October 9, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
335 puntos de vista


Eppure, 猫 questo un giorno di vittoria

En la ma帽ana del 2 de noviembre de 1975, el cuerpo sin vida y maltratado de Pier Paolo Pasolini yac铆a en el Idroscalo de Ostia. 40 a帽os despu茅s de su asesinato, de su legado intelectual podr铆a decirse lo mismo que observase Borges acerca de los escritos encantadores de Oscar Wilde: su vigencia es tal que nadie dudar铆a de que se han escrito ayer o incluso hoy mismo. Las circunstancias de su brutal muerte nunca fueron aclaradas. Como Wilde, tambi茅n fue un perseguido moral. La justicia conden贸 al menor de edad Pino Pelosi, un ragazzo di vita, a pesar de las m煤ltiples contradicciones entre su testimonio y las pesquisas policiales. Era uno de los giovani infelici apostados en las arcadas de la Stazione Termini, de los cuales Pasolini observaba: 鈥淣on c鈥櫭 gruppo di ragazzi, incontrato per strada, che non potrebbe essere un gruppo di criminali. Essi non hanno nessuna luce negli occhi鈥漣.

Los detalles del proceso se rodearon del misterio y de ese aroma a celada quiz谩s pol铆tica a quien fue juzgado y absuelto hasta en 33 ocasiones. No hubo absoluci贸n para su 煤ltimo litigio. Conjeturaba su bi贸grafo Enzo Siciliano: Todo puede ser cre铆ble. As铆, el asesinato pol铆tico toma consistencia s贸lo en un sentido metaf贸rico; en el sentido en que todo acto humano puede y debe ser sustra铆do a la mera casualidad, para ser transcrito en t茅rminos racionales. Este asesinato, in obiecto, fue 鈥檖ol铆tico鈥, por la relevancia de la public figure del asesinadoii. Con sus reticencias hacia la entrevista por disociadora, la 煤ltima concedida y grabada con motivo del estreno del que quiz谩s fuese su film m谩s pol茅mico, Sal贸 o los 120 d铆as de Sodoma, dejaba entrever algunas de sus 谩cidas cr铆ticas. A la pregunta sobre el esc谩ndalo, respond铆a: 鈥淓scandalizar es un derecho, ser escandalizado es un placer. Quien rechaza ser escandalizado es un moralista鈥.

Unas horas antes de su muerte, contestaba a las preguntas del periodista Furio Colombo. El propio Pasolini suger铆a un t铆tulo para la entrevista: 鈥淭odos estamos en peligro鈥. En una sociedad cuya tragedia consiste en el aislamiento y la violencia estructural de unos contra otros, advert铆a: 鈥淭煤 no sabes qui茅n est谩 pensando en matarte ahora鈥漣ii. Las felices e insidiosas convenciones sociales, las 鈥渢olerancias鈥 sibilinas e hip贸critas que implican tambi茅n enjuiciamiento y desigualdad, escond铆an, latentes, esas violencias cotidianas que acabaron con su vida, silenciada brutalmente tras el grito desaforado y peyorativo de frocione!

En verdad, la poes铆a pasoliniana, tanto como el cine-poes铆a o incluso su afici贸n popular al calcio-poes铆a representaban un modo pr谩ctico de conculcar las corrientes neofascistas. Sus ensayos y las transgresiones en sus ensayos period铆sticos, novelas, dramas y films pudieron ser concebidos como una advertencia sobre esos nuevos fascismos que estaban creciendo desde las cenizas del fascio. Pero como Casandra, lo prof茅tico en Pasolini hab铆a sido deso铆do como una mera transgresi贸n estetizante. Un puro entretenimiento para la 茅lite burguesa que parad贸jicamente lo aplaud铆a.

驴Cu谩l era el peligro del que avisaba Pasolini? Antes que nada, urg铆a tomar conciencia de la situaci贸n. Sin ilusiones ni enga帽ifas. Su estilo era del del realismo. Alejado de las banalidades y las trivialidades. Orgulloso de la cultura popular, de las ra铆ces purificadas de toda cultura del consumo. En su poes铆a, remedando el dialecto friulano a veces, herencia materna de su madre de or铆genes campesinos en su Casarsa natal. La realidad es el fin pr谩ctico de su poes铆a, la fuente de su ansiedad:

Oh, fine pratico della mia poesia! Per esso non so vincere l鈥檌ngenuit脿 che mi toglie prestigio, per esso la mia lingua si crepa nell鈥檃nsiet脿 che io devo soffocare parlando. Cerco, nel mio cuore, solo ci貌 che ha!iv

En su est茅tica cinematogr谩fica, donde con frecuencia escog铆a el elenco de int茅rpretes entre actores no profesionales y donde el d茅coupage se mostraba a veces con aparente espontaneidad, con zooms y travellings descuidados, asincopados; y cortes severos, abruptos como nuestra mirada furtiva, entre los primeros planos y los planos panor谩micos.

Il vangelo secondo San Matteo (Pasolini, 1964) invita a la religiosidad y lo sagrado desde la 贸ptica marxista de los oprimidos. Y la forma est茅tica pasoliniana viene a reafirmar su insistencia en la realidad. Lo sacro en Pasolini se entremezcla con ese gusto por la cultura popular aut茅ntica, a煤n no contaminada por esa religi贸n destructiva de nuestros tiempos que es la cultura de masas y sus espect谩culos debordianos. Resulta muy significativa la elecci贸n de la banda sonora para ilustrar la vida de Cristo: desde Bach, Mozart y Prokofiev hasta los cantos congole帽os de Missa Luba, Billie Holiday y el bluesman Blind Willie Johnson. No en vano, observaba Pasolini que la 煤nica cosa esencial para que un film sea bueno radica en que cuente algo REAL.

驴Pero cu谩l era la situaci贸n ante que la Pasolini confesaba que todos est谩bamos en peligro? Su 煤ltima entrevista proporciona una imagen anticipadora sobre lo que hoy, 40 a帽os despu茅s, podemos atisbar acerca del modo de ser en el capitalismo neoliberal: 鈥淧retendo que mires a tu alrededor y te des cuenta de la tragedia. 驴Cu谩l es la tragedia? La tragedia es que ya no somos seres humanos, somos extra帽as locomotoras que chocan unas contra otras鈥漹. Y para aliviar el peso de esta tragedia, evitamos enfrentarnos con la verdad. Miramos para otra parte, desviamos la atenci贸n por ejemplo respecto a los mecanismos del poder: 鈥淓l poder es un sistema de educaci贸n que nos divide en sojuzgados y sojuzgadores鈥漹i. 驴Qu茅 educaci贸n? La com煤n y obligatoria que nos empuja a todos hacia un despiadado sistema de relaciones dominado por la competencia brutal. Mismas metas sociales valorizadas por su escasez -茅xito, consumo conspicuo- para todos en un escenario jer谩rquico, darwinista y desigual donde s贸lo los m谩s aptos -conformes al ethos capitalista- podr谩n alcanzar los objetivos al precio de ningunear a los no aptos. Pero en realidad, el juego capitalista carece de ganadores o perdedores:

A esta arena nos empuja como una extra帽a y oscura armada en la que unos tienen los ca帽ones y otros tienen las barras de hierro. Entonces, una primera divisi贸n, cl谩sica, es 鈥檈star con los d茅biles鈥. Pero yo digo que, en cierto sentido, todos son los d茅biles, porque todos son v铆ctimas. Y todos son los culpables, porque todos est谩n listos para el juego de la masacre. Con tal de tener. La educaci贸n recibida ha sido: tener, poseer, destruirvii.

La transgresi贸n en Pasolini reside, en buena medida, en la conculaci贸n de ese paradigma de la competici贸n, del agonismo depredador. Su nostalgia es la de la gente pobre, verdadera que desea enfrentarse a ese orden injusto del mundo. Pero no para subvertir el orden y colocarse en lo alto de la escala. No para derribar al 鈥減atr贸n鈥 y convertirse en segunda instancia 茅l mismo en 鈥減atr贸n鈥. Sino para construir otro orden m谩s humano y menos violento. Un orden existencial pac铆fico sin violencias latentes. Sin ragazzi sin luz en los ojos. Arremet铆a en la entrevista contra el propio entrevistador. El violento deseo de poder que irriga la educaci贸n y, por qu茅 no a帽adirlo, ese instrumento educativo y socializador que son los media, con la televisi贸n en el centro de mira, tiene como resultado la fabricaci贸n forzosa de 鈥済ladiadores desesperados鈥:

Y vosotros, con la escuela, la televisi贸n, vuestros peri贸dicos pacatos, vosotros sois los grandes conservadores de este orden horrendo basado en la idea de poseer y en la idea de destruir. Dichosos vosotros que os qued谩is tan felices cuando pod茅is poner una etiqueta apropiada al crimen. A m铆 esta me parece otra de las muchas operaciones de la cultura de masa. Como no podemos impedir que pasen ciertas cosas, nos tranquilizamos encasill谩ndolasviii. Inquietante, inconformista, inc贸modo, IN-. Pasolini blandi贸 el arma de la poes铆a contra un mundo deshumanizado y est茅ril. Infeliz y absurdo. En su vida intelectual tanto como en su vida pr谩ctica. Como polemista, no escondi贸 sus cr铆ticas tras bizantinismos o farise铆smos. En su poema sobre Le ceneri di Gramsci, en 1954, a帽os despu茅s de haber sido expulsado del Partido Comunista Italiano por conducta invertida y homosexual, escrib铆a: 鈥淪ussisto perch猫 non scelgo. Vivo nel non volere del tramontato dopoguerra. Amando il mondo che odio -nella sua miseria sprezzante e perso 鈥 per un oscuro scandalo della coscienza…鈥 Y sus armas para combatir ese mundo que odia y ama, no son m谩s que las intelectuales como leemos en Vittoria: 鈥淒ove sono le armi? Io non conosco che quelle della mia ragione: e nella mia violenza non c鈥櫭 posto NEANCHE PER UN鈥橭MBRA D鈥橝ZIONE NON INTELETTUALE鈥.




Fuente: Grupotortuga.com