December 3, 2021
De parte de SAS Madrid
341 puntos de vista


El retorno a la sanidad universal ha sido uno de los compromisos desde que el PSOE regres贸 al poder, tras el 鈥榓partheid sanitario鈥 impuesto por Rajoy con el Real Decreto 16/2012. Una reforma sanitaria con la que dificultaba la atenci贸n a migrantes en situaci贸n irregular, entre otros colectivos. El Real Decreto 7/2018 fue el primer intento, pero, tal y como denunciaron plataformas y entidades sociales, fue infructuoso

En el art铆culo 3 ter de esta norma se indicaba que las personas sin residencia legal y con 鈥渆stancia temporal鈥 no pod铆an acceder a la sanidad sin un informe favorable de los servicios sociales de cada Comunidad Aut贸noma. Esta 鈥渆stancia temporal鈥 fue interpretada por las comunidades de una manera restrictiva: si se carec铆a de un empadronamiento de menos de 90 d铆as no se pod铆a acceder al sistema sanitario de manera gratuita sin el visto bueno de servicios sociales.

Dicho informe ha actuado como una barrera y, en la pr谩ctica, la plataforma REDER ha documentado desde 2018 5.000 casos, 2.500 en pandemia. Dentro de ellos, al menos 300 ni帽os y ni帽as y m谩s de 130 embarazadas no pudieron acceder a la atenci贸n m茅dica que necesitaban.

La nueva norma sanitaria es hasta m谩s regresiva, ya que la obligaci贸n de un empadronamiento de m谩s de 90 d铆as queda explicitada, excluyendo as铆 a un importante n煤mero de personas con residencia efectiva en Espa帽a

El pacto del gobierno de coalici贸n inclu铆a subsanar esta situaci贸n. A mediados de noviembre, el nuevo ejecutivo aprobaba un anteproyecto de ley por el que se modifican diversas normas para consolidar la equidad, universalidad y cohesi贸n del Sistema Nacional de Salud. Este documento sigue sin dar con la tecla. Es incluso hasta m谩s regresivo, ya que la obligaci贸n de un empadronamiento de m谩s de 90 d铆as queda explicitada en la nueva normativa, excluyendo as铆 a un importante n煤mero de personas con residencia efectiva en Espa帽a.

鈥淓l texto que propone el ministerio no recupera un sistema de plena igualdad de derechos en todas las personas que viven en Espa帽a鈥, expresa a El Salto Pablo Iglesias, portavoz de REDER. 鈥淎ntes del decreto del PP cualquier persona por el mero hecho de estar empadronada ten铆a derecho. Eso a d铆a de hoy no es as铆 y el nuevo texto sigue manteniendo exigencias a las personas en situaci贸n irregular: demostrar que llevan en Espa帽a 90 d铆as鈥, relata.

鈥淎dem谩s 鈥攁帽ade鈥 a determinadas personas se les exige aportar el certificado de no exportaci贸n del derecho, que acredite que la asistencia que reciben en Espa帽a no se puede cargar al pa铆s de origen, un documento que no es f谩cil de conseguir porque a veces no lo emiten las propias embajada y act煤a como barrera鈥.

Iglesias insiste en que ya han manifestado en varias ocasiones los efectos de la redacci贸n 鈥渁mbigua鈥 del decreto de 2018, que favoreci贸 una interpretaci贸n restrictiva por parte de las Comunidades. 鈥淓sto se lo hemos se帽alado en varias ocasiones. Y ahora el ministerio corrige esta deficiencia desde una perspectiva regresiva porque ahora lo que establece claramente es que deben pasar 90 d铆as salvo que consiga un informe de servicios sociales que no ha sido una v铆a 煤til鈥.

Los reagrupados, los otros que quedan fuera

Adem谩s de estas personas en situaci贸n irregular, hay otro colectivo que sigue quedando al margen del acceso gratuito a la sanidad. Son los ascendentes reagrupados, madres y padres de migrantes que cuentan con residencia legal y que llegan a Espa帽a con la sorpresa de que el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) les exige un seguro m茅dico.

La culpable, una frase que se introdujo con la reforma sanitaria del PP y que se ha perpetuado desde entonces, decreto tras decreto. As铆 el art铆culo 3. 2 indica que la asistencia sanitaria ser谩 con cargo a los fondos p煤blicos siempre que se cumpla el requisito de 鈥渘o tener la obligaci贸n de acreditar la cobertura obligatoria de la prestaci贸n sanitaria por otra v铆a鈥.

鈥淟as personas ascendentes reagrupadas cuando vienen a Espa帽a tienen que contratar un seguro privado para conseguir la reagrupaci贸n, y les aplican esa obligaci贸n el resto del tiempo que est谩n aqu铆鈥

鈥淓sta frase es la que ha hecho que el INSS no les reconozca su derecho a la prestaci贸n sanitaria porque cuando vienen a Espa帽a tienen que contratar un seguro privado para conseguir la reagrupaci贸n, y les aplican esa obligaci贸n el resto del tiempo que est谩n aqu铆鈥, explica Celia Sobrino, integrante de Yo S铆 Sanidad Universal.

Esta plataforma, que lleva batallando contra la reforma sanitaria del PP desde 2012, aglutin贸 a un colectivo de personas agraviadas por esta situaci贸n, el Grupo de afectadas por el INSS. Un grupo que comenz贸 a recurrir las denegaciones del INSS ante los juzgados y que han conseguido m谩s de 70 sentencias a su favor en el juzgado de lo social. 鈥淓l juzgado ha considerado que es un derecho que s铆 que est谩 contemplado y que no puede ser suprimido por un requerimiento administrativo鈥, cuenta Sobrino. Una buena racha que ha sido frenada en seco por dos sentencias del Supremo favorables al INSS. Un derecho pues que vuelve a la casilla de salida.

鈥淣osotros les dijimos que quitaran esa frase porque impide que les den la tarjeta, pero la formulaci贸n sigue intacta鈥, se queja la integrante de Yo S铆 Sanidad Universal quien avisa de que habr谩 muchos afectados. 鈥淓n el grupo somos unos 40, pero habr谩 mucha gente que no ha conseguido llegar hasta nosotras. Ser谩n cientos de afectadas, miles鈥.

Letizia es una de ellas. Cubana de nacimiento, y con la nacionalidad espa帽ola, decidi贸 traer a sus padres hace cuatro a帽os. 鈥淐uando llegaron aqu铆 no sab铆an que no iban a tener derecho a la sanidad. “Al hacer los tr谩mites nos piden un seguro privado, vamos al INSS y nos enteramos de que han cambiado la ley en 2012. Me pongo a investigar y doy con Yo S铆 Sanidad Universal’鈥, relata. 鈥淭uvimos la suerte de ir a juicio y ganamos en el tribunal de lo social. En mi caso no me lo han tumbado y mis padres consiguieron asistencia sanitaria鈥, expresa.

鈥淗ay gente con c谩ncer, con diabetes, con enfermedades respiratorias. Tuvimos gente que dio positivo en covid que no ten铆a cobertura鈥

Pero, cada d铆a, batalla por otros casos. Personas con una edad avanzada que, en ocasiones, ven como se cierran hasta las puertas de los seguros privados. 鈥淗ay gente con c谩ncer, con diabetes, con enfermedades respiratorias. Tuvimos gente que dio positivo en covid que no ten铆a cobertura鈥, explica.

Proceso abierto

Y se muestra muy dura con el gobierno de coalici贸n: 鈥淣os hemos reunido en el Congreso y se lo hemos dicho. Lo incluyeron en el pacto gobierno, y ahora, sacan una ley igual. 驴Qu茅 es lo que quieren? 驴Qu茅 dentro de dos a帽os gane la ultraderecha? Si tenemos un gobierno progresista y no hacen lo que tienen que hacer 驴Qu茅 nos queda?鈥.

Mientras tanto, la ministra de Sanidad, Carolina Daria, festejaba la aprobaci贸n de la nueva ley. 鈥淗emos eliminado el copago y hemos devuelto la universalidad a la sanidad鈥, declaraba con un tono triunfalista que puede empa帽ar la letra peque帽a.

鈥淣os hemos reunido en el Congreso y se lo hemos dicho. Lo incluyeron en el pacto gobierno, y ahora, sacan una ley igual. Si tenemos un gobierno progresista y no hacen lo que tienen que hacer 驴Qu茅 nos queda?鈥

El portavoz de REDER asegura que todav铆a hay tiempo de enmienda ya que el texto debe de pasar una segunda ronda hasta volver al Consejo Ministerial. 鈥淓sto es un proceso que todav铆a est谩 abierto. Estamos trabajando en una propuesta de enmienda al ministerio y esperamos que se puedan incluir correcciones al texto. Nos gustar铆a creer que la nueva normal ser谩 mejor que la actual pero a d铆a de hoy la valoraci贸n que podemos dar es que la propuesta del ministerio es insuficiente鈥, sentencia.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (03/12/2021).




Fuente: Sasmadrid.org