January 10, 2022
De parte de Nodo50
340 puntos de vista


La pandemia del coronavirus parece en v铆as de convertirse en endemia, y esa es una noticia estupenda. Para que no crean que hemos venido aqu铆 a ser felices, d茅jenme a帽adir que la pandemia de los bulos, los presuntos ofendiditos, los cancelados que copan la esfera p煤blica y los rojipardillos que entran al trapo no para de empeorar. El virus de la mala prensa, de la prensa deshonesta, de la desinformaci贸n a sabiendas, de la manipulaci贸n permanente, de la distorsi贸n, la mentira, la cloaca y la equidistancia entre santos y criminales sigue extendi茅ndose, y ya ha pasado de la extrema derecha al extremo centro 鈥揺l arco ideol贸gico que domina el 95% de los grupos de comunicaci贸n privados y p煤blicos del pa铆s, y del Ibex鈥, y desde ah铆, sin la menor dificultad, esa cepa ha contagiado tambi茅n a algunos barones socialistas, al propio presidente del Gobierno, al entero Colegio de Tertulianos y Presentadoras de Magazines Matutinos, a los directivos y cuerpos parlantes de los Telediarios y a no pocos tuiteros desocupados que presumen de ser la true left mientras adoptan sin pudor alguno las peores ocurrencias y m茅todos de los neofascistas.

Ni siquiera Chomsky, Kapu艣ci艅ski y Woodward juntos podr铆an ayudarnos a deshacer esta madeja

Si hubiera que explicar c贸mo hemos llegado a este estado de cosas, cu谩ndo se jodi贸 el Per煤, en qu茅 animal se cre贸 este virus y por qu茅 no deja de crecer necesitar铆amos acudir a los mejores historiadores y epidemi贸logos, pero el verdadero drama es que ni siquiera Chomsky, Kapu艣ci艅ski y Woodward juntos podr铆an ayudarnos a deshacer esta madeja que cada vez hace m谩s dif铆cil distinguir los hechos de los inventos, la verdad de la patra帽a, los tabloides de la prensa seria, el periodismo del activismo antidemocr谩tico, la memoria de la desmemoria. 

Lo 煤nico que puedo contarles es que los que escribimos desde medios incontaminados, que solo dependen de sus lectores para vivir y que tratan todav铆a de contrastar las informaciones que publicamos y de sobrevivir al alud de mierda diaria refugi谩ndonos en el compromiso del servicio p煤blico y el respeto al derecho de los lectores a disfrutar de una informaci贸n rigurosa y profesional, estamos asustados. Y sobre todo, estamos desesperanzados. Sabemos que siempre hemos sido una gota en un oc茅ano, una peque帽a comunidad en medio de la jungla neoliberal de los grandes grupos de prensa y sus agencias de publicidad; sabemos que nuestra apuesta por la artesan铆a informativa y el an谩lisis lento no podr谩 imponerse al modelo de la macrogranja de pollos y bots que sube 4 posts amarillos a Facebook por hora para forzar el pinchazo inmediato y masivo y convertir la esfera p煤blica en un vertedero.  

Bueno, con eso ya cont谩bamos; los tabloides han existido toda la vida desde que Gutenberg invent贸 la m谩quina de imprimir papel. Pero cuando el poder econ贸mico y pol铆tico tolera, comparte, alienta e incluso promueve, entrando al juego, el esparcimiento de basura como m茅todo principal de (des)informar a la ciudadan铆a; cuando los peores pr铆ncipes de las tinieblas medi谩ticas se convierten en la referencia de todas las televisiones y casi todas las radios; cuando la toxicidad, el veneno y la falsedad interesadas se erigen en la principal base de todas las noticias, y cuando los pol铆ticos se enfangan en esa agenda falsa y negra como si fuera la realidad, no es f谩cil extraer otra conclusi贸n que no sea que algo muy profundo se ha jodido, y de forma irreparable, en nuestras democracias. 

La imparable escalada del bulo como nuevo baremo de 茅xito y conversaci贸n social, sumada a la creciente tendencia de algunos jueces y algunos pr贸ceres institucionales a condenar (y cesar) sin pruebas a gente inocente, mientras absuelven o dejan de investigar a un jefe del Estado que apesta indiscutiblemente a culpable, constituye una pinza letal para la afecci贸n a la democracia. Bulos + Lawfare = reino de la impunidad. 驴Una democracia plena con muchas instituciones podridas y sin unos medios capaces de contarlo? Albert Camus dec铆a que un pa铆s vale lo que vale su prensa. Saquen ustedes sus propias conclusiones. 

La pandemia del coronavirus parece en v铆as de convertirse en endemia, y esa es una noticia estupenda. Para que no crean que hemos venido aqu铆 a ser felices, d茅jenme a帽adir que la pandemia de los bulos, los presuntos ofendiditos, los cancelados que copan la esfera p煤blica y los rojipardillos que entran…

Este art铆culo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aqu铆



Fuente: Ctxt.es