May 15, 2021
De parte de La Haine
164 puntos de vista


El 5 de mayo de 1818 nac铆a Karl Marx.

M.H.: Aldo Casas, 驴Qu茅 te motiv贸 a escribir Carlos Marx nuestro compa帽ero

A.C.: Dos cosas, la primera es mi convicci贸n personal intelectual y pol铆tica de que Marx sigue siendo una referencia imprescindible en la lucha contra los males del capitalismo porque la investigaci贸n y la cr铆tica que hizo Marx hace 200 a帽os, sigue siendo insuperada.

Pero adem谩s de eso, lo que me llev贸 a escribir el libro fue que, desgraciadamente, tengo la impresi贸n que las luchas y los movimientos sociales en las 煤ltimas d茅cadas perdieron de vista esa referencia y Marx es en gran medida un desconocido para gran parte de los nuevos luchadores y los que lo conocen a veces tienden a imaginarlo como un intelectual encerrado en una biblioteca que escribi贸 un libro muy largo y muy dif铆cil de leer en varios tomos que se llama El Capital

Contra esa idea quise rescatar lo que me parece es una valoraci贸n m谩s justa y m谩s correcta de lo que signific贸 Marx, que es reivindicarlo como un compa帽ero, un militante revolucionario en una 茅poca hist贸rica bastante distinta a la nuestra pero que tuvo la capacidad, en pleno siglo XIX, de prevenir como ning煤n otro los males que hoy estamos viendo, por ejemplo, con esta pandemia, en la que cada vez es m谩s evidente que el curso y el progreso y la modernidad en los t茅rminos en que el Capitalismo ha dado contenido a estos procesos conducen no solo a una mayor explotaci贸n y marginaci贸n de millones y millones de hombres y mujeres, sino tambi茅n al riesgo cierto de un colapso civilizatorio. Ese es el sentido de rescatar a Marx como un compa帽ero, un militante, seguramente con mucha m谩s capacidad que nosotros. 

M.H.: Hay puntos d茅biles en Marx y hay contribuciones valiosas. En uno y otro aspecto 驴qu茅 nos podr铆as comentar? 

A.C.: Es cierto, en algunos aspectos, para ser fiel a lo esencial y a la l铆nea roja del pensamiento de Marx hay que atreverse a discrepar con 茅l en algunas cosas. Por ejemplo, y yo lo se帽alo as铆 en este libro, Marx a pesar de la agudeza de su cr铆tica al capitalismo, en alg煤n momento esa cr铆tica se mezcla con una cierta ilusi贸n que el mismo desarrollo de las fuerzas productivas y la econom铆a iban a generar condiciones que pr谩cticamente preparaban una victoria relativamente sencilla de la revoluci贸n.

Hay frases de Marx que us贸 bastantes veces como cuando afirmaba que en las entra帽as del capitalismo estaba form谩ndose ya la nueva sociedad y que en un momento de crisis, cuando madurasen las condiciones, el proletariado tendr铆a la suficiente fuerza, capacidad organizativa y claridad pol铆tica como para terminar con el capitalismo y utilizar la herencia del desarrollo capitalista en funci贸n de la construcci贸n de una sociedad nueva.

Esa perspectiva se rebel贸 equivocada y hoy creo que tiene que estar claro para todos que el capitalismo no prepara las condiciones para un pasaje relativamente sencillo a una sociedad sin clases, sino que preparara las condiciones y nos empuja hacia un abismo. De tal manera que la revoluci贸n es m谩s que nunca una lucha y una construcci贸n que exige creatividad, reflexi贸n cr铆tica y autocr铆tica.

En ese sentido tambi茅n Marx, y yo dedico a eso el 煤ltimo cap铆tulo de mi libro, fue el primer cr铆tico de Marx, 茅l fue capaz de decir y varias veces, medio en broma pero en serio, frente a sus disc铆pulos que se reclamaban marxistas y como tal le ped铆an opini贸n sobre tal o cual cosa, 茅l los frenaba y les dec铆a que no era marxista.

M谩s all谩 de lo que pod铆a tener de iron铆a esa frase, hacia el fin en 1880, en sus 煤ltimos a帽os, mientras trataba de completar El Capital, cosa que nunca termin贸 de hacer, acometi贸 investigaciones te贸ricas y pol铆ticas de una dimensi贸n descomunal que han permanecido desconocidas.

Por ejemplo, para entender lo que pasaba en Rusia, donde hab铆a comenzado un movimiento de protesta contra la autocracia zarista muy grande, con corrientes revolucionarias que eran una mezcla de anarquismo y terrorismo, que eran los populistas, Marx se apasiona por estudiar esa realidad y aprende ruso para leer en su idioma los documentos y los libros que le permitieran entender esa realidad y formula un diagn贸stico que contradice gran parte de lo que 茅l hab铆a dicho antes y lo que sosten铆an la mayor parte de sus disc铆pulos de ese momento.

Concretamente que en Rusia se hab铆a abierto la posibilidad de una revoluci贸n que tuviese como base para avanzar hacia el socialismo, no a la clase obrera ni a la gran industria sino al campesinado que ten铆a la peculiaridad, que a diferencia de todo lo que hab铆a pasado en el resto de Europa, el campesinado ruso manten铆a elementos de la comuna rural.

Los populistas sosten铆an, romantizando un poco la realidad del campesinado, que la posibilidad de sacar a Rusia de la autocracia y el atraso estaba justamente en el campesinado y Marx dice que hay un elemento de verdad en eso que hay que rescatar agreg谩ndole: a condici贸n de que impidamos que el capitalismo termine de destruir esos elementos que a煤n subsisten de propiedad colectiva de la tierra y tambi茅n de que en auxilio de esta posible emancipaci贸n ocurran las revoluciones en otras partes del mundo, especialmente en Europa. 

Y Marx para llegar a esa conclusi贸n que la hace figurar en el que tal vez sea el 煤ltimo texto que escribe, que es el 煤ltimo pr贸logo a una edici贸n del Manifiesto comunista en ruso, introduce un p谩rrafo en el que dice exactamente esto que acabo de decir, que era una herej铆a para lo que 茅l hab铆a escrito.

Y en cartas con otro pensador de la 茅poca, Marx dice que muchos le atribuyen tener una teor铆a del desarrollo hist贸rico, pero que no es as铆, que 茅l escribi贸 un an谩lisis cr铆tico de c贸mo se desarroll贸 el capitalismo en Europa Occidental. C贸mo va a ser la revoluci贸n en otras partes del mundo no lo s茅 porque no lo he estudiado suficiente, afirm贸. Ese es el Marx que yo creo que si uno lo rescata siempre va a seguir aprendiendo de 茅l, cuando acierta y cuando se equivoca. 

La pandemia como toda gran crisis es una posibilidad pero es necesario advertir el tremendo peligro que tenemos por delante 

M.H.: Vamos a la actualidad, en abril convers茅 con Daniel Campione y lo trajimos a Gramsci a la actualidad y ahora lo quiero traer a Marx. Hay un tema central que es que el excedente del capitalismo surge de la explotaci贸n de la fuerza de trabajo, creo que es una afirmaci贸n fuerte de Marx y que en estos d铆as lo estamos viendo. 

A.C.: Yo subrayar铆a que Marx denuncia que todo el desarrollo y lo que el capitalismo llama progreso est谩 basado en la explotaci贸n del trabajo, y m谩s a煤n que la explotaci贸n del trabajo puede parecer que es darle a la gente un poquito menos de lo que produce.

Marx afirma que la explotaci贸n bajo el capitalismo es mucho m谩s que eso, la explotaci贸n es la expropiaci贸n de los medios de vida, de los medios de trabajo, de los productos del trabajo del hombre y en definitiva la expropiaci贸n de la misma actividad productiva de los hombres. Esa es una afirmaci贸n muy fuerte y temprana de Marx y que hoy tiene una vigencia descomunal. 

Estas caracter铆sticas hacen justamente que el mundo generado por el capitalismo sea un mundo loco, invertido, en el que los hombres y la capacidad productiva de la humanidad se transforma no en un elemento de progreso humano y desarrollo sino en un elemento que esclaviza a los hombres y los convierte en engranajes de un sistema que funciona como productor imparable, irrefrenable de valor y plusvalor, de ganancia para una minor铆a del mundo, acumulando en el otro polo, explotaci贸n, marginamiento, etc.

Incluso Marx anticip谩ndose a una 茅poca en que no exist铆an la ecolog铆a ni la crisis ambiental con la magnitud que tienen hoy, tiene una frase que dice 鈥渆l capitalismo solo puede desarrollarse agotando las dos 煤nicas fuentes de riqueza reales que existen que son la naturaleza y el trabajo humano鈥.

Ese es el mundo que tenemos hoy, esa destrucci贸n del trabajo humano y la naturaleza se expresa en la crisis medioambiental, en el hecho de que existen millones y millones de hombres y mujeres que no tienen ni siquiera acceso a la posibilidad de ser explotados, porque no pueden trabajar, hay una masa excedentaria que el capitalismo utiliza tambi茅n para presionar sobre el trabajo vivo para imponer condiciones cada vez m谩s enajenadas e insoportables de trabajo.

Es decir, el proletariado del mundo se convierte cada vez m谩s en lo que algunos soci贸logos de Latinoam茅rica llaman con mucha agudeza el 鈥減obretariado鈥 del mundo contempor谩neo ultra fragmentado sin ning煤n tipo de derechos.

Y la pandemia que hoy estamos viviendo, que nadie sabe c贸mo va a terminar nos enfrenta con un futuro pre帽ado de peligros, como toda gran crisis es una posibilidad, pero hoy es m谩s f谩cil y necesario advertir el tremendo peligro que tenemos por delante.

Hoy estaba leyendo un pron贸stico de uno de los institutos econ贸micos m谩s serios de Inglaterra que acaba de hacer un informe estableciendo que Inglaterra este mismo a帽o ingresa en lo que va a ser la crisis m谩s seria de los 煤ltimos 300 a帽os de la vida de Gran Breta帽a y pronostican una ca铆da del PBI superior al 14/15% en lo inmediato. As铆 que a ese futuro nos enfrentamos y frente a ese futuro solo cabe oponer respuestas colectivas que est谩n por construirse. Eso tambi茅n hace a la actualidad de Marx.

Marx polemizaba con otros luchadores sociales que propon铆an disminuir o eliminar tal o cual aspecto negativo del capitalismo dici茅ndoles 鈥渆l capitalismo no admite formas, por eso es necesaria una revoluci贸n total鈥. No se trata de buscar en la sociedad capitalista el lado bueno y el malo y desechar el malo, porque esa es una utop铆a, hay que advertir las contradicciones y resolverlas de la 煤nica manera que se pueden resolver que es con una revoluci贸n, que debe ser total.

Esas palabras de Marx tienen una actualidad total. Y algunos investigadores y cr铆ticos sociales agudos de nuestros tiempos est谩n diciendo por nuestros d铆as las mismas cosas, me refiero por ejemplo a Harvey o Benjamin Foster que dicen que el capitalismo nos condujo a una situaci贸n donde no hay m谩s alternativa que o retomamos la lucha por el comunismo o condenarnos a aceptar un retroceso civilizatorio descomunal. Yo creo que efectivamente en esa situaci贸n estamos.

La Haine




Fuente: Lahaine.org