December 3, 2022
De parte de SAS Madrid
166 puntos de vista

Lugo es una de las provincias españolas que más sufre la pérdida de habitantes y ha decidido ponerle remedio.

Lugo trata de agarrarse al presente para no perder el futuro y que la despoblación acabe con el vida que tiene. Allí residen 326.000 personas y, si nada lo remedia, el INE calcula que la provincia perderá 18.000 habitantes en los próximos 15 años, más de 1.000 por año. Con los pueblos cada vez más vacíos y envejecidos, la Diputación de Lugo ha puesto en marcha un modelo pionero de residencias en zonas rurales donde el arraigo de los que las habitan es la clave.

Se llaman Centros de Atención a Mayores (CAM) y tienen capacidad para 30 personas y 25 trabajadores cada una. No son residencias al uso sino algo más parecido a “pequeños hoteles” con los que se evita el desarraigo territorial de los mayores y se generan empleos en la zona, ya que los cuidadores son vecinos. Eso permite además que los mayores se sientan casi como en casa y que se hayan generado 230 puestos de trabajo directo en la zona, el 95% ocupados por mujeres: “Ellas no se pueden. Sin mujeres no se puede poblar”, recuerda en Hoy por Hoy José Tomé, presidente de la Diputación, al que ha entrevistado Àngels Barceló en el programa especial desde Lugo.

De momento hay 8 centros y está previsto que en los próximos días se inauguren otros en Navia de Suarna y la de Ribas de Sil. El objetivo es cubrir todo el territorio provincial con casi una veintena de centros. Pese a lo que cabría pensar, el presidente destaca que “la pandemia consolidó este modelo de residencias” en las que no se registró ningún fallecimiento.

Pura cumplirá pronto 86 años y vive con su hijo en el CAM de Pedrafita do Cebreiro. Cuenta que se fue allí por él: “Yo jamás pensé en entrar en una residencia pero mi hijo tiene alzhéimer y la enfermedad avanzaba, así que me apunté a la asistencia social del Ayuntamiento y nos dieron la plaza”. Ahora vive allí y está encantada. Ellos son de Villasol, a 16 km de Pedrafita, y en agosto volvieron a su casa a pasar las vacaciones: “Mi hijo preguntaba, ¿Cuándo volvemos a la residencia?”

Cuando Pura sale de paseo por Pedrafita ya conoce a todo el mundo. No es su pueblo pero ya es como si lo fuera. El presidente de la Diputación dice que incluso de estas residencias sale alguna que otra pareja, aunque Pura le asegura que en la suya “nada”. Lo que sí repite ella a menudo es lo bien cuidados que están en el centro y la alegría que se respira.

En Villasol, el pueblo de Pura, solo hay 8 casas abiertas. Ella vivió toda su vida allí y lamenta que en poco tiempo la aldea quedará abandonada. Con este proyecto se reorganiza la población de forma que no se quede sin población toda una zona. De momento no hay ningún otro sitio en España que tenga un modelo parecido: “La diputación de Coruña se ha interesado por nuestro modelo pero no tenemos noticia de que haya más lugares”, señala José Tomé. Lugo está demostrando que hay otro modelo de residencia posible y que la atención a las personas mayores puede ser de calidad.

Enlace relacionado CadenaSer.com 02/12/2022.




Fuente: Sasmadrid.org