June 23, 2021
De parte de Nodo50
2,001 puntos de vista

ALAN MACLEOD, PERIODISTA DE 芦MINT PRESS NEWS

Un instituto universitario, el Departamento de Estudios de Guerra del King鈥檚 College de Londres, funciona como escuela de espionaje. Sus puestos de ense帽anza est谩n ocupados por actuales y antiguos funcionarios de la OTAN, oficiales del ej茅rcito y de inteligencia, con el fin de formar a la pr贸xima generaci贸n de esp铆as. Sin embargo, ahora podemos revelar otro aspecto a煤n m谩s preocupante de este departamento: los periodistas.

Un n煤mero desproporcionado de los reporteros, productores y presentadores m谩s influyentes del mundo, que trabajan en los medios de comunicaci贸n m谩s conocidos y respetados -entre ellos el New York Times, la CNN y la BBC- han aprendido su oficio en las aulas de este departamento londinense, lo que plantea serias dudas sobre los v铆nculos entre el Cuarto Poder y el Estado de Seguridad Nacional.

Cada vez m谩s, parece que las agencias de inteligencia de todo el mundo empiezan a valorar a los agentes con una s贸lida formaci贸n acad茅mica. Un estudio de 2009 publicado por la CIA describe el valor de 鈥渦tilizar las universidades como medios de formaci贸n en materia de inteligencia 鈥 en un entorno acad茅mico como el Departamento de Estudios de Guerra del King鈥檚 College de Londres 鈥 puede a帽adir elementos dif铆ciles de proporcionar dentro de el antiguo sistema gubernamental鈥.

Otro documento, redactado por personal del se jactaba que el profesorado del departamento ten铆a 鈥渦na amplia y completa experiencia en materia de inteligencia鈥 鈥 y no es una exageraci贸n. Entre el profesorado del departamento de Estudios de Guerra se encuentran el ex secretario general de la OTAN, el ex ministro de Defensa del Reino Unido y oficiales de inteligencia del Reino Unido, Estados Unidos y otros pa铆ses de la OTAN.

A pesar que este asunto es manejado con discreci贸n en un discurso en el King鈥檚 College en 2013, Le贸n Panetta, entonces Secretario de Defensa de EEUU (y antiguo director de la CIA) declar贸: 鈥渁precio profundamente el trabajo que est谩is haciendo para formar y educar a nuestros futuros l铆deres de seguridad nacional, muchos de los cuales est谩n en esta audiencia鈥.

El King鈥檚 College de Londres tambi茅n tener una ristra de contratos con el Estado brit谩nico, incluido el Ministerio de Defensa, pero se niega a revelar los detalles de estos acuerdos. Aunque se trata de una universidad brit谩nica, el King鈥檚 College est谩 muy orientado a los estudiantes estadounidenses. Actualmente hay 1.265 estudiantes estadounidenses matriculados, lo que representa alrededor del 4 por ciento del alumnado. Muchos graduados del Departamento de Estudios de la Guerra ocupan puestos importantes en los principales medios de comunicaci贸n estadounidenses.

Andrew Carey, jefe de la oficina de la CNN en Jerusal茅n, por ejemplo, obtuvo un m谩ster all铆 en 2012. La cobertura de Carey sobre loa 煤ltimos ataques israel铆 a Gaza present贸 los bombardeos a la poblaci贸n civil como una 鈥渞espuesta鈥 a los ataques de Ham谩s. Un memorando interno que Carey envi贸 a su personal en el momento 谩lgido de los bombardeos les ped铆a que incluyeran siempre el hecho de que el Ministerio de Sanidad de Gaza est谩 supervisado por Ham谩s 鈥減ara que los lectores no empezaran a creer las cifras de las v铆ctimas palestinas causadas por los d铆as de bombardeos鈥.

Una vez hechos p煤blicos estos comentarios de Carey la reacci贸n de otros periodistas no se ha hecho esperar: 鈥淓sta es una p谩gina sacada directamente del libro de maniobras de enga帽o de Israel. Sirve para justificar el ataque a civiles e instalaciones m茅dicas鈥, coment贸 Dena Takruri, presentadora de Al-Jazeera.

El New York Times, el peri贸dico m谩s influyente de Estados Unidos, tambi茅n ha empleado a ex alumnos del Departamento de Estudios de Guerra. Christian Triebert, por ejemplo, es reportero de 鈥渋nvestigaciones visuales鈥 y extra帽amente  gan贸 un premio Pulitzer por 鈥淩evelaciones sobre Rusia y las acciones agresivas de Vladimir Putin Siria y Europa鈥. La contrataci贸n de estudiantes de la escuela de espionaje para desprestigiar a Rusia parece ser una t谩ctica habitual del Times, que tambi茅n emple贸 a Lincoln Pigman entre 2016 y 2018 en su oficina de Mosc煤.

Josh Smith, corresponsal principal de la influyente agencia de noticias Reuters y anteriormente su corresponsal en Afganist谩n, tambi茅n es un graduado del departamento en cuesti贸n, al igual que Daniel Ford, del Wall Street Journal.

Pero quiz谩 la figura medi谩tica m谩s influyente sea Ruaridh Arrow, que ha sido productor en varias de las principales cadenas de noticias de Reino Unido, como Channel 4, Sky News y la BBC, donde fue editor mundial y productor de Newsnight, el programa pol铆tico estrella de la cadena. En 2019, Arrow dej贸 la BBC para convertirse en productor ejecutivo en NBC News.

Una escuela de guerra sicol贸gica

Como es l贸gico, para una universidad con sede en Londres, el principal destino period铆stico de los graduados del departamento de Estudios de Guerra es la BBC, la poderosa emisora estatal del pa铆s. Arif Ansari, jefe de noticias de la red asi谩tica de la BBC, complet贸 un m谩ster en el Departamento de Guerra del King麓s College analizando la guerra civil siria y fue r谩pidamente seleccionado dirigir un equipo de 25 periodistas que cubren las noticias principalmente de Oriente Medio y Asia del Sur.

Muchos miembros del personal de la BBC comienzan a estudiar en King鈥檚 a帽os despu茅s de que sus carreras hayan despegado, compaginando su vida laboral con la b煤squeda de nuevas cualificaciones. Ahmed Zaki, periodista s茅nior de BBC Global News, empez贸 su m谩ster seis a帽os despu茅s de entrar en la BBC. Ian Mac William -que pas贸 diez a帽os en el Servicio Mundial de la BBC especializado en regiones sensibles como Rusia, Afganist谩n y Asia Central- tambi茅n estudi贸 en el King鈥檚.

Otro influyente ex alumno de Estudios de Guerra es Aliaume Leroy, productor del programa 鈥溍乫rica Eye鈥. Tambi茅n, la conocida presentadora de noticias de la BBC, Sophie Long, se gradu贸 en ese departamento y trabaj贸 para Reuters e ITN antes de incorporarse a la cadena p煤blica.

鈥淓s un secreto a voces que el Departamento de Estudios de Guerra del King鈥檚 College de Londres funciona como la escuela de graduados para los miembros del 鈥淒eep State鈥 angloamericano. As铆 que quiz谩s no sea sorprendente que los graduados de sus diversos cursos militares y de inteligencia tambi茅n entren en un mundo de periodismo corporativo para manipular los mensajes de esas agencias de 鈥榮eguridad鈥欌, dice Matt Kennard, un periodista de investigaci贸n del medio 鈥淒eclassified UK鈥, que ha denunciado los v铆nculos de la universidad con el Estado brit谩nico. 鈥淓sto es un peligro real y presente para la democracia, nos dice,  el 鈥渋mprim谩tur鈥 de la universidad da al mencionado departamento una p谩tina de independencia cuando en realidad funciona como el brazo de investigaci贸n no oficial del Ministerio de Defensa de Reino Unido鈥

El Departamento de Estudios de Guerra tambi茅n forma a muchos periodistas y comentaristas internacionales, como Nicholas Stuart, del Canberra Times (Australia), la escritora pakistan铆 Ayesha Siddiqa, cuyo trabajo ha aparecido en el New York Times, Al-Jazeera, The Hindu y muchos otros medios, y la escritora israel铆 Neri Zilber, que colabora con el Daily Beast, The Guardian, Foreign Policy y Politic.

驴De qu茅 va todo esto?

驴Por qu茅 muchas de las figuras m谩s influyentes de nuestros medios de comunicaci贸n est谩n cobijadas por un departamento conocido por sus v铆nculos con el poder del Estado cuyo objetivo es la formaci贸n de esp铆as y agentes?

驴Quiere decir que todos estos periodistas son esp铆as?: pues, todos no lo son. Sin embargo, esta estrecha colaboraci贸n pone de manifiesto los estrechos y alarmantes v铆nculos entre el Estado de seguridad nacional y el cuarto poder.

Los periodistas formados en este tipo de entorno son mucho m谩s propensos a ver el mundo de la misma manera que sus profesores. Y es posible que sean menos propensos a desafiar el poder del Estado cuando los funcionarios a los que deben controlar de manera independiente han sido sus profesores o compa帽eros de clase.

Tambi茅n, deber铆amos preguntarnos 驴por qu茅 tantos periodistas eligen estudiar en este departamento en particular, y por qu茅 tantos de ellos llegan a ser tan influyentes?, 驴est谩n controlados por las agencias de seguridad?, 驴c贸mo son de independientes?, 驴se limitan a repetir los argumentos de los servicios de inteligencia (e intoxicaci贸n) brit谩nicos y estadounidenses?

En cuanto a la selecci贸n de los candidatos, la BBC ha admitido que, al menos hasta la d茅cada de 1990, lleg贸 a acuerdos con el MI5, la agencia de espionaje nacional, para asegurarse de que no se contrataba a personas con inclinaciones izquierdistas y/o antib茅licas, o con opiniones cr铆ticas con la pol铆tica exterior del Reino Unido. Cuando se le pregunt贸 si esta pol铆tica segu铆a vigente, la emisora declin贸 hacer comentarios, citando 鈥渃uestiones de seguridad鈥

Para Oliver Boyd-Barrett, profesor em茅rito de la Escuela de Medios y Comunicaci贸n de Bowling Green State y experto en la colusi贸n entre el gobierno y los medios: 鈥渆l reclutamiento de intelectuales favorables al establishment en los medios de comunicaci贸n ha sido permanente鈥,

Las instituciones de 茅lite han sido en el pasado, y hoy tambi茅n, un importante campo de juego para las agencias de inteligencia. La historia del Estado-naci贸n Occidental parece sugerir que las 茅lites consideran que la unidad nacional -y, por tanto, la seguridad de las 茅lites- s贸lo puede lograrse mediante una gesti贸n cuidadosa y, que a menudo, signifique la supresi贸n de los medios p煤blicos de los intelectuales disidentes. Normalmente se destinan a este fin muchos m谩s recursos que los destinados a formar criterios y valores democr谩ticos.

Los muchachos de Bellingcat

Aunque alguno de los periodistas mencionados anteriormente pueda que no sean esp铆as, otras figuras que trabajan en el periodismo podr铆an ser descritas como tales, incluidos los que trabajan para el influyente y cada vez m谩s famoso sitio web de investigaci贸n 鈥淏ellingcat鈥.

Cameron Colquhoun, por ejemplo, pas贸 casi una d茅cada en el GCHQ, la versi贸n brit谩nica de la NSA, donde fue el analista principal a cargo de las operaciones cibern茅ticas y antiterroristas. Se gradu贸 en el King鈥檚 College de Londres y en el Departamento de Estado. Estos antecedentes no se revelan en su perfil de Bellingcat, que se limita a describirlo como director general de una empresa de inteligencia privada que 鈥渞ealiza investigaciones 茅ticas鈥 para clientes de todo el mundo.

Nick Waters, investigador principal de Bellingcat, pas贸 cuatro a帽os como oficial del ej茅rcito brit谩nico en Afganist谩n, donde ayud贸 a conseguir los objetivos del Estado brit谩nico en la regi贸n. Despu茅s se uni贸 al Departamento de Estudios de Guerra y a Bellingcat.

Durante mucho tiempo, el fundador de Bellingcat, Eliot Higgings, desminti贸 que su organizaci贸n estaba financiada por la National Endowment for Democracy (NED) del gobierno estadounidense -una organizaci贸n de la CIA- calificando esta acusaci贸n 鈥渃omo una rid铆cula conspiraci贸n鈥. Sin embargo, en 2017, admiti贸 que era cierto. Un a帽o m谩s tarde, Higgins se incorpor贸 al Departamento de Estudios de la Guerra. Entre 2016 y 2019, tambi茅n fue miembro del Consejo Atl谩ntico, el grupo de expertos de la Organizaci贸n del Tratado del Atl谩ntico Norte (OTAN).

Parece que Higgins ha utilizado el departamento universitario como campo de reclutamiento, encargando a otros graduados de esta universidad brit谩nica para escriban en su sitio web; Jacob Beeders, Christiaan Triebert y Aliaume Leroy.

La CIA tiene en muy alta estima a Bellingcat. 鈥淣o quiero ser demasiado excesivo, pero nos encanta鈥 Bellingcat鈥, dijo Marc Polymeropoulos, antiguo jefe adjunto de operaciones de la agencia para Europa y Eurasia. Otros oficiales explicaron que Bellingcat podr铆a ser utilizado para exteriorizar y legitimar los argumentos contra Rusia: 鈥淓l mayor valor de Bellingcat es que luego podemos ir a los rusos y decirles 鈥榓qu铆 tienes鈥 [cuando pidan pruebas]鈥, afirma Daniel Hoffman, antiguo jefe de estaci贸n de la CIA.

Bellingcat pillado in fraganti

Bellingcat act煤a para encubrir los temas de conversaci贸n sobre seguridad nacional del bajo la apariencia de ser un medio de periodistas de investigaci贸n neutrales. Documentos recientemente filtrados muestran c贸mo Bellingcat, Reuters y la BBC cooperaron en secreto con el Ministerio de Asuntos Exteriores de Reino Unido (FCO) para campa帽a contra Rusia y promover un 鈥渃ambio de r茅gimen en Mosc煤鈥. Esta actividad incluye la formaci贸n de periodistas y el financiamiento de medios de comunicaci贸n expl铆citamente anti-rusos en Europa del Este. Pero, para las autoridades brit谩nicas, ahora Bellingcat esta quedando 鈥渁lgo desacreditado鈥, por qu茅 鈥渄ifunde constantemente desinformaci贸n鈥.

Sin embargo, una nueva propuesta del Parlamento Europeo publicada el mes pasado recomienda contratar a Bellingcat para que ayude a elaborar informes que sienten las bases de las sanciones contra Rusia, y para 鈥渁yudar a transformar a Rusia en una democracia鈥. En otras palabras, para derrocar al gobierno de Vladimir Putin.

Un v铆nculo period铆stico acad茅mico

El Departamento de Estudios de Guerra del King麓s College forma parte de un grupo pro OTAN y anti Rusia compuesto por militares, esp铆as, funcionarios, pol铆ticos y periodistas influyentes que asesoran a los gobiernos occidentales en pol铆tica exterior y defensa.

Por ejemplo, un estudio de este Departamento titulado 鈥淟a futura direcci贸n estrat茅gica de la OTAN鈥 aconseja a los Estados miembros que aumenten sus presupuestos militares y permitan el almacenamiento de armas nucleares estadounidenses en su territorio, con el fin de 鈥渃ompartir la carga鈥. Tambi茅n recomienda que la OTAN redoble su compromiso contra Rusia, al tiempo que advierte de la urgente necesidad de desarrollar una pol铆tica para hacer frente a 鈥渓a amenaza china鈥.

Otros informes de Estudios de Guerra afirman que Rusia est谩 librando una 鈥済uerra informativa y psicol贸gica鈥 a trav茅s de sus canales estatales RT y Sputnik, y aconseja a Occidente que utilice medios t茅cnicos para evitar que sus ciudadanos vean esos medios de comunicaci贸n.

Los acad茅micos del King鈥檚 College de Londres, tambi茅n, han resultado vitales para mantener en prisi贸n a Juli谩n Assange. Un psiquiatra que trabaja con el departamento de Estudios de Guerra declar贸 ante el tribunal que el australiano s贸lo sufr铆a una depresi贸n 鈥渕oderada鈥 y que su riesgo de suicidio era 鈥渕anejable鈥, concluyendo que su extradici贸n a Estados Unidos 鈥渟er铆a justa鈥. Como revel贸 la investigaci贸n de Matt Kennard, el Ministerio de Defensa brit谩nico hab铆a financiado el instituto con 2,2 millones de libras (3,1 millones de d贸lares), aunque el psiquiatra en cuesti贸n minti贸 cuando dijo que su trabajo no estaba financiado por el Ministerio de Defensa.

El King鈥檚 College de Londres promociona su departamento de Estudios de la Guerra tanto entre los graduados como entre los no graduados como un trampol铆n para la carrera de periodismo. En la secci贸n 鈥減erspectivas profesionales鈥 de su curso de maestr铆a en estudios sobre la guerra, dice a los estudiantes interesados que 鈥渓os graduados pasan a trabajar para ONG, el FCO, el Ministerio de Defensa, el Ministerio del Interior, la OTAN, las Naciones Unidas, o hacen carrera en el periodismo, las finanzas, el mundo acad茅mico, el servicio diplom谩tico, las fuerzas armadas, etc.鈥

Del mismo modo, se dice a los estudiantes universitarios que 鈥渙btendr谩n una comprensi贸n profunda y sofisticada de la guerra y las relaciones internacionales, tanto como temas dignos de estudio como de preparaci贸n intelectual para la m谩s amplia gama posible de opciones profesionales, incluyendo el gobierno, el periodismo, la investigaci贸n y las organizaciones humanitarias e internacionales鈥.

Cursos como 鈥淣uevas guerras, nuevos medios de comunicaci贸n, nuevo periodismo鈥 combinan periodismo e inteligencia y est谩n supervisados por acad茅micos especializados en estudios b茅licos.

No es de extra帽ar que el departamento haya formado a muchos pol铆ticos influyentes, incluidos jefes de Estado extranjeros y miembros del Parlamento brit谩nico. Sin embargo, los 谩mbitos de la pol铆tica de defensa y de la pol铆tica se solapan de forma considerable. El hecho que el departamento forma a los altos funcionarios del gobierno y a los agentes de las agencias secretas sea tambi茅n el lugar que produce muchos de los periodistas destacados, es extremadamente problem谩tico.

Un respeto malsano por la autoridad

Por desgracia, en lugar de cuestionar al poder, muchos medios de comunicaci贸n modernos amplifican su mensaje sin criticarlo. Los funcionarios del Estado y los agentes de inteligencia se encuentran entre las fuentes menos fiables, period铆sticamente hablando. Sin embargo, muchas de las historias m谩s importantes de los 煤ltimos a帽os se basan en rumores de funcionarios pol铆ticos que ni siquiera ponen sus nombres a sus afirmaciones.

El nivel de credulidad de los periodistas modernos hacia los poderosos fue resumido por la ex corresponsal de la CNN en la Casa Blanca, Michelle Kosinski, quien dijo el mes pasado: 鈥淐omo periodista estadounidense, nunca esperas que tu propio gobierno te mienta, repetidamente, que tu propio gobierno retenga informaci贸n que el p煤blico tiene derecho a conocer, y que tu propio gobierno esp铆e tus comunicaciones鈥.

Por desgracia, la credulidad de este tipo de periodismo se extiende a la colaboraci贸n con los servicios secretos. Los correos electr贸nicos filtrados muestran que Ken Dilanian, un reportero de seguridad nacional de Los 脕ngeles Times, enviaba sus art铆culos directamente a la CIA para que los editara antes de su publicaci贸n. Lejos de ser penalizado en su carrera, Ken Dilanian es ahora corresponsal de seguridad nacional de NBC News.

Seg煤n Boyd-Barrett, los gobiernos dependen de 鈥渓a ayuda de unos medios de comunicaci贸n penetrantes, conniventes y complacientes; medios  que, en los 煤ltimos tiempos, se han convertido en carceleros del derecho del p煤blico a saber la verdad 鈥.

El control de las redes sociales

En los 煤ltimos a帽os, el Estado de seguridad nacional tambi茅n ha aumentado su influencia sobre los gigantes de las redes sociales. En 2018, Facebook y el Atlantic Council establecieron una asociaci贸n con el gigante de Silicon Valley que subcontrat贸 el flujo de noticias de sus 2.800 millones de usuarios con la empresa Digital Forensics, aparentemente, para detener la propagaci贸n de noticias falsas en l铆nea.

El resultado, sin embargo, ha sido la promoci贸n de medios corporativos 鈥渇iables鈥 como Fox News y CNN y la penalizaci贸n de las fuentes independientes y alternativas, que han visto descender su tr谩fico de forma dr谩stica. A principios de este a帽o, Facebook tambi茅n contrat贸 al ex secretario de prensa de la OTAN y actual miembro del Consejo Atl谩ntico, Ben Nimmo, como su jefe de inteligencia. El director de Reddit es tambi茅n un antiguo funcionario del Consejo Atl谩ntico.

Mientras tanto, en 2019, un alto ejecutivo de Twitter para la regi贸n de Oriente Medio resulto ser un oficial en servicio activo de la 77 Brigada del Ej茅rcito brit谩nico, una unidad dedicada a las operaciones psicol贸gicas y la guerra en l铆nea. Lo destacable de este acontecimiento es que la prensa convencional no inform贸 de esta grave noticia, en un momento en el que la injerencia extranjera en internet era la noticia n煤mero uno del ciclo informativo. Adem谩s, el reportero que cubri贸 la historia renunci贸 unas semanas despu茅s, alegando una censura asfixiante y una cultura de deferencia a los intereses de seguridad nacional.

Ahora tenemos un panorama medi谩tico en el que muchos de los periodistas m谩s influyentes de Occidente est谩n formados exactamente por las mismas personas, en el mismo departamento, que los agentes de seguridad nacional.

El hecho que tantos esp铆as, funcionarios del gobierno y periodistas provengan del mismo lugar no es un buen augurio para una democracia sana, se ha creado una situaci贸n en la que el Cuarto Poder se ha vuelto extremadamente deferente con el llamado Estado Profundo, donde las palabras de un funcionario an贸nimo se toman como evangelio. El Departamento de Estudios de Guerra es s贸lo una parte de este fen贸meno m谩s amplio.




Fuente: Asturbulla.org