December 1, 2022
De parte de Nodo50
180 puntos de vista

Por Gerardo Tec茅

El concepto 鈥渃ultura de la violaci贸n鈥 ha entrado hoy al Congreso de los diputados de la mano de la ministra de Igualdad y lo ha hecho, como no pod铆a ser de otro modo, provocando un tremendo esc谩ndalo. No es un concepto nuevo ni lo ha inventado esta ma帽ana Irene Montero. Las estudiosas del feminismo lo usan desde hace d茅cadas para definir a esas sociedades 鈥搎ue son casi todas鈥 en las cuales la violaci贸n de mujeres est谩 interiorizada como un hecho ambiental. Algo que simplemente sucede igual que sucede la lluvia o el fr铆o. Si cuando llueve uno debe usar un paraguas, cuando las violaciones ocurren las mujeres deben hacer determinadas cosas para no ser v铆ctimas de ese fen贸meno. No vayas sola por la calle en mitad de la noche, no uses una minifalda demasiado corta, ten cuidado de que no te echen nada en la bebida si no quieres ser violada. Cultura de la violaci贸n, el feminismo lo define a la perfecci贸n, es hacer recaer sobre la v铆ctima la responsabilidad 煤ltima de que no se cometa un grave delito. Un fen贸meno de lo m谩s curioso que no encontramos en ning煤n otro 谩mbito penal. A煤n no se ha hecho el anuncio de la DGT que te recomiende no usar el coche a partir de las diez de la noche porque la posibilidad de cruzarte con un conductor ebrio que te acabe matando por un choque frontal es mayor a partir de esa hora.

La Xunta de Galicia lanz贸 hace unos d铆as una campa帽a que deber铆a aparecer en todos los libros de feminismo por representar a la perfecci贸n en qu茅 consiste la cultura de la violaci贸n. Una campa帽a que explica de forma magistral c贸mo las sociedades ponen en los hombros de las potenciales v铆ctimas la responsabilidad 煤ltima de que una violaci贸n suceda. 鈥淣o deber铆a pasar, pero pasa鈥, reza el eslogan que acompa帽a a la imagen de una mujer que sale a correr con mallas deportivas al anochecer. Sin entrar al detalle de qu茅 horas del d铆a son las correctas para hacer deporte si eres mujer; tampoco recomendando que lo hagan vestidas convenientemente, es decir, con la t铆pica armadura medieval de running con casco, escudo y lanza que venden en la secci贸n femenina del Decathlon, la Xunta deja sobre la mesa esa idea mil y una veces rechazada desde el feminismo: la mujer es la que debe tener cuidado porque este fen贸meno ambiental, que es la violaci贸n, existe.

La Xunta deja sobre la mesa esa idea mil y una veces rechazada desde el feminismo: la mujer es la que debe tener cuidado porque este fen贸meno ambiental existe

A primera hora de la ma帽ana, Espa帽a, ese pa铆s que no es machista porque todo el mundo, incluido Abascal, tiene madre y hermana y las respeta, se ha llevado el gran sobresalto. Hostia, hostia, hostia, que Irene Montero ha culpado a los del PP de defender la cultura de la violaci贸n. Es decir, la ministra de Igualdad 鈥揷贸mo le gusta la crispaci贸n a esta chica鈥 ha cometido la brutal barbarie de acusar al primer partido de la oposici贸n de organizar violaciones como el que organiza capeas 鈥搖n saludo para la chavalada del El铆as Ahuja鈥. La reacci贸n de la bancada popular llev谩ndose las manos a la cabeza y gritando con fervor 鈥樏bitro, expulsi贸n鈥 es comprensible. No creo que Irene Montero esperase que, tras decir que ese anuncio fomentaba la cultura de la violaci贸n, los diputados del PP se susurrasen unos a otros al o铆do que por supuesto la ministra se refiere a ese concepto tan b谩sico y conocido en pol铆ticas de Igualdad. Por supuesto, no hab铆an o铆do hablar de ello en la vida. La reacci贸n de los medios, que han traducido la reflexi贸n feminista de la ministra al castellano con un 鈥淚rene Montero acusa a los diputados del PP de ser violadores鈥, tambi茅n es comprensible y esperable tal y como est谩 el panorama. Lo preocupante y bochornoso ha sido la reacci贸n de la presidenta del Congreso, la socialista y mujer Maritxell Batet. Sin pens谩rselo un segundo y con la seguridad que otorga no saber qu茅 est谩s haciendo, ha llamado al orden a la ministra de Igualdad por usar un concepto b谩sico en el campo de la igualdad. Porque ese no debe ser el tono en la casa de la soberan铆a popular. No se r铆an, pero es algo as铆 como si el pr贸ximo mi茅rcoles, Batet llamase al orden a la ministra de Econom铆a Nadia Calvi帽o porque eso de la inflaci贸n, deflaci贸n y estanflaci贸n son palabros que suenan, como poco, agresivos y desagradables. Y por ah铆 s铆 que no. Para que algunos digan que no es necesario un ministerio de Igualdad. Como dec铆a Forges: 鈥淧a铆s鈥︹. 




Fuente: Info.nodo50.org