November 23, 2021
De parte de La Haine
370 puntos de vista


El 18 de octubre muri贸 Colin Powell (1937-2021) de Covid-19 en su cama y rodeado de sus familiares

En los obituarios de los c铆rculos dominantes de EEUU, Jamaica y el resto del mundo se le present贸 como el t铆pico self made man (hombre hecho a s铆 mismo) del sue帽o americano: un negro pobre (que nunca fue), de padres jamaiquinos que naci贸 en Harlem y a pulso venci贸 todos los obst谩culos y lleg贸 a las altas cumbres del poder pol铆tico y militar de los EEUU, ascendiendo desde abajo y paso a paso se convirti贸 en el primer afroamericano en llegar al alto mando del Estado Mayor Conjunto, el primer asesor de seguridad nacional de ascendencia afro y Secretario de Estado. Joe Biden calific贸 a Powell como un 鈥減atriota de incomparable honor y dignidad鈥 y en Jamaica se lleg贸 al extremo de considerarlo como 鈥渦n hijo de la tierra鈥 y una especie de 鈥渉茅roe nacional鈥 por sus logros pol铆ticos y militares y se recordaron sus ra铆ces jamaiquinas como algo digno de elogiar en tan 鈥済rande鈥 y 鈥渂ondadoso鈥 personaje.

Algunos pocos apologistas de Colin Powell recordaron que la 煤nica mancha a su impecable ridiculum criminal fueron las mentiras que propal贸 en el Consejo de Seguridad de la ONU el 5 de febrero de 2003 para justificar la guerra de EEUU contra Irak. Se le reprocha por haber dicho una mentirilla, algo que piadosamente puede ser perdonado. Lo que no dicen es que el general Colin Powell fue un asesino de tiempo completo, un criminal de guerra qu铆micamente puro, Made in USA.

Su trayectoria criminal fue la que le posibilit贸 el ascenso y no otro tipo de m茅ritos. Desde 1963 estuvo involucrado en la guerra de Vietnam y en 1968 en la masacre de My Lai, en la que el ej茅rcito de EEUU asesin贸 a unos quinientos ni帽os y mujeres. A pesar de las denuncias que un militar hizo de esa masacre, Powell la ocult贸 y lav贸 la cara de los asesinos (como 茅l mismo) con el argumento de que 鈥渓as relaciones entre los soldados estadounidenses y el pueblo vietnamita son excelentes鈥. Se ufanaba de los cr铆menes cometidos, como lo record贸 a帽os despu茅s en sus Memorias (1995) 鈥抍on las que obtuvo diez millones de d贸lares鈥, en donde describe como algo normal el asesinato de civiles vietnamitas: 鈥淪i un helic贸ptero ve铆a a un campesino en pijama negro que parec铆a un poco sospechoso [鈥 el piloto giraba y disparaba delante de 茅l. Si se mov铆a, su movimiento se consideraba una prueba de intenci贸n hostil, y el siguiente asalto no era frente a 茅l, sino sobre 茅l. 驴Brutal? Tal vez s铆. [鈥 La naturaleza del combate, matar o morir, tiende a embotar la percepci贸n del bien y el mal鈥. Lo que el 鈥渉umanista鈥 Powell llama 鈥渃ombates鈥 era el asesinato a mansalva y con toda la impunidad de civiles desarmados, entre ellos ni帽os. Esta fue el comienzo del mete贸rico ascenso de Powell, una acci贸n criminal. Y los cr铆menes seguir谩n acompa帽ando su 鈥渂rillante鈥 hoja de muerte.

En lo sucesivo, Powell estuvo involucrado en las muchas guerras y agresiones de EEUU en diversos lugares del mundo. Fue uno de los impulsores de la pol铆tica de destrucci贸n de Am茅rica Central del gobierno de Ronald Reagan, que dej贸 un saldo de unos quinientos mil muertos y miles de heridos en El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua (con el apoyo a los contras). Tambi茅n particip贸 en la brutal invasi贸n a Panam谩 en diciembre de 1989, cuando fueron masacrados unos siete mil habitantes de los barrios pobres de capital de ese peque帽o pa铆s. Siguiendo con su senda criminal intervino en la primera guerra del Golfo contra Irak (1990-1991) como Jefe de Operaciones, Adquiri贸 celebridad c铆nica su justificaci贸n del bombardeo de una planta que produc铆a alimentos para ni帽os: 鈥淣o es una f谩brica para beb茅s. Era una instalaci贸n de armas biol贸gicas, de eso estamos seguros鈥, una mentira que luego fue desmentida por la misma CIA.

Su palmar茅s criminal lleg贸 a su punto m谩ximo de perversi贸n con los acontecimientos de la guerra que EEUU libr贸 contra la poblaci贸n de Irak en el 2003. Como Secretario de EEUU fue el encargado de presentar las mentiras urdidas por el gobierno de George Bush II para justificar esa carnicer铆a. El 5 de febrero de ese a帽o en la Sesi贸n del Consejo de Seguridad de la ONU, sin inmutarse 鈥抋unque con cada cosa que dec铆a le aumentaba el tama帽o de su nariz, cual vulgar Pinocho鈥 sostuvo que 鈥渃ada afirmaci贸n que hago hoy aqu铆 est谩 apoyada en fuentes s贸lidas鈥, o m谩s exactamente que lo suyo no eran afirmaciones sino hechos indiscutibles e irrefutables. De manera delirante durante 75 minutos sac贸 a relucir las supuestas pruebas sobre la existencia de armas de destrucci贸n masiva en Irak, que pon铆an en peligro la seguridad de los EEUU y el mundo occidental. Pronto se comprob贸 que esas pruebas eran falsas e inventadas, invenci贸n en la que particip贸 el gobierno ingl茅s de Tony Blair, otro criminal de guerra que anda suelto.

A la mentira c铆nica e imp煤dica le sigui贸 la destrucci贸n de Irak, el bombardeo criminal y genocida de ni帽os, mujeres, ancianos, el saqueo de su riqueza cultural con el robo de sus museos y bibliotecas. Colin Powell es uno de los responsables directos de ese genocidio que ha dejado cerca de un mill贸n de muertos. Se destruy贸 un pa铆s y se masacr贸 a su poblaci贸n y nunca se encontraron las tales armas de destrucci贸n masiva, porque eso fue un pretexto para comenzar la guerra.

Powell despu茅s sostuvo que cometi贸 un ligero desliz en el Consejo de Seguridad al mentir, pero nunca reconoci贸 鈥抋lgo propio de un criminal de guerra que se respete鈥 que sus manos estaban manchadas de sangre de millones de personas que fueron destrozadas por las bombas democr谩ticas y civilizadas de los EEUU.

Colin Powell fue un verdadero asesino en toda la l铆nea y, si existiese un m铆nimo de justicia, no hubiera muerto en la cama, sino tras los barrotes de una prisi贸n, a donde deber铆a haber sido condenado a perpetuidad. El dolor que pudo haber sentido en sus 煤ltimos instantes, por no poder respirar afectado por la Covid.19 es poca cosa frente al sufrimiento que le caus贸 a millones de seres humanos en varios continentes. Ese es su legado de muerte, comparable al de los criminales nazis. Por algo, durante su infame discurso de 2003 en la ONU se orden贸 cubrir con un trapo la r茅plica del Guernica, de Pablo Picasso que se encuentra en ese lugar. Finalmente, sucedi贸 lo mismo, pero con una peor intensidad, que aquello que registro Picasso en su c茅lebre pintura: en Irak se revivi贸 el horror que se sinti贸 en la ciudad vasca de Guernica, bombardeada por fuerzas alemanas nazis. Como lo dijo el escritor Ariel Dorfman: 鈥3 mil misiles Cruise durante la primera hora; cayendo sobre Bagdad; 10 mil Guernicas; cayendo sobre Bagdad鈥.

Por todo ello, a este asesino bien pueden aplic谩rsele sus propias palabras, las que uso para referirse a Sadam Hussein el 5 de febrero de 2003: 鈥淒etr谩s de los hechos y de su patr贸n de su comportamiento est谩 [鈥 su desprecio por la verdad y, peor a煤n, su enorme desprecio por la vida humana鈥.

Otros criminales de guerra como Powell, entre ellos George Bush II, Tony Blair, Jos茅 Mar铆a Aznar, Jos茅 Manuel Barroso (que formaron el Cuarteto de los Azores) y se unieron para masacrar a los iraqu铆es en 2003, tambi茅n va a morir de muerte natural y en su confortable cama, por aquello de la impunidad generalizada que no toca a los criminales de alto vuelo ni castiga el terrorismo imperialista de EEUU y sus lacayos.

El Colectivo




Fuente: Lahaine.org