October 5, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
380 puntos de vista


Unai Yoldi

Entre Pepe Beunza (Beas de Segura, Ja茅n, 1947) y Taxio Ardanaz (Pamplona, 1978) hay tres d茅cadas de lucha contra el servicio militar obligatorio (mili). De Pepe 鈥揺l primer objetor de conciencia por motivos pol铆ticos del Estado鈥 a Taxio 鈥搖no de los 煤ltimos insumisos鈥 hubo unos 20.000 j贸venes que decidieron plantar cara al Estado y al Ej茅rcito desde posiciones antimilitaristas y no violentas. Un pulso que el movimiento de objeci贸n de conciencia (MOC) e insumisi贸n gan贸 con el fin de la mili, no sin antes sufrir represi贸n y c谩rcel.

Pepe fue el primer objetor de conciencia por motivos pol铆ticos en 1971, en los 煤ltimos a帽os del franquismo. Se nutri贸 de la corriente antimilitarista que recorr铆a Europa desde el final de la II Guerra Mundial y tuvo claro que mejor la c谩rcel que el cuartel. 芦Pas茅 miedo y fue duro, pero no me arrepiento en absoluto禄, reconoce. Tras 茅l, el movimiento cogi贸 fuerza y a finales de los 80 la insumisi贸n lleg贸 a su punto 谩lgido con acciones, movilizaciones y deserciones. 芦A m铆 me conden贸 un consejo de guerra en 1999 y fui a la c谩rcel militar de Alcal谩 de Henares. Entr茅 y sal铆 de all铆 convencido de lo que hac铆a禄, recuerda Taxio.

Pepe y Taxio simbolizan el inicio y el fin de una lucha que se mantuvo hasta entrado el siglo XXI, cuando en 2001 se elimin贸 la mili. Gracias a ellos, y al resto de insumisos, las generaciones posteriores no han sido llamadas a filas y ambos son un ejemplo de que las conquistas sociales se pueden alcanzar mediante la lucha no violenta. Ahora, recuerdan aquellos a帽os con cierta a帽oranza y creen que las bases del movimiento antimilitarista y de no violencia calaron en la sociedad y siguen apostando por el desarme de los ej茅rcitos. Sus testimonios est谩 recogido en el libro Memorias de la Objeci贸n y la Insumisi贸n, elaborado por el historiador Pedro Oliver, tambi茅n presente en esta entrevista.

Empecemos por el presente, 驴d贸nde est谩n ahora? 驴A qu茅 se dedican?

鈥揟axio: Yo soy artista pl谩stico. Trabajo mucho en torno al conflicto y a las expresiones pl谩sticas generadas en determinados momentos hist贸ricos de conflicto. A m铆, como artista, lo que me importa es ver como el arte funciona dentro de la vida, de lo cotidiano, de lo real. Yo creo que esto me viene de todo lo que viv铆 de joven. Ahora, vivo en Bilbao, aunque estoy trabajando en el proyecto Landarte del Gobierno de Navarra.

鈥揚epe: Yo nac铆 en Ja茅n de forma circunstancial, porque mi padre era notario, pero me cri茅 en Valencia. Despu茅s estudi茅 Ingenier铆a Agr铆cola y me met铆 en el MOC. Ahora estoy jubilado y pensaba que la jubilaci贸n era para descansar pero parece que el conflicto me persigue y estoy muy implicado con el independentismo catal谩n. Al final nosotros dec铆amos que quer铆amos un mundo sin ej茅rcitos, entonces a ver si Catalu帽a se independiza y es un estado sin ej茅rcito.

驴Qu茅 les llev贸 a enrolarse en el movimiento de objeci贸n de conciencia e insumisi贸n?

鈥揚: Mi familia era muy cristiana y de cr铆o estuve en los Boy Scouts. Ah铆 se va mezclando la idea de ayudar a los dem谩s con la idea de amor a la naturaleza, ayuda al d茅bil y todas estas cosas que nos inculcaban. Entonces a la universidad fui con esas ideas y all铆 entr茅 en la lucha antifranquista, porque el franquismo era lo contrario a eso. Un verano me fui a Francia a respirar libertad y conoc铆 a la Comunidad del Arca, fundada por Lanza del Vasto. Eran pacifistas que luchaban contra la guerra, hac铆an objeci贸n de conciencia, hab铆an ocupado una central nuclear… Yo all铆 era una esponja, entonces volv铆 a Valencia y dije: 芦Ya he descubierto qu茅 hacer con la mili禄.

鈥揟: Mira, pues tenemos en com煤n lo de los Scouts, a ver si va a ser el germen del antimilitarismo (risas). A m铆 me marc贸 que cuando iba al colegio Jesuitas de Pamplona nuestro profesor de Literatura nos meti贸 a Henry David Thoreau. Yo ya ven铆a con esa sensibilidad y con los ojos bien abiertos con el tema de la insumisi贸n, pero mi primer contacto directo fue la teor铆a de la desobediencia civil de Thoreau. Eso ya me enganch贸 y opt茅 por meterme en el movimiento de objeci贸n de conciencia de Pamplona.

Ustedes se llevan 30 a帽os. Son el inicio y el fin de la lucha contra el servicio militar obligatorio. 驴C贸mo fueron sus inicios en el movimiento?

鈥揚: Nosotros fuimos pioneros en esto, porque antes solo hab铆an objetado los testigos de Jehov谩, pero ellos nos dijeron que iban por su cuenta, que esperaban el fin del mundo. Entonces empezamos la campa帽a con un punto d茅bil: no ten铆amos referentes que reivindicar. Viajamos por Europa y conocimos objetores en varios pa铆ses y vimos que ellos hab铆an estado en la c谩rcel. En aquel momento yo era el que estaba m谩s decidido y opt茅 por ser el primero. Estuvimos dos a帽os preparando una campa帽a por el Estado y por Europa y, en mi caso, prepar谩ndome para ir a la c谩rcel.

鈥揟: Al poco tiempo de entrar yo al MOC en el a帽o 97 se empieza a discutir el nuevo paso estrat茅gico que se debe dar. Yo iba a los encuentros estatales del movimiento en Madrid y de ah铆 ya se fue gestando la necesidad de dar un paso m谩s y es cuando yo me sum茅 a la insumisi贸n. Lo que ten铆a muy claro es que la desobediencia civil me permit铆a dar una respuesta activa a un problema que se hab铆a generado de manera individual. Yo particip茅 en dos acciones principales: una en el cuartel de Aizo谩in, donde pintamos en el techo las palabras: Insumisi贸n, Deserci贸n, y otra en el Gobierno Militar, donde nos encadenamos a una valla.

驴Cu谩l era la base ideol贸gica por la que rechazaban la mili?

鈥揚: Nosotros somos antimilitaristas y partidarios del desarme y la no violencia. Rechazamos tener que hacer el servicio militar y coger un arma. Hubo muchos que nos intentaban convencer de que en la mili hab铆a gente que aprend铆a a leer y a escribir y, claro, nos lo pon铆an a huevo: 芦Si todo el dinero que se invierte en el Ej茅rcito se invirtiese en Educaci贸n, todos ser铆an ingenieros nucleares禄, les rebat铆amos.

鈥揟: Nosotros est谩bamos en contra de todos los valores que el Ej茅rcito transmite y representa. No solo en tema de violencia, tambi茅n en cuestiones de g茅nero, de jerarqu铆a, de uso del poder, legitimaci贸n de la violencia y de esa estructura que ya sabemos lo qu茅 representa.

A ambos les condenaron en consejos de guerra, 驴c贸mo son?

鈥揚: Mucha parafernalia militar. Es una sala con el tribunal en un alto y t煤 en una mesa abajo. Ellos van llenos de medallas, con sables… y ten铆an tambi茅n un crucifijo enorme. Yo pas茅 miedo, porque eran militares franquistas, pero lo de los insumisos como Taxio fue una fiesta. El punto d茅bil que ten铆an era que al reo hay que darle la palabra. Entonces era fant谩stico porque los pon铆as a parir y el p煤blico aplaud铆a. Esta ha sido siempre una lucha creativa y original. Ahora, se pagaba caro, pero siempre pens茅 que val铆a la pena. El precio de la libertad siempre es duro.

鈥揟: El m铆o, en efecto, fue una fiesta. Soltamos el speach que hab铆amos preparado y fue muy bonito, la verdad. Salieron dos autobuses de Iru帽a y Bilbao y se moviliz贸 mucho la gente. Mi consejo de guerra fue en A Coru帽a y el d铆a anterior decid铆 ir en traje y me dejaron uno que me quedaba grande. La presencia militar era arrolladora, con sus galones, sus trajes, etc. parec铆a una pel铆cula de Berlanga. Entonces nosotros llevamos la performance a la m谩xima expresi贸n.

驴Cu谩les fueron las condenas?

鈥揟: La m铆a 2 a帽os y 4 meses. La cuarta parte la pase en 2潞 grado y el resto en 3潞 grado y de condicional me qued贸 otra cuarta parte.

鈥揚: A m铆 me condenaron a 15 meses, pero cumpl铆 10 por el indulto Matesa. La segunda vez estuve un a帽o y despu茅s otros 15 meses en un batall贸n de castigo en el S谩hara.

Ustedes estaban muy concienciados y convencidos de lo que hac铆an. Antes la c谩rcel que el cuartel, 驴no?

鈥揚: Yo pas茅 mucho miedo porque sab铆a que iba a la c谩rcel, pero ten铆a 23 a帽os y me hab铆a estado preparando. Adem谩s, sab铆a que detr谩s hab铆a una campa帽a de apoyo muy fuerte que hab铆amos orquestado los dos a帽os previos viajando por Europa y por el Estado. No me maltrataron f铆sicamente porque hab铆an dado orden de que no nos maltrataran. Las condiciones eran muy malas pero me fui adaptando. Y al salir volv铆 a Valencia y me dediqu茅 a convencer a la gente joven de que era mejor ir a la c谩rcel que ir a la mili. Fue duro, pero es algo de lo que no me arrepiento, mereci贸 la pena.

T: Yo no sab铆a qu茅 era lo que me esperaba. Hab铆a dudas legales sobre el tratamiento que nos iban a dar. Yo desert茅 en el 97 y entr茅 en prisi贸n en el 99. Nuestro poder resid铆a en que est谩bamos dispuestos a asumir las consecuencias de nuestros actos, que es uno de los requisitos de la desobediencia civil. Hay que hacer un ejercicio personal de asumir esa situaci贸n. Pero cuando asumes que esas consecuencias son parte de tu poder para plantar cara, no hay muchas armas que te puedan reducir.

驴Qu茅 supuso su paso por la c谩rcel?

鈥揟: La c谩rcel para nosotros fue aprendizaje. Nos llevaron a la prisi贸n militar en Alcal谩 de Henares. All铆 hubo una situaci贸n violenta con la primera tanda que entr贸, yo entr茅 en la segunda. A nosotros no nos agredieron pero era una situaci贸n muy tensa porque est谩bamos con militares, guardias civiles y legionarios. Tambi茅n los carceleros nos buscaban problemas, pero al final nos ganamos el respeto. Intent谩bamos ayudar con recursos y medios a quienes no pod铆an defenderse, chavales que entraban un mes o dos.

鈥揚: En total estuve 3 a帽os y 2 meses. Pas茅 por diez c谩rceles diferentes adem谩s de por el S谩hara. La c谩rcel me hizo ahondar en mis ideales. En la prisi贸n de Ja茅n estuve 6 meses con presos pol铆ticos; para m铆 eso fue una universidad, me pegaba todo el d铆a discutiendo. Estaban los vascos, los del PCE y nosotros. Mi drama fue no haber convencido a los de ETA de que la no violencia era mejor que la violencia. Imag铆nate el sufrimiento que nos hubi茅semos ahorrado. Claro, tampoco me convencieron ellos a m铆.

Supongo que el momento de decir en sus casas que prefer铆an la c谩rcel antes que la mili no fue f谩cil…

鈥揚: A m铆 me cost贸 mucho convencer a mi padre, pero como era cristiano le dec铆a: 芦El evangelio dice no matar谩s y yo no quiero aprender a matar禄. Y al final se convenci贸. Mis hermanos me ayudaron todos porque mi madre hab铆a muerto y arroparon a mi padre, que siempre me defendi贸. Para m铆 fue algo muy importante, porque que te apoyen ayuda a tu capacidad de resistencia. A los insumisos que se iban sumando siempre les dec铆a que hablasen con sus familias e intentasen convencerlas. Ese apoyo es fundamental y hay que cuidar mucho a la familia.

鈥揟: En mi casa hubo una resistencia fuerte: 芦驴Por qu茅 t煤?禄, me dec铆an. Y esa resistencia dur贸 hasta el d铆a del juicio. Cuando mis padres vieron todo lo que se hab铆a generado entendieron que no era un capricho personal, que no era una majarada m铆a y que era algo que afectaba a mucha gente. No se entregaron a la causa ni mucho menos, pero me apoyaron desde el dolor que pueden sentir unos padres.

Navarra fue el territorio que abander贸 la lucha de la insumisi贸n, 驴no?

鈥(Interviene Pedro Oliver, presente en la entrevista): Hay un debate abierto pero la insumisi贸n en Navarra, a parte de por el conflicto pol铆tico que aqu铆 se viv铆a, cogi贸 protagonismo porque los jueces fueron muy celosos en el cumplimiento de la ley. En Navarra much铆simo m谩s que en cualquier otra Audiencia Territorial. Entonces, fue la represi贸n la que hizo que en Navarra el movimiento cobrase m谩s fuerza. Se estima que en 30 a帽os hubo unos 20.000 insumisos y la gran mayor铆a fueron navarros.

Tras el fin de la mili, 驴qu茅 fue del movimiento?

鈥揟: La mili era lo que nos daba vida porque enrolaba a muchos j贸venes pero eso que daba tanta vida se acab贸 y el movimiento tuvo que reajustarse y volver a poner los puntos donde siempre los tuvo: en la lucha antimilitarista. Adem谩s, creo que esa herramienta de lucha pacifista y de transformaci贸n que en los 90 no compart铆a tanta gente, dos d茅cadas despu茅s se ha asumido como una herramienta 煤til para cambiar las cosas. Aqu铆 y en el resto del Estado se ha asumido como pr谩ctica natural la lucha no violenta, algo que no era habitual porque se ven铆a de un momento de auge de la lucha armada.

鈥揚: El MOC sigue activo y tuvo sus acciones, por ejemplo, contra la guerra de Irak. Yo pienso que hay que seguir luchando porque las conquistas sociales se pierden si no lo haces. En Noruega ha vuelto la mili. La lucha antimilitarista es la lucha por la supervivencia porque hubo un momento de inflexi贸n con la bomba at贸mica: si se siguen resolviendo los conflictos humanos por la violencia significar谩 la destrucci贸n de la humanidad.

驴Dan por descartado el regreso del servicio militar obligatorio?

鈥揚edro Oliver: Es que legalmente no ha sido abolido solo est谩 suspendido, pero es algo que a la gente se le olvida. El propio mecanismo legal tiene previsto el posible retorno. Otra cosa es que yo creo que todo el movimiento de objeci贸n de conciencia e insumisi贸n gener贸 una cultura de paz en un sentido muy amplio que choca mucho con propuestas de retorno 鈥搎ue 煤ltimamente vienen de la ultraderecha鈥 y con un mal construido patriotismo nacional 鈥搎ue a veces se ha ensalzado desde sectores de la socialdemocracia hasta la derecha鈥 y que han sido enseguida contestados por la sociedad. Si esto alguien lo lleva en su programa electoral, se iba a encontrar con un magma de fondo que le iba a salpicar directamente. En este pa铆s cost贸 mucho pero se consigui贸 poner fin al servicio militar gracias al empuje de este movimiento.

驴Es posible un mundo sin ej茅rcitos?

鈥揟: No se trata de si es posible o no, es que no queda otra opci贸n. Seguramente no sea posible y estemos abocados a la autodestrucci贸n de la humanidad que llevamos practicando siglos. Pero evidentemente no queda otra si queremos seguir defendiendo la vida en el sentido de libertad, de poder vivir en sociedades libres. Tenemos que apostar por eso, no nos queda otra opci贸n.

鈥揚: Mira, los altos cargos militares defienden que hay que tener muchas armas at贸micas porque como el otro tambi茅n tiene, si alg煤n d铆a nos ataca, podremos responder. 隆Pero entonces moriremos todos! Proponen el suicidio como teor铆a de la defensa. 隆Est谩n locos! O vamos al desarme, o vamos a la destrucci贸n total.

Fuente: https://www.noticiasdenavarra.com/a…




Fuente: Grupotortuga.com