September 24, 2021
De parte de Nodo50
185 puntos de vista


Pedro Armestre (A Rasela, Ver铆n, Ourense, 1972) es uno de los fotoperiodistas m谩s reconocidos de Espa帽a. En sus coberturas siempre ha vinculado los derechos humanos y su arraigo con el territorio. Especializado en medio ambiente, desde 2003 se ha convertido en el gran documentalista de los incendios forestales. Su relaci贸n con el terru帽o y con el fuego comienza en su infancia, y gracias a sus im谩genes conocemos desde dentro ese gran aliado y enemigo del ser humano que es el fuego. Ha pasado todo el verano cubriendo los incendios para un documental que se estrenar谩 pr贸ximamente.

驴De d贸nde viene su atracci贸n por el fuego?

Yo nac铆 en un pueblo gallego, en A Rasela, en Ver铆n, Ourense. Se encuentra en esa zona que llaman el Tri谩ngulo del Fuego. Desde peque帽o he convivido con grandes columnas de humo en los entornos de la poblaci贸n y era la gente del pueblo la que sal铆a a apagarlas con lo que ten铆an. Fui creciendo y me di cuenta de que lo 煤nico que ve铆amos de los incendios eran los helic贸pteros que soltaban el agua, pero nunca las caras de quienes se met铆an all铆 adentro. Adem谩s, mi t铆o Ram贸n era guardia forestal 鈥揳hora se les conoce como agentes medioambientales鈥 y alguna vez me llev贸 a ver la torre de vigilancia y me iba explicando cosas que me siguen resultando fascinantes. Y desde entonces, como fot贸grafo no he parado de especializarme, de estudiar y formarme para que cuando llega el momento, estar listo para documentarlo. 

驴C贸mo han evolucionado en estos a帽os los incendios forestales?

El 茅xodo rural que comenz贸 en los a帽os 60 ha provocado que hoy el 80% de la poblaci贸n est茅 concentrada en el 15% del territorio 鈥 las grandes ciudades鈥, y nos queda un 20% de la poblaci贸n que tiene que gestionar el 85% restante. Eso es imposible. 

En 脕vila, tras los grandes incendios, el pol铆tico dijo que iba a abrir cinco nuevos parques de bomberos. Pero 150 t铆os m谩s no es la soluci贸n, es el parche. El 茅xodo rural provoca que se abandonen las labores del campo y la naturaleza avanza 鈥損orque la naturaleza siempre avanza鈥. Antes exist铆an unas discontinuidades en el paisaje, porque alrededor de la poblaci贸n siempre estaba la huerta que hac铆a que el fuego no llegara al pueblo. Ahora esas huertas est谩n abandonadas. Despu茅s ven铆an los cultivos鈥  Ahora te encuentras fincas abandonadas de monte bajo dentro de los pueblos. Y cuando abandonas, el futuro solo trae miseria y cat谩strofe. Las discontinuidades del paisaje eran zonas de defensa, donde los intervinientes pod铆an entrar para aplicar medidas para atacar el fuego. Ah铆 es donde se le puede parar. 

Esas discontinuidades han desaparecido. En el reciente incendio de Sierra Bermeja, uno de los grandes problemas es que no hab铆a accesos, no hab铆a forma de entrar. Yo me un铆 a trabajar con una Brigada de C谩rtama, est谩bamos a un kil贸metro en l铆nea recta y no pod铆amos juntarnos por la verticalidad de la orograf铆a del territorio y, por tanto, por la peligrosidad. No es s贸lo una cuesti贸n de meter a m谩s trabajadores forestales, ni de hacer m谩s desbroces, sino de crear pol铆ticas agroganaderas adecuadas y que generen empleo en el territorio. 

鈥淓l verdadero responsable de los incendios forestales es el pol铆tico que conoce todos los factores que los provocan y no pone remedio鈥

Siempre habla de que para prevenir los incendios forestales, la ganader铆a juega un papel fundamental. 

He trabajado mucho para comprender el tema de la industria c谩rnica y las macrogranjas, que es hacia donde empujan los par谩metros de la Uni贸n Europea. La industria c谩rnica intensiva es absolutamente destructiva para el medio ambiente. En Caparroso hay una granja que es una nave con m谩s de cinco mil vacas lecheras, cuando seg煤n la normativa medioambiental no deber铆a tener m谩s de 3.450. Vacas que nacen y mueren pisando hormig贸n y que solo comen pienso y forraje. Esto genera importantes problemas h铆dricos porque para fabricar piensos para este tipo de ganader铆a necesitas una agricultura intensiva que se lleva m谩s del 70% del consumo de agua de este pa铆s. 

Me entra la risa cuando sacan estas campa帽as de cerrar el grifo cuando un kilo de carne de ternera criada en intensivo requiere 16.000 litros de agua. Nos enga帽an con sus campa帽as.

Luego est谩 el problema de los nitritos derivados de las heces de las vacas. Cuando tienes 100 vacas en extensivo, sus caquitas son abono para la tierra. Pero cuando sobreabonas, la tierra no tiene capacidad de absorci贸n, y todos esos nitritos y nitratos se trasladan a los acu铆feros contamin谩ndolos, y obligando a las poblaciones a comprar agua embotellada.

Si fomentas las microgranjas, que un se帽or tenga 100 vacas y se las pagas al precio correcto, no con subvenciones, sino al precio correcto, contribuimos a fijar poblaci贸n, ampliamos la econom铆a rural y la labor medioambiental de la caba帽a ganadera. Todo lo que se come una vaca cabra u oveja es monte que no arde. 

Vivimos en sociedades donde el consumo de alimentos es desorbitado. Comer carne una vez a la semana o dos es m谩s que suficiente, porque unas lentejas con arroz te aportan lo mismo que un filete. Si reduzco mi consumo de carne, puedo comer vaca criada en extensivo sin que el gasto de mi cesta suba. Es m谩s incendiaria la carne de intensivo que echas a la barbacoa que la propia barbacoa. 

Pedro Armestre trabajando en el incendio de Sierra Bermeja (Mario G贸mez)

Fue uno de los primeros en llegar al incendio que se produjo en Sierra Bermeja a principios de septiembre. 驴C贸mo se enter贸?

Me avisaron del servicio de extinci贸n para decirme que fuese porque se iba a ir de control. Detr谩s del pol铆tico que cuenta lo que quiere, hay mucho personal t茅cnico con una gran experiencia y conocimiento. Adem谩s, trabajan en red, si tienen alguna duda llaman para preguntar al de otra comunidad. En Sierra Bermeja empezaron a aparecer profesionales de toda Espa帽a por su propia motivaci贸n y compromiso.

驴Por qu茅 se sab铆a que se iba a ir de control?

Cuando te avisan los que saben hay que ir. Luego, a nada que analices las condiciones del terreno ves el porqu茅: una orograf铆a imposible sin apenas accesos para los bomberos forestales, el exceso de carga de combustible porque son montes totalmente abandonados, la falta de discontinuidades donde poder abordarlo cuando baja su intensidad, un verano que toca a su fin y que ya ha debilitado mucho la vegetaci贸n.

No podemos achacar todo a la climatolog铆a y orograf铆a. La ausencia de actuaciones preventivas convierten un incendio en un monstruo imparable. Los llamados Grandes Incendios Forestales (GIF), que superan las 500 hect谩reas, generan unas condiciones clim谩ticas propias en su interior, se retroalimentan y como un animal salvaje encuentra los caminos para escaparse cuando intentan darle caza. Cambia de viento y se va para otro lado, a seguir engullendo.  

Con cada cambio en su comportamiento obliga a adaptar la estrategia de extinci贸n. Ese es el trabajo que se hace desde el puesto de mando avanzado, que es alucinante porque cada persona maneja sus par谩metro y todos trabajan sincronizados.

驴Qui茅nes son los responsables de estos incendios?

Solo un 3% son provocados por pir贸manos y tambi茅n son minor铆a los que lo hacen por maldad y adem谩s, a esos, los controlas con la ordenaci贸n del paisaje. La mayor铆a son negligencias de personas que, por ejemplo, est谩n desbrozando y salta una chispa que genera un incendio y cosas as铆, porque el fuego es necesario para el monte. El hombre lo ha usado para modelar y controlar el paisaje desde tiempo inmemoriales. Imprudencias c贸mo pensar que en septiembre no va a arder, que es cuando la masa forestal est谩 m谩s deshidratada y si no hay lluvia constante durante d铆as, el abandono arde. En el caso de Sierra Bermeja, son zonas que se han orientado al sector tur铆stico y no le puedes echar la culpa a quien ha dejado las 200 cabras que ten铆a y ha montado un hotel rural porque las pol铆ticas europeas son adversas para la ganader铆a extensiva. 

Tambi茅n nos encontramos los que producen las tormentas el茅ctricas. Un rayo cae sobre un 谩rbol e incendia una ra铆z. Se forma un fuego latente que sale a flote d铆as despu茅s, cuando el sol ha secado la tierra. 

En Galicia, para m铆, hay un momento clave que es el domingo veraniego despu茅s de comer. Un hombre al que se le ha calentado el morro y le mete fuego al terreno de alguien. Sigue existiendo la leyenda de qu茅 es para urbanizar, pero en Espa帽a desde hace a帽os ya no se puede construir sobre esos terrenos, ni vender la madera quemada, ni pastar durante cinco a帽os , como les ocurri贸 y sufrieron los ganaderos de 脕vila tras el incendio de Navalacruz.

鈥淢e entra la risa cuando sacan estas campa帽as de cerrar el grifo cuando un kilo de carne de ternera criada en intensivo requiere 16.000 litros de agua鈥

驴Qu茅 ha descubierto en todos estos a帽os acompa帽ando a los trabajadores de los incendios forestales?

Lo principal es su dedicaci贸n. Quien se dedica a la extinci贸n de incendios forestales lo hace porque lo siente, porque tiene un respeto hacia la naturaleza y hacia el patrimonio natural. Tambi茅n hay un compa帽erismo espectacular. La capacidad que tienen de trabajar en equipo, c贸mo se juntan dos brigadas y trabajan como si fuesen una. Son una gente muy especial con unos grand铆simos problemas laborales que siempre prometen resolver en campa帽a y que despu茅s son olvidados. Me recuerdan mucho a los sanitarios en ese aspecto. Pero cuando est谩n en el monte no hablan de penurias econ贸micas, sino de salvar cuanto m谩s mejor. 

La gesti贸n del incendio de Sierra Bermeja se convirti贸 en una pugna pol铆tica entre el Gobierno de la Junta de Andaluc铆a, gobernada por el PP y Ciudadanos con el apoyo de Vox, y el partido de la oposici贸n, el PSOE. 驴Siempre han estado tan politizados los incendios?

Los incendios siempre han estado politizados y con estrategias muy chungas. Por ejemplo, la Junta de Andaluc铆a solicit贸 una auditor铆a, a la carta, sobre Infoca a una consultora financiera de dudosa reputaci贸n, PricewaterhouseCoopers, porque quiere privatizar gradualmente el servicio. Si analizamos los resultados de privatizaciones de este servicio en otras comunidades, comprobamos que solo han servido para degradar las condiciones laborales de los trabajadores y, en absoluto, para resolver la problem谩tica para la que se les contrata.

Con respecto a la auditor铆a, una de las razones que argumenta la Junta es el absentismo laboral de la plantilla. Te aseguro que no existe, son unos t铆os con una dedicaci贸n plena, que no quieren dejar un d铆a solos a los miembros de su brigada. Pero reclaman sus derechos y son peleones. Son animales salvajes de monte para lo bueno y para lo malo, que no van a dejar a un compa帽ero tirado ni una llama por apagar, pero que cuando salen del fuego van a reclamar.

Trabajan diez horas al d铆a, a veces, extienden la jornada hasta 14 horas, y al d铆a siguiente vuelven al fuego. Esas horas que hacen de m谩s no se las pagan ni se las pueden coger en temporada alta de incendios. As铆 que se las cogen en invierno, que es cuando se dedican a la preparaci贸n f铆sica, a estudiar, a probar materiales nuevos, a los trabajos selv铆colas que solo realizan los que tienen un contrato anual.

Muy poca gente sabe que sus condiciones laborales son tan p茅simas. 

En general, en todas las comunidades aut贸nomas los bomberos forestales est谩n maltratados y con muchos servicios privatizados. Han convertido la extinci贸n en un gran negocio que denigra el servicio y a sus trabajadores. Hay especialistas con n贸minas en torno a 1.000 euros cotizados y el resto son extras, que no las suben mucho m谩s y que no cotizan.

Tambi茅n hay bomberos forestales a los que solo contratan cuatro meses al a帽o, el periodo de extinci贸n, y que se tienen que buscar otro trabajo el resto del a帽o. El especialista que muri贸 en Sierra Bermeja hab铆a sido contratado las 煤ltimas seis campa帽as forestales, siempre s贸lo por los cuatro meses de temporada alta. Y luego ni siquiera le reconocen la antig眉edad ni las enfermedades laborales, que se omiten y olvidan continuamente para todo el gremio.

Sus peticiones son claras: reconocimiento de un estatuto de bombero forestal unificado para todo el territorio nacional, estabilidad laboral y coeficiente reductores para la jubilaci贸n y continuidad. 

Con la BRICA de Granada en Sierra Bermeja, que al d铆a siguiente de esta foto sufri贸 un accidente (Mario G贸mez)

Pero el maltrato no se limita a los salarios. 

No. Tras 14 horas en el monte, en Sierra Bermeja por ejemplo, le dieron de comer un bocadillo de salchich贸n, una manzana y un zumo. Y por la noche, para cenar, otro bocadillo en una pensi贸n en la que les han metido la contrata del avituallamiento, que suele ser gestionada por una empresa privada y que optimiza beneficios con lonchas de salchich贸n a trav茅s del cuales se puede ver la luz.

Y al final, raramente se dirimen las responsabilidades de un incendio. 

Pol铆ticamente es un arma arrojadiza de f谩cil uso, y lo que hoy critica el PP al PSOE ser谩 al rev茅s cuando pasen a la oposici贸n. Todo se queda en que han pillado al incendiario. 

Pero, el verdadero responsable de los incendios forestales es el pol铆tico que conoce todos los factores que los provocan y que no pone remedio. Tan responsable como la persona que ha sembrado el fuego, que es el incendiario material, es el pol铆tico que dispone de toda la informaci贸n t茅cnica y que la utiliza para sus intereses partidistas sin atajar la ra铆z del problema. 

Seg煤n declaraciones de miembros del PSOE, en Andaluc铆a, con la excusa de la covid, s贸lo se ha invertido el 0鈥8% del presupuesto destinado a la prevenci贸n de incendios forestales: 128.000 euros de un total de 14,5 millones de euros. 

鈥淓s m谩s incendiaria la carne de intensivo que echas a la barbacoa que la propia barbacoa鈥

驴C贸mo viven los bomberos los fuegos de estas dimensiones? 

En Sierra Bermeja, donde trabajamos mano a mano, cuando nos sacaban del fuego y nos llevaban a las zonas protegidas, te encontrabas a 200 hombres tir谩ndose de los pelos porque no pod铆an continuar en el tajo debido a la peligrosidad del momento. Sab铆an que todo el trabajo que hab铆an hecho para frenarlo, se lo volv铆a a comer el fuego. 

Algunos trabajan en el ataque directo junto al fuego. Los medios a茅reos echan agua para bajar la intensidad de las llamas, mientras los especialistas armados con motosierras eliminan los 谩rboles, ramas, matorral y el monte bajo. Luego, con azadas, han de cavar una franja que dejan en suelo mineral para que el fuego no pueda avanzar. El helic贸ptero, que previamente ha trasladado a los bomberos, act煤a como medio de apoyo, realizando descargas de agua donde le indica el t茅cnico que coordina la brigada de intervinientes. 

En ocasiones, el t茅cnico se sit煤a en una zona alta desde donde puede observar la din谩mica del fuego m谩s chungo y voraz para comunicarse con el capataz que se encuentra dando indicaciones a los bomberos.  Es primordial analizar previamente el terreno para localizar las v铆as de escape y las zonas segura por si el fuego se enfada a煤n m谩s.

驴Qu茅 ocurre con la UME, por qu茅 se le da tanto protagonismo?

La UME solo puede actuar cuando se declara el nivel dos, que es cuando hay un riesgo alto para las poblaciones, bienes o instalaciones de inter茅s nacional. Yo siempre les digo a los bomberos que la UME apaga el incendio solo con su presencia, porque cuando llegan ya tienes a 1.000 t铆os trabajando desde hace d铆as y es probable que ya le quede poco tiempo para ser apagado. Adem谩s, la UME tiene la funci贸n, a mi parecer premeditada por los pol铆ticos, de tranquilizar a la poblaci贸n con su presencia porque cuando llega con sus grandes medios, camiones, coches, la gente dice: 鈥溌or fin han llegado, nos ten铆an abandonados!鈥. No les ten铆an abandonados, los bomberos estaban atacando el fuego donde la gente no les ve, mientras la UME es visible porque llega a los pueblos y las carreteras. Y es que es ah铆 donde deben trabajar, protegiendo poblaciones y bienes.

Pero el fuego es tambi茅n un gran aliado del ser humano y del medio ambiente.

Cuando el hombre comienza a manejar el fuego es cuando se aleja del resto de los animales. El fuego ha modelado el paisaje hasta convertirlo en lo que lo conocemos hoy. La producci贸n de carb贸n vegetal sirvi贸 para mantener el bosque limpio y ordenado. Luego estaban las huertas y eso daba lugar a las discontinuidades. El problema es cuando se convierte en enemigo por los combustibles dispuestos, es decir, por los bosques abandonados, que son muy vol谩tiles.

El fuego amigo es un gran aliado y hemos sabido aprovecharlo, pero como enemigo es destructivo e incontrolable. 

A menudo desde las ciudades se criminalizan a las zonas rurales por los incendios, cuando est谩n 铆ntimamente relacionados el estilo de vida urbano.

El incendio de Arenas de Sampedro, en 脕vila, tuvo su origen en el abandono del bosque que provoc贸 hace a帽os la ca铆da del precio de la resina, por ejemplo. Se dej贸 de recoger porque no era rentable. Espa帽a es el segundo pa铆s en masa forestal de la Uni贸n Europea, solo por detr谩s de Suecia. Pero tenemos una masa forestal de mala calidad, por falta de cuidado y aprovechamiento, cuando podr铆amos tener un tesoro. 




Fuente: Climatica.lamarea.com