May 14, 2021
De parte de Nodo50
260 puntos de vista


La escalada de violencia contra la poblaci贸n palestina en Jerusal茅n Este y en la franja de Gaza se enmarca en el ascenso del supremacismo en Israel, con extremistas que se sienten respaldados por las instituciones. Mientras, la ofensiva, que ha dejado ya m谩s de cien v铆ctimas mortales en Gaza, se sucede en paralelo a las negociaciones para formar gobierno en Israel, suponiendo un giro que parece garantizar la permanencia de Benjamin Netanyahu en el ejecutivo.

Sheikh Jarrah y supremacismo

Una mirada amplia de la situaci贸n en la Palestina hist贸rica indicar铆a que la tensi贸n hoy desatada tiene su origen en el sistema de apartheid que instituciones como Human Rights Watch han denunciado recientemente en Israel. Sin embargo, hay hechos recientes y concretos que pueden marcar el punto de partida a una movilizaci贸n sin precedentes por parte de la sociedad palestina en cuanto a intensidad, pero sobre todo en cuanto a la unidad entre personas de distintos territorios.

La resistencia contra la expulsi贸n de familias palestinas en Jerusal茅n Este es quiz谩 el factor m谩s claro de ellos. En Sheikh Jarrah, un barrio ubicado en la parte oriental de la ciudad sagrada, ocupada por Israel desde 1967, ocho familias estaban pendientes de desalojo. Grupos jud铆os de extrema derecha, envalentonados por la entrada del supremacismo en el parlamento israel铆 y por tribunales israel铆es que sienten que les dan la raz贸n, atacaron impacientes las residencias que estaban pendientes de ser desalojadas, en un intento de apropi谩rselas. Pero enfrente ten铆an activistas palestinos protegiendo los 煤ltimos bastiones de poblaci贸n 谩rabe en Jerusal茅n.

Hace a帽os que se denuncia la sustituci贸n sistem谩tica de poblaci贸n 谩rabe por colonos jud铆os en Jerusal茅n Este. La lucha por Sheikh Jarrah conect贸 a los palestinos de la ciudad con los que residen en Israel, en los territorios ocupados y en el exilio

En los enfrentamientos de aquellos d铆as se vieron entradas ilegales a hogares particulares, disparos, heridos y decenas de detenidos, todos palestinos. La revuelta en defensa de Sheikh Jarrah (viralizada en redes sociales con la etiqueta #SaveSheikhJarrah) no ten铆a su raz贸n de ser en unos desalojos puntuales. Seg煤n la entidad israel铆 Ir Amim, unas 200 familias palestinas de Jerusal茅n Este viven actualmente bajo amenaza de desalojo, 70 de las cuales ser铆a en Sheikh Jarrah y 8 las que afrontan un riesgo de expulsi贸n inminente. Desde a帽os atr谩s, organizaciones palestinas, israel铆es e internacionales denuncian la sustituci贸n sistem谩tica de poblaci贸n 谩rabe por colonos jud铆os en Jerusal茅n Este. La lucha por Sheikh Jarrah conect贸 a los palestinos de la ciudad con los que residen en Israel, en los territorios ocupados y en el exilio.

Sheikh Jarrah recibi贸 la visita 鈥攑rovocadora, seg煤n los residentes del barrio鈥 de pol铆ticos israel铆es supremacistas. Como Bentzi Gopstein, uno de los organizadores de la manifestaci贸n en la que grupos jud铆os patrullaban Jerusal茅n la noche del 22 de abril al grito de 鈥淢uerte a los 谩rabes鈥, en una noche que se cerr贸 con 105 heridos.

Las agresiones contra los palestinos de Cisjordania, como el asesinato del chico de 16 a帽os Said Odeh 鈥攅l segundo menor en morir asesinado a manos de la polic铆a israel铆 en 2021鈥 o los incendios supuestamente provocados contra tierras y propiedades palestinas, en los que la polic铆a se habr铆a quedado de brazos cruzados, fueron otros factores que caldearon el ambiente.

Agresi贸n en Al Aqsa y D铆a de Jerusal茅n

El gas lacrim贸geno, las bombas de aturdimiento y las balas de goma se apoderaron el pasado lunes de los 38 metros de altura del minarete m谩s reconocible de Jerusal茅n. La mezquita Al Aqsa, el tercer lugar m谩s sagrado del islam en el mundo, se convirti贸 en una trampa para los fieles que celebraban la pregaria matinal. Con los pies descalzos sobre la alfombra, miles de personas tuvieron que reaccionar ante la aparici贸n sobrevenida de las fuerzas israel铆es, que impidieron el acceso a los equipos m茅dicos mientras gaseaban el interior del edificio de confusi贸n y miedo. Hubo m谩s de 300 heridos y 258 personas hospitalizadas durante aquella intervenci贸n.

鈥淟o que vimos en Al Aqsa es f谩cil de explicar鈥, cuenta Fayrouz Sharqawi, directora de la entidad palestina Grassroots Jerusalem: 鈥淟a poblaci贸n ocupada asist铆a a las plegarias y ejerc铆a su pertenencia a Jerusal茅n, y eso es algo que Israel, como cada fuerza ocupante, ve como una amenaza鈥. El ataque contra Al Aqsa se enmarca en un contexto de restricciones generales contra las celebraciones del Ramad谩n.

La conmemoraci贸n del D铆a de Jerusal茅n, una festividad en la que la derecha jud铆a celebra la unificaci贸n de la ciudad bajo poder israel铆 el 1967, a帽ad铆a m谩s le帽a al fuego. La cita congrega cada a帽o decenas de miles de jud铆os nacionalistas por el centro hist贸rico, pasando por destacadas localizaciones en la parte oriental de Jerusal茅n, como la puerta de Damasco, y a menudo con enfretamientos entre jud铆os y palestinos al final de la marcha.

鈥淧ara los palestinos, el D铆a de Jerusal茅n es una festividad provocadora鈥, cuenta Sharqawi. 鈥淚mplica miles de personas caminando por las calles de Jerusal茅n de manera desafiante y cantando canciones de odio mientras son protegidas por las fuerzas ocupantes鈥, a帽ade. La polic铆a no preve铆a cancelar el acto aunque reconoc铆a que contaba con que provocar铆a duros enfrentamientos en medio del inflamable ambiente que respiraba la ciudad. El gobierno, ya con la marcha iniciada, redirigi贸 el evento e impidi贸 su paso por la Puerta de Damasco, donde 200 palestinos pretend铆an impedir el paso de la marcha. Los organizadores de la concentraci贸n, ofendidos con la decisi贸n gubernamental, la desconvocaron, pero los asistentes siguieron por su cuenta.

鈥淧ara los palestinos, el D铆a de Jerusal茅n es una festividad provocadora. Implica miles de personas caminando por las calles de Jerusal茅n de manera desafiante y cantando canciones de odio mientras son protegidas por las fuerzas ocupantes鈥

Desde la Franja de Gaza, Ham谩s atac贸 a Jerusal茅n ese mismo d铆a por la tarde lanzando siete cohetes al ver que el gobierno israel铆 no ced铆a a sus advertencias. El partido islamista exig铆a la libre circulaci贸n palestina por toda la Ciudad Vieja de Jerusal茅n, que hab铆a sido cortada al paso palestino para abrir camino a la marcha nacionalista jud铆a. El bombardeo que las autoridades israel铆es lanzaron como respuesta dej贸 veinte personas muertas en la Franja de Gaza al final del lunes, y hasta hoy viernes, el intercambio de ataques contin煤a.

Bombardeos contra poblaci贸n y estructura civil

Las m谩s de 100 personas muertas en la Franja de Gaza por el impacto de misiles israel铆es 鈥攗na treintena de ellas menores de edad鈥 y los centenares de heridos son solo parte del macabro bagaje de los 煤ltimos cinco d铆as. Calles enteras destruidas, decenas de hospitales y colegios da帽ados y centenares de familias han perdido su hogar.

Son resultados premeditados: las autoridades israel铆es mandan mensajes de advertencia a algunos de los edificios m谩s altos de Gaza, donde supuestamente Ham谩s tendr铆a oficinas, para que la gente los evac煤e antes de derribarlos. Seg煤n la prensa hebrea, Israel 鈥渟e asegura鈥 de que los edificios est茅n vac铆os disparando primero peque帽os misiles contra el tejado para provocar que la gente se vaya mientras se causa 鈥渆l menor da帽o posible鈥, antes de mandar las bombas definitivas.

Tambi茅n est谩 el miedo. Palestinos desde la Franja de Gaza han acudido esta madrugada a las redes sociales para despedirse ante el incremento masivo de bombardeos desde tierra y aire contra el peque帽o enclave, en el que viven encajadas dos millones de personas sin escapatoria.

Palestinos desde la Franja de Gaza han acudido esta madrugada a las redes sociales para despedirse ante el incremento masivo de bombardeos desde tierra y aire contra el peque帽o enclave

Las autoridades israel铆es han cortado tambi茅n el paso de Kerem Shalom, por donde la ayuda humanitaria accede a la Franja de Gaza, poniendo en riesgo 鈥攅ntre otras muchas cosas鈥 el suministro de carburante que alimenta la 煤nica planta el茅ctrica del territorio. Fuentes m茅dicas han advertido afectaciones severas en la red de hospitales.

La brutalidad de los ataques contra la poblaci贸n de Gaza provoca estos d铆as una respuesta dentro de la comunidad 谩rabe de Israel que parece que las autoridades israel铆es no esperaban. La resistencia contra la intimidaci贸n de grupos colonos en Sheikh Jarrah ha continuado mientras las concentraciones de solidaridad con Jerusal茅n y con Gaza se han replicado por Israel y en la Cisjordania ocupada. 鈥淟os palestinos est谩n protestando en toda la Palestina hist贸rica y lo est谩n haciendo con una unidad sin precedentes鈥, dec铆a a Sky News la analista Yara Hawari, del think tank palestino Al-Shabaka: 鈥渆so a Israel le da miedo鈥

Los actos de odio se han extendido por todo el territorio israel铆, especialmente en ciudades como Lod, Bat Yam, Acre o Jaffa donde conviven comunidades jud铆as y 谩rabes. Ha habido palizas grupales, apu帽alamientos, disparos, incendios provocados intencionadamente contra vehiculos, y heridos graves tanto entre 谩rabes como jud铆os. Mientras, observadores denuncian el hecho de que la polic铆a israel铆 est谩 participando del linchamiento de palestinos junto con los extremistas jud铆os.

Una nueva vida para Netanyahu en la lucha por el poder

La sucesi贸n de los hechos hace inevitable plantearse si Benjamin Netanyahu, primer ministro israel铆 en funciones, habr铆a podido tensar la cuerda contra las milicias palestinas de la Franja de Gaza en un intento consciente de imposibilitar la formaci贸n de un gobierno sin su presencia.

El presidente israel铆, Reuven Rivlin, dio al centrista Yair Lapid, l铆der de Yesh Atid, el encargo de formar gobierno despu茅s de que Netanyahu, ganador de las 煤ltimas elecciones, fracasara en su intento. El l铆der del Likud parec铆a descolgarse de la carrera por la silla de primer ministro mientras Lapid negociaba hasta anoche un gobierno con l铆deres jud铆os de ultraderecha como Naftali Bennet, del partido Yamina (鈥榙erecha鈥, en hebreo). Seg煤n los planes de ambos, Lapid y Bennett habr铆an pactado una rotaci贸n en el cargo de primer ministro en un ejecutivo formado por grupos de derecha y de centro en el que el apoyo de formaciones 谩rabes, como la Lista 脕rabe Unida, era clave.

Netanyahu habr铆a podido tensar la cuerda contra las milicias palestinas de la Franja de Gaza en un intento consciente de imposibilitar la formaci贸n de un gobierno sin su presencia

Sin embargo, Mansour Abbas, l铆der de la Lista 脕rabe Unida, abandon贸 las negociaciones el lunes cuando empezaron las hostilidades contra los palestinos. El l铆der del grupo islamista, asegur贸 que no volver铆a a la mesa mientras durara la violencia, lo que complicaba las cosas para que el 鈥榞obierno alternativo鈥 sin Netanyahu pudiera formarse antes de que se agotara la veintena de d铆as que le restaban al mandato de Lapid.

La noche del jueves, Bennett (antiguo socio de Netanyahu en el Likud) anunci贸 p煤blicamente que abandonaba las negociaciones para formar gobierno con el conocido 鈥淏loque del Cambio鈥 para intentar gobernar con Netanyahu en un ejecutivo que excluya las formaciones 谩rabes. Seg煤n Bennett, los enfrentamientos en las calles de Israel entre jud铆os y 谩rabes desaconsejan un gobierno con la presencia de partidos 谩rabes, en un giro de 180 grados que parece otorgar a Netanyahu una nueva vida para prolongarse en el poder.




Fuente: Elsaltodiario.com