January 14, 2021
De parte de ANRed
218 puntos de vista


Ante la perspectiva del gigantesco lucro que conlleva especular con el agua, los tiburones del capitalismo han afilado sus dientes: el agua empez贸 a cotizar en bolsa en Wall Street en la primera semana de diciembre 2020. El cinismo de los que convierten al planeta en tristes lingotes atesorables, ata煤des de lo que anta帽o fue vida, es desmedido: aducen, para perfumar esta nueva rapi帽a, que la especulaci贸n con el l铆quido que es la base de la vida en la Tierra, podr铆a permitir una mejor 芦gesti贸n禄 del mismo; la realidad es que cuanto m谩s son esquilmadas las fuentes de agua por el modo de producci贸n capitalista, m谩s rentable es la especulaci贸n con la poca agua que va quedando. Por Cecilia Zamudio.


Seg煤n Naciones Unidas, 2.000 millones de personas padecen graves problemas de acceso al agua en el mundo, 297.000 ni帽os menores de cinco a帽os mueren cada a帽o debido a enfermedades causadas por las malas condiciones sanitarias relacionadas con la carencia de agua y la ingesta de agua no potable, m谩s de la mitad de la poblaci贸n mundial (4.200 millones de personas) carecen de servicios de saneamiento gestionados de forma segura [1]. Se estima que en los pr贸ximos a帽os dos tercios del planeta podr铆an padecer escasez de agua y millones de personas m谩s ser谩n desplazadas por esa carencia.

La brutal depredaci贸n de la naturaleza es consustancial al modo de producci贸n capitalista: el agroindustrial intoxica la tierra, la megaminer铆a devasta monta帽as y r铆os, toda la producci贸n del sector primario es orientada aberrantemente hacia el lucro en desmedro de la naturaleza (incluyendo en ella a los seres humanos), la atroz tortura de animales y trabajadores en la cadena de producci贸n alimentaria obedece al modelo de producci贸n capitalista (los animales padecen hacinamiento al punto de verse atrofiados, se les inyectan hormonas de crecimiento para engordarlos artificialmente porque son vistos como meras 芦mercanc铆as禄).

El modelo es tan perverso que incluso los productores tiran a la basura toneladas de carne y dem谩s alimentos con tal de 芦mantener los precios禄 y por lo tanto el lucro de un pu帽ado: al menos un tercio de la producci贸n alimentaria es desechado[2] (esto en un mundo en el que millones de personas mueren de f铆sica hambre). La producci贸n industrial es en su gran mayor铆a destinada al sobreconsumismo parasitario teledirigido, los inventos tecnol贸gicos son implementados en gran medida para esclavizar y controlar y no para la emancipaci贸n, la constante producci贸n armament铆stica tambi茅n es consustancial a un sistema depredador en el que las guerras imperialistas son un mecanismo clave de acumulaci贸n capitalista por despojo.

El modo de producci贸n agr铆cola capitalista envenena la tierra y el agua y malgasta el 70% de la extracci贸n mundial de agua (FAO). El 75% de todas las extracciones de agua industrial se utilizan para la producci贸n de energ铆a bajo un sistema que impone el sobreconsumismo mediante mecanismos tan perversos como el bombardeo publicitario o la obsolescencia programada (mecanismo de envejecimiento prematuro de las cosas, implementado adrede desde la misma producci贸n para que cada cosa dure un tiempo muy inferior al que podr铆a durar).

La explotaci贸n excesiva del recurso h铆drico por el modo de producci贸n capitalista en el sector primario y la industria esencialmente (seguido -de lejos- por el consumo humano en uso dom茅stico), as铆 como el cambio clim谩tico inherente al saqueo del planeta, han llevado a que el agua sea cada vez m谩s escasa. Grandes multinacionales vinculadas a la gesti贸n del agua, en muchos de los pa铆ses que la han privatizado (como por ejemplo Chile), ya cotizan en bolsa, pero ahora se trata de subir un escalaf贸n m谩s en los niveles de depredaci贸n capitalista, pues se trata del agua como recurso vital que se somete al funcionamiento del 芦mercado禄. El precio del agua fluctuar谩 como lo hacen el petr贸leo, el oro o el trigo, informa el CME Group [3].

Millones de personas son privadas del acceso al agua potable en el mundo, por causa de multinacionales que desv铆an r铆os enteros para sus explotaciones de megaminer铆a, por causa del envenenamiento de las napas fre谩ticas, por causa del saqueo capitalista. Un ejemplo paradigm谩tico es el caso de la mina de carb贸n a cielo abierto m谩s grande del mundo, la mina del Cerrej贸n, explotada por las multinacionales BHP Billiton, Angloamerican y Glencore, en la Guajira, Colombia. Desde esa mina salen toneladas de carb贸n hacia EEUU y Europa para alimentar el sobreconsumismo -teledirigido- de las metr贸polis capitalistas. Para esa explotaci贸n, las multinacionales desviaron todo un r铆o, lo que causa ecocidio y genocidio: el pueblo Way煤 est谩 siendo diezmado por el capitalismo transnacional, privado de agua y por lo tanto de alimentos. La comunidad Way煤 viene denunciando, desde hace a帽os, el hambreamiento al que es sometida, as铆 como los reiterados asesinatos de l铆deres ind铆genas que han elevado sus voces en defensa del agua y la vida. Ha denunciado al menos 14.000 ni帽os fallecidos por desnutrici贸n y enfermedades asociadas a la falta de agua potable.

Por el mundo abundan los casos de ecocidio y genocidio causados por el capitalismo transnacional: este sistema deja socavones donde un d铆a hubo verdes bosques, cloacas donde hubo fuentes h铆dricas de las que manaba vida, fuerza a millones de personas a desplazarse de zonas ricas en recursos (y por lo tanto codiciadas) mediante masacres perpetradas por las herramientas militares y paramilitares obedientes a multinacionales y latifundio. Las herramientas de exterminio contra toda oposici贸n al saqueo capitalista se articulan a Estados represivos mantenidos a punta de injerencia imperialista. El sistema se sostiene mediante la violencia constante contra los procesos de emancipaci贸n de los pueblos. El imperialismo europeo y estadounidense lleva d茅cadas urdiendo golpes de Estado y guerras imperialistas por todo el mundo (cuando un gobierno no es totalmente arrodillado al saqueo transnacional), d茅cadas fomentando planes de exterminio contra las y los revolucionarios (Plan Lasso, Plan C贸ndor, Plan Baile Rojo, Plan Colombia, Plan Patriota, Plan M茅xico, etc.), d茅cadas apuntalando reg铆menes genocidas como el colombiano, por citar un ejemplo paradigm谩tico de r茅gimen del Terror funcional al saqueo capitalista, mantenido a punta de masacres y exterminio contra la reivindicaci贸n social y pol铆tica de la clase explotada.

El capitalismo transnacional perpetra un constante saqueo de Am茅rica Latina, 脕frica y Asia, esquilmando la naturaleza y llevando los niveles de explotaci贸n y saqueo contra las poblaciones a los niveles m谩s atroces: hasta la sangre de los hambreados es objeto de codicia, hasta los 贸rganos de los ni帽os son objeto de criminal rapi帽a, hasta los 煤teros de las mujeres son saqueados y los beb茅s comprados. Tras empobrecer por saqueo a millones de personas, ese mismo capitalismo transnacional crea fortalezas en torno al bot铆n saqueado por las metr贸polis capitalistas (como la Uni贸n Europea, Estados Unidos, Australia, etc.): el imperialismo quiere succionar las riquezas, pero rechaza a las personas despose铆das por su rapi帽a, forz谩ndolas a trayectos migratorios de espanto y a padecer esclavitud moderna si logran llegar. Millones de personas originarias de la periferia capitalista son arrinconadas, por causa de leyes de inmigraci贸n lesivas, a padecer las peores explotaciones en los pa铆ses del centro capitalista, como trabajar a destajo en el agro industrial en condiciones laborales y de vivienda infrahumanas, o como verse abocadas a la explotaci贸n aberrante que es la prostituci贸n. El saqueo de los cuerpos humanos est谩 concatenado al saqueo capitalista de los territorios. Es el funcionamiento de un sistema criminal heredero de la Historia colonial y cuyo presente es la continuidad sangrante de un sistema de clases, en el que un pu帽ado de multimillonarios agigantan sus fortunas sobre mecanismos de depredaci贸n.

La clase burguesa capitaliza mediante la explotaci贸n de la clase trabajadora y mediante el saqueo de la naturaleza. Es urgente dejar de creer en las estafas que utiliza el capitalismo para perpetuarse, como la f谩bula de un supuesto e imposible 芦capitalismo con rostro humano禄 o del supuesto e igualmente imposible 芦capitalismo verde禄, f谩bulas que venden los medios de alienaci贸n masiva y los reformistas de toda laya, perpetuadores de este sistema.

Los voceros pol铆ticos de la burgues铆a fingen preocuparse por el cambio clim谩tico, pero no obstante sus discursos y cumbres, siguen vigentes todos los mecanismos de destrucci贸n del medio ambiente, porque los pol铆ticos cuyas campa帽as son financiadas por los grandes capitalistas no les van a poner freno a sus financiadores (es la realidad concreta de la Dictadura del Capital que contradice la f谩bula narcotizante de una supuesta 芦democracia禄 que es imposible en un sistema de clases). Para que un pu帽ado de multimillonarios acumule m谩s y m谩s riqueza, sigue vigente la criminal obsolescencia programada; sigue tambi茅n vigente la alienaci贸n masiva que perpetra la clase explotadora a trav茅s de sus medios de propaganda y publicidad, incitando incesantemente a la org铆a de sobreconsumo que convierte al planeta en un basural. Incluso se incrementan los mecanismos depredadores: la especulaci贸n con los alimentos y con el agua es parte de esa depredaci贸n. Algunas cifras expresan la brutal injusticia social de este sistema: en el 2020, la fortuna del 1% de los m谩s enriquecidos del mundo, equival铆a ya a m谩s del doble de la suma total con la que vive el 92% de la poblaci贸n del planeta (6.900 millones de personas)[4]. Los 2.153 mayores multimillionarios han acumulado, mediante la explotaci贸n y el saqueo, una fortuna mayor al  dinero total con el que malviven las 4.600 millones de personas m谩s empobrecidas del planeta. El capital acumulado por las 26 personas m谩s enriquecidas del mundo equivale al presupuesto con el que malviven los 3.800 millones de personas m谩s empobrecidas del mundo. El 1% m谩s enriquecido de la poblaci贸n mundial ha sido responsable de m谩s del doble de la contaminaci贸n por carbono que los miles de millones de personas que conforman la mitad m谩s empobrecida de la humanidad, durante el cuarto de siglo en el que las emisiones han alcanzado niveles sin precedentes [5].

No hay soluci贸n a la devastaci贸n de la naturaleza dentro del capitalismo. Ante la tragedia palpable de islas de pl谩stico flotando en los oc茅anos, de la deforestaci贸n vertiginosa de los bosques, de los glaciares depredados, de las napas fre谩ticas y r铆os contaminados y desecados, de cordilleras rebanadas por la mega miner铆a, del uranio empobrecido con el que el complejo militar industrial bombardea regiones enteras, de los millones de seres humanos empujados al 茅xodo, de las miles de especies exterminadas, el cinismo de los amos del mundo es descomunal. Como si plantearan lo siguiente:

芦No se puede tapar el sol con un dedo, ya es inocultable la devastaci贸n del planeta que los grandes capitalistas estamos perpetrando; ahora bien, lo que s铆 se puede hacer para seguir depredando y capitalizando, es mentir sobre las causas profundas y sist茅micas del problema. Lo importante es que no se nos se帽ale a nosotros como los responsables, que no se nos se帽ale a los propietarios de los medios de producci贸n, los que decidimos qu茅 se produce, bajo qu茅 condiciones y a qu茅 ritmo, los que nos enriquecemos mediante el saqueo de la naturaleza y mediante la plusval铆a que le sacamos a la clase trabajadora, los que decidimos c贸mo debe comportarse la poblaci贸n, ya que la inducimos al sobreconsumo que nos enriquece a nosotros y la inducimos a no cuestionar a este sistema que tanto nos conviene a nosotros como minor铆a dominante. El fingir que nos preocupa el planeta, dar谩 muy buenos r茅ditos, basta con una buena operaci贸n de propaganda a nivel mundial, algo que no nos cuestione como clase dominante y que no cuestione este sistema禄. 

Los voceros de la burgues铆a proponen tiritas para la gangrena, medidas cosm茅ticas: en vez de prohibir la obsolescencia programada, te invitan a llevarte una bolsa de tela para tus compras (o a comprar las bolsas de pl谩stico), te proponen espejismos de 芦soluciones禄 siempre individuales, nunca se ataca el meollo del problema. Pero por muy buena voluntad que tengamos a nivel individual, frenar la depredaci贸n capitalista requiere de una toma de consciencia de la ra铆z del problema -no solamente de sus s铆ntomas-, requiere de una lucha colectiva. La gangrena no se cura con cosm茅tica, y obviamente la depredaci贸n del planeta no se frenar谩 con los placebos que el mismo sistema ofrece para encausar el descontento social hacia callejones sin salida.

La burgues铆a instala, a trav茅s de sus medios, la idea fatalista de 芦el ser humano es malvado por naturaleza禄, para obviamente evitar ser se帽alada como la depredadora que es, para sembrar el inmovilismo y el 芦s谩lvese quien pueda禄. En el discurso del 芦GreenWashing禄 (lavado de cara verde del sistema) se culpabiliza a todos por igual, y al final 芦si todos somos culpables, nadie lo es de manera espec铆fica禄: una manera perversa de no se帽alar a los principales responsables de esta barbarie. Se equipara la depredaci贸n que cometen los grandes capitalistas, las gigantescas empresas que secuestran r铆os enteros para la mega miner铆a, con los pueblos que son sus v铆ctimas. Se equipara a v铆ctimas con victimarios en ese abyecto discurso del 芦todos somos culpables禄, que no hace distinci贸n alguna, ni de clases sociales, ni entre el pu帽ado de pa铆ses que consumen el 80% de los recursos del planeta (Estados Unidos, Europa, Canad谩, Jap贸n, Australia y dem谩s metr贸polis capitalistas) y todos los dem谩s pa铆ses del mundo (la inmensa mayor铆a) que sobreviven con el 20% restante de los recursos. En el discurso de la M谩scara Verde no se habla de metr贸polis capitalistas que sobreconsumen, versus periferias capitalistas que son concebidas por el capitalismo transnacional como meras 芦bodegas de recursos禄 y saqueadas hasta la m茅dula, con un impacto ecol贸gico devastador y un impacto social de empobrecimiento letal, tampoco se dice que el saqueo es perpetrado asesinando a toda persona o comunidad que alce su voz contra el saqueo capitalista.

Los medios no dicen que es el sistema socio econ贸mico que beneficia a sus due帽os en desmedro de las mayor铆as, el que origina esta devastaci贸n del planeta (en la que tambi茅n son depredados los seres humanos, explotados e intoxicados, alienados, enajenados de toda empat铆a y de toda relaci贸n de armon铆a con la naturaleza). 芦La producci贸n capitalista distorsiona la interacci贸n metab贸lica entre el ser humano y la tierra. (鈥) La propiedad de la tierra a gran escala reduce la poblaci贸n agr铆cola a un m铆nimo constantemente decreciente, confrontado con un constante crecimiento de la poblaci贸n industrial conglomerada; de esta manera, produce las condiciones que provocan una fractura en el proceso interdependiente entre el metabolismo social y el natural禄[6], escrib铆a Marx. 芦El capitalismo tiende a destruir sus dos fuentes de riqueza: la naturaleza y el ser humano禄[7]. Sin duda el concepto de la 芦fractura metab贸lica禄 causada entre la naturaleza y los seres humanos por el modo de producci贸n capitalista, es fundamental para lograr una cr铆tica integral al capitalismo y para profundizar en una ecolog铆a radical y eficaz.

El saqueo de la naturaleza y la barbarie de explotaci贸n contra la clase trabajadora, las guerras imperialistas, el empobrecimiento por saqueo capitalista que produce 茅xodos masivos, la alienaci贸n masiva (promoci贸n del racismo, la misoginia, el individualismo, el sobreconsumismo teledirigido, etc.), el feminicidio galopante, las enfermedades zoon贸ticas, la herramienta fascista de la burgues铆a, son inherentes al funcionamiento mismo del actual sistema. No solamente no es imposible otro sistema socio-econ贸mico, sino que es cuesti贸n de supervivencia: luchar por abolir el capitalismo es un imperativo vital para la humanidad y para el planeta.

________________________________________________

Para consultar las Notas y ver m谩s textos, Blog de la autora:

www.cecilia-zamudio.blogspot.com

________________________________________________

NOTAS:

[1] https://www.un.org/es/sections/issues-depth/water/index.html

[2] https://www.bbc.com/mundo/noticias-54112931

[3] Chicago Mercantile Exchange, compa帽铆a estadounidense de mercados financieros https://www.dw.com/es/el-agua-comienza-a-cotizar-en-el-mercado-de-futuros-de-wall-street-en-medio-del-temor-a-su-escasez/a-55871572

[4]https://www.dw.com/es/los-multimillonarios-del-mundo-poseen-m%C3%A1s-que-el-60-de-la-humanidad-advierte-oxfam/a-52063283

https://es.euronews.com/2020/01/20/oxfam-denuncia-la-brecha-creciente-entre-ricos-y-pobres

https://www.oxfamintermon.org/es/nota-de-prensa/uno-porciento-rico-poblacion-emite-doble-carbono-que-mitad-mas-pobre

[5] El 1% m谩s rico de la poblaci贸n mundial ha sido responsable de m谩s del doble de la contaminaci贸n por carbono que la mitad m谩s pobre de la humanidad, conformada por 3.100 millones de personas, durante el cuarto de siglo en el que las emisiones han alcanzado niveles sin precedentes.

https://www.oxfamintermon.org/es/nota-de-prensa/uno-porciento-rico-poblacion-emite-doble-carbono-que-mitad-mas-pobre

[6] Concepto de la 芦fractura metab贸lica禄 de Marx, central para una cr铆tica integral al capitalismo y para una ecolog铆a radical. Para Marx: 芦El hecho de que la vida f铆sica y espiritual del ser humano dependa de la naturaleza no significa otra cosa sino que la naturaleza se relaciona consigo misma, ya que el humano es una parte de ella.禄 (Marx, Manuscritos Econ贸mico-filos贸ficos, 1844): https://n9.cl/6s8d

[7] 芦La industria a gran escala y la agricultura industrial van de la mano. Si ellas est谩n originariamente distinguidas por el hecho de que la primera deja residuos y arruina a la fuerza de trabajo, y as铆 la potencia natural del ser humano; mientras que la segunda hace lo mismo a la fuerza natural del suelo, ellas terminan vincul谩ndose dado que el sistema industrial aplicado a la agricultura acaba por debilitar a los trabajadores, mientras que la industria provee a la agricultura con los medios para el agotamiento del suelo禄 (Marx). 芦Todo progreso de la agricultura capitalista no es solo un progreso en el arte de esquilmar al obrero, sino a la vez en el arte de esquilmar el suelo; todo avance en el acrecentamiento de la fertilidad de un periodo dado, es un avance en el agotamiento de las fuentes duraderas de esa fertilidad [鈥 La producci贸n capitalista s贸lo sabe desarrollar la t茅cnica y la combinaci贸n del proceso social de producci贸n socavando al mismo tiempo las dos fuentes originales de toda riqueza: la tierra y el humano禄 (Marx, primer tomo de 芦El Capital禄)

www.revistas.flacsoandes.edu.ec/letrasverdes/article/view/2867/2206

www.rebelion.org/por-que-necesitamos-a-marx-ahora-mas-que-nunca/

www.marxismoyrevolucion.org/?p=752

www.herramienta.com.ar/articulo.php?id=1488

www.marxismocritico.com/2017/09/08/marx-naturaleza-y-ambientalismo-fractura-del-metabolismo-social/

www.marxismocritico.com/2014/12/23/marx-y-la-fractura-en-el-metabolismo-universal-de-la-naturaleza/www.mientrastanto.org/boletin-102/ensayo/marxismo-ecologico-elementos-fundamentales-para-la-critica-de-la-economia-politic





Fuente: Anred.org