October 12, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
311 puntos de vista


Israel usa tecnolog铆as militares y de seguridad para mantener su sistema de colonialismo, apartheid y ocupaci贸n. Al mismo tiempo, la Uni贸n Europea invierte miles de millones en empresas de armas israel铆es para militarizar a煤n m谩s su agencia fronteriza Frontex. Solo un movimiento antimilitarista global puede resistir a ambos.

La lucha para desmilitarizar las fronteras europeas debe ser parte de un lucha global antimilitarista que combata agencias como Frontex, pero que tambi茅n se enfrente al complejo militar industrial global.

A finales de 2020, un total de 82,4 millones de personas alrededor del mundo se han visto obligadas a desalojar sus hogares, seg煤n la Agencia de la ONU para lxs Refugiadxs (ACNUR). El n煤mero de personas desplazadas por la fuerza en todo el mundo se ha duplicado desde 1990 y probablemente se incremente significativamente en las pr贸ximas d茅cadas debido a una convergencia de factores, incluyendo conflictos armados y otras formas de violencia, as铆 como desastres clim谩ticos, que agravar谩n las presiones que les obliguen a emigrar.

Los desplazamientos se producen en el contexto de un sistema econ贸mico capitalista en el que los beneficios se obtienen tanto de la venta de armas que son fundamentales para causar conflictos y guerras, como a trav茅s de la militarizaci贸n de las rutas migratorias y de las fronteras. Junto con el incremento constante en el valor del comercio de armas y el aumento del n煤mero de personas desplazadas por la fuerza, el mercado de la seguridad fronteriza est谩 creciendo con un valor proyectado de 65-68 miles de millones de d贸lares para 2025. La guerra es muy rentable y la guerra contra lxs migrantes lo es cada vez m谩s.

Las tecnolog铆as militares israel铆es, fundamentales para un sistema de colonialismo, apartheid y ocupaci贸n, son grandes protagonistas de la industria armament铆stica internacional. Las armas israel铆es, 鈥減robadas鈥 con poblaci贸n palestina, son vendidas a Estados y organismos privados alrededor del mundo, y las empresas armament铆stica israel铆es son ahora socios consolidados de los organismos de seguridad fronteriza de la Uni贸n Europea, como Frontex, que apoyan la militarizaci贸n de las fronteras de la UE.

La industria armament铆stica israel铆 es parte de un proceso global de militarizaci贸n de las fronteras en un mundo caracterizado cada vez m谩s por los conflictos y el militarismo con fines lucrativos, todo lo cual conduce a m谩s desplazamientos: m谩s migraci贸n y m谩s personas buscando refugio. Las luchas por la libertad de circulaci贸n y contra el militarismo deben trabajar para poner de manifiesto estos v铆nculos para poder afrontar estos retos desde la ra铆z.

FRONTEX Y LA MILITARIZACI脫N DE LAS FRONTERAS EN LA UE

Frontex cumple un papel muy importante en la militarizaci贸n de las fronteras europeas, la criminalizaci贸n de lxs migrantes y el monitoreo de sus movimientos. Uno de los objetivos principales de Frontex es identificar migrantes y organizar operaciones para regresarles a sus pa铆ses de origen. La agencia trabaja cada vez m谩s con pa铆ses terceros como Libia, Sud谩n, Turqu铆a y Bielorrusia, coordinando esfuerzos de retenci贸n y deportaci贸n m谩s all谩 de las jurisdicciones de la UE.

En 2020, grupos humanitarios denunciaron que la UE est谩 usando vigilancia a茅rea para ubicar migrantes varadxs en el Mar Mediterraneo, alertando a la guardia costera de Libia para que intervenga, una medida que facilita las devoluciones ilegales, mientras que las operaciones de rescate no gubernamentales se impiden y criminalizan activamente. Lxs migrantes interceptadxs son ubicadxs en centros de detenci贸n arbitrarios en Libia, donde se enfrentan a violaciones de derechos humanos, como tortura, violencia sexual y denegaci贸n de atenci贸n m茅dica. Asimismo, en la frontera entre Grecia y Turqu铆a, las organizaciones de derechos humanos han documentado devoluciones de refugiadxs a Turqu铆a por parte de los organismos oficiales de guardacostas, entre ellos Frontex y el personal guardacostas nacional.

La expansi贸n de la agencia ha sido parte vital de la pol铆tica de la UE en los 煤ltimos a帽os. Frontex acaba de conseguir un presupuesto de 6,5 mil millones de euros hasta 2027, con planes para contratar 10.000 guardias fronterizxs armadxs para el final de ese per铆odo. Su presupuesto se ha incrementado en un impresionante 7.560 por ciento desde 2005, y sus nuevos recursos se han utilizado para comprar equipos como barcos, helic贸pteros y drones. La fortaleza Europa, mientras tanto, est谩 cada vez m谩s cubierta de muros y vallas fronterizas: desde la ca铆da del Muro de Berl铆n en 1989, los pa铆ses europeos han constru铆do o comenzado a construir 1,200 kil贸metros de vallas, una distancia de aproximadamente el 40 por ciento de la longitud de la frontera entre M茅xico y los Estados Unidos.

驴QU脡 TIENE QUE VER ISRAEL CON ESTO?

En todo este proceso, tanto las agencias de seguridad de la UE como los Estados europeos adquieren equipos militares, incluyendo armas peque帽as, drones, barcos y tecnolog铆a de ciberseguridad como parte de sus pol铆ticas de seguridad fronteriza, gran parte de los cuales se obtienen dentro de la UE. Aqu铆 tambi茅n entra en juego la industria armament铆stica israel铆. Como muestra la Base de datos de equipos militares y de seguridad (DIMSE), las armas israel铆es desempe帽an un papel importante en la militarizaci贸n de las fronteras de la UE.

Las armas israel铆es que han sido adquiridas, entre otros, por Italia, Grecia, y Alemania incluyen drones, sistemas de radar y veh铆culos de patrullaje. Pero a煤n m谩s interesantes son las relaciones militares y de seguridad directas entre Israel, la Uni贸n Europea y los organismos de seguridad de la UE.

Mientras que la 鈥渁sistencia鈥 de los Estados Unidos a las capacidades de seguridad de Israel, de unos 3.800 millones de d贸lares al a帽o, est谩 bien documentada, la colaboraci贸n de las UE con Israel puede ser ignorada frecuentemente por lxs cr铆ticxs. Como Estado asociado a la UE, Israel ha disfrutado de estrechos lazos econ贸micos y diplom谩ticos con la UE durante muchos a帽os. A trav茅s de fondos de investigaci贸n e innovaci贸n, la UE ha invertido miles de millones en empresas y organizaciones israel铆es, incluyendo fabricantes de armas como Elbit, Verint System e Industrias Aeroespaciales Israel铆es (IAI). Entre las docenas de proyectos financiados por la UE desde 2007, Elbit e IAI aparentemente habr铆an obtenido contratos para desarrollar drones para agencias europeas de seguridad como Frontex y EMSA (Agencia Europea de Seguridad Mar铆tima) para detener de forma 鈥 aut贸noma鈥 鈥渕igrantes ilegales鈥 y 鈥渧eh铆culos que no cooperen鈥.

Despu茅s de llevar a cabo vuelos de prueba entre 2018-2020, IAI se adjudic贸 un contrato en 2020 para proveer a Frontex con el dron Heron para patrullajes mar铆timos. Como inform贸 el Times of Malta, la agencia fronteriza de la UE llev贸 a cabo un primer vuelo de prueba en Malta a principios de mayo de 2021. Diferentes informes de vuelo mostraron a los drones Heron realizando vuelos operativos en la frontera con Libia en junio de 2021.

El principal problema aqu铆 es que los drones son una manera efectiva de eludir la obligaci贸n de la UE, seg煤n el derecho internacional, de salvar las vidas de quienes intentan cruzar el Mediterraneo, como estaba obligada a hacer cuando patrullaban con barcos. A煤n m谩s, en el nuevo acuerdo, Frontex contin煤a estando presente en la zona desde el aire para estar al tanto de las diferentes embarcaciones de migrantes que parten de las costas de Libia y transmitir esa informaci贸n a la guardia costera de ese pa铆s.

La medida de Frontex de retirar la inversi贸n en buques de patrullaje mar铆timo y desviarla a los drones, es una manera de gastar dinero sin tener la responsabilidad de salvar vidas, y le permite organizar devoluciones a trav茅s de pa铆ses terceros. M谩s all谩 de los drones israel铆es, la UE est谩 operando con veh铆culos a茅reos europeos y probando nuevos sistemas rob贸ticos, incluyendo drones de largo y corto alcance.

Israel es esencialmente un recurso para los pa铆ses que buscan asegurar y militarizar sus fronteras. Las empresas, lxs especialistas y lxs generalxs de m谩s alto rango israel铆es se han vuelto cada vez m谩s visibles en convenciones de comercio de seguridad fronteriza y nacional en los 煤ltimos 20 a帽os. En ese tiempo, Israel se ha convertido en uno de los diez exportadores m谩s grandes de defensa en el mundo y en uno de los principales proveedores y consumidores del complejo industrial de seguridad fronteriza. La industria militar israel铆 lleva a帽os presionando para obtener una tajada del gasto multimillonario de la UE en la militarizaci贸n de fronteras.

En febrero de 2021, un grupo de periodistas europexs publicaron los 鈥淓xpedientes Frontex鈥, una lista de reuniones entre Frontex y varios grupos de presi贸n, entre ellos compa帽铆as de seguridad israel铆es como la mencionada Elbit, as铆 como Shilat Optronics y Seraphim Optronics, que se especializan en tecnolog铆as de reconocimiento facial. Otra compa帽铆a involucrada en operaciones de Frontex es la Israel Shipyards, que produce buques militares.

Otro hecho que investigadorxs y activistas internacionales han estado observando es el incremento en el uso de tecnolog铆as de vigilancia para monitorear el movimiento y los datos personales a trav茅s de los tel茅fonos inteligentes. Las agencias de inmigraci贸n de toda Europa muestran un nuevo entusiasmo por las leyes y los programas inform谩ticos que permiten usar datos de tel茅fonos en casos de deportaci贸n. Tambi茅n en este contexto, las tecnolog铆as cibern茅ticas israel铆es tienen mucha demanda y el infame proveedor de programas esp铆a, NSO Group, es usado desde hace mucho por las agencias de inteligencia europeas.

Cellebrite, otra compa帽铆a israel铆 especialmente problem谩tica, est谩 presuntamente involucrada en numerosas violaciones de los derechos humanos en todo el mundo y ya tiene 7000 contratos con grupos gubernamentales y privados, incluyendo la polic铆a nacional de 25 Estados miembros de la UE. Privacy International inform贸 que la compa帽铆a israel铆 est谩 anunciando sus tecnolog铆as usadas para extraer datos de celulares dirigidas a un nuevo objetivo: las autoridades que interrogan a las personas que solicitan asilo. En 2017, la tecnolog铆a de Cellebrite fue utilizada en una fase de prueba por la Oficina Federal Alemana para Migraci贸n y Refugiados. En 2018, se inform贸 que la Polic铆a brit谩nica est谩 usando la tecnolog铆a forense para celulares de Cellebrite para tener acceso a los historiales de b煤squeda de sospechosxs y que la Autoridad de Control de Inmigraci贸n del Reino Unido hizo un acuerdo por 45,000 libras con la firma en el mismo a帽o. Cellebrite tambi茅n particip贸 en EVIDENCE (Marco Europeo de Intercambio de Datos Inform谩ticos para Cortes y Evidencia), un programa lucrativo de investigaci贸n y desarrollo de la UE.

EL OTRO LADO DE LA MONEDA

El otro lado de la moneda es el uso de estas tecnolog铆as y armas aqu铆 en Palestina-Israel. Israel usa tecnolog铆as militares y de seguridad para mantener su sistema de colonialismo, apartheid y ocupaci贸n. Las violaciones de Israel del derecho internacional y la perpetraci贸n de cr铆menes de guerra durante sus incesantes ataques a lxs palestinxs en Gaza en mayo 2021 est谩n bien documentados y lxs activistas antimilitaristas est谩n investigando qu茅 armas fueron usadas en los ataques a Gaza para poder rastrear los nuevos avances del complejo militar industrial israel铆.

Las empresas de seguridad y militares israel铆es trabajan en conexi贸n directa con el ej茅rcito israel铆, proporcionando equipos y armas para sus operaciones. Esta relaci贸n significa que las operaciones militares en Gaza y Cisjordania se utilizan como un laboratorio para empresas de armas israel铆es, donde pueden desarrollar, probar y luego comercializar sus armas como 鈥減robadas en combate鈥. No pasar谩 mucho tiempo antes de que las empresas israel铆es promuevan sus nuevos equipos otra vez como 鈥減robados en combate鈥 despu茅s de los 煤ltimos ataques a Gaza: un enfrentamiento en el que al menos 129 civiles palestinxs fueron asesinadxs, 65 de ellxs ni帽xs, m谩s de 1000 hogares fueron destruidos y m谩s de 1000 severamente da帽ados, dejando a m谩s de 8000 personas sin hogar.

Para una industria armamentista que por a帽os ha dependido de la comercializaci贸n de productos 鈥減robados en combate鈥, la pr贸xima batalla no puede llegar lo suficientemente r谩pido. Al financiar estas compa帽铆as, la UE alimenta intr铆nsecamente la capacidad de Israel de perpetuar sus cr铆menes de guerra y sus violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional, lo que convierte a la UE en c贸mplice de esas violaciones.

Esto nos lleva de nuevo al dron Heron, que Frontex est谩 ahora operando en el Mar Mediterraneo. Los drones Heron tienen un oscuro historial de uso contra lxs palestinxs. Ya despu茅s de la 鈥淥peraci贸n Plomo Fundido鈥 en Gaza a finales de 2008 y principios de 2009, una investigaci贸n de Humans Right Watch concluy贸 que docenas de civiles fueron asesinadxs con misiles lanzados desde drones israel铆es. El Heron tambi茅n se utiliz贸 ampliamente en la 煤ltima gran oleada de ataques en mayo de 2021.

El primero de junio, menos de dos semanas despu茅s del cese al fuego, Industrias Aeroespaciales Israel铆es (IAI), public贸 un comunicado de prensa detallando una venta de 2.000 millones de d贸lares en drones Heron. El comunicado de prensa dec铆a: 鈥淟os drones de la familia Heron son los m谩s destacados de los drones IAI y desempe帽aron un papel importante y crucial en la captaci贸n de informaci贸n en la operaci贸n 鈥淕uardi谩n de los Muros鈥. El director general de IAI, Boaz Levy, continu贸: 鈥淓l acuerdo es un testimonio de la gran satisfacci贸n de nuestrxs clientes con los VANT (veh铆culos a茅reos no tripulados) Heron, incluyendo su desempe帽o operativo y t茅cnico.鈥

Las tecnolog铆as israel铆es, que forman parte de un sistema de apartheid, colonialismo y ocupaci贸n, son probadas en palestinxs,y vendidas a dictadores de todo el mundo, se usan ahora tambi茅n para evitar que lxs migrantes entren a Europa. Entre estas miles de personas hay por supuesto refugiadxs palestinxs que han sido inmovilizadxs en islas griegas, o devueltxs a Turqu铆a en su intento por encontrar una relativa libertad y seguridad lejos del apartheid israel铆.

HACIA UNA LUCHA ANTIMILITARISTA CONJUNTA

Mantener una tradici贸n de cooperaci贸n internacional entre movimientos pol铆ticos es crucial en estos tiempos de globalizaci贸n econ贸mica y militar. Las acciones solidarias e intervenciones pac铆ficas, ambas llevadas a cabo por 鈥減ersonas ajenas鈥 a un conflicto en conjunto con las partes en conflicto, son importantes, pero a煤n m谩s significativa es la formaci贸n de una lucha conjunta contra el militarismo.

En los 煤ltimos a帽os, hemos visto algunas formaciones de esta lucha conjunta, una de las cuales es la campa帽a internacional Abolish Frontex. En junio de 2021, acciones en 7 pa铆ses, incluyendo B茅lgica, Alemania y Marruecos, tuvieron como objetivo la agencia. Las acciones marcaron el lanzamiento de la campa帽a internacional, que hace un llamado a la desfinanciaci贸n y el desmantelamiento de Frontex y del mort铆fero r茅gimen de fronteras de Europa. La organizaci贸n ve en las fronteras modernas construcciones coloniales y racistas, institucionalizadas por las pol铆ticas fronterizas de la UE.

La campa帽a Abolish Frontex hace un llamado para que se detenga la militarizaci贸n de las fronteras y se garantice la libertad de circulaci贸n, residencia y sustento para todxs. De manera especial, esta campa帽a tambi茅n aborda la contribuci贸n de la UE a las razones que obligan a las personas a desplazarse en primer lugar y a la represi贸n contra activistas solidarixs en Europa. La red de la campa帽a es descentralizada y aut贸noma y est谩 compuesta por grupos, organizaciones e individuxs dentro y fuera de la UE, desde Senegal y Nigeria hasta Grecia e Italia.

Veteranxs de la lucha conjunta internacional contra el militarismo, la red Internacional de Resistentes a la Guerra lleva ya 100 a帽os de actividad, con m谩s de 90 grupos afiliados en 40 pa铆ses. Movimientos internacionales como el palestino Boycott, Divestment and Sactions Movement, Black Lives Matter y Jewish Voice for Peace son algunos ejemplos clave de movimientos antimilitaristas que contin煤an construyendo formas de internacionalismo que trascienden las divisiones entre las luchas.

A nivel local, y un poco menos visible, la lucha conjunta antimilitarista debe implicar la identificaci贸n de una causa com煤n entre los grupos y oportunidades de construir coaliciones. En la lucha antimilitarista israel铆, por ejemplo, diversos grupos pol铆ticos y activistas colaboran entre s铆. En este caso, grupos anti-ocupaci贸n cooperan con grupos religiosos jud铆os en la lucha contra la exportaci贸n de armas israel铆es a pa铆ses que violan los derechos humanos. Los grupos antimilitaristas cooperan con grupos del cambio clim谩tico en una lucha conjunta que ve la conexi贸n entre el colonialismo de lxs colonxs israel铆es, la ocupaci贸n de Palestina y la destrucci贸n del medio ambiente de la regi贸n.

Uno de estos grupos, el feminista y antimilitarista israel铆 New Profile, ve paralelismos entre la lucha local por la desmilitarizaci贸n de la sociedad israel铆 y la importancia de una lucha conjunta internacional contra el militarismo, dando un enfoque feminista interseccional a la agenda pol铆tica. Aparte del activismo local, el trabajo educativo y el apoyo a lxs opositorxs al servicio militar, New Profile es miembro de WRI, Abolish Frontex y otras coaliciones y grupos internacionales.

LA LUCHA PARA ACABAR CON EL MILITARISMO ES NECESARIAMENTE GLOBAL

El militarismo se caracteriza por la jerarqu铆a, la disciplina, la obediencia, el orden, la agresividad y la hipermasculinidad, y se define por las normas y valores de las estructuras militares estatales tradicionales. No se limita a las fuerzas armadas, ya que otras instituciones adoptan sus valores y pr谩cticas, ya sea la pol铆cia o las agencias de seguridad, como Frontex.

El militarismo en todo el mundo continuar谩 manteniendo las estructuras y fronteras racistas y violentas, que pretenden mantener un status quo colonial y opresivo. No es s贸lo un 芦tema禄 para las organizaciones y movimientos de paz, ya que est谩 ligado a gran parte de la opresi贸n y violencia que se vive hoy en d铆a en todo el mundo. Necesitamos desmilitarizar las instituciones y estructuras que mantienen este status quo. Esto debe tener lugar como parte de una lucha internacional conjunta radical donde lxs activistas colaboren y aprendan unxs de otrxs.

La lucha por la desmilitarizaci贸n de las fronteras europeas, por ejemplo, necesita ser parte de una lucha global antimilitarista que resista agencias como Frontex, pero que tambi茅n se enfrente al complejo industrial militar, tal y como ejemplifica el nexo entre Israel y la UE. Es necesario examinar las estructuras y procesos globales y locales del militarismo y los conflictos que no solo producen la tecnolog铆a para crear fronteras, sino que tambi茅n son la ra铆z de por qu茅 la gente tiene que huir en primer lugar.

Esta lucha implica no quedarse solo en trabajo 鈥渟olidario鈥: los movimientos contra el militarismo necesitan promover un orden social, econ贸mico y pol铆tico fundamentalmente distinto. O sea, necesitan poner al capitalismo, el racismo y el patriarcado en la agenda pol铆tica, temas que son frecuentemente evitados por las organizaciones pol铆ticas del Norte Global porque requieren el reconocimiento de nuestras propias contradicciones y privilegios, un cuestionamiento de nuestra forma de vida y un compromiso con cambios concretos.

Si aspiramos a construir una alternativa sustentable a un mundo de militarismo y violencia motivados por el lucro, necesitamos verlo como parte del reto m谩s profundo de superar el capitalismo global y las relaciones de poder colonial racistas. Por lo tanto, la lucha antimilitarista debe acentuar la relaci贸n entre las luchas internacionales feministas, antirracistas, anticoloniales, queer, anticapitalistas y antifascistas, por un lado, y dirigirse a lxs opositores aliadxs de los valores progresistas y los derechos humanos b谩sicos, por otro.

Jonathan Hempel es un investigador y activista israel铆, dedicado al militarismo y la exportaci贸n de armamento.

Fuente: https://progressive.international/w…




Fuente: Grupotortuga.com