October 25, 2021
De parte de Asociacion Germinal
161 puntos de vista


Norteamérica

Medium

Default

Los Estados Unidos se han visto afectados por un “Octubre de huelgas” en diversos sectores: desde la sanidad hasta la construcción; desde la carpintería hasta la minería del carbón; desde los medios de comunicación hasta las telecomunicaciones; desde la fabricación de aperitivos hasta la de cereales. En total, 100.000 trabajadores han votado a favor de la huelga este mes.

Los viejos burócratas sindicales han socavado algunas de estas luchas, pero están tensando la cuerda contra la creciente combatividad de una clase obrera que no está dispuesta a soportar la carga económica de la crisis pandémica mientras se disparan los beneficios de la patronal.

La profunda dislocación de los últimos 18 meses está sacudiendo el sistema y preparando el terreno para un punto de inflexión en la lucha de clases estadounidense.

Marea creciente

Los trabajadores de la sanidad, que han arriesgado sus vidas y han hecho sacrificios colosales, exigen ahora lo que les corresponde. 24.000 enfermeras y otros empleados del consorcio Kaiser Permanente en California votaron a favor de la huelga este mes, junto con otros 10.000 trabajadores de la sanidad empleados por Kaiser en Oregón.

Esto fue en respuesta a un nuevo convenio laboral que combinaba un irrisorio aumento salarial del 1% para el personal existente, con un recorte de entre el 26% y el 39% para los nuevos contratados.

El llamado sistema de dos carriles (una característica cada vez más común en el mercado laboral estadounidense) permitirá a los empresarios enfrentar a unos sectores de la plantilla con otros en una carrera general hacia el abismo. Mientras tanto, Kaiser obtuvo unos beneficios de 3.000 millones de dólares en el segundo trimestre de 2021.

2.500 enfermeras y personal hospitalario empleados por la empresa sin fines de lucro Catholic Health también se declararon en huelga en Buffalo, Nueva York, en respuesta a la escasez de personal, los bajos salarios y los ataques a las pensiones. Estas huelgas se sumaron a la huelga de enfermeras que se está llevando a cabo en el Hospital St. Vincent de Worcester (Massachusetts).

La pandemia de COVID-19 golpeó con especial dureza a los Estados Unidos gracias a la absoluta incompetencia y a las políticas imprudentes de la clase dominante.

Como consecuencia, el personal sanitario se vio sometido a una enorme presión en unas salas desbordadas. “No había paga por horas extras, ni paga por riesgo”, dijo un antiguo trabajador sanitario en The Guardian, que describió el año 2020 pasando en una ráfaga de turnos de 24 horas.

Estas condiciones intolerables, combinadas con las 3.600 muertes de trabajadores sanitarios a causa del COVID-19, han provocado una escasez crítica de personal. Esto ha ejercido una presión aún mayor sobre los que quedan, especialmente con la variante Delta que ha provocado una nueva oleada de casos este verano.

“Tenemos gente exhausta, que se queja de problemas de salud mental y de trastornos post-estrés traumático. Como sindicato, estamos en una situación en la que nos preocupa el futuro de la enfermería”, dijo Denise Duncan, presidenta de United Nurses Associations del sindicato de profesionales de cuidados de la salud de California.

Mientras tanto, la reapertura de la economía ha provocado el auge de la demanda en determinados sectores; pero mientras los empresarios se enriquecen, los trabajadores se ven presionados aún más hacia la pobreza y la precariedad.

Por ejemplo, John Deere -fabricante de maquinaria agrícola- espera obtener este año un beneficio récord de 6.000 millones de dólares. Este aumento del 61% ha hecho que su director general, John C. May, se recompense con un salario anual de 15 millones de dólares, 220 veces más que el de un empleado medio.

El último convenio presentado a los trabajadores el 12 de septiembre proponía unos salarios que apenas siguen el ritmo de la creciente inflación; además de aumentar los costes de la sanidad, poner fin a una moratoria sobre el cierre de plantas, socavar las condiciones de las pensiones para los nuevos contratados y reducir las oportunidades de hacer horas extras.

Chris Larsen, activista de United Auto Workers (UAW) y empleado de John Deere desde hace 19 años, describió acertadamente esta oferta como una “bofetada en la cara”, que hizo que 10.000 trabajadores de Iowa, Illinois y Kansas votaran en un 99% a favor de la huelga a menos que se presentara una mejor oferta. Tras múltiples ofertas rechazadas, y a pesar de las maniobras de la dirección del sindicato, el 14 de octubre se inició un paro total.

Desde abril, 1.000 mineros del carbón de Alabama están en huelga contra Warrior Met. La empresa intentó descargar sobre sus trabajadores las pérdidas ocasionadas por la caída de la demanda durante la pandemia, elaborando nuevos convenios con salarios y condiciones inferiores. Ahora los precios del carbón vuelven a subir para alimentar la industria pesada en todo el mundo, pero la patronal se niega a ceder en este conflicto especialmente enconado.

Los rompehuelgas han intimidado y agredido a los activistas del United Mine Workers of America (UMWA), embistiendo en múltiples ocasiones con vehículos las líneas de piquete, lo que ha provocado la hospitalización de varios activistas. Sin embargo, los mineros se mantienen firmes. En una protesta frente a las oficinas de Warrior Met, el activista del UMWA Dedrick Garner declaró:

“Esta intimidación, no me molesta… Lo que hagas hoy afecta a lo que te ocurra mañana. Así que si no te levantas, vas a caer después”.

1.400 trabajadores de otras cuatro plantas de Kellogg’s también están en huelga desde el 5 de octubre. Las ventas de cereales, un alimento básico popular, aumentaron más del 8% en 2020, y el director general de Kellogg’s, Steven Cahillane, se embolsó unos 11,6 millones de dólares ese año.

A pesar de ello, Kellogg’s anunció sus planes de recortar 212 puestos de trabajo en su planta de Battle Creek, Michigan, como parte de un proceso de “racionalización”, y amenazó con externalizar aún más puestos de trabajo a México si el Sindicato Internacional de Trabajadores de la Panadería, Confitería, Tabaco y Molinos de Granos (BCTGM) respondía con una huelga.

Además, los jefes de Kellogg’s están eliminando las disposiciones sobre el coste de vida y atacando la paga de los días festivos y las vacaciones, al tiempo que introducen un sistema de paga y beneficios de dos niveles para los empleados actuales y los nuevos. Al mismo tiempo, la empresa exprime a los trabajadores por cada gota de ganancia.

“Hace un año, se nos aclamaba como héroes, ya que trabajamos durante la pandemia, siete días a la semana, 16 horas al día. Ahora, aparentemente, ya no somos héroes. Muy rápidamente se puede pasar de héroe a cero”, dijo Trevor Bidelman, presidente de BCTGM Local3G empleado en la planta de Kellogg’s en Battle Creek. Y continuó:

“En realidad, no tenemos fines de semana. Sólo trabajamos siete días a la semana, a veces entre 100 y 130 días seguidos. Durante 28 días las máquinas funcionan y luego descansan tres días para la limpieza. Ni siquiera nos tratan tan bien como a su maquinaria”.

La hipócrita celebración de los “trabajadores esenciales” por parte de la clase dominante capitalista durante la pandemia, seguida de estos renovados ataques, han contribuido a un cambio de conciencia entre los trabajadores estadounidenses; especialmente cuando se habla de “recuperación” económica, aunque sea frágil. Esto, a su vez, está conduciendo a una mayor voluntad de lucha.

A los ejemplos anteriores, podemos añadir a los trabajadores de las comunicaciones en California; a los trabajadores del transporte en Texas; a los empleados de obras públicas en Minnesota; a los trabajadores de los comedores en Illinois; a los trabajadores de las residencias de ancianos en Connecticut; a los trabajadores graduados de la Universidad de Harvard y Columbia y a los trabajadores de las panaderías en Portland. Todos ellos han aprobado huelgas en las últimas semanas. Estos estallidos de descontento laboral son señal de una capa subterránea de resentimiento de la clase trabajadora, acumulada tras décadas de recortes y traiciones, que finalmente se filtra a través de las grietas abiertas por el impacto del COVID-19.

Huelgas debilitadas

Los dirigentes sindicales intentan frenar la creciente combatividad de la clase obrera y han vendido varias batallas importantes. Por ejemplo, 60.000 trabajadores de la industria del cine y la televisión de EE.UU., organizados por la Alianza Internacional de Empleados de Escenarios Teatrales (IATSE), estaban preparados para llevar a cabo la mayor huelga de Hollywood desde la Segunda Guerra Mundial.

La pandemia impulsó las ganancias de empresas como Netflix, Hulu, Disney y Amazon a niveles vertiginosos, ya que sus servicios de streaming proporcionaron la mayor parte del entretenimiento mediático al público atrapado en casa debido a los cierres. Las producciones de los llamados “nuevos medios” cuentan con presupuestos comparables a los de los grandes estrenos cinematográficos, 465 millones de dólares en el caso de la nueva serie de El Señor de los Anillos de Amazon Prime. Pero empresas como Amazon han presionado con éxito al gobierno de Estados Unidos para que les permita contratar trabajadores a bajo precio y con menos protecciones, en comparación con los equipos de cine y televisión “tradicionales”.

Además, aunque las disposiciones sobre el almuerzo para los trabajadores de Hollywood (que no se han actualizado desde los años ‘80) estipulan una hora de descanso cada seis horas, las grandes empresas pueden simplemente tragarse una “penalización por comida” e insistir en que el rodaje continúe indefinidamente. Un miembro del equipo de producción entrevistado para el grupo de defensa de los trabajadores, More Perfect Union, dijo:

“Hice un programa este año que costaba 12 millones de dólares por episodio, para una empresa (Amazon) cuyo director general acaba de ir al espacio, y nos programaron jornadas de 16 horas y sin pausas para comer, para un programa de seis meses”.

Los trabajadores describen haberse quedado dormidos en el plató. Desmayarse de hambre. Un trabajador de Hollywood tuvo recientemente un fatal accidente de coche debido a la fatiga: el coste mortal de llenar los bolsillos de Jeff Bezos.

Pero, a pesar del apoyo casi unánime de los activistas de base a la huelga, ésta se suspendió en el último momento, el 18 de octubre, tras un acuerdo entre los negociadores del IATSE y los barones de los medios de comunicación. El acuerdo incluye un aumento salarial retroactivo del 3%, a pesar de que el índice de inflación anual superó el 5% en julio de 2021. Al parecer, el acuerdo estipula un horario de 10 horas diarias, aunque sigue siendo una jornada laboral muy exigente en comparación con muchos otros sectores. Y a pesar de introducir sanciones más elevadas para las empresas que no proporcionen descansos adecuados para comer, compañías como Disney y Amazon consideran que estas multas forman parte del “coste de hacer negocios” en los rodajes largos. Además, el acuerdo sólo cubre a 40.000 trabajadores de la industria del cine y la televisión, lo que deja fuera a decenas de miles.

Estas “concesiones” son una miseria comparadas con lo que se podría haber ganado con la movilización prevista de los miembros de IATSE, y seguramente permitirán a los peces gordos de Hollywood respirar con alivio. Mientras tanto, 2.000 trabajadores organizados por el Sindicato de Carpinteros del Noroeste iniciaron una huelga en septiembre. Estos trabajadores se quejaron de que los salarios no han seguido el ritmo del coste de la vida, mientras que se han perdido 200 millones de dólares de sus fondos de pensiones, coincidiendo con el mayor auge de la construcción en la historia de la zona de Seattle y el oeste del Estado de Washington en 2020/21.

En múltiples ocasiones, los burócratas del sindicato intentaron poner fin a la huelga antes de tiempo, negociando acuerdos irrisorios con la patronal, y socavando deliberadamente la acción de la huelga. Esto provocó la indignación de los trabajadores de base. Art Francisco, presidente del grupo radical de base Peter J. McGuire, se quejó de que los dirigentes sindicales seleccionaran lugares de construcción vacíos como lugares de piquete, y que se negaran a permitir un piquete en el campus de Microsoft en el Westside de Redmond: cuya remodelación representa el mayor trabajo de construcción en la Costa Oeste. Al parecer, esto dio lugar a una “loca pelea a gritos entre los [miembros del sindicato que trabajan en el proyecto de Microsoft] y los dirigentes” en una manifestación de la huelga, que estuvo a punto de desembocar en una “pelea física”, hasta que los dirigentes acabaron aceptando un piquete en Redmond.

Sin embargo, a pesar de la presión ejercida desde abajo, la huelga de tres semanas se saldó con un estrecho voto a favor de la última oferta de la patronal, que consistía en un aumento de 10,02 dólares por hora en los salarios y las prestaciones durante tres años, después de que los trabajadores votaran en contra de los anteriores acuerdos contractuales propuestos. Aunque se trata de una concesión digna de mención, se quedó muy por debajo de las expectativas de miles de activistas sindicales. Como señaló acertadamente Francisco en una reciente entrevista, la burocracia sindical estadounidense ha tratado cada vez más a las organizaciones de masas “como un intermediario laboral, no como un sindicato”.

La dirección ve su papel como el de llevar a cabo discusiones respetables, a puerta cerrada, con la patronal para obtener concesiones “mutuamente aceptables”. Han abandonado la lucha de clases por la “asociación obrero-patronal”. Desde la histórica derrota de la huelga de las aerolíneas PATCO en la década de 1980 por parte de la administración Reagan, -que fue un enorme golpe a la confianza del movimiento obrero de base- los dirigentes sindicales sirvieron cada vez más como yugo de la clase obrera organizada: manteniéndola dentro de canales seguros para el capitalismo. Este proceso se profundizó con la crisis orgánica del capitalismo en 2008, después de que los dirigentes sindicales impidieran a la clase trabajadora oponerse a los recortes y a la austeridad.

La burocracia sindical ha sido recompensada por su servicio a la clase dominante. En los últimos meses, una capa de dirigentes de la UAW ha sido declarada culpable de malversación de fondos y de aceptar sobornos de Fiat Chrysler: uno de los mayores empleadores de la industria. Sin embargo, en la poderosa huelga de maestros de Virginia Occidental de 2018, en la que decenas de miles de educadores de base desafiaron a sus cúpulas sindicales, aquéllos realizaron una huelga radical. Esto fue un punto de inflexión e inspiración para los trabajadores de todo Estados Unidos. Le siguió un repunte de la actividad sindical, incluida una importante huelga en General Motors en 2019. La pandemia cortó esta tendencia durante un tiempo, pero el movimiento obrero estadounidense está comenzando a deshacer el nudo de la historia.

Las bases chocan contra la burocracia

El impacto de la crisis pandémica ha hecho que los trabajadores de base entren cada vez más en conflicto, no sólo con la patronal, sino también con su dirección colaboracionista de clase. Los dirigentes de la UAW intentaron repetidamente evitar la huelga de John Deere cerrando pésimos acuerdos con la patronal. Esto se encontró con la furiosa oposición de los activistas de base.

En una reunión de la Agrupación Local 838 de la UAW en Waterloo, Iowa, los afiliados imprimieron en sus camisetas su respuesta concisa a la última oferta negociada por su sindicato: “A la mierda con el no”. Al parecer, un miembro tomó el micrófono y dijo que el acuerdo sólo servía para “limpiarse el culo”. Más tarde, los dirigentes sindicales intentaron desviar la huelga en el último momento mediante una publicación en Facebook, a medianoche de la expiración del antiguo convenio (1 de octubre), declarando una prórroga de las negociaciones, y que los afiliados debían “presentarse a trabajar mañana”. Se trataba de un intento evidente de hacer fracasar la huelga, que tuvo que ser rechazado por la presión de las bases.

Uno de los afiliados dejó constancia de sus sentimientos en un comentario en el post original: “¿Qué ha pasado con todo el rollo de la “huelga si se nos provoca”? ¿Cuál es la definición del sindicato de “provocado”? ¿Podemos tener camisetas que digan ‘Nos retiraremos si nos amenazan’?”. Este enfrentamiento entre la dirección y las bases se produce tras años de acuerdos entre la UAW y las grandes empresas del sector del automóvil, que han hecho que los salarios y las condiciones sean cada vez más bajos, especialmente para los nuevos empleados.

Hartos del comportamiento de las cúpulas sindicales, los miembros de base -organizados en el grupo Unite All Workers for Democracy (UAWD)- están presionando para que se establezca un sistema de voto directo -un miembro -un voto, para las elecciones a los órganos directivos del sindicato. Sin embargo, si se aplica este sistema, en el contexto de unas elecciones sindicales nacionales, el dinero de la campaña y la capacidad de viajar siguen dando ventaja a los oficialistas. No hay atajos para recuperar el control del sindicato, los  afiliados deben organizarse en todas partes.

Los Teamsters (camioneros), que adoptaron el principio de “un miembro, un voto” en los años 90, también están asistiendo a una lucha entre las nuevas capas insurgentes y la vieja burocracia, representadas respectivamente en las listas de Teamster United y Teamster Power para las elecciones generales del sindicato. La lista encabezada por Sean O’Brien, líder de Teamster United (o “OZ”) parece tener ventaja con los afiliados hasta ahora. O’Brien se ha visto favorecido por la furia de los miembros contra el actual presidente James Hoffa, que supervisó un acuerdo que permitió la creación de un nivel inferior de conductores de reparto precarizados, “Uberizados”, en las negociaciones con UPS. Hoffa también se ha negado   sistemáticamente a liderar a los trabajadores de Teamsters en acciones colectivas, favoreciendo los acuerdos de trastienda con la patronal.

Como afirma el organizador de OZ, Ken Paff: “queremos un sindicato que no diga a sus miembros lo que no se puede hacer. Queremos uno que diga: ‘Cuando los miembros quieran luchar, estaremos con ellos hombro con hombro’”. Una victoria de “OZ” sería sin duda un paso adelante para la clase trabajadora estadounidense. Está claro que está surgiendo un deseo de lucha en las filas del movimiento obrero estadounidense, y estamos empezando a ver cómo se ponen al frente capas más radicales para desafiar el dominio de la vieja burocracia. Estos nuevos líderes serán puestos a prueba en el próximo período. Al final, su éxito dependerá de si están dispuestos, no sólo a desafiar a los empresarios individuales, sino al propio sistema capitalista.

Cambio de conciencia

Durante la pandemia, millones de trabajadores fueron llamados a hacer enormes sacrificios “por el interés nacional”, unidos contra el enemigo común de la pandemia. Muchos se enfrentaron a la decisión de arriesgar su salud en el trabajo o de sobrevivir con las ayudas del gobierno. Se produjeron pérdidas terribles, incluyendo un número de muertes mayor que el que sufrieron los estadounidenses durante la llamada “gripe española”. Se ha acumulado una gran cantidad de furia contra los podridos y codiciosos capitalistas y sus compinches políticos, que supervisaron esta catástrofe.

Ahora, sin embargo, la pandemia parece estar menguando, los beneficios se disparan y, sin embargo, en muchos lugares no hay descanso para las presiones ejercidas sobre los trabajadores durante lo que se suponía que eran circunstancias excepcionales. Además, las condiciones de vida se ven constantemente socavadas por el aumento de la inflación. De hecho, los salarios reales siguen estando por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, y han disminuido constantemente en el último año. Por lo tanto, mientras los periódicos hablan de recuperación, las familias trabajadoras no la sienten en sus bolsillos. Junto con la riqueza descarada y muy visible de los más ricos de la sociedad, que en EE.UU. han añadido 1,8 billones de dólares a sus fortunas durante la pandemia, un número cada vez mayor de estadounidenses ha decidido que ya es suficiente.

Todo esto está impulsando a muchas capas de la clase trabajadora a la escena de la lucha, a luchar por mantener sus condiciones de vida y a exigir que se les devuelva lo que se les debe. Su confianza se ve reforzada por el hecho de que la bonanza económica ha provocado una escasez generalizada de recursos, que ya hemos comentado en otro lugar. Por primera vez en una generación, los trabajadores empiezan a sentir que son ellos los que tienen la palanca, y no la patronal.

No debemos exagerar esta evolución. La representación sindical en Estados Unidos sigue siendo históricamente baja (aunque subió por primera vez en 2021, aunque sólo ligeramente); y estas huelgas son sólo el ensayo general de enfrentamientos mucho mayores que están por venir. Los Demócratas -que históricamente han trabajado mano a mano con la burocracia sindical para frenar a los trabajadores en la lucha abierta- quieren desesperadamente adelantarse y cooptar esta energía radical.

Viendo la realidad, Joe Biden ha propuesto la Ley de Protección del Derecho de Organización (o Ley PRO). Esta ley aumentaría la capacidad de los trabajadores para organizarse y debilitaría las leyes de “derecho al trabajo”, que destruyen los sindicatos, y que existen en 27 Estados. Biden sabe que es poco probable que se apruebe en el Senado estadounidense. Pero incluso si lo hace, está muy lejos de lo que se necesita porque no deroga la legislación antisindical existente como la Taft-Hartley. En realidad, el propósito principal de esta ley es tratar de canalizar la creciente militancia de la clase obrera por un camino seguro donde esté a salvo bajo el control de la burocracia existente, los Demócratas, la Junta Nacional de Relaciones Laborales y los canales legales.

Lo que la clase obrera estadounidense necesita son organizaciones y líderes de lucha serios. Esto permitiría a los trabajadores ejercer su poder independiente, generalizar estas diversas luchas y luchar por grandes conquistas como un salario mínimo de 1.000 dólares a la semana ligado a la inflación, una sanidad universal de alta calidad y -lo más importante- un partido político propio. Hay un gran apetito por esto, tanto en las organizaciones de masas como en la sociedad en general. En una encuesta de Gallup de septiembre de 2020, el 65% de los encuestados (y el 77% de los menores de 34 años) dijeron que aprobaban los sindicatos, empatando con los años 2003 y 1999, como el mayor nivel de apoyo público de los últimos 53 años.

Además, aunque el grueso de la población activa es menor de 34 años, sólo representa una fracción de la fuerza de trabajo sindicalizada. A medida que las condiciones de vida se vean sometidas a una mayor presión, un número cada vez mayor de este estrato se verá empujado a la lucha. Muchos de estos jóvenes trabajadores radicales verán en las organizaciones de masas un medio para luchar por sus intereses. Una vez en los sindicatos, se sumarán a la oposición a los dirigentes sindicales cobardes y capituladores, y lucharán por transformar los sindicatos de arriba a abajo en auténticos instrumentos de lucha de clases.

En definitiva, estamos vislumbrando un nuevo comienzo en la historia del movimiento obrero estadounidense.




Fuente: Asociaciongerminal.org