November 18, 2021
De parte de ANRed
194 puntos de vista


A trav茅s de una nota t茅cnica, la Organizaci贸n Internacional del Trabajo (OIT) asegur贸 que el rebote econ贸mico post pand茅mico en la regi贸n est谩 marcado por la emergencia de tareas laborales mal pagas, sin cobertura social, ni derechos adquiridos. A su vez, expres贸 que la desocupaci贸n y la baja participaci贸n en la b煤squeda de empleos por falta de expectativas mantienen su l铆nea creciente. Por ello, el documento advierte sobre 鈥渦n proceso de informalizaci贸n de las ocupaciones previamente formales鈥. Tambi茅n el informe destaca que las mujeres trabajadoras son las m谩s afectadas por la tendencia y, que, si bien se trata de un proceso global, los continentes centro y sur americanos son los m谩s afectados por el fen贸meno a nivel mundial. Por M谩ximo Paz, para ANRed.


Trabajos por d铆a, a destajo, changas y, a lo sumo, alg煤n puesto fijo pero con remuneraciones a la baja y sin derechos es la tendencia que parece establecerse como futuro hegem贸nico en el mundo laboral para Am茅rica Latina y el Caribe, Rep煤blica Argentina incluida.

鈥淎lrededor de 70 por ciento de los puestos de trabajo generados en los 煤ltimos meses en un grupo de pa铆ses latinoamericanos, son en condiciones de informalidad. Mientras tanto la desocupaci贸n y la baja en la participaci贸n laboral son persistentes鈥, remarc贸 el estudio del organismo Empleo e informalidad en Am茅rica Latina y el Caribe: una recuperaci贸n insuficiente y desigual, nota t茅cnica que trata de observar las caracter铆sticas puntuales en el llamado mercado laboral latinoamericano y caribe帽o bajo la incipiente 鈥渧uelta a la normalidad鈥 postpand茅mica.

Tambi茅n la actividad cuentapropista y el trabajo registrado encuentran sus datos en el documento a medida que se recuperaban algunas actividades econ贸micas: 鈥淓n el primer trimestre de 2021, alrededor del 76 por ciento de los trabajadores independientes, y algo m谩s de un tercio de los asalariados, eran informales鈥, manifest贸.

En ese sentido, el estudio advierte una cuesti贸n: la informalizaci贸n del trabajo se encuentra en una carrera de absorci贸n de puestos laborales que anteriormente se realizaban con beneficios y cobertura social seg煤n las leyes laborales de cada pa铆s. Tambi茅n aclara que esta circunstancia es in茅dita en comparaci贸n con otras crisis, en tanto que, hist贸ricamente, los puestos formales que se desmoronaban regresaban bajo aquella modalidad tras el parate econ贸mico o, mismo, las ocupaciones informales 鈥揺n plena crisis- no aumentaban ni brindaban resguardo para quienes perd铆an ocupaciones con un sueldo en blanco.

鈥淪i bien es prematuro para afirmar que se est谩 observando un proceso de informalizaci贸n de las ocupaciones previamente formales, teniendo en cuenta experiencias de crisis previas, este es un riesgo latente importante鈥, expres贸 el informe.

Mismo, el estudio aclara que la crisis sanitaria, producto de la pandemia, en su afectaci贸n en la actividad econ贸mica, destruy贸 empleos informales, quienes se encontraron sin redes de protecci贸n social, y sin posibilidades de acceder a programas de reducci贸n de horas o de teletrabajo. En muchos casos, esto determin贸 incluso la reducci贸n temporal de las tasas de informalidad en algunos pa铆ses.

Con el nuevo escenario de una recuperaci贸n m谩s intensa de las posiciones informales, es posible que en muchos pa铆ses la tasa de informalidad sea similar, o incluso superior a la observada antes de la pandemia, cuando afectaba a alrededor de 51 por ciento de los ocupados.

Junto con la informalidad, la regi贸n experimenta una recuperaci贸n insuficiente de los puestos de trabajo, de acuerdo con los datos de la nota t茅cnica. Destaca que en la reducci贸n de la ocupaci贸n entre el primer y segundo trimestre de 2020, en el peor momento de la crisis por COVID-19, lleg贸 de algo m谩s de 43 millones de empleos.

鈥淟a posterior recuperaci贸n desde ese momento hasta el primer trimestre de 2021 fue de alrededor de 29 millones. Por lo tanto, el aumento de la ocupaci贸n no logr贸 compensar completamente la p茅rdida anterior鈥, subray贸 el documento. Alrededor de 30 por ciento de los empleos perdidos a煤n no se han recuperado.

Asimismo, a comienzos de a帽o se arrastraban indicadores laborales cr铆ticos. En la comparaci贸n interanual entre el primer trimestre de 2020 e igual trimestre de 2021 se observaba una reducci贸n promedio para la regi贸n de 3,5 puntos porcentuales en la tasa de ocupaci贸n, y una contracci贸n en la tasa de participaci贸n econ贸mica de 2,6 puntos porcentuales. Adem谩s, hubo un alza de 2 puntos porcentuales en la tasa de desocupaci贸n.

Ello arroja para el primer trimestre del corriente a帽o un valor de 59 por ciento de tasa de participaci贸n econ贸mica y 52,6 por ciento de tasa de ocupaci贸n, en ambos casos las m谩s bajas en al menos una d茅cada, y de 11 por ciento de tasa de desocupaci贸n, lo que implica que alrededor de 32 millones de personas estaban buscando activamente un empleo sin conseguirlo.

La reducci贸n en la tasa de participaci贸n ha sido una peculiaridad de esta crisis, durante la cual millones de personas prefirieron salir de la fuerza laboral ante la perspectiva de buscar empleos que no estaban disponibles. Cuando muchas de esas personas retornen a buscar empleo, sumados a otras que necesitar谩n ingresos tras la crisis, habr铆a presiones adicionales tanto sobre la tasa de desocupaci贸n como sobre los niveles de empleo informal.

La nota t茅cnica de la OIT adem谩s estima que las mujeres, los j贸venes y las personas de menores calificaciones han sido desproporcionadamente afectados por la contracci贸n del empleo y los ingresos, y resultan afectados con mayor fuerza por los impactos desigualadores y de aumento de la pobreza de esta crisis en la regi贸n.

La autora de este an谩lisis, la especialista en econom铆a laboral de OIT, Roxana Maurizio, expres贸 que 鈥渆n el caso de las mujeres, se produjo un retroceso en la participaci贸n laboral despu茅s de d茅cadas durante las cuales se hab铆a registrado un aumento en su incorporaci贸n a la fuerza de trabajo. Hace m谩s de 15 a帽os que no se registraba una tasa tan baja de participaci贸n econ贸mica de las mujeres鈥.

鈥淟as dis铆miles velocidades de recuperaci贸n del empleo entre diferentes grupos de trabajadores y los crecientes niveles de desigualdad y pobreza no s贸lo pueden limitar fuertemente el crecimiento econ贸mico, sino que pueden incrementar el grado de malestar social en la regi贸n鈥, remata el documento.





Fuente: Anred.org