Federaci贸n Anarquista 馃彺 Noticias anticapitalistas y informaciones libertarias
  en / fr / es / pt / de / it / ca / gr / tr

Federaci贸n Anarquista 馃彺

馃敶 Noticias anarquistas y informaciones libertarias de m谩s de 400 colectivos 鈷


Las noticias de  0  colectivos anarquistas se publican autom谩ticamente aqu铆
Fuente de noticias actualizado cada 0 minutos

Nuestro viaje fue como una odisea


November 17, 2021
De parte de Radio Zapatista
2,059 puntos de vista
17 nov 2021
Por Isabel Cort茅s

Isabel Cort茅s vive en Londres y es parte de los colectivos Chile Solidarity Network y Bordando por la Memoria. Tambi茅n colabora con el sindicato United Voices of the World (Voces del Mundo Unidas).

Photo: Zapatista Solidarity Network

Nuestro viaje fue como una odisea.

El trayecto dur贸 una hora y tomamos tres trenes para llegar a nuestro destino.

No dorm铆 mucho la noche anterior. Ten铆a esa sensaci贸n familiar de cuando estoy a punto de llegar a un entorno repleto de amor en el cual uno se siente acogido. Me parece que tuve 鈥榯he channels鈥, que seg煤n el camarada Mcintosh, es una sensaci贸n que los marineros tienen antes de comenzar una traves铆a. 

Pelusa y yo llegamos temprano, primera y segunda generaci贸n juntas, sentadas lado a lado, caminando codo con codo, riendo y hablando; y aunque haya 30 a帽os de diferencia entre nosotras, estamos unidas porque las mismas circunstancias revolcaron nuestras vidas, como revolcaron y siguen revolcando la de tantos otros.

Est谩bamos camino a un evento que sab铆amos que iba a ser una experiencia de aprendizaje y al que, definitivamente, era un gran privilegio asistir. Precisamente 铆bamos comentando esto en nuestro trayecto.

脥bamos a conocer a la delegaci贸n de Zapatistas en su gira por Europa. Era una reuni贸n cerrada, sin redes sociales, sin fotos y sin grabaciones; un espacio en el cual dejamos nuestros egos (y tel茅fonos) en la puerta para poder compartir experiencias, comer juntos y reflexionar.

 Los activistas hablan de asegurar un espacio, un concepto que tiene menos que ver con el uso del espacio f铆sico y m谩s con un espacio metaf贸rico, pues en este caso era el espacio f铆sico en el que nos encontramos el que nos aseguraba a nosotros. Un centro comunitario Kurdo escondido entre una estaci贸n de tren y una discreta zona residencial.

Mientras entr谩bamos por el port贸n de hierro decorado con un sol naciente -el amanecer socialista pensaba yo- vimos una mesa afuera del centro, donde caras sonrientes de j贸venes que nos daban la bienvenida y nos registraban. Hab铆a un grupo de hombres, j贸venes y viejos, con el pelo negro o sin pelo, fumando y hablando en kurdo. Para m铆, esto pareci贸 muy familiar.

Al completar la inscripci贸n avanzamos a la sala y nos encontramos abrazadas por las pancartas que nos saludaron al entrar. Estaban por todos lados: en el piso y delante de m铆; vinilos hechos a mano con lemas en ingl茅s, espa帽ol y kurdo. Caras de m谩rtires, pancartas y banderas nos cuidaban con su mirada.

Hab铆a una mesa en la parte delantera de la sala, pero no como las mesas superiores de las conferencias en las que te dicen c贸mo son las cosas, sino un espacio para compartir y mirarse las caras (u ojos en nuestro caso ya que 铆bamos todos con cubre bocas). Las sillas fueron colocadas en forma de herradura, lo que hizo que sintiera que el momento me abrazaba cada vez m谩s fuerte.

El olor de t茅, caf茅, guisos y arroz sal铆a de la cocina. S铆, eran las 9 de la ma帽ana y se pod铆a oler el arroz. Este era un espacio comunitario. Sent铆 ganas de mudarme all铆 de inmediato con toda mi familia.

Los j贸venes estaban d谩ndole los 煤ltimos toques a la sala, probando los altavoces y movi茅ndose de un lado al otro llenos de emoci贸n.

Pelusa y yo entramos tan disimuladamente que r谩pidamente pasamos a formar parte de los muebles, incluso desde que pasamos por el port贸n de hierro con el amanecer. As铆, acomodarnos en primera fila no significaba nada.

El evento comenz贸 media hora tarde, y justo antes del comienzo, estaba yo hablando con Pelusa cuando le escuch茅 decir 鈥 buenos d铆as compa帽eros 鈥 . Mir茅 hac铆a arriba y vi un grupo de hombres con cubre bocas y de piel morena que pasaron por delante de nosotras. Les salud茅 tal y como lo hacemos, como compa帽eros.

 Despu茅s de esto, el evento dio inicio.

Foto: Zapatista Solidarity Network

驴Qu茅 puedo decir sobre la sesi贸n de la ma帽ana?鈥 Nosotras fuimos las primeras en tener la palabra. Hablamos sobre la solidaridad internacional y el trabajo de toda la vida, de estar orgullosas de ser exiliadas, de que 茅ramos como semillas dispersadas por los vientos en cada rinc贸n de la tierra; de que nuestra lucha es intergeneracional e internacional, de que no se trata solo de mirar hacia atr谩s y preservar la memoria hist贸rica y de denunciar incansablemente y reclamar justicia por nuestros m谩rtires y para nuestros desaparecidos; sino que tambi茅n se trata de hoy, de la solidaridad pr谩ctica que ofrecemos a los que toman las calles, porque sabemos lo que es la solidaridad, porque no es un t茅rmino de moda que usamos de manera fr铆vola, sino que es una experiencia real que nos permiti贸 vivir, que nos ense帽贸 a hacer lo que hacemos. Hablamos sobre el papel de los trabajadores organizados y de las mujeres que fundaron y llevaron adelante los espacios en los que estamos. Les cont茅 c贸mo me lo ense帽aron: no fue con un libro, sino a trav茅s de la acci贸n.

Pasamos la palabra y otros hablaron sobre la justicia clim谩tica, sobre la solidaridad con el pueblo Kurdo y el anticolonialismo, sobre descolonizar la mente, sobre c贸mo tratarnos los unos a los otros, sobre c贸mo ser activistas juntos, sobre c贸mo no agotarnos en el intento, sobre c贸mo practicar el amor y la revoluci贸n, sobre c贸mo aprender juntos y c贸mo ser autocr铆ticos. Los ponentes eran buenos y su an谩lisis me conmovi贸; su juventud y su optimismo, su autocuidado y el cuidado para los dem谩s.

Me di cuenta de que Pelusa nunca perdi贸 aquella alegr铆a y juventud rebelde, y yo tampoco la voy a perder.

Comimos juntos, hablamos, conectamos los unos con los otros, vimos caras familiares y compartimos historias.

La tarde era de los Zapatistas, todos Mayas y miembros del EZLN. Caras cubiertas, ninguna foto, pura clandestinidad. Esto era real, ellos eran reales. Narradores de verdad.

Contaron su historia en 5 partes, cada uno relatando una secci贸n: comenzando con sus t谩rtara-t谩rtara abuelos y abuelas, y c贸mo trabajaban bajo el mando de terratenientes en un sistema feudal cruel que usaba la violencia contra las mujeres como forma de control sobre hombres y mujeres. Hablaban en primera persona desde sus corazones, con frases cortas, lenguaje directo y simple, usando 鈥減ues鈥 en lugar de puntos finales, comas y pausas.

Nos llevaron por los a帽os treintas como si fuera ayer y era claro que su historia era una historia vivida y pasada por generaciones y no una historia que se lee en los libros. A los int茅rpretes les costaba traducir esto al ingl茅s, y me sent铆 mal al poder resplandecer en el poder de sus palabras. Directos y sin ning煤n intento de intelectualizar, con relatos pr谩cticos y honestos 鈥 鈥測 despu茅s esto pas贸鈥濃 . Mi tipo de historia.

Nos tomaron de la mano y nos llevaron por su declaraci贸n de guerra, por los nombres de sus m谩rtires sin usar apellidos, por los a帽os en la selva, por c贸mo montaron su regi贸n aut贸noma hasta llegar hasta el d铆a de hoy, en que contin煤an resistiendo y rebel谩ndose.

Intent茅 tomar notas pero me di por vencida. Necesitaba estar presente, escuchar y permitir que mi coraz贸n lo absorbiera todo.

Cuando llegaron a los 7 principios s铆 tom茅 nota. Pens茅 en la similitud con el plan de 10 puntos de Allende y con el plan de los Black Panthers. No tienen c谩rceles, el trabajo comunitario es la manera en que hacen justicia, tienen un 50% de mujeres en sus consejos, cada consejo es aut贸nomo y tiene una autoridad que rota. Trabajan la tierra juntos, tienen sus propias escuelas y centros sanitarios. Son verdaderamente aut贸nomos.

Tomaron preguntas sobre la violencia de g茅nero y los derechos trans y no usaron ninguna ret贸rica 鈥 鈥渁ceptamos y respetamos鈥, es lo que dijeron.

A lo largo de las 3 horas que contaron su historia, transmitieron palabras de sabidur铆a simples pero potentes.

鈥 Venimos aqu铆 para aprender de ustedes, para contarles qu茅 hacemos nosotros y c贸mo. No hagan las cosas como las hacemos nosotros, hagan lo que necesiten hacer. El pueblo manda. 鈥

El trayecto a casa fue como estar en una nube, sent铆 que estaba flotando en el aire con el coraz贸n lleno. Es la sensaci贸n que tengo cuando s茅 que mi alma ha sido nutrida por vitaminas que van a tardar tiempo en gastarse. Me despert茅 a las 6 am para escribir esto, necesitaba escribirlo, saliera como saliera. 隆Ahora, a ducharse! 




Fuente: Radiozapatista.org
Comentar En El Foro


S铆GUENOS
EN TWITTER
S铆GUENOS
EN MASTODON
S铆GUENOS
EN TUMBLR



Camisetas anarquistas ★ Env铆o mundial gratuito



Esta plataforma est谩 totalmente financiada por Cooperativa Ni Dios Ni Amo.
Las ventas tambi茅n contribuir a la recaudaci贸n de fondos para donaciones a diversas organizaciones anarquistas y organizaciones ben茅ficas activistas. [m谩s informaci贸n]
[ocultar anuncios]


Tech Team | Servers Monitoring | Sites Status | Content Removal

Nossos servidores s茫o alimentados por energia renov谩vel

Las opiniones son las de los colaboradores y no necesariamente est谩n respaldadas por Federacionanarquista.net [Descargo de responsabilidad]