January 19, 2021
De parte de ANRed
349 puntos de vista


M谩s de nueve mil migrantes que viajan a pie desde Honduras rumbo a Estados Unidos se desplazaron por Guatemala, en camino a M茅xico, que ser谩 el pr贸ximo escollo a sortear en busca de mejores condiciones de vida, que esperan recibir del futuro gobierno del dem贸crata Joe Biden. Por Gerardo Villagr谩n del Corral, antrop贸logo y economista mexicano, asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE).


Pese a que un decreto facultaba a la polic铆a guatemalteca a utilizar la fuerza para contener el avance, la decisi贸n de abrir el paso por la l铆nea fronteriza en El Florido se tom贸 al constatar que en el grupo hab铆a muchas familias con ni帽os, coment贸 un jefe policial. El cruce se hizo ordenadamente y sin resistencia, sin el requisito de presentar documentos y una prueba negativa de Covid-19.

Pero al llegar a Chiquimula los migrantes fueron detenidos en medio de forcejeos en un ret茅n militar, donde se les requiri贸 documentaci贸n y una prueba negativa de coronavirus, y se les invit贸 a regresar, alert谩ndoles que existen m谩s de 20 puestos de control hasta Tec煤n Um谩n (en la frontera con M茅xico) a 480 kil贸metros.

Hace una semana se public贸 la declaraci贸n conjunta entre M茅xico, Guatemala, Honduras y El Salvador sobre el tema migratorio, dentro del marco de principios establecidos en el Pacto Mundial para la Migraci贸n y la Agenda 2030 de Desarrollo Sustentable. Sin duda el tema migratorio es multilateral y requiere de una agenda conjunta.

Sin embargo, la cruda realidad que se vive en Honduras provoca que la gente tome sus propios caminos, m谩s all谩 de declaraciones, agendas y acuerdos de los pa铆ses involucrados. Las 煤ltimas dos caravanas fueron detenidas por el Ej茅rcito guatemalteco, de acuerdo con el convenio establecido con Estados Unidos de tercer pa铆s seguro.

El gobierno de Guatemala lament贸 la transgresi贸n de su soberan铆a nacional y en un comunicado, pidi贸 a Honduras contener la salida masiva de sus habitantes, mediante acciones preventivas de manera permanente, un reclamo que ya hab铆a hecho en octubre pasado cuando otra caravana de alrededor de cuatro mil migrantes fue disuelta en Guatemala.

La mayor铆a de los migrantes parti贸 la madrugada del viernes desde la estaci贸n de autobuses de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, habitual g茅nesis de las caravanas. Casi todos van a pie y algunos piden un avent贸n. Casi todos llevan mochilas con sus pocas pertenencias y en su mayor铆a calzan sandalias. En el trayecto es com煤n escucharlos corear fuera JOH, iniciales del presidente hondure帽o Juan Orlando Hern谩ndez, a quien responsabilizan de su situaci贸n.

Los migrantes argumentan que huyen de una Honduras fuertemente golpeada por el paso de los huracanes Eta y Iota en noviembre pasado, y la falta de empleo estimulada por la pandemia de Covid-19, que se suman a los males end茅micos de un pa铆s acribillado por la violencia asociada a las pandillas y el narcotr谩fico.

El problema es Honduras

La declaraci贸n conjunta M茅xico, Guatemala, Honduras y El Salvador insiste en el tema de la ni帽ez y en la consigna de una migraci贸n ordenada, segura y regular y hace un fuerte llamado para evitar exponer a las nin虄as, nin虄os y adolescentes acompan虄ados, no acompan虄ados y separados a los peligros que conlleva el trayecto migratorio irregular.

芦驴C贸mo interpretar este llamado?禄, se pregunta el analista Jorge Durand en La Jornada. Pareciera que lo que se quiere es impedir la migraci贸n de ni帽os no acompa帽ados y tambi茅n la familiar para salvaguardar los derechos del ni帽o y evitar evidentes situaciones de peligro en el trayecto. Se supone que esta pol铆tica deber铆a ser un trabajo conjunto de las tres naciones, salvo Honduras que se volvi贸 a lavar las manos.

De hecho, en M茅xico se acaba de tomar la decisi贸n de no privar de la libertad a los ni帽os, ni帽as y adolecentes migrantes, acompa帽ados o no, incluidos sus padres. 脡stos no pueden ser retenidos en las instituciones migratorias y tendr谩n que pasar al DIF, aunque no hay una infraestructura adecuada para recibir a tantos ni帽os y a familias, ni tampoco personal capacitado y certificado para atender a cientos de personas.

El dilema es muy fuerte. Dejar pasar a ni帽os, adolescentes y familias, en las condiciones en que se viaja en una caravana, es ir contra del principio de una migraci贸n segura, ordenada y regular. Detenerlos y deportarlos, incluso respetando todos los protocolos concernientes a derechos humanos, tampoco es la soluci贸n. Menos a煤n llegar a Estados Unidos a solicitar asilo, incluso en tiempos de Joe Biden, que se supone ser谩 m谩s receptivo y menos brutal, afirma Durand.

Lo cierto es que la realidad desborda todas las previsiones, acuerdos y protocolos establecidos. No se trata de un asunto centroamericano, ni siquiera del, mal llamado, Tri谩ngulo Norte, conformado por Guatemala, Honduras y El Salvador. Las caravanas han sido siempre hondure帽as, con algunos adherentes de otras naciones que aprovechan la oportunidad.

El problema est谩 en Honduras: por ser el pa铆s de mayor riesgo clim谩tico de la regi贸n; por su gobierno espurio, represor e incapaz de dar salida a los problemas b谩sicos de la poblaci贸n y por su aliado tradicional Estados Unidos, que apoy贸 el golpe, solapa a sus l铆deres vinculados con el narcotr谩fico y est谩 obsesionado con la posibilidad de que llegue un gobierno de izquierda o simplemente reformador, se帽ala Durand.

Honduras sigue siendo una rep煤blica bananera, con una docena de familias aristocr谩ticas, aliadas al ej茅rcito y que controlan el Congreso. A diferencia de Guatemala, El Salvador y Nicaragua, nunca hubo una revoluci贸n. M谩s all谩 de la eterna pobreza y la violencia rampante, en Honduras se requiere de una soluci贸n pol铆tica.


Fuente: http://estrategia.la/2021/01/17/nueva-caravana-de-migrantes-hondurenos-hacia-eeuu-detenida-en-guatemala/





Fuente: Anred.org