October 4, 2021
De parte de Nodo50
361 puntos de vista



La bah铆a de Guant谩namo, ubicada en el extremo sur de Cuba, alberga la tristemente c茅lebre prisi贸n militar estadounidense de Guant谩namo, conocida como 鈥淕itmo鈥, donde 779 hombres han permanecido detenidos, en su gran mayor铆a sin cargos, y han sido torturados a lo largo de los 煤ltimos veinte a帽os. Uno de estos prisioneros, el yemen铆 Mansoor Adayfi 鈥攐 el 鈥渄etenido 441鈥濃 estuvo encarcelado all铆 durante catorce a帽os, hasta 2016.

Adayfi est谩 actualmente exiliado en Serbia, lugar a donde Estados Unidos lo oblig贸 a asentarse luego de su liberaci贸n de Guant谩namo a pesar de no tener ninguna conexi贸n con ese pa铆s. Adayfi acaba de publicar un libro de memorias, en el que describe el horror que se vive en Guant谩namo y c贸mo 茅l y sus compa帽eros de prisi贸n mantuvieron la cordura, crearon lazos solidarios y sobrevivieron.

Mansoor Adayfi habl贸 con Democracy Now! desde Belgrado. No dej贸 de sonre铆r y de re铆r durante la conversaci贸n que mantuvimos con 茅l, a pesar de haber soportado a帽os de tortura y encarcelamiento arbitrario. Aprendi贸 la mayor parte de su ingl茅s casi fluido de los guardias de Guant谩namo. Respecto a la gran diversidad que hab铆a entre los prisioneros con los que tuvo que convivir, nos dijo:

鈥淗ab铆a alrededor de cincuenta nacionalidades, veinte idiomas e historias de vida diferentes. Las personas que estaban en Guant谩namo eran artistas, cantantes, m茅dicos, enfermeros, buzos, mafiosos, drogadictos, docentes, investigadores, poetas. Esas culturas tan diversas interactuaron unas con otras, se fusionaron y formaron lo que denominamos la 鈥檆ultura de Guant谩namo鈥 y lo que yo llamo 鈥檈l hermoso Guant谩namo鈥欌.

Las elocuentes memorias de Mansoor Adayfi publicadas en el libro 鈥淒on鈥檛 forget us here: lost and found at Guant谩namo鈥 (No se olviden de los que estamos aqu铆. Perdidos y encontrados en Guant谩namo) son un testimonio profundamente personal del horror que vivi贸 en la prisi贸n. Tambi茅n constituyen una dura denuncia contra la crueldad de las Fuerzas Armadas estadounidenses y las personas que ten铆an a su cargo el manejo de la prisi贸n, incluido el general Geoffrey Miller, un implacable defensor de las pr谩cticas de tortura que tambi茅n estuvo a cargo de la prisi贸n Abu Ghraib en Irak, as铆 como contra la serie de presidentes y comandantes en Jefe que estuvieron al mando de Estados Unidos desde 2002: George W. Bush, Obama, Trump y ahora Biden.

鈥淧or favor, d茅jame llevarte de viaje por Guant谩namo鈥, escribe en la introducci贸n del libro Mansoor Adayfi. 鈥淎j煤state el cintur贸n y prep谩rate. Ser茅 tu gu铆a, pero no te preocupes, no tendr谩s que usar el overol naranja ni los grilletes ni la capucha. Todas las noches podr谩s dejar atr谩s las rejas y las celdas de aislamiento y reincorporarte a tu vida. Pero creo que retornar谩s junto a m铆 para ver un lado de Guant谩namo que pocas personas han tenido posibilidad de experimentar, donde hay mucho dolor, s铆, pero tambi茅n hay momentos inesperados de belleza y alegr铆a que te dejar谩n sin aliento. Este es mi Guant谩namo鈥.

Nacido en el seno de una familia numerosa en un 谩rea rural de Yemen, Mansoor tuvo un buen desempe帽o en la escuela y cuando cumpli贸 los 18 a帽os de edad fue enviado a Afganist谩n para ayudar con un proyecto de investigaci贸n. As铆 nos cuenta lo que le sucedi贸 en ese pa铆s:

鈥淯n d铆a, despu茅s del 11 de septiembre, fui secuestrado por l铆deres tribales afganos. Desde los aviones estadounidenses se tiraban panfletos en los que se ofrec铆an grandes recompensas de dinero en efectivo [por entregar sospechosos]. Me vendieron a la CIA como un general de Al Qaeda, un egipcio de mediana edad, involucrado en los atentados del 11 de septiembre. Me llevaron a un centro clandestino de detenci贸n, donde me torturaron durante m谩s de dos meses鈥.

Mansoor nunca olvidar谩 lo que padeci贸 en ese centro clandestino:

鈥淣adie sabe cu谩ntas personas murieron realmente all铆. No hab铆a ninguna limitaci贸n en las torturas que pod铆an inflingirte. Permanecer colgado del techo de la celda, boca abajo, durante mucho tiempo, incluso con los ojos vendados y desnudo. Permanecer parado, sin descanso. Est谩bamos las veinticuatro horas del d铆a sometidos a pr谩cticas como la privaci贸n del sue帽o, nos golpeaban, nos somet铆an a la pr谩ctica del ahogamiento simulado鈥.

Con grilletes y encapuchado, Adayfi fue trasladado en avi贸n desde Afganist谩n a Guant谩namo, en un viaje de cuarenta horas de duraci贸n. Sus captores le colgaron un letrero alrededor del cuello con la leyenda 鈥淕olp茅enme鈥 y los guardias a bordo obedecieron y lo golpearon durante todo el viaje. En la c谩rcel de Guant谩namo, el maltrato continu贸. Con el tiempo, los reclusos se organizaron y comenzaron una huelga de hambre.

鈥淣uestros cuerpos eran el campo de batalla, porque los estadounidenses nos torturaban, nos maltrataban y nos golpeaban en el cuerpo; y nosotros tambi茅n castigamos nuestros propios cuerpos con la huelga de hambre, tratando de resistir. Era un viaje lento hacia la muerte鈥.

Mansoor Adayfi sufri贸 innumerables golpizas y horrendos interrogatorios a manos de los guardias de la prisi贸n. A煤n as铆 sent铆a compasi贸n por quienes regresaban de la guerra en Irak o Afganist谩n: 鈥淰i c贸mo volv铆an esos guardias, muchos de ellos estaban mentalmente destruidos. Ver a una persona quebrantada es m谩s doloroso que cualquier otra cosa鈥. Una de las guardias lo conmovi贸 profundamente cuando se rehus贸 a acatar una orden directa de llevar a Mansoor a un interrogatorio.

鈥淓ra una cuesti贸n de vida o muerte, pero tienes que mantener viva la esperanza鈥, reflexion贸 Mansoor. 鈥淓se lugar fue dise帽ado para quitarte toda esperanza鈥.

Mansoor Adayfi lleva puesta 鈥攅n una actitud desafiante鈥 una bufanda naranja, a pesar de que un psic贸logo de la prisi贸n de Guant谩namo y un representante del Comit茅 Internacional de la Cruz Roja le dijeron que usar el color naranja podr铆a desencadenarle una situaci贸n de estr茅s postraum谩tico.

鈥淓n Guant谩namo aprend铆 que nunca te debes quedar callado鈥, dijo Mansoor Adayfi, el detenido 441, a Democracy Now!. 鈥淪i guardas silencio, el opresor te oprimir谩 a煤n m谩s. As铆 que nunca me quedar茅 callado鈥.

Democracy Now!




Fuente: Prensarural.org