July 18, 2021
De parte de Briega
367 puntos de vista


Estimada persona que nos lees, o a ti que no nos lees y ves esto por casualidad. Esta página nació para coordinar campañas, informar de nuestros logros, compartir experiencias, y apoyar al anarquismo. Desde que iniciamos esta andadura, hemos gastado más de 50.000 euros en mantenerla y en hacer frente a gastos de juicios y campañas solidarias. La totalidad de ese dinero ha salido de quienes la han considerado digna seguir existiendo. Semestralmente nos vemos obligados a solicitar vuestro apoyo para pagar el servidor independiente en el que nos alojamos, y al cual cotizamos una cantidad que para nosotros, que estamos a dos velas, es importante. Y esa es toda nuestra contabilidad.

Si os preguntáis cómo es posible que la web de alasbarricadas tenga una economía tan espartana, y que carezca de anuncios publicitarios, se debe a lo siguiente: aquí no cobra nadie. Es más: nadie quiere cobrar nada. Todo el trabajo que exige una web en materia de diseño, eliminación de spam, y lectura y maquetación de textos, procesos judiciales, solidaridad activa…, se hace como es tradicional en este medio, de forma altruista y militante.  Nuestro única ambición es engrandecer al Mundo Libertario.

Es por ello que solicitamos nuevamente vuestro apoyo económico, que podéis dirigir del modo que prefiráis a la dirección de ahí arriba, y si ello sirve de algo, os aseguro que ese dinero será siempre bien empleado.

Un saludo.

Sí, otra vez más, otro semestre más, solicitamos como de costumbre una pequeña ayuda solidaria para el sostenimiento de los servidores en Nodo50. El año pasado rescatábamos uno de nuestros editoriales para explicar porqué la contrainformación cada día es más difícil entre el ruido y la sensación de urgencia permanente en redes sociales mediadas por el capitalismo, que dificultan la reflexión calmada y el dedicar el tiempo que se merece a los contenidos, más preocupados por “pasarnos Twitter” cada día para ver aquellas noticias que ya nunca llegan a nuestro correo. No es que surtiese mucho efecto y en un año hemos pasado de odiar esas redes a desear con ansia que sean apagadas para siempre y dejen de magnificarse conflictos y dislates que, cara a cara, tendrían otros finales: la economía de la atención se cobra su precio y nuestros avatares virtuales parecen ser más refractarios que los físicos a poner en práctica aquella cultura de la seguridad militante que otrora practicábamos,  no digamos ya el debate calmado y sosegado entre compañeros o la difusión de lo que objetivamente son rumores. 

Un año después seguimos cuestionándonos si somos una herramienta válida o no, pero lo cierto es que la respuesta no puede partir de nosotros, sino de quienes deseen emplearla y vean si sirve a sus propósitos. Por eso os invitamos no sólo a que os animéis a apoyar este proyecto contrainformativo que, como comentábamos por otros lares,

¿en qué se  diferencia a un ácrata de un “activista”? Que 20 años después, no tiene ni poltrona ni subvención para el portal

sino que nos hagáis llegar reflexiones sobre la cuestión que os planteamos ¿se puede derribar la casa del amo con las herramientas del amo? ¿Sigue siendo ALB una herramienta útil para la difusión de la Idea?

 

 

 




Fuente: Briega.org