June 21, 2021
De parte de La Haine
194 puntos de vista


Se suele decir que la grieta es entre populistas y republicanos, tolerantes e intolerantes, entre delincuentes y 芦ciudadanos de bien禄, entre izquierda y derecha, pero la verdadera grieta es entre oligarqu铆a versus pueblo. La segunda semana de junio dej贸 claro de manera meridiana que los que pregonan que la lucha de clases no existe, son justamente quienes se encuentran en la vereda de enfrente de los trabajadores.

Los poderes concentrados en este pa铆s fueron renombrados por el propio Presidente derechista Luis Lacalle Pou como los “malla oro”, los que en una vuelta ciclista van ganando la carrera, liderando la tabla de manera individual. Seg煤n Lacalle Pou son los que van a empujar la econom铆a. El tema es hacia d贸nde.

Adem谩s de las frecuentes cortinas de humo de este gobierno: dirigentes desbocados en redes sociales, declaraciones retr贸gradas y auditor铆as a la administraci贸n anterior. M谩s los dimes y diretes con la oposici贸n, como interpelaciones donde el oficialismo hace o铆dos sordos y dirigentes que piensan en las elecciones de 2024 y en untar votos.

Detr谩s de todo esto, sucede lo importante

El paro general del 17 de junio, convocada por la unitaria central de trabajadores PIT-CNT, desmitific贸 (una vez m谩s) la muletilla de que los que generan riqueza en esta sociedad son los patrones. La central sindical elabor贸 un documento con reclamos, medidas y propuestas para amortiguar las consecuencias de la crisis de la pandemia y del gobierno de la derechista Coalici贸n Multicolor.

El panorama para los trabajadores es de una inflaci贸n que le va ganando a los salarios, la canasta familiar aumentando d铆a a d铆a, suba de combustibles y aumento de tarifas. Para los “malla oro”, rebaja del combustible para las cosechas que les signific贸 un ahorro de 600 millones de d贸lares, 4.000 millones de d贸lares en dep贸sitos en el exterior, aumento de m谩s del 30% en la exportaciones de sectores como el l谩cteo, maderero, soja, carne, ganado en pie y celulosa.

El secretario general de la central sindical, Marcelo Abdala, sostuvo que la medida est谩 absolutamente justificada tras el rechazo del gobierno a generar un “di谩logo nacional en defensa de la vida”.

“Aqu铆 ha ca铆do otro mito, los que dicen que los paros generales son exitosos porque para el transporte han tenido un enorme desmentido. A instancias nuestras, el transporte facilit贸 la circulaci贸n para que la gente llegue al vacunatorio y el paro fue recontra contundente禄, enfatiz贸 el dirigente en la puerta de Torre Ejecutiva, sede de la Presidencia.

Abdala denunci贸 que hay m谩s de 100.000 nuevas personas en situaci贸n de pobreza y 80.000 desempleados, y mencion贸 que los n煤meros quedaron en evidencia tras el lanzamiento del programa de “jornales solidarios”, en el que se presentaron 230.000 personas por un trabajo. “”Eso te habla de la situaci贸n del pa铆s”, sentenci贸.

El documento que entreg贸 el PIT-CNT -que convoc贸 a un paro general el 17 de junio- al gobierno contiene cinco cap铆tulos, casi todos dedicados a medidas de reactivaci贸n econ贸mica y protecci贸n, y estimulaci贸n del empleo, salvo el primero, que plantea ideas para fortalecer la inserci贸n internacional.

Para generar m谩s puestos de trabajo, la central propone un incremento en la inversi贸n p煤blica y el gasto estatal a trav茅s de “compras p煤blicas” que apuntalen la producci贸n nacional. Tambi茅n pide “relanzar el sector de los cuidados”, modificar la Ley de Empleo Juvenil para facilitar el ingreso de los j贸venes al mercado de trabajo y generar facilidades para el acceso a la tierra de los peque帽os y medianos productores rurales.

Las 13 p谩ginas tambi茅n contienen el reclamo por un ingreso b谩sico de emergencia, y el de una negociaci贸n colectiva que apunte a un mejoramiento del nivel salarial.

All铆 est谩 la grieta

Por si faltaba algo m谩s, el segundo hecho que da cuenta de la lucha de clases y uno de sus tantos frentes de disputa, son los Consejos de salarios, instrumento tripartito que negocian las pautas salariales y de condiciones laborales entre la patronal, los trabajadores y el gobierno en representaci贸n del Estado. Antes de repasar lo coyuntural vayamos un poco m谩s en perspectiva a repasar la historia de los Consejos de salarios.

脡stos se inician en 1943 en el gobierno de Juan Jos茅 de Am茅zaga, del Partido Colorado. En el per铆odo entre 1943-1968 los salarios aumentaron un 3%, a pesar de que el crecimiento del PBI fue de 5%. A partir de 1968 con el gobierno autoritario del colorado Jorge Pacheco Areco, los salarios y precios fueron congelados.

Durante la dictadura civil-militar (1973-1985) la clase trabajadora fue a la p茅rdida. Desde el per铆odo iniciado en 1971 (dos a帽os antes de la dictadura,o con las pol铆ticas del entonces presidente Jorge Pacheco Areco) hasta 1984 redujo su poder de compra en un 60%. La expansi贸n del endeudamiento externo bruto (tanto p煤blico como privado) pas贸 de 478 millones a 3.919 millones de d贸lares entre 1973 y 1985. El crecimiento dentro de dicho per铆odo fue de 4.49% y las salarios decayeron -2.89%.

En el primer gobierno posdictadura con el presidente colorado Julio Mar铆a Sanguinetti, el crecimiento del PBI fue de 3.87% y los salarios crecieron un 4.23% pero hay que recordar que 茅stos no solo no acompasaban el crecimiento del pa铆s sino que iban en n煤meros negativos desde a帽os anteriores.

As铆 y todo, los consejos de salarios se convocaban. Bast贸 que un gobierno del Partido Nacional y herrerista, su facci贸n m谩s conservador, asumiera el gobierno (con la presidencia de Luis Alberto Lacalle Herrera, padre del actual mandatario)cpara barrerlos de un plumazo. En la d茅cada del 90 hubo un crecimiento del PBI de un 3.34% y el de los salarios de 0.46%.

A partir de la asunci贸n del centroizquierdista Frente Amplio al gobierno -y luego de la fat铆dica crisis del 2002-, se volvieron a convocar los Consejos de Salarios en 2005 incorporando al sector p煤blico y el rural. El salario real creci贸 ininterrumpidamente por quince a帽os e igualmente el PBI.

Un estudio realizado por consultores para el FMI, remarca que la negociaci贸n colectiva pas贸 de alrededor del 28% de trabajadores cubiertos en el a帽o 2000 a 97% en el 2005, primer a帽o de gobierno del Frente Amplio.

Llegamos a hoy

El c贸ctel pandemia y gobierno olig谩rquico es una mezcla fatal para la clase trabajadora y ya se registraron las primeras ca铆das de salario real y del PBI de los 煤ltimos tres lustros, e incluso superando las predicciones del Banco Central del Uruguay.

El oficialismo entendi贸 que dejar de convocar a los consejos de salarios ser铆a un error importante, ya que los mismos est谩n arraigados en la cultura del trabajo de los uruguayos. Entonces opt贸 por entrar en las rondas de negociaci贸n sin propuesta alguna, apoyando t谩citamente a las patronales.

El a帽o pasado el Ejecutivo s铆 plante贸 lineamientos para la negociaci贸n. Debido a la emergencia sanitaria, se acord贸 abrir un “per铆odo puente”. Hubo ajustes que determinaron p茅rdida de poder adquisitivo con pocas excepciones, y qued贸 planteado que ese da帽o comenzar铆a a reducirse en 2022 si la situaci贸n econ贸mica lo permit铆a. Hoy ya los analistas econ贸micos plantean que no se va a poder recuperar esa p茅rdida.

Para el economista Juan Manuel Rodr铆guez, director del Instituto de Relaciones Laborales de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Cat贸lica del Uruguay, el gobierno se encuentra ante un dilema entre conformar a sus aliados empresarios y evitar un escenario de conflictividad con el movimiento sindical. Esto debido a que las partes se encuentran en posiciones antag贸nicas de cara a la negociaci贸n.

“Si el gobierno lograra dividir las posturas de los trabajadores entre sectores, el conflicto se reducir铆a. Si los logr谩s dividir, ten茅s un gran 茅xito. Hay 21 Consejos de Salarios, con lo cual, m谩s all谩 de que el PIT-CNT tenga una postura 煤nica, va a haber negociaciones espec铆ficas”, remarc贸 Rodr铆guez.

Las patronales siguen apostando a un nuevo per铆odo puente, lo que implica p茅rdida salarial de los trabajadores, nuevamente. “El objetivo sindical es que, naturalmente, para que la econom铆a mejore tiene que haber un empuje del poder adquisitivo” sostiene el PIT-CNT.

El mercado interno est谩 deteriorado por varios factores: porque se perdieron en el entorno de 50.000 puestos de trabajo, dependiendo de los trimestres que se midan; porque bajaron los salarios 5% en p煤blicos y probablemente llegue a 4% en privados; porque efectivamente hay un deterioro del poder adquisitivo de los hogares y porque hay 80.000 trabajadores en el seguro de paro, cobrando la mitad de lo que cobraban.

Si queremos mejorar el mercado interno, tiene que haber movimientos m煤ltiples en torno a la generaci贸n de empleo y a la mejora del poder adquisitivo en los hogares uruguayos, y eso es el salario, apunt贸 Fernando Pereira, presidente del PIT-CNT.

CLAE




Fuente: Lahaine.org