April 1, 2022
De parte de Sare Antifaxista
224 puntos de vista

“Melitón Manzanas fue ajusticiado por ETA por ser un torturador, no por otra cosa”

“Está claro que el PSOE no ha hecho ningún tipo de depuración”

“La Brigada Político Social nace de la propia Gestapo, pero después colabora y se forma con la CIA”

“Esta claro que Estados Unidos tiene mucha culpa también de que la dictadura franquista se mantuviera en pie y que apoyó a las autoridades policiales y a la represión”

“Martín Villa cuando muera mucha gente dirá que fue un demócrata maravilloso, pero no” 

Juanjo Basterra, kazetaria eta militante soziala * E.H 

Hablamos con Pablo Alcántara. Es historiador, investigador y autor del libro “La Secreta de Franco. La Brigada Político-Social (BPS) durante la dictadura” (editorial Espasa). El 6 de abril presentará el libro en Zirika Herri Gunea en Bilbao, a las 19:00 horas. 

https://sareantifaxista.blogspot.com/2022/02/libro-la-secreta-de-franco-sobre-la-bps.html

Con él adelantamos algunos aspectos de este libro que partió de la tesis doctoral que presentó en la Universidad Autónoma de Madrid: «El águila gris: la policía política durante el franquismo en Madrid y Asturias (1956-1976)». Desvela las relaciones con la Gestapo, la CIA y el FBI, sus técnicas de tortura contra los militantes antifranquistas. Y analiza qué fue de los agentes de la BPS tras la muerte del dictador, cuando, de la noche a la mañana, quienes estuvieron y ejecutaron sus órdenes se convirtieron en «demócratas», sin ser juzgados por su actuación durante los años de la dictadura. La represión en Euskal Herria fue un elemento clave, junto a Asturias, Catalunya, Madrid o Valencia y recuerda que a Melitón Manzanas “le ajusticiaron por torturador”. A su juicio, “es hora de enseñar también a los verdugos” y añade que el PSOE conociéndoles premió a algunos. 

¿Qué expones en el libro ‘La Secreta de Franco’ a nivel general?

Este libro es el primer libro sobre dónde se analiza de manera general la Brigada Político Social sobre la tesis doctoral «El águila gris: la policía política durante el franquismo en Madrid y Asturias (1956-1976)». Hago hincapié sobre la Brigada Política Social durante la dictadura. De esa tesis nace este libro, que es un primer libro, donde se analiza la Brigada Político Social en todas sus dimensiones. Sí que es verdad que han habido otros libros, sobre todo, a nivel local en Euskal Herria, Catalunya o Valencia donde se ha hablado de la Brigada Político Social, pero a mi me ha interesado el libro donde se tratara de una manera general. Donde no sólo se hable de cuatro individuos, sádicos o no, desde un análisis sicológico, sino de la estructura represiva del conjunto. Una estructura al servicio del régimen fascista y de la represión.

A través del libro se ve cómo analizaba a la oposición antifranquista, como se presentaba la represión, las estructuras que utilizaban, las relaciones internacionales de la Brigada Político Social con la Gestapo y con la CIA y el FBI. Me interesa mucho como la propia oposición antifranquista estaba en la policía. Muchas veces hay un relato, sobre todo en algunos medios, de tratar la Memoria Histórica como una forma familiar, privada, lacrimógena, pero no. Aquí la gente se jugó el tipo para luchar por las libertades y por los derechos, sabiendo lo que iba a pasarles. Que les podían detener, que les podían torturar, que les podían condenar a muerte y la gente se la jugó. Me interesa una memoria activa de la lucha antifranquista y en el libro también lo reflejo, dentro de los manuales que había contra la tortura, manuales de como hacer frente a la policía. O sea, la oposición estaba pensada.

Vivo también el tema de la Transición. De como estos policías, de repente, de la noche a la mañana se convirtieron en agentes demócratas, cuando eran unos torturadores y no fueron juzgados, ni purgados por parte de las autoridades, porque claro la transición la hicieron los franquistas en connivencia con parte de la izquierda, etc.

He leído por encima el libro, y en alguna parte explica que hay poca información sobre quiénes compusieron la Brigada Político Social, ¿a qué lo atribuyes?

Claro. Es un tema de acceso a la misma. No he podido acceder a mucha documentación por la ley de patrimonio histórico que impide obtener documentación de personas que siguen vivas o murieron hace poco, porque la legislación indica que hasta que no pasen 25 años de la muerte mucha documentación personal no se puede consultar o con los secretos oficiales, donde mucha documentación confidencial no se pueda ver. Se necesitan unos cuantos años más. Algunos documentos que quise ver, me dijeron que no podía hasta 2030. Es increíble, pero es documentación de muchos que llevan muertos ya diez o más años. Muchas veces me he tenido que ir a los archivos de la CIA, a través de internet, para poder consultar información de lo que estaban haciendo en España propia la CIA y la Brigada Político Social.

Eso teniendo en cuenta que el dictador Franco murió en 1975. Es mucho tiempo ya.

Claro. Murió en el 1975 pero muchos de sus acólitos siguieron en la transición en el aparato policial y en la vida política, en los 70, 80 y 90, incluso ahora vemos el caso este de Villarejo, que fue de la Brigada Político Social y éste ha participado en todos los fregados de espionaje a partidos políticos, al rey, a empresarios. Este estaba en la Brigada Político Social.

Sobre éste te iba a preguntar, y  algunos otros nombres que aparecen están Conesa, Billy el Niño…¿todos pertenecieron a la Secreta de Franco?

Sí, sí. También Melitón Manzanas para el caso de Euskal Herria, que es un caso paradigmático. En el año 2000 le dieron una medalla como víctima del terrorismo y este tío fue un torturador franquista, que torturó a militantes del PNV, de la izquierda, del nacionalismo vasco y fue ajusticiado por ETA por ser un torturador, no por otra cosa. A veces hay una edulcoración, se mira al franquismo como si fueran dos etapas, los años cuarenta: de hambre y miseria, luego como si no fuera para tanto el franquismo. Sí, lo es, porque mucha violencia policial siguió ….con total impunidad.

¿Crees que sigue hasta estos momentos o se ha parado?

Creo que muchos vicios de tortura policial, de corrupción policial, siguen instalados en la propia ‘policía democrática’. Obviamente, muchos de los policías franquistas ya no están, porque han muerto, se han jubilado, pero sí que algunos de sus métodos siguen vigentes. Por ejemplo, en el auge de la extrema derecha con Vox, ves como muchos policías se unen en Unapol, etc. Están ahí aliándose con la extrema derecha y tiene que ver como ocurre eso dentro de la policía sobre la unidad de España, la tortura y demás se mantiene dentro de la policía, porque no hubo una depuración ni en la Transición ni en los Ochenta. Obviamente, no es igual que la policía de la dictadura, pero sí que muchos de los vicios de la policía de la dictadura se mantienen.

En el libro hablas de las muertes en campos de concentración, de bebés, ¿también fueron responsabilidad de esta gente de la Brigada Político Social?

No, no, no. El libro en el primer capítulo que hablo de la represión, interesaba represión para poner el contexto de lo que fue la Brigada Político Social. Sí que participaron en los primeros momentos de la represión, en  fusilamientos, en detenciones de militantes y seguramente estarían ahí algunos de sus miembros en los campos de concentración. Eso no lo he estudiado a fondo.

Algunos nombres que citas ahí tienen una especial conexión con el PSOE y el GAL. ¿El PSOE se valió de esta brigada franquista para actuar contra ETA en este sentido?

Sí, sí, totalmente. De hecho, por ejemplo, en 1985 cuando el PSOE accedió al poder esta Barrionuevo de ministro del Interior. Varias  personas de quienes lucharon contra la dictadura, miembros del PSOE, etc, le mandaron una carta a Barrionuevo diciéndole “oye que aquí hay estos, estos y estos que son policías franquistas y están en la ‘policía democrática’. ¿Qué vais a hacer? ¿Vais a hacer algo o van a mantener su  total impunidad”. Pero Barrionuevo les dijo que nanay, que esta gente les valía mucho para luchar contra ETA y que iban a seguir. Con la disculpa de la lucha antiterrorista, muchos de estos miembros fueron jefes de la ‘policía democrática’, de las unidades antiterroristas. Está el caso de Ballesteros que fue miembro de la BPS en Valencia, que le llamaban ‘el galletas’ por las hostias que daba, y que luego fue jefe de las brigadas antiterroristas con el PSOE. Ves como hay una cierta vinculación. Y está claro que el PSOE no ha hecho ningún tipo de depuración de los elementos policiales franquistas.

Ese es el principal fallo que tenemos en la supuesta democracia española, que no se depuró a quienes venían del franquismo y que de la noche a la mañana pasaron a ser demócratas por algún titulo especial que alguien les dio.

(Sonríe) Hay muchas más cuestiones, claro, que sobrepasan mi libro.

Sí, sí, por supuesto.

Pero sí, sí, son las principales. Ves los aparatos del Estado, ves la Justicia como actúa con el tema de Catalunya y otras posiciones políticas, o la connivencia entre miembros de la extrema derecha y la derecha con la propia Justicia, incluso con la Policía y se percibe una cierta connivencia. Eso no es algo que venga de por sí, tiene un recorrido histórico y está claro que viene de la propia Dictadura y la propia Transición. Es una de las grandes taras de la democracia. No solo en la policía, sino en la judicatura. De hecho cambian de nombre y parece que ya está, pero las  personas y los métodos siguen ahí.

Otro tema interesante son las relaciones internacionales de la Brigada Político Social con la CIA y la Gestapo, que en teoría eran dos servicios opuestos, ¿cómo puede ser?

La Brigada Político Social nace de la propia Gestapo, que es la que ayuda a que  se cree esa policía política en los años 40. De hecho, Himmler, que era el jefe de la Gestapo, viajó a España para hacer pactos con las autoridades franquistas. Cuando acaba la II Guerra Mundial, digamos que empieza la guerra fría, y para Estados Unidos la dictadura franquista pasa de ser una dictadura franquista que hay que condenar a ser un aliado en occidente, a ser el adalid contra el comunismo. Franco es muy cuco y utiliza ese tema anticomunista, y digamos que se desnazifica, entre comillas, para dar un lavado de cara al régimen. Estados Unidos dice tenemos que ayudar a estos para que la dictadura franquista se mantenga en pie. Comienzan a colaborar, por ejemplo varios policías viajan a Estados Unidos para obtener cursos de técnicas policiales, incluso hay investigaciones por parte de la Brigada Político Social en apoyo a la CIA,  el caso de la investigación sobre el jefe de los servicios policiales de Stalin que decían estaba en España. Vamos que tienen una relación muy estrecha las autoridades de Estados Unidos y de España en este contexto de la guerra fría. Mientras sea un aliado de occidente es un aliado, y a Estados Unidos le da igual que aquí haya una dictadura o una democracia. Esta claro que Estados Unidos tiene mucha culpa también de que la dictadura franquista se mantuviera en pie y que apoyó a las autoridades policiales y a la represión propia.

¿Es cuando entran las bases americanas en el Estado español…?

Sí, sí, es ese el contexto de entrada de las bases americanas, de los pactos económicos en 1953. Están todos esos hechos relacionados. Lo viajes que hacían diversos policías, que no eran viajes esporádicos de tres o cuatro. He encontrado unos cuantos, pero había muchos más, incluso, en aquellos momentos, todos conocían todos los temas de la Escuela de las Américas, los militares golpistas de América Latina, los propios manuales de tortura de la CIA que aplicaba en CUBA. La guerra fría a esta gente le venía muy bien para perfeccionar técnicas policiales, porque en ese momento estaba empezando un nuevo movimiento obrero y estudiantil, que se cuestionaba al régimen. Para hacerles frente tenían que mejorar las formas de actuar.

En Euskal Herria qué presencia tuvo la Brigada Político Social, qué expones en el libro?

Mucho. Es uno de los territorios fundamentales, Euskal Herria,  Catalunya, Madrid, Asturias, Valencia. En Euskal Herria había un movimiento social de lucha muy importante, no solo ETA, sino organizaciones de la izquierda, abertzales, PNV… había un movimiento muy importante. Para la Brigada Político Social era muy importante mantener a raya esos movimientos. Una de las cosas de la ineficacia de la Brigada Político Social fue creer que el tema de ETA iba a ser una cosa de cuatro soñadores, cuatro locos en el País Vasco, que no iba a ir más allá. Pero luego se intervino en Madrid con atentado a Carrero Blanco, la calle Correo… Aquí vemos como la BrIgada Político Social no entendió lo que estaba pasando en Euskal Herria. No entendió lo que estaba pasando en los movimientos. sociales, sobre todo las autoridades de Madrid, porque la Brigada Político Social, en uno de sus boletines habla de que esto de lo de ETA son cuatro soñadores, lo ponen así en sus boletines. No entendieron lo que estaba surgiendo en el movimiento social potente que había en Euskal Herria. Creían que eran cuatro universitarios, y ya está, Hasta que se dieron cuenta y Euskal Herria era uno de los territorios fundamentales en cuanto a actuar, imponer el estado de excepción o las operaciones policiales.

Si quieres añadir algo, estás a tiempo.

Me interesa mucho recalcar todo el tema de la oposición de la lucha contra la dictadura, que muchas veces hay un relato como muy victimista, en algunos colectivos de memoria, como un relato familiar y privado y yo quiero huir de eso. La gente que luchó contra la dictadura fue por un tema político, se enfrentó a la policía sabiendo lo que les podía pasar.

Desde los medios, muchas veces, se quiere resaltar un relato muy lacrimógeno, que quieren dar pena; que sí, pero hay que destacar la cuestión política porque esas personas luchaban por unas ideas, por unos ideales.

Y, sobre todo, ahora se han hecho muchos relatos de víctimas, que es importante, pero es hora de enseñar también a los verdugos. Enseñar a esa gente, decir quiénes eran y qué hicieron, porque mucha gente como los Fraga, los Martín Villa… son prohombres de la Transición o de la Democracia, pero esa gente firmó penas de muerte, defendió el franquismo y defendió su represión. Es importante reflejar a los verdugos, no sólo los materiales, que se les puede ver más por las hostias o las palizas que dieron, pero también me refiero a los verdugos intelectuales, quienes planificaron todo esto y que ahora muchos de ellos son demócratas de toda la vida, y esto no es así. Es lo que quiero reflejar con el libro.

Fíjate, para terminar, lo que está pasando con Martin Villa y el Tres de Marzo.

Claro, exacto. Por eso digo a Martín Villa cuando muera mucha gente dirá que fue un demócrata maravilloso, pero no. Este tío, ¡algún día habrá que hacer una biografía!, porque es el Hombre de Estado por antonomasia. Estuvo en todos los fregados del franquismo hasta hoy. Es brutal.

Libro 📕 “La Secreta de Franco” 

20 €uros + Gasto Envio (Tarifa Correos) a todo el Estado español 

Bidalketa Gastuak (Korreoseko Tarifa)

– Eskatu zurea gure posta elektronikoaren bitartez 

– Pedidos a través de nuestro e-mail 

antifaxista.ekintza@gmail.com 




Fuente: Sareantifaxista.blogspot.com