March 16, 2021
De parte de ANRed
210 puntos de vista


Foto: Maria Magdalena Arréllaga/The New York Times

Tras mas de 10 días, y a pesar del pedido de juicio político al presidente Mario Abdo Benitez, las movilizaciones continúan y diversos sectores se incorporan a las protestas. A los primeros reclamos contra la corrupción y por el endeble sistema sanitario, actualmente colapsado ante el crecimiento de contagios de COVID-19, se le sumaron consignas vinculadas a los desalojos y hostigamientos a comunidades campesinas que el pasado fin de semana decidieron movilizar hacia la capital Asunción. Por ANRed. 


Una multitud de opositores al gobierno de Mario Abdo Benítez marchó pacíficamente desbordando varias avenidas el pasado viernes 5 de marzo. Tanto la corrupción como también las continuas violaciones de derechos humanos y sobre todo, gestión del gobierno para enfrentar al COVID-19, fueron denunciadas en la movilización que reunió a muchos jóvenes. En un momento, ante la represión, la policía alzó bandera blanca ya que fue superada por los manifestantes. Incluso el jefe policial que dirigía la represión pidió dialogar. Miles de personas advertían que no se retirarían de las calles hasta que «renuncie el presidente».

Las movilizaciones continuaron durante las jornadas siguientes. En ese escenario se dio a conocer que el presidente del Senado, Óscar “Cachito” Salomón, otorgó aumentos salariales a funcionarios de su entorno cuando los reclamos de austeridad se vienen dando desde hace un año. Bajo la excusa de la recategorización los funcionarios se otorgaron incrementos salariales mientras la mayoría trabajadora es sometida al ajuste. Este escándalo se suma al desatado después de que el país reciba un préstamo de 1.600 millones de dólares para enfrentar la emergencia sanitaria, cuyo destino la población desconoce ante al colapso del sistema sanitario con la falta de insumos básicos.

Si bien fue anunciado el pedido de juicio político por diputados opositores las movilizaciones mantienen el reclamo y levantan la apuesta pidiendo «que se vayan todos». En parte por el escepticismo ante dicho período ya que liberales de las cuatro bancadas que suman 29 diputados a favor del juicio político que junto a otros opositores sumarían 37, pero se necesitan 53 votos para impulsar el juicio político.

Movilización del pasado 13 de marzo. Foto: Cristóbal Nuñez/La Nación(Py)

Por su parte, campesinos agrupados en el Movimiento Agrario y Popular (MAP) decidieron brindar apoyo a las manifestaciones en torno al pedido de juicio político a Abdo Benítez y al vicepresidente Velázquez y se espera su arribo a la capital del país. .

En el inicio de las manifestaciones, los campesinos prefirieron movilizarse a nivel de sus departamentos y distritos, pero durante el fin de semana en varias reuniones decidieron movilizarse hacia Asunción, con lo cual se pretende que la protesta cobre nuevas fuerzas.

Por su parte la Organización de Lucha por la Tierra (OLT), denunció hostigamientos y desalojos en tierras recuperadas, La semana pasada la Organización de perfil clasista había participado de los reclamos contra la corrupción en zonas rurales del país.

Al reclamo de «que se vayan todos» empiezan a sumarse propuestas programáticas de distintos sectores levantando consignas vinculadas a reclamos y necesidades históricas, como la soberanía alimentaria o hidroeléctrica, en un país con una de las mayores reservas de agua del mundo.





Fuente: Anred.org