July 8, 2022
De parte de Anticarcelarias
217 puntos de vista

La dictadura militar dej贸 grandes y profundas cicatrices en una parte de lxs habitantes del territorio denominado por el estado chileno, gracias al terrorismo estatal que no escatim贸 en aplastar a todxs aquellxs que pudiesen obstaculizar la implantaci贸n del nuevo modelo neoliberal. As铆 se conoci贸 la cara m谩s dura de la represi贸n en lxs miles de presxs, torturadxs, asesinadxs y desaparecidxs.

El miedo y las heridas dejadas por los agentes del estado, pueden paralizar a cualquiera, no puedo ni pretendo juzgar o criticar a quienes hayan optado por quedarse en sus casas, despu茅s de haber vivido la tortura y/o la perdida y/o desaparici贸n de un ser amado. Por otra parte, hay otrxs que llenxs de cicatrices se quitaron el temor y se levantaron sin victimismos en contra del sistema del terror y del olvido. Entre estas 煤ltimas estaba Luisa.

Luisa pudo haberse quedado viviendo su luto dentro de su espacio m谩s 铆ntimo, pero prefiri贸 que la muerte de sus hijos sembrara la rebeld铆a de cientxs de j贸venes (y no tan j贸venes) combatientes.

Recuerdo hoy a Luisa, no solo por ser la madre de Rafael, el Eduardo y el Pablo y que ellos fueron combatientes asesinados por agentes del Estado, tambi茅n la recuerdo porque es parte viva de la historia de muchxs que al igual que sus hijos, decidieron enfrentar al dominio y construir por un mundo distinto.

Este primer aniversario de su fallecimiento est谩 lleno de nostalgia, para quienes nos emocionamos hasta la m茅dula escuch谩ndola o que tuvimos el placer de recibir uno de sus afectuosos abrazos. Tambi茅n es un d铆a para empaparnos de un poquito de la inmensa fuerza y resiliencia que tanto caracterizaba a la compa帽era.

En este mes Tambi茅n conmemoro la partida de la incansable Herminia Concha, esta gran mujer que hizo de su vida un enfrentamiento constante en contra del imperialismo, la c谩rcel etc.

隆隆隆隆Que por nuestras abuelas no se enciendan velas sino llamas insurrectas!!!!

M贸nica Caballero Sep煤lveda. Presa Anarquista. Julio 2022




Fuente: Anticarcelaria.org