June 10, 2021
De parte de ANRed
216 puntos de vista

En la recta final del escrutinio de las elecciones en Perú intercambiamos algunas reflexiones con Leina Guillen, militante de Nuevo Perú, sobre la posible llegada de Pedro Castillo por Perú Libre al gobierno y el escenario de cambio que se abre. Caracterizamos el momento del país, en medio de una convulsionada coyuntura en el continente, nada ajena a Perú. Por Corresponsal para ANRed.


La inestabilidad política se expresó con la destitución de Vizcarra el 9 de noviembre del año pasado, que continúo con grandes movilizaciones que levantaban la consigna “Fuera Merino”, miembro del Partido de Acción Popular que asumió el gobierno de manera autoritaria. Estas movilizaciones, fuertemente reprimidas, dan esperanza de un movimiento popular que se levanta no solo contra Merino, sino por la historia de opresiones y autoritarismo, que se refleja en la Constitución fujimorista que hasta el día de hoy rige sus leyes. Un país fuertemente golpeado por la crisis permanente de la región, que se profundiza en el contexto de la pandemia, siendo uno de los países con mayor tasa de mortalidad.

A poco tiempo de conocer los resultados finales, con Pedro Castillo a un 0,46% (aprox.) arriba de Keiko Fujimori ¿Qué situación social se está viviendo en las calles de Perú?

 L: desde el día domingo estamos en varias regiones movilizadas, tratando de mantenernos vigilantes frente al conteo transparente de los votos. Es una tarea importante velar por la transparencia y por que se mantenga la democracia y la voluntad popular del voto a favor de Pedro Castillo. Hay una movilización permanente para presionar al organismo del conteo electoral, que es la OMPE. Una organización que sigue siendo fujimorista.

Hay una movilización del pueblo soberano en pro de garantizar de que se respete la voluntad popular. De las 24 regiones, han salido todas, algunas se han concentrado frente a la ONPE, otras han marchado, pero ha sido masivo, movilizaciones en todo el país. 

Es la mitad del país la que estaría votando a Castillo, hasta donde sabemos según la ONPE, porque las últimas estadísticas ponían a Pedro Castillo en un 70%-30%. Es decir, un 70% de la población estaba dispuesta a apoyar a un proceso progresistas,  apostando a un cambio votando no a la derecha sino a la izquierda. Que es cierto que es una izquierda tradicional y conservadora que no termina de cuajar algunas cosas como el tema del feminismo, de la comunidad LGTB, ni cuadrar agendas como la ecologista. Que viene de una corriente más ortodoxa del marxismo, pero que viene también representando la lectura que ofrece al pueblo Pedro Castillo, una representación de igualdad. 

Castillo no es el caudillo que viene desde arriba, un empresario o un intelectual. Es un maestro de la zona rural, que no tiene muchas herramientas de discursos y que representa a una gran mayoría en el país que viene desde esos sectores. Le habla a la gente con un lenguaje terrenal, representa lo que el Perú profundo es. Es esto lo que cautiva al pueblo peruano, y bueno el cambio, desde la izquierda. Porque podría tener las mismas características, de maestro rural, pero representar a la derecha. Esto es lo importante para entender que hay un pueblo movilizándose por él, para que se dé el cambio.

Respecto a la orientación conservadora sobre los derechos de mujeres y disidencias, contra la comunidad LGTBQ, el matrimonio igualitario, la educación sexual integral; y por su parte, con su vínculo con el evangelismo ¿Qué posibilidades ven de poder disputar esa orientación desde la izquierda que hoy lo está apoyando? 

L: la única forma que vemos posible es estar dentro. Estamos a disposición para poder estar vigilantes y tomar partido sobre las políticas que se vayan implementando en estas cuestiones. De hecho Verónica Mendoza firma un acuerdo con Castillo luego de poner sobre la mesa la agenda de la mujer, feministas, y se las plantea directamente, no hay apoyo si esto no se lleva delante. Desde nuestro partido entendemos que la lucha es por todo y una de nuestras tareas es esa , mantenernos firmes y poder intervenir.

Sobre el aborto, ¿Cuál es la perspectiva? 

V: dentro del plan de gobierno de Perú libre se propone al aborto como política de gobierno pero no como derecho de la mujer sino mas bien orientado al control de natalidad. Es decir hay una perspectiva errónea pero bueno podemos disputar esta perspectiva y avanzar sobre el derecho.

Y, en relación a una mirada ecologista, como ven la propuesta programática de la nacionalización de hidrocarburos y gas de Perú Libre.

L: Lo que pasa es que Pedro Castillo y Perú Libre llegan con pocas herramientas de gestión, no hay un plan bien planificado. No como Verónica que venía haciendo la tarea de elaborar una ruta para un proceso de gestión efectivo. Entonces es incierto como el proceso de nacionalización se de y con qué perspectiva. Pedro Francke que es nuestro economista más resaltante de Nuevo Perú, está asesorando directamente el trabajo de Plan de gestión para Perú Libre y esperamos que tenga la influencia suficiente para que el proceso de nacionalización tenga una construcción ecologista, territorial de justicia y estar en un engranaje de forma que garantice que sea una construcción que beneficie no solo a la economía del país sino al cuidado del medioambiente, el territorio. 

Además de esto, está la propuesta que se va a implementar un nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología que puede ayudarnos para empujar de manera direccionada estas políticas de gestión que también deben estar amarradas, no podemos romper porque el país está viviendo una crisis muy dura, porque sabemos que el neoliberalismo desde su mirada salvaje no le interesa para nada el medioambiente. Tenemos esperanza de que interviniendo directamente desde ciertos sectores que están interviniendo directamente, lleven adelante estas políticas integrales, que sean efectivas y lo más amigables con el ambiente.

Yéndonos un poco más atrás para comprender un poco la llegada de Castillo al ballotage, ¿Encuentran una relación con lo que pasó entre noviembre del año pasado, con las movilizaciones en el momento de la destitución de Vizcarra, y finalmente la llegada de Sagasti al gobierno? En aquel momento, intercambiamos y hablábamos de la apertura de un escenario de cambio y la necesidad de una rearticulación y orientación de la izquierda ¿ Cómo lo ven? ¿Qué lectura hacen respecto a la llegada del Castillo en las elecciones primarias, y como lo ven ahora, luego de las rearticulaciones que se estuvieron dando en estos meses hasta el ballotage?

L: Efectivamente la idea era cómo recomponer a la izquierda para tener una posición más fuerte en las elecciones. Pero bueno, finalmente pasaron cosas importantisimas. En primer lugar, es  la primera vez en la historia que 5 fuerzas de izquierda se presentan a elecciones contra 13 de derecha. Esto le comienza a dar un dinamismo que antes no tenía. Antes las elecciones eran entre las distintas derechas que jugaban a la pelota entre ellas. Estas elecciones han terminado siendo una puerta, que le abre un horizonte importante que va a terminar dependiendo de cómo vayan trabajando su arraigo de bases. En segundo lugar, el ataque y los cuestionamientos de “comunistas”, “terroristas”,  “chavista” que enfrentó Verónica Mendoza fueron muy fuertes. Pero también leemos errores de estrategias para poder asentarnos y fue una autocrítica que hicimos en la primera vuelta de que no tenemos arraigo popular, y debemos construirlo para ser desde ahí, un partido para el pueblo, para la gente. Finalmente solo dos partidos de izquierda logran salvar su inscripción, se quedan Juntos por el Perú, con el que íbamos nosotres en una alianza electoral y el Partido de Perú Libre. Esta cantidad de partidos de izquierda está bien, porque da cuenta de las posibilidades pero también disminuye las posibilidades de ir con una fuerza unificada.

El desplazamiento de estos sectores de derecha y la llegada de Castillo, ¿Ven que es el resultado de una crisis de sectores de la derecha y del poder? ¿Qué posibilidad reales de disputa hay en la correlación de fuerzas concretas dado que los poderes económicos siguen ahí en su lugar?

L: La derecha nunca va a ceder, el posible gobierno de Castillo se enfrenta a muchos desafíos. Tiene una mayoría en el Congreso que es de derecha, no le alcanza con sus congresistas y los nuestros para tener un equilibro. No llegamos ni a 40 Congresistas de izquierda. Es muy complejo poder ejecutar las políticas que se quieren y lo que se va a tener que hacer es habilitar canales de diálogo. Va a depender también del espíritu de ese congreso, porque si es uno como el anterior, que no permite avanzar en políticas del estado para el pueblo, va a estar parado. No va a haber grandes transformaciones si no se llega a algún consenso con sectores de derecha “más democrática”. Porque sabemos que hay sectores que no van a ceder. 

Hay un escenario complejo para Castillo, sabemos que finalmente la derecha se recompone porque son quienes controlan los grupos del poder y al país económicamente. Vamos a tener que ser bastante estratégicos para tomar decisiones en torno a la nacionalización, a los contratos con transnacionales, etc. para evitar que se termine dando un golpe, que es lo que puede pasar si empezamos hacer las cosas de manera muy reñida.

La derecha sigue teniendo las herramientas y el poder. Ha perdido fuerza y norte, es una derecha que no se pone de acuerdo, que está muy dividida y eso los ha vuelto débiles, pero no fáciles de destruir. Entonces el contra ataque va a ser duro. Nos enfrentamos a momentos donde vamos a tener que respaldar la soberanía y las decisiones que Pedro castillo vaya dando. Es un momento complejo que debemos leer desde esta perspectiva, muñequeando el tema de cambios, es necesario tomar medidas urgentes para tener mayor control como Estado y gobierno para tener mayor tranquilidad para hacer las reformas que se necesitan. Al menos lo más urgente, el tema de salud, vacunas y de educación.

 

Consideran que estas elecciones y las posibilidades de  llegada de la izquierda al gobierno, es un momento histórico que abre las posibilidades a una transformación más profunda.

L: Para nosotros abrir el gobierno de 5 años abre las puertas. No creemos que en 5 años se puedan dar cambios radicales, si garantizar algunos cambios a nuestro pueblo y abrir una puerta que permita sucesivos gobiernos de izquierda progresista que vayan abriendo el paso para construir un país diferente. Ningún cambio se hace de la noche a la mañana, es un inicio que va a depender también del proceso de actuación de este gobierno para ver como nos permite abrir un nuevo panorama de la izquierda que nos permita seguir avanzando. Hay que avanzar, construir y trabajar con un arraigo fuerte de lo popular, de los sectores de a pie, del pueblo que necesita representación. Es un momento importante para que la izquierda construya desde abajo y que se vaya dando un arraigo popular para sostener en el tiempo. 

A: Igualmente, que más de la mitad del país esté votando a Castillo con el programa político que lleva adelante ¿Refleja un proceso de transformación que se esté dando, o es más bien una oposición a la extrema derecha?

L: yo creo que es mitad y mitad. Una parte, está votando en contra al fujimorismo y no porque le guste en sí el Programa de Perú libre. Hay otro 25% que está votando, más que por el Programa, por lo que representa Castillo, un maestro rural, provinciano. Es un ¿a que le voto, a una corrupta o a un maestro? No creo que sea el programa político económico lo que está jugando. Recordemos que el país viene de un proceso hegemónico cultural, un proceso duro de transformación del sentido común instalado por Fujimri, desde la educación, los medios, la religión, que es la construcción de un idea individualista como lo único que existe y como algo que hay que defender, porque lo demás es terrorismo. Esto termina siendo un aprendizaje que hay que desmontar. A nosotros como izquierda nos llevó mucho tiempo, más de 30 años, construir una nueva fuerza para cambiar las cosas.

Igualmente, hay un despertar importante en el contexto convulsionado de América Latina, y lo que vimos en Perú el año pasado, que da la posibilidad de otra ciudadanía, de un pueblo que lee la perspectiva de gobierno como algo que también le importa y le involucra, hay mucho trabajo para hacer contra esta hegemonía cultural que hay pero hay una puerta abierta que puede garantizar mayores cambios.

Finalmente, y para no descartar posibilidades, si se avanza en la denuncia de Fraude que hizo Fujimori, o si finalmente gana ella , ¿Qué escenario crees que se abre en Perú?

L: hay mucha gente que ha respaldado a Castillo y efectivamente saldría a las calles, será un momento de convulsión social. Estamos esperando que no pase, toda política a favor del pueblo será eliminada. Keiko Fujimori responde al sector más derechista y represivo. La izquierda se enfrenta a un escenario complejo, recordando el espíritu de Fujimori de perseguir y matar a todos los dirigentes de izquierda que trae un silencio de más de 30 años, que silencia a toda la izquierda y no nos ha permitido un proceso de construcción. Entonces es un riesgo para la democracia y el pueblo. Lo único que va a queda es seguir movilizando y exigirle al Estado.

Por otro lado, es posible que tome políticas asistencialistas que garanticen ciertos niveles de bienestar cortoplacista, como lo hizo su padre. Esto sería lo que más le convendría para hacer sentir que la derecha y los fujimoris son los “salvadores” de los sectores más pobres.





Fuente: Anred.org