August 14, 2022
De parte de Asociacion Germinal
101 puntos de vista

¿Quién tiene miedo de la inteligencia libre?

Para los impulsores del racionalismo materialista-mercantilista la inteligencia libre y creativa es un peligro público y la cultura libre y crítica es igualmente un arma que puede ser utilizada contra el Sistema, y es preciso mantenerla bajo control estricto, tanto como a la sensibilidad compasiva y cooperativa hacia el prójimo, un factor potencial de riesgo laboral o militar que podría llevar a rechazar el servilismo al patrón o a vestir uniformes de soldado o policía. Y si el pensamiento libre y el espíritu amistoso y de cooperación que pudiera llevar a la idea de comunidad se quieren controlar, no podía quedarse al margen la espiritualidad que pudiera servir de fundamento a la conciencia. Aquí el Sistema pone todos sus medios para que espiritualidad se confunda con pertenecer obediente a religiones “protegidas” y jerarquizadas, porque sabe que sin instituciones religiosas adormecedoras de conciencias, que viven a su amparo y juegan el papel de paraguas moral, quedaría en evidencia la inmoralidad de los poderosos a los que cada Iglesia – en recíproca correspondencia- agasaja y recibe con honores.
En consecuencia, los programas de educación escolar o religiosa son contrarios al desarrollo de las cualidades y principios que pueden ayudar al cambio de la mentalidad y la sensibilidad del género humano y servir al verdadero progreso, pero los programadores de la Gran Máquina ya hacen lo posible para que tal cosa no ocurra. Es así como muestran, una vez más su verdadero rostro de enemigos de la humanidad mientras la conducen hacia la ignorancia, la apatía, la sumisión, la esclavitud laboral, el fanatismo, la idolatría, las supersticiones y otros modos de corrupción que conducen hacia el crepúsculo de la inteligencia y la razón, y por tanto hacia modos de pensar y sentir antinaturales y contrarios a las leyes divinas y de la naturaleza.¿Cómo deben ser mirados los poetas, los niños, los místicos, los profetas, los que tienen facultades llamadas paranormales?
¿Cómo deben ser mirados los pueblos considerados como “primitivos” cuando no se someten a los parámetros del realismo pragmático tecnológico, inmoral y consumista promovido por sus pretendidos civilizadores?Construir un mundo donde prevalezca la justicia, el amor, la paz y la libertad exige una dosis de intuición y una dosis de conocimientos, pero también un corazón abierto al pensamiento espiritual libre y altruista. Sin todo eso, no es posible la evolución de nadie.
Uno de los parámetros que nos pueden servir de punto de observación para saber qué está pasando es la actitud ante la naturaleza y los animales.
Ahora mismo no es excesivo afirmar que cualquier indio de una tribu amazónica tiene más conciencia de la naturaleza, y de amor y respeto por ella que cualquier supuesto civilizado graduado en las escuelas de ese mundo supuestamente civilizado del que se manda a bombardear territorios naturales con animales y personas o hacer pruebas nucleares, entre otras barbaridades antihumanas y anti civilizadoras.
Y en cuanto a los animales, las tribus “salvajes”, los cazan y usan estrictamente para sobrevivir, pero jamás como diversión o para refinados placeres de gourmets, y son cuidadosos en no abusar de su caza o pesca para no quedarse sin reservar, no como hacen nuestros enormes barcos de arrastre que vacían los mares a toda máquina. Todo esto, lo mismo que experimentar con los animales, son inventos de los “civilizados”.
No es excesivo afirmar que cualquiera de estos hermanos de las grandes selvas o de las aldeas africanas, por ejemplo, tiene más sentido comunitario y más alegría de vivir a pesar de todos sus innumerables infortunios y privaciones que el supuesto civilizado de las ciudades, hasta que llega el “civilizador “y lo pervierte y degenera, como han hecho los imperios europeos con los pueblos que cayeron bajo su bota militar.
Sin que esto se interprete como un canto al” buen salvaje” como modo ideal de vida, existen en muchos pueblos primitivos rasgos de sabiduría, conocimientos y valores emocionales de mucha mayor riqueza que la que nos ha querido mostrar la historia oficial, hecha al fin y al cabo por sus enemigos y vencedores, esgrimiendo la bandera de cristianismo, moralidad, civilización, buenas costumbres y otras falacias.

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org