January 14, 2023
De parte de Nodo50
266 puntos de vista

Pedro Castillo disolvi贸 el Congreso, y al poco fue destituido por el mismo Congreso y apresado por orden de la Fiscal铆a. A partir de ese d铆a, 7 de diciembre, Per煤 se convirti贸 en un pa铆s en el que parecen instalarse dos versiones contradictorias de la realidad.

La versi贸n de Dina Boluarte, sucesora de Castillo, as铆 como de la mayor铆a de los medios de comunicaci贸n, consiste en se帽alar la ilegalidad en la que incurri贸 Castillo. Aunque uno de sus antecesores, Mart铆n Vizcarra, tambi茅n disolvi贸 el Congreso, lo habr铆a hecho con apego a la ley. Adem谩s de la disoluci贸n del Congreso, Castillo estaba siendo acusado de actos de corrupci贸n, realizados por su entorno m谩s pr贸ximo y bajo su conocimiento. El Congreso hab铆a intentado la destituci贸n de Castillo en dos ocasiones y la Fiscal铆a hab铆a conseguido la colaboraci贸n de unos cuantos delatores eficaces para iniciar un proceso contra el presidente. A los pocos d铆as de la destituci贸n del que fuera maestro rural de Cajamarca 鈥搖na de las regiones m谩s pobres del pa铆s鈥, uno de los canales de la televisi贸n abierta de Per煤 lo acusaba de ser el l铆der de una organizaci贸n criminal. Algo, al parecer, inconcebible hace apenas unos pocos d铆as. La prensa, como por ejemplo el diario La Rep煤blica, no logra explicarse lo que ha hecho Castillo. 驴Por qu茅 disolvi贸 el Congreso sin que existiera una real amenaza de destituci贸n? 鈥淗a sido una locura鈥, es lo que llega a afirmar Mirko Lauer, principal editorialista de La Rep煤blica, poeta y director de la revista literaria Hueso H煤mero.

La Deutsche Welle entrevista una noche a uno de los hombres m谩s cercanos a Castillo. Guido Bellido se irrita y termina por irritar a la periodista, a la que acusa de tergiversar la realidad. Es dif铆cil aceptar la acusaci贸n de Bellido, pues la Deutsche Welle dif铆cilmente tiene un inter茅s directo en lo que sucede estos d铆as en Per煤. 鈥淐reemos que Castillo fue drogado, por eso dio ese mensaje鈥, declara Bellido, quien fuera primer ministro de Castillo al inicio de su mandato. La explicaci贸n o justificaci贸n de que Castillo ha sido v铆ctima de alg煤n tipo de droga resulta incre铆ble. C贸mica, en realidad, pero tampoco imposible, en la medida en que Castillo, en los diecis茅is meses de gobierno tuvo setenta ministros, uno nuevo cada seis d铆as. Adem谩s, en lugar de ampliar su c铆rculo, fue cerr谩ndose cada vez m谩s en torno al grupo partidista que lo llev贸 al poder, Per煤 Libre, sobre el que pesan serias acusaciones de representar el ala pol铆tica de Sendero Luminoso.

Esta ambigua vinculaci贸n de Castillo con el senderismo explica la violencia con la que han sido reprimidas las protestas, y que han dejado ya al menos 46 muertos

驴Qui茅n es Pedro Castillo?, le pregunto a Nicanor Alvarado, profesor de la Universidad de Ja茅n y activista social. 鈥淓s un maestro rural y rondero. Se present贸 como candidato a alcalde de Angu铆a en 2002 por Per煤 Posible, sin 茅xito. Luego escal贸 posiciones en un sindicato de maestros que desafiaba al sindicato oficial, dominado por el partido comunista Patria Libre. Fue entonces cuando se convirti贸 en un personaje de alcance nacional, al dirigir una huelga de maestros en el a帽o 2017鈥.

Ser rondero significa pertenecer a una organizaci贸n campesina, de importancia nacional, que desde hace treinta a帽os defiende las tierras y los intereses de los campesinos. Durante los a帽os del terrorismo de Sendero Luminoso, los ronderos enfrentaron a los 鈥渢errucos鈥, a veces en colaboraci贸n con el ej茅rcito. Castillo, adem谩s, naci贸 y se convirti贸 en rondero en la regi贸n de Cajamarca, provincia del Chota, donde esta organizaci贸n tiene su lugar de origen. 

Romeo Grompone escribe en El profe sobre el sindicato que lleg贸 a encabezar Castillo: 鈥淓l Comit茅 Nacional de Reorientaci贸n y Reconstituci贸n del SUTEP (Conare) es identificado como un brazo pol铆tico de Sendero Luminoso. Sin embargo, la mayor铆a de maestros que integran el Conare se deslindan de esta 煤ltima organizaci贸n y sostienen reivindicar una agenda particular de demandas relativas a su labor como docentes promoviendo mecanismos participativos y democr谩ticos鈥. Esta ambigua vinculaci贸n de Castillo con el senderismo explica, de alguna forma, sin justificarla, la violencia con la que han sido reprimidas las protestas en contra de la destituci贸n de Castillo y que han dejado ya al menos 46 muertos en un mes.

En un semanario como Hildebrant en sus Trece, dirigido por el periodista del mismo apellido, se cita el testimonio de un fot贸grafo que es testigo presencial de la represi贸n que tiene lugar en la ciudad del Cuzco. 鈥淓l ej茅rcito permiti贸 que la multitud entrara al aeropuerto, y cuando estuvo adentro, comenz贸 a disparar. No hubo enfrentamiento, fue una emboscada鈥. La sangre fr铆a con la que han actuado Dina Boluarte 鈥搎uien fuera vicepresidenta de Castillo鈥 y las Fuerzas Armadas se puede explicar en la medida en que este gobierno c铆vico-militar, como lo denomina Hildebrant, no se est谩 enfrentando al castillismo, o a los maestros rurales, o a los pueblos ind铆genas, sino a lo que posiblemente consideran un rebrote de Sendero Luminoso. 驴Podr铆a explicarse de otra manera la violencia inaudita que se ha desatado contra la gente indefensa? 驴Es aut茅ntica la amenaza de un retorno de Sendero Luminoso? Para contestar una pregunta tab煤 como esta quiz谩 debamos hacernos otras preguntas.

Todos los expresidentes de Per煤 han sido acusados de corrupci贸n, sobre todo por sus relaciones con el caso 鈥楲ava Jato鈥, de Brasil

驴C贸mo lleg贸 Castillo al poder?

Per煤 es un pa铆s emblem谩tico de Am茅rica Latina: una democracia precaria, como se帽alan Romeo Grompone e Isabel Remi. No obstante, durante los 煤ltimos veinte a帽os ha vivido una continuidad democr谩tica sin rupturas. Tras la destituci贸n de Fujimori en 2000, han gobernado Alejandro Toledo (2001-2006), Allan Garc铆a (2006-2011), Ollanta Humala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018). Todos los expresidentes de Per煤 han sido acusados de corrupci贸n, sobre todo por sus relaciones con el caso 鈥楲ava Jato鈥, de Brasil, que ten铆a como principal protagonista a la constructora Odebrecht. Kuczynski renunci贸 al convertirse en objeto de acusaciones; le sucedi贸 Mart铆n Vizcarra, quien disolvi贸 el Congreso despu茅s de que 茅ste no diera el voto de confianza a su gabinete en dos ocasiones, lo cual permitir铆a al presidente convocar nuevas elecciones parlamentarias. El nuevo Congreso destituy贸 a Vizcarra: durante apenas cinco d铆as gobern贸 Manuel Merino, quien fue reemplazado por Rafael Sagasti en noviembre de 2020. En marzo de 2021 Pedro Castillo pasaba a segunda vuelta con el 18% de los votos y deb铆a enfrentar a Keiko Fujimori, que hab铆a llegado con el 13% de votos. Sin embargo, apenas unas semanas antes de la elecci贸n, poca gente identificaba a Castillo entre las 18 candidaturas que se disputaban llegar al palacio de Pizarro. 

Al parecer, Castillo cont贸 con dos cosas a su favor: su ola de popularidad lleg贸 justo en la semana en que se realizaban las elecciones de primera vuelta. De haberse realizado una semana despu茅s, a lo mejor ganaba otro candidato. Adem谩s, hab铆a llevado a cabo una campa帽a cara a cara en medio de las restricciones por la pandemia; es decir, se reuni贸 con maestros, campesinos, ronderos, ind铆genas, en m铆tines por la costa, la sierra y la selva. Esta cercan铆a puede explicar en cierta forma su voto duro, adem谩s de que las protestas hoy tengan su base en las zonas campesinas e ind铆genas, sobre todo del sur del Per煤. Tambi茅n cabe se帽alar que mucha gente se identific贸 con Castillo por considerarlo un semejante, un igual: 鈥淓s uno como nosotros, sabe por lo que pasamos鈥, llega a decir una maestra rural entrevistada por Graciela Camacho y Paola Sosa-Villagarc铆a. 

Esta cercan铆a con el peruano com煤n y corriente, esta familiaridad con la mayor铆a de peruanos, explica el rechazo que ha sufrido Castillo por parte de la 茅lite econ贸mica y pol铆tica que gobierna el Per煤. Castillo era un extra帽o en Lima. Dice Chillico, cronista y caricaturista de Cuzco: 鈥淗ay una expresi贸n de hartazgo del pueblo peruano frente a la derecha bruta y achorada que no quiere soltar la mamadera del poder鈥. El Facebook de Chillico acababa de ser cerrado, y al buscarlo encuentro en su nueva cuenta de Facebook apenas tres publicaciones: en una de ellas est谩 Dina Boluarte con las manos manchadas de sangre y vestida con pantalones y botas militares.

El gobierno de Castillo y su ca铆da

La elecci贸n que llev贸 a Castillo al poder ha sido comparada con la que enfrent贸 a Mario Vargas Llosa y a Alberto Fujimori. Es decir, una elecci贸n muy polarizada, en la que Castillo gan贸 por apenas 44.058 votos, una diferencia de apenas un 0,15% respecto a Fujimori. 鈥淓n realidad 鈥揺xplica Aldo Hermenegildo, periodista de Global TV, de Lima鈥, Castillo no lleg贸 a topar ning煤n inter茅s, no hizo ninguna ley, no hizo nada鈥 Los revolucionarios de sal贸n lo abandonaron cuando 茅l no les quiso dar lo que quer铆an鈥 y la derecha termin贸 por arrinconarlo鈥.

Pedro Castillo llega al poder en una situaci贸n pol铆tica y social muy conflictiva: la pandemia de coronavirus signific贸 un retroceso econ贸mico de treinta a帽os para la mayor铆a de peruanos. Es decir, volvieron a un estado de cosas similar al de los a帽os 90. Cabe se帽alar que Per煤 es uno de los pa铆ses que se benefici贸 con la globalizaci贸n.

La globalizaci贸n signific贸 para Per煤 la presencia de multinacionales mineras y el desarrollo de la explotaci贸n agr铆cola orientada a la exportaci贸n

Escriben Travelli y Gil: 鈥淟a reducci贸n de la pobreza en el Per煤 ha sido imponente. Se pas贸 de m谩s de 55% de pobreza monetaria en 2004 a 20% en 2018. B谩sicamente, se transit贸 de un pa铆s donde la mayor铆a de peruanos viv铆a en situaci贸n de pobreza a uno donde la mayor铆a vive en una situaci贸n de no-pobreza鈥. Y a帽aden a continuaci贸n: 鈥淓ntre 2001 y 2017 la econom铆a peruana m谩s que duplic贸 su tama帽o, y, seg煤n datos del BCRP (Banco Central de la Rep煤blica del Per煤), lo mismo sucedi贸 con el producto per c谩pita, con una desigualdad decreciente (al menos entre la clase media y los hogares m谩s pobres)鈥. 

La globalizaci贸n signific贸 para el Per煤 la presencia de multinacionales mineras 鈥揷hinas, canadienses, mexicanas鈥 y el desarrollo de la explotaci贸n agr铆cola orientada a la exportaci贸n. Estos sectores crecieron fabulosamente, de manera paralela al aparato estatal y a la mediana y peque帽a empresa que en Per煤 tiene sobre todo un car谩cter informal. Cabe apuntar que es en los sectores medios y bajos donde la pandemia del coronavirus impact贸 con mayor agresividad justamente por el car谩cter informal de su econom铆a, que debe llevarse a cabo casi siempre en la calle y que exige el contacto personal: la pandemia provoc贸 m谩s de 200.000 muertos, una de las cifras m谩s altas por cada cien mil habitantes, tomando en cuenta que Per煤 tiene una poblaci贸n de 33 millones. 

Podr铆a se帽alarse que Castillo no pudo gobernar para esa clase golpeada por el coronavirus y tampoco pudo enfrentar la oposici贸n de derecha, encarnada en gran medida en los medios de comunicaci贸n. 鈥淐astillo les quit贸 la publicidad estatal 鈥揹ice Aldo Hermenegildo鈥. Adem谩s鈥 el Congreso iba a utilizar otra figura para destituirlo, la de suspensi贸n鈥 s贸lo necesitaba 65 votos de los 110鈥. Eso explicar铆a, en gran medida, la aparici贸n de Castillo en televisi贸n, diciendo que iba a disolver el Congreso y que iba a intervenir en la justicia y a convocar a una Asamblea Constituyente鈥

La confusi贸n pol铆tica y la crisis social parecen alentar la resurrecci贸n de un fantasma y la aparici贸n de un actor influyente en la vida pol铆tica peruana: las Fuerzas Armadas

驴Y ahora?

Castillo lleg贸 a la presidencia en uno de los momentos m谩s dif铆ciles y complejos de la historia reciente del Per煤. Similar, como han se帽alado algunos comentaristas, a fines de los a帽os ochenta, cuando el pa铆s estaba quebrado econ贸micamente por una terrible hiperinflaci贸n y Sendero Luminoso ganaba territorio. El 鈥渢erruqueo鈥, del que fue objeto Castillo, es decir, las acusaciones de simpat铆a por el senderismo, y el rechazo social y cultural que provoca en las 茅lites pol铆ticas y econ贸micas hicieron imposible su gobierno. Asimismo, su incapacidad probada para rodearse de gente capaz y limpia de toda sospecha empeor贸 la situaci贸n. Para rematarla, las acusaciones de corrupci贸n parecen estar bien fundadas, aunque responden a montos irrisorios, rid铆culos: 鈥40.000 soles recibi贸 Castillo por entregar la direcci贸n de PetroPer煤鈥, apunta un n煤mero de Hildebrant de noviembre pasado. 隆40.000 soles! Unos diez mil euros鈥

La confusi贸n pol铆tica y la crisis social y econ贸mica parecen alentar la resurrecci贸n de un fantasma bastante real, el senderismo, y la aparici贸n de un actor que ha sido gravitante en la vida pol铆tica peruana: las Fuerzas Armadas. Escriben Romeo Grompone e Isabel Remi en relaci贸n con la democracia peruana del siglo XX: 鈥淓l otro actor en disputa eran las Fuerzas Armadas. Se trataba de una especie de democracia bajo tutela, en la cual todos los actores reconoc铆an que los militares pod铆an intervenir si consideraban que las medidas resultaban muy reformistas o que se estaba siendo muy permisivo con la agitaci贸n social鈥.

El poder ha retornado a las manos de siempre, pero al costo de lo que parece una fractura social

Dice Aldo Hermenegildo sobre los actos criminales de Sendero Luminoso: 鈥淣o han reconocido sus cr铆menes. No los han pagado鈥. Aunque Alberto Fujimori est谩 preso por corrupci贸n 鈥損or el caso de los Vladivideos, la compra de congresistas y periodistas鈥, los a帽os de guerra contra Sendero Luminoso dieron lugar a excesos brutales de la fuerza p煤blica, a la creaci贸n de grupos paramilitares que actuaron con total impunidad. Los a帽os de la violencia dejaron 70.000 muertos. La memoria obstinada todav铆a exige justicia. 驴Podr谩 encontrar justicia en un gobierno que se ha manchado de sangre a los pocos d铆as de comenzar?

La crisis social y econ贸mica en Per煤 entreg贸 el poder a un personaje in茅dito. Hoy mismo, el poder ha retornado a las manos de siempre, pero al costo de lo que parece una fractura social. Un momento en que se rompen los acuerdos de convivencia.

En La ciudad y los perros, Mario Vargas Llosa recrea la vida de unos cadetes en el colegio militar Leoncio Prado. El antih茅roe del libro, el Esclavo, es un personaje perseguido y odiado por los cadetes fuertes y c铆nicos, como el Jaguar. Al final, el Esclavo muere 鈥搇o mata el Jaguar鈥 y nadie se ocupa m谩s de 茅l鈥

Los militares siguen siendo el poder tras el poder: los 煤nicos capaces de recomponer la convivencia mediante el autoritarismo y el miedo. Que lo diga Varguitas, si no. 




Fuente: Ctxt.es