March 26, 2021
De parte de Indymedia Argentina
126 puntos de vista


La estampida de la pobreza, las f谩bricas cerradas, los intendentes de los dos partidos mayoritarios que participaron de la dictadura, el disciplinamiento de la educaci贸n. Im谩genes y n煤meros de los a帽os terribles, publicados en el libro 鈥45 x 45 -45 n煤meros y frases a 45 a帽os del golpe de 1976鈥.

Por Carlos Del Frade.

37,4 por ciento fue el 铆ndice de la pobreza en el pa铆s luego que en 1974 solamente alcanzara al 5,8 por ciento de los habitantes.

Las persecuciones, la censura y la desaparici贸n de personas se extendieron a todos los 谩mbitos de la vida y la educaci贸n no fue una excepci贸n. A dos d铆as del golpe, el contraalmirante C茅sar Guzzeti, delegado militar ante el Ministerio de Cultura y Educaci贸n, designaba uniformados en todas las direcciones nacionales y generales del Ministerio. Todas sus dependencias fueron ocupadas por miembros de las Fuerzas Armadas.

Se trataba de disciplinar al sistema educativo, y erradicar de 茅l los elementos 鈥渟ubversivos鈥. As铆, el Ministerio de Educaci贸n public贸 un panfleto denominado 鈥淪ubversi贸n en el 谩mbito educativo. Conozcamos a nuestro enemigo鈥, que ten铆a por objetivo 鈥渆rradicar la subversi贸n del 谩mbito educativo y promover la vigencia de los valores de la moral cristiana, de la tradici贸n nacional y de la dignidad de ser argentino鈥. Por resoluci贸n N潞 538 del 27 de octubre de 1977, el folleto deb铆a ser distribuido en todos los establecimientos educativos del pa铆s, entre personal docente, administrativos y alumnos, en caso de consider谩rselo adecuado. La desaparici贸n forzada de personas fue muy extendida entre docentes, investigadores y estudiantes.

En 1978, al mando del coronel Agust铆n C. Valladares se llev贸 a cabo la 鈥淥peraci贸n Claridad鈥, como se denomin贸 al espionaje e investigaci贸n de funcionarios y personalidades vinculadas con la cultura y la educaci贸n. Valladares manten铆a reuniones con directivos de los establecimientos educativos a fin de lograr que se cumplieran sus 贸rdenes. Transcribimos a continuaci贸n el testimonio de Rub茅n Cacuzza, quien como rector de una instituci贸n educativa, particip贸 en uno de aquellos encuentros:

Fue en 1978 en el sal贸n de actos del Colegio San Jos茅 de la Capital Federal debajo de una b贸veda cubierta de pinturas renacentistas.

Hab铆a concurrido como rector apenas electo de un Instituto de la Provincia de Buenos Aires鈥 A pesar de que el sal贸n estaba a oscuras, por las hendijas de luz del retroproyector se pod铆a ver que el coronel estaba con uniforme de fajina y con anteojos oscuros. En el sal贸n, los rectores y rectoras de la ense帽anza privada, en su gran mayor铆a monjas y sacerdotes, escucharon en silencio al coronel cuando agitando una revista Redacci贸n lanz贸 improperios contra su director, Hugo Gambini, acus谩ndolo de marxista, subversivo y otras del mismo tenor.

El coronel estaba exasperado.

(鈥) El coronel estaba furioso porque desde la primera reuni贸n en 1977, no hab铆a recibido ninguna denuncia a pesar de que hab铆a dado no s贸lo los tel茅fonos del Ministerio sino los de su domicilio particular.

-驴Quiere decir que ni siquiera sospechan?- espectaba enojado y agregaba:

-Mientras ustedes est谩n en la tranquilidad de sus despachos nosotros hemos matado, estamos matando y seguiremos matando. Estamos de barro y sangre hasta aqu铆- dijo se帽alando sus piernas m谩s arriba de su rodilla.

Se帽al贸 con el dedo al auditorio silencioso y grit贸:

-隆Basta de ombligos flojos!

Pasaron despu茅s una serie de acetatos con gr谩ficos pertenecientes al folleto 鈥淐onozcamos a nuestro enemigo. Subversi贸n en el 谩mbito educativo鈥. Folleto que fue entregado a los presentes.

(鈥) Finalmente, toda esa masa comenz贸 a abandonar el sal贸n en silencio, caminado sin mirarse, hacia la puerta lentamente, concientes del terror en la piel porque en un a帽o no hab铆an denunciado a ning煤n docente de sus escuelas.

20 mil f谩bricas fueron cerradas en esos d铆as.

鈥淓l empresariado argentino ha crecido y est谩 decidido a aceptar el desaf铆o que significa la reconstrucci贸n de la rep煤blica. Por ello estamos aqu铆 reunidos, para conocer el pensamiento de las fuerzas armadas y poder as铆 reflexionar sobre la naturaleza de sus designios, determinando la dimensi贸n exacta de nuestra responsabilidad empresarial鈥, dijo un exultante representante de la Federaci贸n Gremial de la Industria y Comercio de Rosario, Jos茅 Luis Pinasco, en octubre de 1977 al recibir a D铆az Bessone.

El militar no se qued贸 atr谩s: 鈥淟os empresarios forman uno de los primeros sectores que constituyen la naci贸n d铆a a d铆a. Acaso por eso fueron uno de los blancos predilectos de la agresi贸n criminal de las hordas marxistas. Por eso la responsabilidad moral es la otra gran vertiente de esta eminente funci贸n social, y comienza dentro de la misma empresa. All铆 los derechos ceden su lugar a los deberes. Defender la empresa y la propiedad privada contra agresores de toda 铆ndole es el primer deber鈥, sostuvo en una clara conciencia del rol de los militares como celadores del gran capital.

318 intendentes fueron dirigentes de la UCR durante la dictadura.

鈥淓l padre Garc铆a me tuvo enga帽ada tanto tiempo. Me dec铆a que Sergio estaba bien, que como se hab铆a recibido ese a帽o de agr贸nomo lo ten铆an trabajando de agr贸nomo en el campo que estaba perfectamente y que de un momento a otro iba a estar con nosotros. Y me dec铆a siempre ya falta menos, falta menos, ya va a llegar y un d铆a, v铆spera de navidad, las navidades eran terribles para mi y siguen siendo, me dice Se帽ora p贸ngase contenta, vaya a su casa, prep谩rele la camita, vent铆lele toda la ropita, prep谩rele la comida que m谩s le gusta porque esta navidad Sergio la pasa con ustedes. Yo me fui enloquecida a mi casa y empec茅 a hacer todo lo que 茅l hab铆a dicho. Y me dispuse a esperarlo鈥 y Sergio no lleg贸. El padre Garc铆a era el secretario del obispo Bolatti y 茅l se encargaba de dar falsas noticias a los familiares de los desaparecidos a cambio de regalos que 茅l mismo nos ped铆a. Me acuerdo que un d铆a me pidi贸 un malet铆n de cuero y yo en ese momento no contaba con dinero porque hab铆a abandonado todas mis actividades, yo trabajaba en el comercio con mi esposo y me dediqu茅 煤nicamente a buscar a Sergio, entonces no contaba con dinero y juntando las moneditas y fui y le compr茅 el malet铆n y se lo regal茅. Le llevaba vinos fin铆simos y como yo desfilaban las madres porque a todas nos ten铆a igual.

Hasta que un d铆a me convencieron sobre lo que estaba pasando y yo nunca m谩s le llev茅 regalitos pero tampoco tuve m谩s audiencias鈥, nos dijo la maravillosa Nelma Jalil, madre de la Plaza 25 de Mayo de Rosario antes de partir hacia la pampa de arriba.

169 intendentes eran dirigentes del PJ durante la dictadura.

Angel Dambrosio era el secretario de gobierno de Rosario una vez recuperada la democracia. Un d铆a fue llamado por el Gordo Flarte, a cargo del Ministerio de Trabajo en la ciudad. Ten铆a que arreglar el tema de la justicia provincial.

-Era una reuni贸n de la justicia provincial se hac铆a en el estudio Cerrutti. Con 茅l ten铆a una buena relaci贸n porque hab铆a sido abogado de unas cooperativas de seguros que ten铆an seguros contratados y como 茅l era abogado de todos los choferes de empresas de transporte, ten铆amos muchos juicios laborales. Ya en aquel entonces ten铆a un juzgado donde escrib铆a desde el primer decreto hasta la sentencia. Pero ten铆amos una buena relaci贸n porque el 鈥淕ringo鈥 en el sentido cotidiano era un tipo que no te jod铆a鈥 Cuando voy a la reuni贸n, estaba el 鈥淕ringo鈥, nos saludamos. Hab铆a toda una serie de personajes, la mayor铆a de ellos desconocidos para m铆, en un momento dado, Cerrutti se levanta y deja el lugar principal de su escritorio para que se siente alguien, era el due帽o del sindicato que lo hab铆a puesto a Vernet, era Miguel G贸mez, se sent贸 ah铆. Estaba el gordo Flartes, Reynaldo, yo y dice:

鈥淏ueno, como se dieron los resultados en la provincia nosotros tenemos que armar una justicia de acuerdo a los votos鈥, fue la primera y la 煤ltima reuni贸n que fui, no fui m谩s, pero se que los jueces fueron designados as铆鈥.Me parece que el tema de la justicia en la provincia de Santa Fe, es pavoroso, empieza en el 鈥68, transcurre en esta an茅cdota que te cuento de Miguel G贸mez y concluye en Usandizaga y Reuteman diciendo que hay que designar jueces amigos鈥

El relato del primer secretario de gobierno de Rosario en democracia es una s铆ntesis de lo que sucedi贸 en las otras provincias del litoral.


Fuente: https://www.pelotadetrapo.org.ar/n%C3%BAmeros-y-fotos-de-la-tragedia-argentina.html




Fuente: Argentina.indymedia.org