February 27, 2021
De parte de ANRed
168 puntos de vista


Ignorando la posible llegada de la segunda ola, y a pesar de los incrementos de contagios la 煤ltima semana en la Ciudad de Buenos Aires, autoridades de la AFA se reunieron con el vicejefe de gobierno porte帽o para materializar la vuelta a la presencialidad en las tribunas. Desde los canales deportivos ya se ejerce el 鈥渓obby鈥 para abrir los estadios. Mientras tanto, se confirman cada vez mas contagios producidos en escuelas por el prematuro inicio de las clases presenciales. Por Ramiro Giganti (ANRed).


鈥淵a son 104 los casos positivos de COVID entre docentes y auxiliares鈥 publicaba el pasado 24 de febrero la cuenta de twiter de Familias por un Retorno Seguro a las Escuelas. El dato hab铆a sido relevado por UTE y confirmaba, que m谩s de un centenar de trabajadores hab铆a contra铆do la enfermedad al retomar la presencia en escuelas el pasado 8 de febrero. Adem谩s se empezaron a conocer casos de chicas y chicos que se contagiaron en escuelas la 煤ltima semana. Actualmente a quienes trabajan ejerciendo la docencia les recomiendan hisoparse cada 5 d铆as, lo que evidencia una fuerte exposici贸n.

A pesar de dicho posteo, al d铆a siguiente, jueves 25 de febrero, se desarroll贸 una reuni贸n entre la c煤pula del f煤tbol argentino y Diego Santilli, Vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en la sede de la Asociaci贸n del F煤tbol Argentino (AFA) con el objetivo de acelerar la vuelta del p煤blico en los estadios. El encuentro tuvo como anfitri贸n a Claudio Tapia, presidente de la AFA y en la mesa se hicieron presentes Marcelo Tinelli, presidente de la Liga Profesional de F煤tbol y de San Lorenzo, Rodolfo Donofrio (presidente de River), Ricardo Rosica (secretario general de Boca), V铆ctor Blanco (presidente de Racing y Secretario General de la AFA), Sergio Rapisarda (presidente de V茅lez), David Garz贸n (presidente de Hurac谩n) y Marcelo Achile (presidente de Defensores de Belgrano y Pro Secretario AFA).

El lobby para forzar la presencialidad del p煤blico en los estadios ya se hizo presente en los programas de canales deportivos mediante sus panelistas, apelando al simple deseo de 鈥渜uerer ver de nuevo las tribunas鈥. Quienes ejercen el lobby parecen haber olvidado que, desde varios a帽os antes de la pandemia, el f煤tbol argentino se jugaba sin hinchada visitante pese a que los episodios de violencia continuaron al punto que, en diciembre de 2018, la final m谩s importante que tuvo el f煤tbol argentino a nivel clubes cuando River y Boca definieron la Copa Libertadores, se tuvo que jugar en Madrid. Muchos de los principales responsables pol铆ticos de aquel entonces (Santilli, Donofrio y Tapia) estuvieron presentes en esta reuni贸n.

Durante la pandemia, la transmisi贸n los partidos de la primera divisi贸n del f煤tbol argentino fue arancelada: familias encerradas mientras cumpl铆an con los protocolos, tuvieron que pagar para poder ver un partido por televisi贸n, que adem谩s ten铆a el financiamiento de sus patrocinadores. El inter茅s de volver a la presencialidad en los estadios es el mismo inter茅s de quienes cobran para que sus hinchas vean un partido por TV.

Mientras tanto, la salud colectiva sigue amenazada por la pandemia, a pesar de la esperanza en que las vacunaciones masivas consigan la inmunidad de reba帽o que permitir铆a el retorno a las actividades a煤n postergadas. La semana pasada, a nivel nacional, se volvieron a superar los 8.000 contagios diarios en dos jornadas y las muertes ya son m谩s de 51.000. La vuelta a clases presenciales gener贸 condiciones de hacinamiento en transportes, lo que conspira contra la prevenci贸n, algo que tambi茅n afecta a trabajadores de otros sectores. La vuelta a la presencialidad en el f煤tbol agravar铆a esto y adem谩s fomentar铆a la, ya presente, prepotencia patronal con el argumento de que 鈥渉asta se puede ir a la cancha鈥.

驴Qui茅n no quiere volver a reunirse y abrazarse con sus afectos, ir a un bar con sus amistades, a un concierto o a ver un partido de f煤tbol? Esa pregunta resulta impertinente. En todo caso la pregunta ser铆a c贸mo hacer colectivamente para que sea posible pronto la recuperaci贸n de dichas actividades con la menor cantidad de v铆ctimas posibles. Algo que a quienes siguieron lucrando a pesar de las muertes en estadios perpetuados por barras o por la represi贸n policial o escasas condiciones para cuidar a quienes van a la cancha y el resto de la sociedad no parecer铆a importarles.





Fuente: Anred.org