February 20, 2021
De parte de Briega
801 puntos de vista

鈥淣os echan, no nos callan鈥. Con este lema resumen desde Radio Vallekas (RVK) la tesitura actual a la que se enfrenta esta asociaci贸n sin 谩nimo de lucro que existe desde hace 35 a帽os. Este s谩bado 20 de febrero se est谩n reuniendo varias personas socias de la radio para hacer inventario de todos los materiales que se ha ido acumulando en el local desde hace m谩s de 10 a帽os.

En diciembre de 2019 lleg贸 a las oficinas de la radio una carta anunciando un juicio para el 27 de enero debido a una denuncia emitida por la Agencia de Vivienda Social (AVS) de la Comunidad de Madrid. En la denuncia, la entidad p煤blica exige el desahucio y reclama m谩s de 225.000 euros por impago de alquiler desde 2008 hasta la fecha. Tras la celebraci贸n de dicho juicio, la sentencia dicta que el pr贸ximo 1 de marzo se produzca el desalojo de la asociaci贸n del local en la calle Puerto del Milagro 6, posterior.

鈥淣uestra prioridad es seguir emitiendo y seguir brindando la posibilidad de hacer radio a la gente del barrio. Por eso ahora estamos llevando nuestros esfuerzos a que la radio siga funcionando desde el mismo 1 de marzo鈥, declaran desde la Junta Directiva de la asociaci贸n. En una nota de prensa emitida esta semana se帽alan que est谩n en proceso de mudarse al espacio de otra de las asociaciones del barrio, La Villana.

鈥淥bviamente no va a ser lo mismo. De tener dos estudios con pecera, un plat贸 para hacer directos y una sala con ordenadores donde hac铆amos talleres de formaci贸n, vamos a pasar a una habitaci贸n peque帽a con un estudio de radio m贸vil, pero vemos con ilusi贸n juntarnos con otros colectivos鈥, a帽aden.

El origen del impago

Para atender las causas por las que la asociaci贸n dej贸 de pagar el alquiler hablamos con Mariano S谩nchez, uno de los fundadores de RVK, actual secretario de la Uni贸n de Radios Libres y Comunitarias de Madrid (URCM). Cuando la radio empez贸 emitiendo desde una furgoneta en 1985.

A partir de 1996 RVK comenz贸 a alquilar un local a trav茅s de una cooperativa que gestionaba espacios que eran propiedad del entonces Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA). Al ser una asociaci贸n sin 谩nimo de lucro con fin social tan solo pagaban el equivalente a unos 500 euros. A principios de los 2000, seg煤n relata S谩nchez, la cooperativa quebr贸 y las asociaciones cuyos locales gestionaba se quedaron en un limbo. 鈥淓n 2006 el IVIMA intenta regularizar la situaci贸n y nos ofreci贸 el local actual por un alquiler de 1.400 euros. La radio en ese momento ten铆a dinero porque ten铆a varias subvenciones y personas asalariadas , as铆 que aceptamos porque era viable pagarlo鈥.

En aquellos a帽os, la radio apostaba por una estructura de crecimiento y financiaci贸n a partir de las cuotas de las personas socias y la entrada de subvenciones para proyectos de intervenci贸n comunitaria y social. Contaba con una parrilla de m谩s de 70 programas. Sin embargo, seg煤n lleg贸 la crisis del 2008 se empezaron a retirar una gran cantidad de subvenciones a los movimientos comunitarios, vecinales y asociativos de la capital. 鈥淟a radio se qued贸 sin un solo euro, se tuvo que despedir a las personas que estaban trabajando, a algunas incluso ni se les pudo pagar la indemnizaci贸n y hubo una gran desbandada鈥. En 2010 los socios que quedaban en la radio, en una asamblea, deciden quedarse en el local y seguir haciendo radio aunque no se pudiera pagar.

鈥淣inguno de los que estamos actualmente al frente de la radio est谩bamos por aquel entonces en la radio, este es un problema que exist铆a antes de que lleg谩ramos y nos ha tocado lidiar con 茅l鈥 se帽alan desde la nueva Junta Directiva, cuyos miembros se han incorporado al proyecto a lo largo de los 煤ltimos siete a帽os.

Actualmente la radio se financia a trav茅s de las cuotas mensuales que pagan las personas que realizan sus programas en la radio. 鈥淐on las cuotas tan solo podemos afrontar los pagos de la electricidad, la comunidad de vecinos y poco m谩s, no hemos podido ni siquiera ahorrar鈥, se帽ala Maykel P茅rez, tesorero de la asociaci贸n.

Mantener una emisi贸n de FM en una ciudad como Madrid es muy costoso, la factura de electricidad de la radio llega a los 400 euros mensuales. 鈥淒e momento no sabemos que va a pasar con la antena de emisi贸n en FM, queremos mantener la emisi贸n porque esta asociaci贸n lleva 35 a帽os luchando por el derecho de las radios comunitarias a emitir, igual que ocurre en otros pa铆ses de Europa o Am茅rica Latina鈥, se帽alan.

M谩s que una radio

鈥淓l viernes entrevistaron en la Cadena SER a Richi, el conductor de La morada del ermita帽o, uno de los programas m谩s veteranos de la radio. En la entrevista nos presentaban como ‘la competencia’. Aunque fuese en broma, nos gustar铆a resaltar que no somos ni pretendemos ser competencia de los medios p煤blicos y privados. Somos mucho m谩s, la radio es un medio de transformaci贸n social para el barrio. No pensamos en lo que hacemos como un producto, aunque queramos dar calidad a nuestra emisi贸n y programas, lo m谩s importante es el proceso鈥, reflexionan. 鈥淣o somos una empresa, no tenemos publicidad y aqu铆 nadie gana dinero con esto, por eso durante estos a帽os, se ha decidido, asamblea tras asamblea, seguir votando por quedarnos en el espacio y cumplir la funci贸n social de la radio. No ten铆amos dinero para pagar pero seguimos cubriendo esa necesidad social y comunicativa鈥.

Actualmente la parrilla de Radio Vallekas cuenta con 30 programas de toda 铆ndole. Aunque el desalojo no se ha producido, algunas de sus consecuencias ya est谩n llegando y desde la radio lamentan que haya personas o proyectos que se est茅n dando de baja ante las incertidumbres que pueda plantear el cambio de local.

Es el caso de los programas Quiere T Mucho y Caja Musical, que han dejado la radio por decisi贸n t茅cnica del Ayuntamiento. Ambos formaban parte de un proyecto de prevenci贸n de adicciones y promoci贸n de la salud desarrollado por el Centro Municipal de Salud Comunitaria de Puente de Vallecas. Estos programas empezaron en 2015 y por sus micr贸fonos han pasado m谩s de 2.300 chavales y chavalas menores del barrio que se encuentran en compensaci贸n educativa, que es adonde se env铆a a quienes no han llegado a los 16 a帽os y les han expulsado de todos los centros educativos por repetir o por motivos de conducta.

Las radios comunitarias han demostrado en los 煤ltimos a帽os ser un pilar de los procesos de rehabilitaci贸n psicosocial para personas con problemas de salud mental. As铆 lo demuestran los numerosos proyectos de programas con los CRPS que hacen distintas radios en la capital. En el caso de RVK se emite desde 2018 RadioKlmente 鈥渦n programa que est谩 conducido por personas con distintos trastornos mentales y cada semana se hacen eco de la realidad social, cultural o deportiva. No hablamos de salud mental, o no solo, hablamos de todo. Adem谩s mantenemos la perspectiva de g茅nero de forma transversal, as铆 como la sensibilizaci贸n contra el estigma de la salud mental鈥, cuenta Manuel, uno de los t茅cnicos del programa. Los socios de RadioKlmente adem谩s se est谩n ocupando de la digitalizaci贸n de todos los archivos hist贸ricos que atesoran las paredes de la radio, desde fotos, documentos, posters y carteles a las decenas de ced茅s que todav铆a siguen enviando las discogr谩ficas. 

鈥淟a radio como espacio es muy importante para estos proyectos. No es solo hacer radio, es el hecho de que las personas con problemas de salud mental tengan un lugar al que acudir para socializar con gente que no tenga estos problemas diagnosticados鈥, a帽ade Manuel.

脕ngela es una mujer de 69 a帽os que forma parte del equipo de Mujeres Visibles, un programa que forma parte del proyecto autogestionado ‘Mayores en los Medios’, que comprende adem谩s los programas Historias de Mayores y La Lupa. 鈥淪omos un programa de mujeres entre 69 y 86 a帽os en el que cuatro colaboramos activamente en las tareas de redacci贸n, guion y locuci贸n y otra nos ayuda con la parte t茅cnica. Sin la ayuda y los talleres que organizaron para personas mayores Carlos Troncoso y Maykel P茅rez en la radio no habr铆amos podido ser aut贸nomas. Para nosotras es muy importante lo que hacemos, no solo descubrir las historias de mujeres olvidadas, tambi茅n los lazos de amistad que se gestan entre nosotras鈥. 脕ngela destaca tambi茅n la ayuda que recibe de las personas m谩s j贸venes de la radio para aprender a hacer su programa en formato podcast desde casa desde que empez贸 la pandemia.

Para C谩ndido Pastor, de 86 a帽os, 鈥渆sto ha sido un palo enorme鈥. No esconde su tristeza al ver peligrar el futuro de un proyecto al que ha dedicado su vida. De entre sus momentos m谩s rese帽ables de la radio, relata cuando, tras la emisi贸n de un programa en el que se critic贸 la acci贸n de las FARC en Colombia, recibi贸 una llamada de una persona colombiana que le amenaz贸 de muerte por haber emitido ese contenido. 鈥淓ntonces yo le dije que cuando quisiera, las puertas de la radio estaban abiertas para que viniese a hablar y que no se preocupase porque no 铆bamos a desvelar su identidad, tan solo le ofrec铆amos la capacidad de r茅plica si no estaba de acuerdo con lo que se hab铆a dicho. Entonces, el tipo se qued贸 en silencio un rato largo y colg贸 sin decir nada鈥.




Fuente: Briega.org