July 23, 2021
De parte de La Haine
310 puntos de vista


El establishment del Estado espa帽ol estar铆a formado por las 茅lites financiera-empresarial,pol铆tica, judicial, militar, jerarqu铆a cat贸lica,universitaria y mass media del Estado espa帽ol,herederos naturales del legado del General Franco que habr铆an fagocitado todas las esferas de decisi贸n (seg煤n se desprende de la lectura del libro 鈥淥ligarqu铆a financiera y poder pol铆tico en Espa帽a鈥 escrito por el ex-banquero Manuel Puerto Ducet). Dichos lobbys de presi贸n estar铆an interconectados mediante 鈥渦na alianza inquieta basada en su comunidad de intereses econ贸micos y amalgamada por la defensa a ultranza del R茅gimen del 78 y de la 鈥渦nidad indisoluble de Espa帽a鈥 y su objetivo confeso ser铆a implementar en Espa帽a una 鈥渄emocracia no liberal鈥 siguiendo la estela de la Hungr铆a de Orb谩n.

En este contexto, se enmarcar铆a la reciente campa帽a emprendida por el PP y Vox (Operaci贸n Toga) y que contar谩 con la aquiescencia del Tribunal Supremo, del Tribunal de Cuentas y del Tribunal Constitucional para provocar la par谩lisis legislativa y ejecutiva de la actual mayor铆a progresista y forzar la convocatoria de nuevas Elecciones Generales con la esperanza de lograr la mayor铆a absoluta e implementar una democracia no liberal que beber谩 de la fuentes del centralismo bonapartitsta y del paternalismo de las dictaduras blandas y estar谩 dotado de la triple enzima tardofranquista (mantenimiento de la unidad indisoluble de Espa帽a, control estricto de la inmigraci贸n y retorno al pensamiento 煤nico heteropatriarcal).

Pedro S谩nchez y la “Operaci贸n Toga”

El lobby judicial tardofranquista habr铆a fagocitado los principales estamentos judiciales del Estado espa帽ol (CGPJ, Tribunal Supremo, Tribunal de Cuentas y el Tribunal Constitucional) y a pesar de estar en funciones desde el 2018, el PP se niega a renovar la c煤pula judicial al seguir ostentando la mayor铆a en dichos Tribunales.

El Tardofranquismo judicial tendr铆a al Tribunal Supremo como muro de contenci贸n de los decretos-leyes aprobados por el 鈥渞odillo progresista鈥 del Congreso; a su Presidente Carlos Lesmes como croupier en la ruleta de adjudicaci贸n de cargos y procesos judiciales; a los jueces Marchena, Lamela y Llarena como sus estrellas medi谩ticas y a los fiscales del 鈥渃lan de los indomables鈥 como sus abnegados peones. Asimismo, el Tribunal Supremo estar铆a controlado por el llamado 鈥渃lan de los pol铆ticos鈥 en palabras del ex-Presidente de Sala del TS, Ram贸n Trillo y habr铆a devenido en un verdadero lobby o grupo de presi贸n de la derecha tardofranquista que mediante controvertidas decisiones judiciales intentar谩 paralizar o revertir las decisiones pol铆ticas o econ贸micas del Gobierno S谩nchez.

As铆, tras el macrojuicio a los l铆deres del Proc茅s y su posterior entrada en prisi贸n, asistimos al intento de paralizar la concesi贸n de indultos a los l铆deres del Proc茅s mediante un informe del llamado 鈥渃lan de los indomables鈥 de la Fiscal铆a del Supremo en el que advert铆a al Gobierno que 鈥渓a Constituci贸n proh铆be los indultos generales鈥. Fracasado el intento de paralizar la concesi贸n de dichos indultos llega el turno de la segunda pata del tr铆pode judicial tardofranquista, el Tribunal de Cuentas que reclama a dichos l铆deres catalanes la friolera de 5,4 millones de Euros por supuestos gastos indebidos en la acci贸n exterior del Govern en el per铆odo comprendido entre el 2011 y el 2017.

En el paroxismo de la ofensiva judicial, entra en escena el Tribunal Constitucional devenido en el nuevo muro de contenci贸n de la labor legislativa del Parlamento am茅n de fiscalizador supremo de la gesti贸n del Ejecutivo y cuya 煤ltima intervenci贸n fue declarar inconstitucional la Declaraci贸n del Estado de Alarma implementada por el Gobierno S谩nchez en Marzo del 2020 con una exigua mayor铆a de 6 a 5. Dicha sentencia supondr铆a desvirtuar la tradicional separaci贸n de Poderes en una democracia formal al usurpar el TC la labor de control del Parlamento a la gesti贸n del Gobierno que quedar谩 en adelante sometida al albur de la mayor铆a conservadora del Tribunal Constitucional. Dicha ofensiva judicial involucionista buscar铆a convertir al Estado espa帽ol en un Estado fallido, enconsertado y sometido a los dictados del Tardofranquismo judicial, por lo que el Gobierno de S谩nchez podr铆a valerse de la doctrina del Contrafuero navarro que 鈥渇aculta al Gobierno para solicitar su reparaci贸n ante agravios presuntamente cometidas por los Tribunales de Justicia que afecten a las leyes, ordenanzas y libertades acordados por la sociedad a trav茅s de su leg铆tima representaci贸n parlamentaria 鈥, pero en el fondo subyace la necesidad imperiosa de la renovaci贸n de la caduca c煤pula judicial y la condena al ostracismo del lobby judicial tardofranquista.




Fuente: Lahaine.org