February 12, 2022
De parte de La Haine
1,373 puntos de vista

EEUU est谩 aplicando a China el mismo tratamiento que antes reservaba s贸lo a Rusia. Pero con eso obliga a las dos primeras potencias militares del mundo a unir sus fuerzas

Los Juegos Ol铆mpicos de Invierno de 2014 -que se inauguraron en Sochi, Rusia, el 7 de febrero, poco antes de la explosi贸n de la crisis ucraniana con el putsch de la Plaza Maidan- quedaron marcados por la campa帽a medi谩tica antirrusa que los calific贸 como 芦las olimpiadas del zar Putin禄. El presidente estadounidense Barack Obama y su vicepresidente, Joe Biden, boicotearon aquella cita deportiva acusando a Rusia de violar los derechos humanos de los LGTB. Por supuesto, otros dirigentes internacionales se apresuraron a seguir el ejemplo de los dos principales dirigentes de la administraci贸n estadounidense.

Hoy vemos el mismo escenario con los Juegos Ol铆mpicos de invierno Pek铆n 2022, presentados por la campa帽a medi谩tica antichina como 芦los Juegos del poder de Xi, el Gran Timonel ol铆mpico禄 (La Repubblica, 3 de febrero). El ahora presidente Joe Biden decidi贸 boicotearlos, acusando a China de violar los derechos humanos de la etnia uigur. A partir de ah铆, el Reino Unido, Canad谩, Australia, Lituania, Estonia y… 隆Kosovo! -bajo investigaci贸n por tr谩fico de 贸rganos humanos y de personas, lo cual dice mucho sobre su respeto por los derechos humanos- anunciaron un 芦boicot diplom谩tico禄 contra los Juegos Ol铆mpicos de invierno que se desarrollan en Pek铆n.

Este nuevo boicot contra un evento deportivo de envergadura mundial es parte de la pol铆tica de 芦contenci贸n禄 (containment) contra China.

El problema es que la Rep煤blica Popular China no se limit贸 a mantenerse simplemente en el papel de 芦f谩brica del mundo禄, hacia la cual las transnacionales estadounidenses y europeas movieron durante d茅cadas la mayor parte de sus propias capacidades productivas, obteniendo con ello ganancias colosales. China materializ贸 su propio desarrollo productivo y tecnol贸gico y, sobre esa base, ha emprendido proyectos como el de la Nueva Ruta de la Seda: una red terrestre (de carreteras y v铆as f茅rreas) y mar铆tima entre China y Europa a trav茅s de Asia Central, Medio Oriente y Rusia.

En ese marco, se han reforzado las relaciones econ贸micas entre China y Rusia, sobre todo despu茅s de las sanciones que EEUU y la Uni贸n Europea han impuesto contra Rusia. Los intercambios entre EEUU y China siguen siendo importantes pero, dado que muchos de los productos que llegan al mercado estadounidense son fabricados en China por transnacionales estadounidenses o provienen de empresas chinas, EEUU registra un d茅ficit superior a los 300 000 millones de d贸lares en el comercio bilateral USA-China. Pero todav铆a m谩s grave para Washington es el hecho que el porciento de d贸lares en las reservas monetarias chinas ha disminuido considerablemente y que China est谩 buscando monedas alternativas para utilizarlas en el comercio internacional en lugar del billete verde, lo cual hace peligrar la hegemon铆a del d贸lar.

Sabi茅ndose incapaz de detener ese proceso, que puede poner fin a la dominaci贸n econ贸mica de EEUU, Washington opta por lanzar su espada en la balanza. El containment econ贸mico se convierte as铆 en containment militar. Cuando era jefe del mando de las fuerzas de EEUU en la regi贸n Indo-Pac铆fico (IndoPaCom), que en la geopol铆tica de Washington se extiende desde la costa occidental de EEUU hasta las costas de la India, el almirante Philip S. Davidson solicit贸 al Congreso 27 000 millones de d贸lares para instalar alrededor de China una cortina de bases de misiles y de sistemas satelitales. 芦Tenemos que comenzar a enfrentar a China desde una posici贸n de fuerza禄, ha declarado el secretario de Estado Anthony Blinken.

As铆 surge AUKUS, la asociaci贸n estrat茅gico-militar conformada por Australia, Reino Unido y EEUU con 芦el imperativo de garantizar la paz y la estabilidad en el Indo-Pac铆fico禄. EEUU y Reino Unido ayudar谩n a Australia a dotarse de submarinos nucleares portadores de misiles que seguramente tambi茅n ser谩n nucleares, como el Trident II D5 estadounidense que puede llevar hasta 14 cargas at贸micas independientes. Esos submarinos, que de hecho estar谩n bajo las 贸rdenes de EEUU, podr铆an aproximarse a las costas de China y de Rusia para golpear en pocos minutos los principales objetivos en ambos pa铆ses con una capacidad de destrucci贸n equivalente a m谩s de 20 000 bombas como la utilizada en Hiroshima.

Por consiguiente, China y Rusia fortalecen su cooperaci贸n no s贸lo en el plano econ贸mico sino tambi茅n en los sectores pol铆tico y militar. En la declaraci贸n conjunta que acaban de emitir en Pek铆n, los presidentes Xi Jinping y Vladimir Putin recalcan que 芦Rusia y China se oponen a los intentos externos de socavar la seguridad y la estabilidad en sus regiones adyacentes禄 y que 芦se oponen a la extensi贸n ulterior de la OTAN禄.

La estrategia EEUU-OTAN de tensi贸n y guerra, que nos hace retroceder a la confrontaci贸n entre bloques adversarios, rompe los cinco anillos entrelazados, s铆mbolo ol铆mpico de los cinco continentes unidos por 芦un mundo mejor y pac铆fico禄.

il Manifesto




Fuente: Lahaine.org