vive la r茅forme 禄 [El movimiento ha muerto鈥 Viva la reforma]
(3) Conf茅rence de Presse sur la ZAD [Conferencia de prensa sobre la ZAD] 鈥 17 de enero de 2018
(4) Definici贸n extra铆da de Zadissidences 2 : 禄 Comit茅 pour le Maintien De l鈥橭ccupation 禄 [Comit茅 para el mantenimiento de la ocupaci贸n 鈥 el nombre se hace eco de aquello del Conseil pour le maintien des ocupaciones, grupo de inspiraci贸n situacionista, nacido tras la ocupaci贸n de la Sorbona, en mayo del 鈥68; NdT] es un grupo de personas de diferentes lugares ocupados de la Zad, cuyas iniciativas est谩n principalmente orientadas a organizarse con otros 芦componentes del movimiento禄, en vista de eventos espectaculares contra el aeropuerto y para imaginar un 芦futuro sin aeropuerto禄. Tal grupo, inicialmente secreto, poco a poco se ha 芦hecho aut贸nomo禄 del resto de la ocupaci贸n y no acepta las cr铆ticas que, cuando se ha conocido su existencia, se han hecho a sus m茅todos, que consist铆an en privatizar, junto a otros 芦componentes禄, las decisiones del movimiento.
(5) Zadissidences 1, cfr. el art铆culo 芦Contre l鈥檃茅roport 鈥 et pour son monde, ou quoi? 禄[禄 驴Contra el aeropuerto 鈥 y su mundo, o no? 芦]
(6) //www.youtube.com/watch?v=TMw1dpEeSEE
(7) NDDL: l鈥檈x-芦 route des chicanes 禄d茅gag茅e [ NDDL: la ex 芦calle de las chicanes禄 desalojada]
(8) France 3 TV, 禄 Notre Dame des Landes: La reconqu锚te 禄 [Notre Dame des Landes: La reconquista]
(9) ZAD de Notre-Dame-des- Landes: Adquisiciones en curso (MAJ du 25/01) [Notre Dame des Landes: Registros en curso]
(10) Notre-Dame-des-Landes: Silence Radio. Radio Klaxon es la muerte 鈥 隆vivent les radios pirates ! [Notre Dame Des Landes: Silencio radio. Radio Klaxon ha muerto 鈥 隆viva las radios piratas!]
(11) 15 de mayo de 2018 禄 D茅couvrir Errekaleor, Un quartier int茅gralement squatt茅 au Pays basque nouvelle folleto de la Mauvaise troupe 禄 [Al descubriendo de Errekaleor, un barrio completamente ocupado en el Pa铆s Vasco 鈥 un nuevo opusculo de la Mauvaise troupe]
(12) Notre 鈥 Dame-Des-landes: 40 proyectos nominativos ont 茅t茅 d茅pos茅s [Notre Dame Des Landes: 40 proyectos nominativos depositados]
(13) //lundi.am/ZAD-pour-l-autodefense-et-la-communalite-par 鈥 Alessi-Dell-Umbria
(14) //lundi.am/ETRE-SUR-ZONE-Par-Alessi-Dell-Umbria
(15) //encommun.eco/
(16) Revista Kaizen n 掳 52
( 17) Lundi Matin, La Zad est morte, La Zad vive. [La Zad ha muerto, viva la Zad]

Notas del traductor al Italiano:

I. El 芦movimiento禄 est谩 muerto, Viva鈥 la reforma en italiano aqu铆: //roundrobin.info/2018/06/zad-il-movimento-e-morto-viva-la-riforma/ (la traducci贸n al italiano del op煤sculo deja algo que desear)

[Traducci贸n (desde el italiano): Contra Info]

[en fran莽ais][in italiano][in English]




Fuente: Attaque.noblogs.org