June 17, 2021
De parte de La Haine
132 puntos de vista


Es conocida la afici贸n de los gobernantes de EEUU por el uso de la mentira para justificar sus acciones en el mundo, constitutivas, como regla general, de flagrantes violaciones del derecho internacional y de los principios humanistas elementales.

Pero pocas veces la hipocres铆a y el cinismo del imperio del norte han llegado tan lejos como cuando sus voceros profieren que las indebidamente llamadas sanciones econ贸micas a pa铆ses como Cuba, Venezuela, Siria, Ir谩n y Corea del Norte buscan castigar a sus l铆deres y no a sus poblaciones.

As铆 lo corroboro al leer el muy documentado y pormenorizado informe anual del gobierno cubano a la ONU sobre el da帽o ocasionado a su pueblo por el bloqueo. Por cierto, es hora de recordar que Washington llama eufem铆sticamente embargo o sanciones a esta medida punitiva de fuerza, arrog谩ndose el derecho, que nadie le ha conferido, de decidir qui茅nes son los buenos y los malos en el mundo. No me voy a detener a explicar ahora por qu茅 se trata de bloqueo y no de embargo. Ser铆a como explicar por qu茅 se le dice pan al pan.

Pero el t茅rmino sanciones envuelve la arrogancia, la altaner铆a y esa obsesiva inclinaci贸n de Washington por la mentira, cuando intenta encubrir bajo ese vocablo graves violaciones al derecho internacional y a los derechos humanos, que no tienen otro nombre que medidas coercitivas unilaterales. Son coercitivas por aplicarse mediante la fuerza y son unilaterales por hacerlo en contra de la Carta de la ONU y de otros instrumentos internacionales, en desconocimiento de los organismos multilaterales 鈥揷omo el Consejo de Seguridad de la ONU鈥, 煤nicos facultados para adoptar sanciones contra terceros pa铆ses de acuerdo con la normatividad internacional.

Pero volvamos a lo que constituye el meollo de este alegato: la mentira estadunidense de que las sanciones van dirigidas contra los gobernantes y no contra los pueblos. En el periodo analizado por el aludido informe del gobierno cubano, entre marzo de 2019 y abril de 2020, se constata que por primera vez desde que este reporte se debate en la ONU (1993), la afectaci贸n ocasionada por el bloqueo a la econom铆a cubana sobrepasa 5 mil millones de d贸lares, para situarse en el orden de 5 mil 570.3 millones, un incremento de alrededor de mil 226 millones de d贸lares respecto del periodo anterior, cifra muy alta para una econom铆a peque帽a. Este aumento refleja la hostilidad y el odio sin l铆mites desplegados contra Cuba por el gobierno de Trump, pero evidencia, por su extraordinaria magnitud, el objetivo deliberado de ocasionar el mayor malestar posible no a los dirigentes, sino al pueblo cubano.

El orden de magnitud de esta cifra y el cuadro de descaradas amenazas y castigos a todo aquel que en el mundo osara realizar un negocio con Cuba u otorgarle un cr茅dito revela la perversa intenci贸n de la medida: ocasionar hambre, escasez generalizada 鈥搃ncluso de medicamentos esenciales鈥, largas filas para comprar lo m谩s elemental, con el prop贸sito de provocar un estallido social del pueblo cubano y el anhelado cambio de r茅gimen. Esto seguido, por supuesto, de planes desestabilizadores, incluyendo el intento de golpe blando, como se ha visto en los 煤ltimos meses. En eso llevan m谩s de seis d茅cadas, si contamos a partir de que adoptaron las primeras medidas contra la econom铆a insular, aunque todav铆a formalmente no se hubiese decretado el bloqueo.

La crisis econ贸mica internacional y su notable agravamiento por la pandemia han hecho da帽o a Cuba, como al mundo entero, pero es asombroso el grado al que el bloqueo puede hacer m谩s dolorosa esta situaci贸n, sobre todo debido al ensa帽amiento que le ha impregnado EEUU en tiempos de pandemia. Tomemos un ejemplo. El Instituto Finlay de Vacunas tuvo que acudir a proveedores de terceros pa铆ses para realizar compras de productos de fabricaci贸n estadunidense. Para ello emple贸 894 mil 693 d贸lares, de los cuales podr铆a haber ahorrado 178 mil 938 de haberlos adquirido en EEUU.

Es s贸lo un caso, pues los esfuerzos de Cuba por combatir la pandemia se han visto sensiblemente limitados debido a las disposiciones del bloqueo, especialmente las extraterritoriales, que han permitido a Washington privar a Cuba deliberadamente de ventiladores mec谩nicos, mascarillas, kits de diagn贸stico, gafas, trajes, guantes, reactivos y otros insumos necesarios para enfrentar el Covid-19.

En esas adversas condiciones, Cuba no s贸lo tiene el 铆ndice de mortalidad por Covid m谩s bajo de la regi贸n, sino que aplica masivamente a su poblaci贸n vacunas creadas por sus cient铆ficos. Adem谩s del apoyo de sus m茅dicos a m谩s de 50 naciones para combatir la enfermedad. En unos d铆as EEUU recibir谩 de nuevo en la ONU el rechazo del mundo a esta pol铆tica, que califica como genocida con arreglo a la Convenci贸n de Ginebra de 1948, y como crimen de lesa humanidad, por el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. S铆, se帽or Biden.

@aguerraguerra




Fuente: Lahaine.org