December 1, 2021
De parte de Algrano Sembrando La Duda
335 puntos de vista


Ecologistas en Acción de Extremadura apunta que deben ser más las inversiones para quienes realizan el proceso de transformación directamente, en el campo, como las pequeñas queserías, los obradores artesanales o las almazaras móviles.

También creen que se debería apoyar la agricultura de secano, así como la ganadería extensiva, que son “más sostenibles y resultan más equilibradas por la relación de los animales con la naturaleza”.

Apuestan por un buen apoyo a aquellas iniciativas que ayudan a restaurar paisajes a nivel hidrológico y forestal, o que controlan la erosión y la desertificación.
Ecologistas en Acción de Extremadura ha presentado propuestas al proyecto del Decreto que se está preparando para establecer las bases por las que se conceden las ayudas a la mejora de las explotaciones agrarias en la región, así como a transformar y vender productos agrícolas.
La organización ecologista cree que uno de los objetivos de estas ayudas es conseguir la adaptación y resiliencia de las explotaciones agrarias a las circunstancias actuales y futuras -cambio climático, crisis de abastecimiento y de energía, pico del petróleo y de fosfatos-, así como atender a la falta de rentabilidad de las pequeñas y medianas explotaciones. Por todo ello, las pautas del Decreto “tendrían que reorientarse en este sentido”.
Para esta organización parece claro que la Administración debe priorizar a las pequeñas y medianas explotaciones frente a las grandes, “pues son las que de verdad necesitan las ayudas y las que aseguran un modelo descentralizado y de reparto del trabajo en la región”. En especial, las explotaciones públicas, municipales o mancomunadas, o a aquellas representadas por agrupaciones o asociaciones de productores.
 
También creen que sería necesario priorizar los proyectos de agricultura de secano, así como los de ganadería extensiva, que son “más sostenibles y resultan más equilibrados por la relación de los animales con la naturaleza”. Precisamente la semana pasada Ecologistas en Acción lanzó una campaña y un video, Vida en extensivo, sobre este tipo de labor en Extremadura, que puede verse en internet.
La organización también apunta que deben ser más las inversiones destinadas a ayudar a quienes realizan el proceso de transformación directamente, en el campo, como son las pequeñas queserías, los obradores artesanales a pie de campo, los mataderos y almazaras móviles, etc.; en especial, a quienes cierren el círculo de la producción dentro de las propias instalaciones o que se autoabastezcan de insumos dentro de estas, y funcionen con fertilizantes naturales, granos o piensos. “Por supuesto, el nuevo Decreto debe potenciar las ayudas a las explotaciones de agricultura ecológica y la agroecología”. Y, también, a aquellas que comercializan sus propios productos de manera local, del campo a la mesa, sin intermediarios, entre otras cosas, para favorecer que haya relevo y seguimiento generacional a este respecto.
A esto, añaden que sería inteligente que aquellos proyectos que utilicen energías renovables y que implanten criterios de economía circular, ahorro de energía, de agua, de  envases o de insumos, etc. sean respaldados mediante esas ayudas económicas. Igualmente con los que presenten un balance de CO² neto eficiente y que sean respetuosos con los compromisos climáticos. También deben beneficiarse las iniciativas agrarias que pongan en marcha mejoras que hagan a los cultivos y trabajos ganaderos más resilientes y autónomos, menos dependientes energéticamente del exterior (por ejemplo mediante energías renovables) y, por tanto, “menos dependientes de mercados mayoristas”.
De igual forma, afirman que hay que apoyar a las que han decidido fomentar la biodiversidad agrícola, ganadera, forestal y ambiental. Tendrían que ser tenidas en cuenta, asimismo, las explotaciones que vayan encaminadas a implementar ciertas técnicas, como son el Keyline, la agricultura y ganadería regenerativas, la cobertura vegetal en cultivos, la cosecha y cultivo de agua, etc. Por último, se le debe dar un buen apoyo a aquellos proyectos que se encuentran en zonas que necesiten restauración hidrológica o forestal, control de la erosión y defensa contra la desertificación, y que están realizando acciones en este sentido.

Ecologistas en Acción es una confederación de más de 300 grupos ecologistas distribuidos por pueblos y ciudades. Forma parte del llamado ecologismo social, que entiende que los problemas medioambientales tienen su origen en un modelo de producción y consumo cada vez más globalizado, del que derivan también otros problemas sociales, y que hay que transformar si se quiere evitar la crisis ecológica.




Fuente: Algranoextremadura.org