September 20, 2022
De parte de Nodo50
133 puntos de vista

‘Labordeta, un hombre sin m谩s’, se estrena en cines.

El documental comienza con una capilla ardiente. Colas de personas para dar un 煤ltimo adi贸s. El visionado coincide con el funeral de la reina de Inglaterra, que lleva m谩s de una semana por todas las televisiones, por todos las redes, por todos los medios de comunicaci贸n. A quien despiden en esta otra pantalla, sin embargo, no es un rey, ni lo velan en un palacio, ni muri贸 estos d铆as. Es Labordeta, un hombre sin m谩s, como se titula la cinta que se estrena este viernes en cines, doce a帽os despu茅s de su muerte por un c谩ncer. 

鈥淓s la letra de pap谩鈥, dicen sus hijas en un momento del documental a su madre, Juana de Grandes, con ese pellizco de incredulidad y a la vez m谩gico que se te coge por dentro al pensar que quien hizo esos garabatos fue 茅l, una persona que estaba viva y que ya no est谩, que fue tu padre o tu marido o tu amigo.

Juana muestra a sus hijas el diario de su padre en una escena del documental.

Labordeta, el cantautor, el poeta, el profesor, el pol铆tico, el hombre que puso el alma a Un pa铆s en la mochila, el que mand贸 a la mierda a los diputados del PP en el Congreso, y el que no ha visto toda la podredumbre que se est谩 cociendo ahora, es alguien a quien, con mucha m谩s raz贸n, doce a帽os despu茅s de su muerte, se le sigue echando de menos

Cuando una ve el documental 鈥揷odirigido por Paula Labordeta y Gaizka Urresti鈥 concluye, adem谩s, que es alguien, un hombre 鈥搉o un rey, no un pol铆tico, no un gur煤鈥 que deber铆a estar siempre, tambi茅n en esta 茅poca, en la que podemos tararear su Canto a la libertad a veces con alegr铆a, a veces con tristeza, a veces con esperanza 鈥揷omo cuenta Juana que hac铆a 茅l鈥 ante la situaci贸n de desigualdad, polarizaci贸n y pobreza que estamos viviendo ahora 鈥揷omo hac铆a 茅l cuando muri贸 Franco鈥. 鈥淗abr谩 un d铆a en que todos / al levantar la vista / veremos una tierra que ponga libertad鈥. Es pr谩cticamente imposible no emocionarse en este pasaje. 

脡l mismo se lo dice a su amigo Eloy Fern谩ndez, con quien se embarca en el camino para reivindicar que Arag贸n existe, que los aragoneses existen, que est谩n ah铆: no hemos hecho bien las cosas, tenemos que seguir trabajando. Y eso es lo que, a trav茅s del testimonio de su mujer y de sus tres hijas, Paula, Ana y 脕ngela, muestra tambi茅n la cinta: un hombre que sufri贸 mucho por el mundo que ten铆a alrededor, al que le afectaba todo, las injusticias, las desigualdades, que se sinti贸 completamente solo y pas贸 por muchos momentos de desasosiego, en constante desaz贸n. 鈥淒esear铆a volver a hablar de mi mujer y de mi hija. Gracias a las dos vivo y supero esas crisis producidas por mi melancol铆a, ambas me hacen olvidar todo鈥, dej贸 escrito en el diario el 9 de octubre de 1966.

En ese recorrido hacia atr谩s, descubres a un hombre que no sab铆a bien qu茅 hacer con su vida, que no quer铆a estudiar oposiciones, que quer铆a escribir siempre鈥 Piensas, tal vez, en cualquier hombre de hoy en d铆a, en cualquier mujer, en cualquier joven. Descubres a un hombre que cant贸 porque sab铆a que la canci贸n llegaba, que era 煤til, pero que lo que quer铆a de verdad era hacer poes铆a. 鈥Asesinaos si as铆 lo dese谩is鈥 Asesinaos, pero vosotros鈥, le ley贸 a Aznar en el Congreso, los versos de su hermano Miguel, cuando no hab铆a manera de que todo un presidente del Gobierno entendiera que las guerras son guerras, que no hay vencedores ni vencidos, que lo que hay son p茅rdidas por doquier. 

Estamos hablando de un hombre al que tambi茅n escupieron por la calle en los a帽os de la mayor铆a absoluta de la derecha, al que le dibujaron una cruz gamada en el ascensor. Un hombre intimista, melanc贸lico, que se fue una temporada solo con un dinero que le toc贸 en la loter铆a para leerse el Ulises de Joyce y decidir si segu铆a adelante con su noviazgo. As铆, con la alegr铆a de sentirse de nuevo, por unos instantes, en aquel momento ya pasado, se lo cuenta Juana a sus dos nietas en el documental, la mujer que estuvo siempre a su lado y que, de alguna manera, sent铆a que se lo hab铆an robado, que ten铆a que reconstruir su vida para poder estar en paz. 鈥淐uando lo dej贸 todo, fue para morir鈥.

Juana con sus nietas.

La 煤ltima p谩gina de su diario, escrita el 3 de julio de 1978, fue un aviso entonces, pero tambi茅n lo es hoy para ese individualismo que campa cada vez m谩s a sus anchas: es lamentable comprobar, c贸mo despu茅s de tanto trabajo, nadie ha entendido nada. Una nueva lecci贸n de un hombre, que, como dice su familia, siempre dio lecciones sin querer darlas.

Paula Labordeta y Gaizka Urresti han codirigido el documental.




Fuente: Lamarea.com