January 16, 2022
De parte de Nodo50
201 puntos de vista

Sí, la noticia no es nueva, salió a la luz el pasado martes de esta misma semana. Y, en realidad, no sorprende que Pablo Iglesias imparta clases de liderazgo (siempre líder, él sabe mucho de esto, nada de lo que es caminar sobre el barro) en la sede de la CEOE.

Sí, al igual que nosotrxs, entendéis que aquí algo no cuadra. Y es que un llamado a asaltar los cielos (eso es lo que dijo Pablo Iglesias que iba a hacer) nunca debería tontear de la manera en la que este individuo lo hace con la patronal de la CEOE, sencillamente porque es un contrasentido. En todo caso, por ser enemigo de clase, la labor de un asaltador de cielos sería la de intentar destruirla.

Lo que sucede es que, a estas alturas de la película (comedia para algunos; lamentablemente de terror para muchísima gente) ya casi todo se sabe. Se sabe, por ejemplo, que el tal Iglesias y el engendro que montó con Juan Carlos Monedero y otras personas, lo único que hizo fue desactivar las movilizaciones en las calles (que estaban al alza, como hacía tiempo que no habían estado) y, posteriormente, todo el entramado podemita sirvió (y sirve) para que aquellas no vuelvan. ¿Cómo ir contra un gobierno que es el más progresista de la historia de la humanidad? Esto es lo que todavía muchísima gente se lo cree. ¡Y así nos va!

Como decíamos, el pasado martes el ex presidente de gobierno Pablo Iglesias estuvo impartiendo una clase en la sede de la CEOE Campus. El mencionado acudió a dicha sede para “dar lecciones sobre liderazgo ante un nutrido grupo de directivos y representantes de todo el arco parlamentario”.

Enmarcado en el ’Curso de Liderazgo Público’, fue una iniciativa de la patronal de la CEOE Campus, el Instituto Superior de Estudios Empresariales de la patronal.

El fundador y ex dirigente de Podemos no desaprovechó la oportunidad para defender la nueva Reforma Laboral antiobrera (la CEOE está encantada con ella) puesta en marcha por Yolanda Díaz y, en general, por el gobierno de coalición (PSOE-UP).

Iglesias, por supuesto, tuvo oportunidad de saludar al presidente de la CEOE, Garamendi, en un tono «correcto y cordial”.

¡Faltaría más!




Fuente: Insurgente.org