November 4, 2020
De parte de Colectivo ContraInformativo SubVersion
205 puntos de vista


OTRA ALIMENTACI脫N PARA OTRO MUNDO POSIBLE

*EXPERIENCIA DE LA OLLA COMUNITARIA KWESX LA PAZ


El contexto pol铆tico, social y econ贸mico no pinta nada bien en Am茅rica Latina y mucho menos para Colombia, despu茅s de haber 鈥渟uperado鈥 el primer pico de la pandemia. La crisis social y econ贸mica se ha agudizado fuertemente.

En el m谩s reciente informe del mes de julio, el Departamento Administrativo Nacional de Estad铆stica (DANE) expuso que, el desempleo en Colombia aument贸 al 20,2%, lo cual traduce: de las 49millones de colombianas, aproximadamente 10 millones de personas se encuentran sin un empleo formal. Es as铆, que la brecha social entre explotados y explotadores aument贸 mucho m谩s; resultado de un neoliberalismo adoptado por el Estado colombiano a punta de sangre y fuego, desde el aparataje militar y paramilitar, donde este 煤ltimo tiene sus inicios en la segunda mitad del siglo pasado y que hoy en 2020, la reconfiguraci贸n de este fen贸meno sigue tomando fuerza; cobrando vidas y avanzando territorialmente.

En lo que va corrido del a帽o, se han registrado m谩s de 60 masacres en el territorio nacional[1], tomando como epicentro de la violencia la regi贸n del Suroccidente de Colombia (departamentos de Nari帽o, Cauca, Putumayo y Valle del Cauca), donde operan estructuras paramilitares y disidencias de las FARC con el grupo Oliver Sinisterra.

A lo anterior se le suman los graves casos de brutalidad policial: tema que en las 煤ltimas semanas ha estado en la opini贸n p煤blica, en la indignaci贸n y rabia de los sectores populares y juveniles urbanos, no solo con el asesinato de Javier Ord贸帽ez, sino con muchos otros que se ven铆an agregando a la lista de muertes a manos de la polic铆a y los que se tuvieron que sumar en los d铆as 9 y 10 de septiembre en las manifestaciones barriales.

En 煤ltimas, el panorama para las clases explotadas trabajadoras y juveniles que deciden manifestarse o construir escenarios de econom铆a propia o a peque帽a escala se convierte r谩pidamente en un horizonte opaco e incierto. Sin embargo, desde muchas latitudes, con muchas o pocas personas que a煤n no pierden la esperanza, se viene caminando y construyendo solidaridad y apoyo mutuo desde sus capacidades y necesidades en barrios perif茅ricos de la ciudad de Bogot谩: Uno de estos caminos, se viene dando en el centro-oriente de la urbeb<, en el barrio La Paz centro con el colectivo 鈥淥lla Comunitaria Kwesx La Paz鈥 en la Casa Popular Sol del Sur.

Gran parte de las personas habitantes del barrio se dedican al trabajo informal y precario (ventas ambulantes, peque帽os negocios o el rebusque diario). La crisis econ贸mica generada por la pandemia y agudizada por el p茅simo manejo del Estado a esta situaci贸n, afect贸 directamente a familias del sector y de muchos otros donde habitan trabajadoras formales e informales, estudiantes y desempleadas de las periferias.

El barrio La Paz ha sido objeto de estigmatizaci贸n y abandono estatal desde su fundaci贸n en la primera mitad del siglo XX[2], cuando familias obreras ocuparon los terrenos de las faldas del cerro de Monserrate. Hoy d铆a, sus calles y servicios p煤blicos han sido construidos y ganados lentamente por sus habitantes que reciben permanentemente a aquellas personas excluidas del sistema. Actualmente, el barrio enfrenta diversas problem谩ticas con el microtr谩fico y consumo de sustancias psicoactivas; gentrificaci贸n que cada d铆a toma m谩s espacio en el centro de la ciudad, tanto, que las universidades vecinas (U. de los Andes y Jorge Tadeo Lozano) ven el sector como punto estrat茅gico para la ampliaci贸n de sus centros acad茅micos de una clase social privilegiada.

Es as铆, que la Olla Comunitaria Kwesx La Paz centra sus esfuerzos en la construcci贸n de un tejido vecinal fuerte, solidario y horizontal (junto con la Escuela Popular Sol del Sur) por medio del compartir y del cocinar platos de comida veganos para un aproximado de cien personas del barrio.

驴C贸mo inicia?

Dada la crisis -ya expuesta anteriormente-, se plantea una propuesta de econom铆a popular entre dos familias Nasa (provenientes del norte del Cauca) y algunas personas amigas de la ciudad con un proyecto de empanadas y tamales veganos (pero tambi茅n de carne), con la receta propia caucana, bajo el nombre de 鈥淜wesx Empanadas & Tamalitos鈥. Posteriormente, siendo conscientes de la necesidad del barrio y sus habitantes, se realizan las primeras jornadas de Olla Comunitaria en el mes de abril.

Para el mes de junio, la Escuela Popular Sol del Sur abre su Casa Popular, tambi茅n en el barrio; es as铆 como, desde all铆 se comienzan a articular los procesos desde principios y objetivos en com煤n. Incluso, tambi茅n con otros procesos del barrio que trabajan con la l铆nea grafica.

驴Qu茅 plantea?

Si bien, el ejercicio de la olla comunitaria tiene un fin pol铆tico-organizativo, es preciso aclarar que solamente se dan los resultados a un mediano -y quiz谩s-, a un largo plazo, donde los objetivos pasan por cuestionar qu茅 es lo que consumimos; de d贸nde proviene el producto; c贸mo se produce 茅ste, para dar con una gran apuesta urbana de soberan铆a y autonom铆a alimentaria, donde la comunidad vecinal sea consciente de su alimentaci贸n, la crisis del campo colombiano y la necesidad de adoptar una alternativa a los productos de origen animal.

驴C贸mo son las jornadas de Olla?

Los domingos cada quince d铆as se prepara el men煤 del almuerzo. Desde tempranas horas de la ma帽ana, llegan las personas voluntarias desde muchos rincones de la ciudad con utensilios y herramientas para picar y pelar verduras. Hay quienes llegan con fanzines, otros que llegan alg煤n alimento no perecedero y hay otras que llegan con m煤sica para pasarla bueno mientras se cocina. Se realizan las jornadas en la Casa Popular, pero tambi茅n en otros espacios del barrio, particularmente en un punto denominado 鈥淓l Mirador鈥, donde tiene su casa una familia Ember谩 Katio, proveniente del departamento de Risaralda.  

Se enciende el fuego, se monta la olla. Se alista todo el tema operativo para el momento de comenzar a compartir el alimento. Muchas veces las nubes son juguetonas y hacen caer goticas de agua que hacen correr a la gente para proteger el fuego o a las mismas voluntarias, pero all铆 se resiste y se aprende (a montar con anticipaci贸n una carpa o un pl谩stico o una teja).

A las 2 o 3 de la tarde ya est谩 el almuerzo, se comienza a compartir y a llamar a las vecinas. De la parte alta del barrio, comienzan a bajar j贸venes, personas adultas y ancianas con una olla o con un plato, dependiendo a cu谩ntas personas ellas tambi茅n le van a compartir.            

El d铆a que se hicieron las hamburguesas

Tambi茅n podemos darnos grandes gustos alimenticios y disputarnos las hamburguesas para ser de ellas un plato popular y libre de sufrimiento animal. Para el mes de julio, preparamos aproximadamente 120 de ellas, gracias a un mont贸n de gente que estuvo detr谩s, ayud谩ndonos a preparar la deliciosa croqueta de lentejas y el gran pan artesanal. Las acompa帽amos de papas criollas fritas y salsa de piment贸n. Una receta exquisita para compartir con las vecinas, convid谩ndolas a preparar el plato cuando quieran, de forma econ贸mica y sin producto animal alguno.

Las hamburguesas se fueron en un parpadeo. Muchas personas quisieron probarlas, por curiosidad, pero tambi茅n por hambre, no hubo pena ni tiempo para pensarlo dos veces, en pocos minutos llegaron decenas de vecinas para recibir, llevar su receta y porci贸n.

Es as铆 como la olla comunitaria es un proceso pol铆tico a largo aliento, donde la reflexi贸n constante y la invitaci贸n a otra alimentaci贸n es necesaria en esta crisis generada por la pandemia y el sistema capitalista. Las huertas caseras o barriales son alternativa y camino para llegar a una autonom铆a alimentaria, pedag贸gica y pr谩ctica.

Tomar alternativas al consumo de carne con dietas vegetarianas o veganas, marca un precedente para iniciar un proceso alejado del gran negocio de los productos de origen animal, teniendo en cuenta el conflicto social y armado que vive Colombia, pues, las organizaciones paramilitares (como ej茅rcitos privados de grandes empresarios) desplazaban -y siguen desplazando- poblaciones enteras en territorios 鈥渁ptos鈥 para la ganader铆a extensiva y todo su negocio; entre otras motivos para una alimentaci贸n consciente.

En 煤ltimas, el proceso del colectivo Olla Comunitaria Kwesx La Paz es uno de los ejercicios y procesos donde la solidaridad, el apoyo mutuo, la horizontalidad y la alimentaci贸n son herramientas para construir autonom铆a barrial y alimentaria donde ninguna nueva crisis ni econ贸mica ni sanitaria lograr谩n derrotar.

隆Arriba las que luchan!

[1] A fecha del 29 de septiembre de 2020. Cabe aclarar que cada semana aumenta esta cifra.

[2] 鈥淧lano del estado de la ciudad en enero de 1923. Complementado y levantado en algunas de sus partes por Manuel Rinc贸n O.鈥. Bogot谩, 1923. Archivo General de la Naci贸n, Bogot谩. S. Mapas y Planos. F. Mapoteca 6. Ref. 148.




Fuente: Ccsubversion.wordpress.com