September 15, 2021
De parte de ANRed
222 puntos de vista


Por estos d铆as los medios hegem贸nicos redoblan la apuesta: la polarizaci贸n social est谩 medianamente servida y el banquete, ya se sabe, suele ser muy jugoso para el mismo pu帽ado de siempre que 鈥 en la naciente segunda d茅cada del siglo XXI 鈥 se enjuaga la cara echando mano de lenguaje rebelde. Es curioso que esta polaridad medi谩tica cobre fuerza desde el revoltijo: si algo nuevo han dejado las PASO del domingo anterior es que, al parecer, el agua y el aceite s铆 se mezclan. 驴D贸nde quedan las realidades de las mujeres, las ni帽eces, las disidencias sexuales, las racializadas, las migrantes y les j贸venes en las lecturas apresuradas que -para sorpresa de nadie- tambi茅n nos excluyen y llevan por delante? Por Natalia Tangona (TeleSISA).


Repasemos un poco las evaluaciones que est谩n circulando. El economista neo fascista que alcanz贸 el 13% en CABA (no vamos a arrobarlo, menudo favor de comunitys managers ad-honorem le hacen muches en las redes) recurre a la imagen alborotada, gritona, despeinada y barderamente liberal, y le funciona. Manes 鈥搖n sarmientino sacado de la Argentina de fines del 1800- anuncia un modelo de educaci贸n de primer mundo, rebeld铆a londinense y rapea que su voto es 鈥渃landestino鈥, y le funciona.

Pero, 驴con quienes les funciona? Ambos, antiderechos, han tenido pantalla por doquier y las herramientas hegem贸nicas a disposici贸n para instalar sus discursos en los medios. 驴Acaso 茅sta es la 煤nica causa del llamado 鈥渁vance de la derecha鈥? No, porque lo cierto es que para que exista un avance tiene que haber un retroceso y es necesario asumir que 鈥 lejos de retroceder- capitalizaron desde 2015 un n煤cleo fuerte de votantes del 30 y pico por ciento que les apoyan con mucha conciencia, nada nuevo bajo el sol.

Digamos todo: nadie le roba votos a la derecha, pueden moverse a una u otra facci贸n pero se quedan en la derecha (el peronismo ya no puede decir lo mismo de su din谩mica hist贸rica) 驴Podemos hacer a un lado el hecho de que el fortalecimiento mundial de los conservadurismos es una tendencia que pega un coletazo local? No, miremos el mapa, estamos rodeades amigues y el peligro potencial radica en la llegada de los discursos nacionalistas a la juventud, camufl谩ndose en el lookete antisistema.

Entonces, 驴lo del domingo fue a causa de la pandemia y el cansancio generado por el aislamiento social? No es mero cansancio por hast铆o: es el recorte de derechos b谩sicos que van m谩s all谩 del derecho a movilizarse y que golpe贸 la vida cotidiana y tangible de los sectores populares.

驴La culpa es de la desmemoria del pueblo? Este es, sin dudas, el argumento m谩s pobre al que, no pocas personas, se atrevieron a recurrir, y resulta penoso. Quiz谩s una de las demostraciones m谩s importante de estas PASO es que la sociedad aprendi贸 a jugar el juego con las reglas de la democracia aunque no nos gusten los resultados num茅ricos: el voto en blanco y el ausentismo vienen a plantear algo m谩s.

El 32,5% del padr贸n nacional no fue a votar, lo que equivale a m谩s de 11 millones 600 mil personas; se contabilizaron aproximadamente un mill贸n y medio de votos entre blancos, nulos y recurridos (6,5% del padr贸n); m谩s de 13 millones de personas eligieron la reprimenda electoral. 驴Por qu茅 mirar a ese 39% con m谩s atenci贸n que al 61% que s铆 emiti贸 votos positivos? Porque es nada m谩s y nada menos que el 39% del pa铆s, y nada m谩s y nada menos que la segunda fuerza. Fue notoria la poca participaci贸n electoral de mujeres, migrantes y j贸venes. Son quienes se han visto m谩s afectades por las carencias econ贸micas, habitacionales, culturales, psico-emocionales y sanitarias profundizadas ante la falta de medidas completas por la actual gesti贸n, tras el desastre macrista. Son quienes vienen sintiendo el peso incrementado de las tareas de cuidado intensificadas entre crianzas, continuidad escolar, enfermedades, la muerte de seres queridos, covid, poscovid, soledad y la guita que no alcanza. El #YoMeQuedoEnCasa fue una opci贸n para algunes, porque pod铆an y ten铆an casa propia.

Frente a una pandemia, se requiere fortaleza y presencia del Estado, puesto que la ampliaci贸n de derechos 鈥搈谩s all谩 de la aprobaci贸n de leyes- requiere que 茅stos se garanticen en plenitud, requiere presupuesto id贸neo, requiere perspectiva real y territorial de g茅nero y diversidad en todos los estamentos estatales tanto pol铆tica como comunicativamente, requiere el abordaje plurinacional, requiere compromiso efectivo con las ni帽eces y las juventudes, requiere techo y comida (desalojos, s贸lo 3 IFES y miles de personas con la Tarjeta Alimentar bloqueada y sin respuesta a los reclamos al Ministerio de Desarrollo Social en plena crisis), requiere el puerta a puerta y el territorio por territorio, requiere menos discurso te贸rico y m谩s cotidianeidad de carne y hueso. 驴No la vieron venir? Son los efectos de priorizar desde el Estado la mirada superficial del vaso medio lleno.

Seg煤n la plataforma Mujeres en el poder, la paridad de g茅nero en la pol铆tica es bastante relativa. En el poder legislativo la cantidad de bancas ocupadas por mujeres rondan entre el 38 y el 42%. En una nota en La Tinta la investigadora Virginia Tomassini cita a la polit贸loga Flavia Freidenberg: 鈥渕谩s mujeres en pol铆tica, no implica m谩s mujeres con poder en la toma de decisiones鈥 Pero el dato m谩s relevante es que s贸lo el 14,3% de los ministerios est谩n encabezados por mujeres y la representatividad en la Corte Suprema se reduce al 20%. Se trata de lugares clave para la ejecuci贸n de pol铆ticas p煤blicas integrales y la garant铆a de derechos, donde la perspectiva y pr谩ctica feminista (y la reforma judicial feminista) es necesaria, urgente y dif铆cil de ser materializada.

Ni hablar de que las migrantes, las racializadas, las ind铆genas y las disidencias sexuales est谩n muy lejos de tantear esos lugares de poder. Mabel Bianco dice: 鈥淓n esta forma de ejercer la pol铆tica no hay grises, todo es blanco o negro. No cabe reconocer que el otro hizo cosas buenas y que los del lado en que est谩s de la grieta, tambi茅n hicieron cosas mal. Esto lleva a no respetar las diferencias y a discriminar a unas u otras personas, esto no es compatible con el feminismo. Por eso habr谩 pocas candidatas en posiciones claves que abracen el feminismo en cualquiera de sus versiones. Y habr谩 muchas que se retraen porque no quieren traicionar sus conceptos feministas que les imponen los mandatos r铆gidos y agrietados de los partidos. La pol铆tica al estilo western norteamericano no nos da lugar a las feministas para actuar.鈥 Est谩 claro que tampoco es suficiente la paridad en las listas si no se reconstruyen a fondo las estructuras y pedagog铆as de la pol铆tica, y sin sufrir la fagocitaci贸n en el intento.

La crisis de representatividad tiene que ver m谩s con una crisis de representantes que de representados. La apat铆a y la bronca del 39% del electorado traen la oportunidad de pensar desde las realidades mayoritarias del d铆a a d铆a. Porque hoy, urge pensar, desde muchos lugares, c贸mo no continuar habilit谩ndole a los conservadurismos los huecos que les permitan construir esas otras realidades medi谩ticas donde asentar su poder铆o pol铆tico y econ贸mico鈥 驴de ac谩 a noviembre? De ac谩 a los pr贸ximos 2 a帽os, aceleremos el paso.





Fuente: Anred.org