April 1, 2021
De parte de Lobo Suelto
357 puntos de vista


Pero c贸mo te vas a llamar Tehuel, pibe.

Es imposible.

Los invisibles no tienen nombre. 

No caminan la calle, no entran en los negocios, no pagan, ni piden, ni dan.

Sus tel茅fonos no suenan, silenciados, en la noche de los barrios; no los localizan los radares; ni los buscan las radios policiales con sirena y armas largas y sus ojos tuertos de no mirar.

No los registran las c谩maras, ni los arrepentidos, ni los buchones; ni el cuchillo de los asesinos; ni las pruebas de ADN Made un China, for export.

Los invisibles no tienen nombre, pibe. 

Ni trabajo, ni CV en LinkedIn, ni hacen fila con el diario enrrollado; ni se refleja su cansancio en la vidriera de los negocios; ni se oye tras el muro su terror.

No tienen carteles en blanco y negro con su rostro, palo de madera, santuario, velas, marcha, misa o procesi贸n. Ni fecha de nacimiento, ni fecha de defunci贸n. Ni sue帽os, ni santo, ni se帽a, ni huevos de pascuas confites de colores y borde azucarado. Ni resurrecci贸n.

Ni gira por las redes su foto aunque sus familiares, por naturaleza o elecci贸n, las suban una y otra vez a sus cuentas. Y las asociaciones hagan flyer, y los ajenos escriban extensas declaraciones, y haya un comunicado oficial o dos o tres, o se pronuncie alg煤n funcionario en Twitter, hashtag preocupaci贸n.

Ni as铆 aparecen los invisibles porque nadie sabe si est谩n muertos o vivos, una inc贸gnita, quiz谩s tirado su cuerpo desnudo en medio de la calle imposible de ser visto.

Vos, y tu nombre, Tehuel, que no es tu nombre, porque los invisibles no tienen nombre, pibe. 

Y eso hace que todo lo que dice de vos tambi茅n se vuelva invisible, tan poderosa tu condici贸n.

Y por eso no aparecen aunque los busquen, desesperadamente, sus queridos, vevo.




Fuente: Lobosuelto.com